epespad

Respuesta al video de Lauren Southern

El siguiente artículo que colocaré a continuación NO es de mi pertenencia; el original está en inglés y y el que leerás es la traducción (que no es de mi propiedad).
Pondré los enlaces de la respuesta original y la traducción al final.

Hago esto porque hace rato he visto el video de Laureny encontré una impecable respuesta de una feminista que le habla con el mayor de los respetos así que por esta razón se los comparto en este sitio.

El artículo empieza de la siguiente manera:

·····························

Querida Lauren;

En los últimos días, he visto tu vídeo "Por qué no soy feminista" un par de veces. En el vídeo, explicas por qué no eres feminista. En la base de tu mensaje está la afirmación "No soy feminista porque creo que los dos sexos deben ser tratados por igual." Quiero comentar la falta de información que ofreces en el vídeo: desinformación sobre la teoría y el activismo feminista, y desinformación sobre la violencia doméstica y la violación. Normalmente no creo que participar en este tipo de debates online sea la mejor forma de gastar mis energías, ya que las personas que producen contenido anti-feminista no suelen estar muy abiertos a comprometerse a oír el pensamiento feminista, pero de todos modos, he estado meditando sobre tu vídeo durante un día. Creo que no dejaré de darle vueltas hasta que finalmente diga lo que pienso.


link: https://www.youtube.com/watch?v=xR71LYe6tac


Así que, vamos a repasar algunas de tus ideas, una por una. Intentaré ofrecer algunas referencias específicas sobre teoría feminista real para que sepas de donde provienen mis afirmaciones. Con suerte esto te ayudará también a informarte por ti misma y revisar algunas de tus presunciones, ya que parece que no has dedicado mucho tiempo a la teoría feminista antes de formar tus argumentos y reducir el feminismo según tu perspectiva. De acuerdo, según lo que afirmas...


1. Preguntas, "¿Por qué no vemos (en el feminismo) una representación igualitaria de los problemas de ambos sexos?"

Lauren, creo que si echas un vistazo a la historia del feminismo, la respuesta a tu pregunta es bastante clara... El feminismo surgió del movimiento por los derechos de las mujeres. Es decir, las raíces de la teoría y el activismo feminista nacen del desafío a la desigualdad sufrida por las mujeres. El feminismo hoy en día existe como una aglomeración de esfuerzos del pasado y del presente que pretenden denunciar las distintas desigualdades que sufren las mujeres, incluyendo: el no reconocimiento de las mujeres como ciudadanos al completo; la falta de derechos de las mujeres sobre sus propios cuerpos; la falta de protección de las mujeres frente a la violencia en sus casas y en la calle; la experiencia y la violencia que únicamente sufren las mujeres durante los periodos de guerra; los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres para tener las mismas oportunidades que los hombres, los roles de género que oprimen a las mujeres y que evitan que se expresen/muestren con libertad su personalidad y sus cuerpos; la falta de atención y respeto que se da a las experiencias de las mujeres; la devaluación del trabajo femenino; la falta de libertad para amar a quien quieran y la imposición de la heterosexualidad; la ausencia de mujeres en los grupos de poder en los que se toman decisiones sobre sus vidas; y, las desigualdades por raza, etnia, colonialismo, ciudadanía, habilidades e idiomas que trabajan junto con el género. Como espero que sepas, todos estos problemas de la desigualdad de la mujer siguen profundamente presentes y por lo tanto denunciarlos se mantiene en el corazón del feminismo.

Esto no significa que las feministas odiemos a los hombres o que no nos importe que los hombres sufran, y tampoco significa que las feministas seamos de algún modo sexistas. Estas son desigualdades serias a las que las mujeres siguen enfrentándose, y no es irracional o sexista el hecho de que un movimiento para la igualdad (de las mujeres) se centre principalmente en esos problemas. ¿Le dirías a las personas antirracistas que son racistas porque no denuncian los problemas que sufren las personas blancas? A lo mejor sí, Lauren, pero espero que no.

Dicho esto, pienso, de hecho, que las feministas sí que se preocupan por los problemas que sufren los hombres. Como explico en el punto 2, los problemas que crea el género para las mujeres también afectan a los hombres, y las feministas ofrecen muchas herramientas para que se enfrente a ellos. No me malinterpretéis, no quiero decir que el feminismo solo es necesario porque también ayuda a los hombres. Existen problemas graves sobre seguridad, libertad e igualdad a los que solo se enfrentan las mujeres, y si solo estás dispuesta a apoyar los movimientos que luchan contra estos problemas cuando también se benefician los hombres, entonces no entiendes el movimiento en absoluto.

2. Dices, "Las feministas se quedan calladas" ante los problemas de la tasa del suicidio masculino, las muerte laborales de hombres, las muertes de hombres en combate y la tasa de homicidios masculinos.

De hecho, Lauren, la larga historia del análisis feminista del género nos ofrece una profunda reflexión de muchas de estas muertes masculinas. En particular, las feministas demuestran cómo las normas de la "feminidad" y la "masculinidad" refuerzan las ideas sobre el comportamiento del sexo masculino y el sexo femenino, las cuales condicionan las muertes masculinas de las que hablas. Hablemos de las muertes en combate, por ejemplo. Muchas feministas han escrito bastante sobre el género y la guerra, señalando cómo las normas de la masculinidad están profundamente implicadas en la producción de una sociedad en la que se espera que los hombres se vean envueltos en sacrificios estoicos, se espera que demuestren su virilidad y fuerza; mientras que de las mujeres se espera que sean débiles, sumisas y dependientes de la protección masculina. Para conocer una fracción de estos análisis, echa un vistazo a Cockburn 2007; Cowen 2008; Daniels 2006; Dowler 2001, 2011, 2012; Eisenstein 2008; Enloe 1983, 1989, 2010, 2014; Fluri 2008, 2011; Goldstein 2001; Jacobs et al 2000; Mohanty et al 2008; Moser and Clark 2005; Puar 2007; Sjoberg 2013; Tickner 2001; y Yuval-Davis 1997.

Para explicarlo mejor, la autora feminista Marion Young (2003) ha escrito sobre la llamada "lógica de la protección masculina", y defiende: "En la lógica patriarcal, el hombre es expuesto en un papel protector, colocando a los protegidos -mujeres y niños-, en una posición subordinada de dependencia y obediencia". Las feministas han desafiado esta lógica de protección en múltiples contextos, señalando cómo resta independencia a las mujeres y cómo aumenta la participación del hombre en las guerras, consecuentemente provocando heridas y muertes entre ellos. El libro de Cynthia Daniel (2006) "Exposing Men" explica de manera extensa la manera en la que los soldados son heridos, y cómo las ideas de la masculinidad (del tipo "un hombre debe ser viril, no débil" contribuyen a la falta de cuidados que los hombres necesitan ante sus lesiones. Créeme Lauren, las feministas escriben sobre estos temas.

Voy a añadir algo sobre las muertes en combate de los hombres: una de las razones por la cual el número de muertes es desproporcionado es por las políticas sexistas en el ejército estadounidense que históricamente han impedido a las mujeres adoptar funciones de combate. Si quieres igualdad en el ejército, quizás deberías consultar con algunas feministas, como Cynthia Cohn o Megan Mackenzie (entre otras), quienes han escrito sin descanso sobre el mito de que "las mujeres no pueden pelear" y que desafían la exclusión que sufren las mujeres en las posiciones de combate.

Sobre tus otros ejemplos (muertes laborales, suicidios y asesinatos), existen también feministas que señalan cómo las ideas sobre la masculinidad influyen en el hecho de que los hombres estén menos dispuestos a usar equipos de seguridad; como la autora Arielle Hesse, la cual estudia la masculinidad y la seguridad laboral (de hombres en su mayoría) en la fábrica de gas natural de Pennsylvania. O Miles Groth, cuyo libro "Boys To Men: The Science of Masculinity and Manhood" describe cómo los estereotipos sobre lo que significa "ser un hombre" influye en la alta tasa de suicidios entre los jóvenes. Groth afirma que la lucha feminista contra los roles de género ofrece vías para afrontar este problema. (Hay otras autoras que analizan este problema también-solo tienes que buscarlo en Google. También puedes buscar en Google sobre la masculinidad y el crimen/las bandas organizadas, quizás te ayude a comprender cómo el feminismo es una buena forma de abordar las estadísticas de asesinatos entre hombres. También te recomiendo a Melissa Wright , quien ha escrito sobre los asesinatos tanto de hombres como mujeres en Mexico desde una perspectiva feminista).

3. Afirmas, "La mitad de los afectados por violencia doméstica en USA y en Canada son hombres.

Dado que aquí no citas tu fuente , Lauren, no sé de dónde has sacado esas estadísticas. De todos modos, dependiendo de dónde busques, es probable que encuentres números muy diferentes. Algunas cifras mostrarán lo que dices (una simetría entre sexos), mientras otras indican que son las mujeres las que experimentan en mayor número violencia por parte de sus parejas. ¿Por qué hay cifras distintas? Pues resulta que Michael Johnson (2011) tiene un gran artículo llamado “Gender and types of intimate partnet violence: A response to an anti-feminist literature review” que resuelve directamente a la mayoría de tus dudas, de modo que intentaré comentarlo un poco aquí. Pero ya que otras personas han indagado en este tema por mí, citaré lo que Kelly y Johnson (2008) tienen que decir al respecto:

“Desde hace dos décadas, existe controversaria con respecto a si son principalmente los hombres los que perpetúan la violencia en las relaciones, o si existe una simetría en ambos sexos. Defensores de ambos punto de vista citan múltiples estudios para defender sus perspectivas... Estos dos puntos de vista pueden entenderse en gran medida tras un análisis de las muestras y las medidas utilizadas para recoger estos datos contradictorios; así como el reconocimiento de que existen diferentes tipos de violencia doméstica en nuestra sociedad y que todos están representados en las estadísticas. Basándonos en cientos de estudios, aparentemente tanto los hombres como las mujeres son violentos en las relaciones de pareja. Existe esa simetría de sexo en algunos de los tipos de violencia doméstica...”

Lo que aprenderemos es que hay varios tipos distintos de violencia doméstica (que no están diferenciados en las estadísticas que has encontrado):

Violencia de control coercitivo: este tipo de violencia es aquel el que la mayoría se imagina cuando piensa en la violencia doméstica. Se manifiesta diariamente a través del control de la pareja mediante múltiples formas de coacción (amenazas económicas, manipulación a través de los hijos, culpabilidad, aislamiento, abusos sexuales, abuso emocional, intimidación y violencia física). Este tipo de violencia tiene muchas probabilidades de tener resultados graves (heridas importantes e incluso la muerte). A pesar de que los hombres pueden sufrir este tipo de violencia, en general es indiscutiblemente perpetuada por hombres heterosexuales hacia sus parejas (mujeres). Este tipo de violencia doméstica tiene sus raíces en el patriarcado y la misoginia. Como Johnson y Kelly señalan, los datos obtenidos de los refugios para mujeres, de los programas de tratamiento, de los informes policiales, y de las salas de emergencia son más propensos a informar de este tipo de violencia.
Violencia de resistencia: este tipo de violencia doméstica recoge aquellas situaciones en las que las personas responden a la violencia coercitiva con violencia resistiva (podríamos llamarla “autodefensa”, pero entonces tendría connotaciones legales). La violencia de resistencia es usada en su amplía mayoría por mujeres contra hombres (sus parejas) que usan la violencia coercitiva; y como algunas veces se llegan a presentar cargos, estas denuncias acaban contando en las estadísticas. Al contrario que la violencia coercitiva, la violencia de resistencia es reactiva (por reacción) y su intención no es controlar.
Violencia situacional de pareja: este es sin duda el tipo más común de violencia doméstica, y es perpetuado tanto por hombres como por mujeres acercándose en cifras a la simetría de sexo (aunque los hombres siguen siendo más). Suele ser el resultado del crecimiento de una discusión entre una pareja, aunque no abarca la violencia crónica, la intimidación o el acoso. Aunque es un tema serio que puede resultar fatal, suele quedarse en actos menores de violencia (empujar, zarandear, agarrar) y tiene menos probabilidades de provocar una herida grave. Tener miedo a su pareja no es una característica común entre hombres y mujeres en este tipo de violencia. Investigaciones a gran escala, usando casos comunitarios y nacionales, cuentan este tipo de violencia a la hora de redactar las estadísticas, y por ello las cifras resultantes se acercan a la simetría de sexos en cuanto a la participación de hombres y mujeres en la violencia doméstica.

Así que, sí, Lauren, tienes razón, los hombres también son víctimas de la violencia doméstica. Ambos, hombres y mujeres, ejercen violencia sobre sus parejas en las relaciones heterosexuales y homosexuales. Y toda esta violencia importa. Pero cuando hablamos de violencia sistemática, de violencia arraigada en el miedo y en el control, y de violencia que resulta en lesiones graves, la amplia mayoría de agresores son hombres y la amplía mayoría de víctimas son mujeres. Al menos un tercio de todos las mujeres víctimas de homicidios en USA son asesinadas por sus parejas*hombres (en contraposición al 2.5% de hombres que son asesinados por sus parejas*mujeres). En general, la simetría de sexo en la violencia doméstica tiende a agruparse en los niveles más bajos de violencia, y hay que tener en cuenta que las estadísticas que tú presentas no distinguen la gravedad, la frecuencia, si fue un ataque en defensa propia o si era parte del patrón del miedo y el comportamiento coercitivo. También debemos añadir que los hombres son más propensos a llamar a la policía por su pareja, más propensos a presentar cargos, y menos propensos a retirarlos.

Esto no quiere decir que a las feministas no les importe que los hombres sufran violencia, o que no quieran que estén protegidos frente a ella; porque sí les importa. Sin embargo, dada la situación que obtenemos cuando examinamos los datos, no es ninguna sorpresa que las feministas hablen de la violencia doméstica como violencia que sufren las mujeres (sobretodo control coercitivo). A eso hay que sumarle que, considerando que la violencia doméstica se amolda al sistema, es respaldada a gran escala por el patriarcado en este país (y en prácticamente todo el mundo). Hasta hace poco los hombres tenían el derecho legal a golpear a sus esposas. De hecho, tan recientemente como en la década de 1980, la policía podía retrasar las respuestas a las llamadas por violencia doméstica, y era normal que las esposas no tuvieran recursos legales para demandar protección del Estado. Esta lógica sobre la dominación masculina sobre las mujeres no se ha borrado de nuestra historia aún, Lauren, y continua dando forma al trato que reciben las mujeres por parte de sus parejas y por parte del Estado, que se supone que debe protegerlas.

(N/T: en inglés no existe el término "violencia de género"; así que agrupan esa violencia en lo que nosotros entendemos por "violencia doméstica."

Es muy importante añadir también que tu afirmación de que los hombres no tienen acceso a los servicios de las víctimas es de nuevo incorrecta. La Ley de Violencia Contra Las Mujeres, que las feministas consiguieron en 1994, protege legalmente a ambos, hombres y mujeres (tanto en relaciones heterosexuales como homosexuales) que son víctimas de violencia doméstica. Y además, esta ley ofrece a todas las víctimas que sean hombres los mismos servicios y protecciones que están disponibles para las mujeres.

Mientras, hay numerosas feministas que trabajan en el problema de la violencia íntima de pareja, de modo que si quieres buscar más información, te recomiendo particularmente los trabajos de Rachel Pain y Dana Cuomo.

4. Dices que "hay más hombres violados en las cárceles que mujeres, pero las feministas se quedan calladas ante esto"

Afirmar que las feministas no han hablando sobre este tema es simplemente falso. Para empezar, las feministas lucharon para cambiar la definición oficial de "violación" e incluir así a las víctimas que eran hombres (e incluir también otras formas de violación, como la violación de menores) y que antes no eran incluidos. La Asociación Feminista Majority y la revista Ms. fueron las entidades que lanzaron la campaña "Rape is rape" (violación es violación), que cambió de una vez la antigua definición que no incluía a los hombres.

En segundo lugar, las feministas encabezaron la amplia coalición que abogaba por una ley que eliminase las violaciones de las cárceles (Prison Rape Elimination Act) en 2003, y que trabajaría para proteger a todos los prisioneros de los abusos sexuales (siendo hombres la mayoría). (En relación con esto, deberías tener en cuenta que también han sido feministas las que han luchado para desafiar las violaciones dentro del ejército, que también afectan a hombres). Las violaciones en la cárcel siguen siendo un problema grave que afecta a miles de personas, y es sin duda un tema que necesita mucha más atención de la que recibe, incluso entre las feministas. Sin embargo, entre los que luchan contra ello, hay feministas y no se quedan calladas. Para saber más sobre feministas que trabajan en temas de encarcelamiento o prisión (algunos se ocupan específicamente de la violación), te recomiendo a Angela Davis (2003, 2005), Dillon (2012), Gilmore y Loyd (2013), Jackson (2013), Lamble (2013), Puar (2007), Sabo y Kupers (2001), Sundbury (2005), entre otras.

5. Dices "las feministas generalizan diciendo que todos los hombres tienen privilegios y todas las mujeres están oprimidas."

Esta es una afirmación distorsionada de la idea que sostienen las feministas. Sí, las feministas argumentan que ser un hombre (male-macho) en una sociedad dominada por los hombres viene con una serie de privilegios -ya sea un mayor sueldo, una mayor representación en puestos de poder, que su voz sea más escuchada en ciertos espacios, y podríamos seguir.- Pero, las feministas no asumen que todos los hombres se beneficien por igual del sistema de privilegios; ni que todas las mujeres están igualmente marginadas. La complejidad del sistema de privilegios y de la opresión es la razón por la cual las feministas empezaron a usar el término "interseccionalidad" (Feminismo 101). La interseccionalidad emergió con fuerza de las críticas hacia las feministas blancas por parte de mujeres de color y de mujeres del tercer mundo; que pedían que el feminismo prestase más atención a la raza, a la clase, al colonialismo y a otros sistemas de opresión que trabajasen junto al del género. Repetimos, no todas las mujeres están oprimidas de la misma forma; y los privilegios que acompañan a, digamos, tener una buena salud o ser blanca, pueden determinar la manera en la que una siente la opresión de género.

[...]

6. Afirmas, "como mujer, siempre ganaré la custodia en el caso de un divorcio."

De nuevo, podrías echarle un vistazo a la extensa literatura feminista que se dedica a analizar por qué ocurre esto. Sin ninguna duda, el problema de que sea más probable que se le conceda la custodia a las mujeres no puede separarse de las normas de género que asumen que son las mujeres (y no los hombres) las cuidadores naturales que deben reafirmar su papel principal, que es la maternidad. En cambio, los hombres en nuestras sociedades, históricamente, han sido considerados como los jefes de familia y los ciudadanos productivos. Las feministas llevan cuestionando estas ideas durante décadas, ya que restringen profundamente las opciones disponibles para las mujeres, y contribuyen a la devaluación del trabajo de las mujeres, tanto dentro como fuera de la casa (Mitchell et al 2003). Tan sólo unos pocos ejemplos de los impactos de este supuesto (el del papel natural de la mujer es como madre/encargada de la maternidad) incluyen: el estigma hacia las mujeres que no quieren o no pueden tener hijos; la devaluación del trabajo en el hogar de manera que no tiene por qué ser pagada o tratado como persona productiva; salarios más bajos para las mujeres que trabajan fuera del hogar ("su ingreso es sólo para complementar la de su marido"; la representación de las mujeres que no aceptan plenamente las normas maternales de crianza y de cuidadores como "agresivas", "excesivamente asertivas" o "malas mujeres"; o incluso dar por hecho que dentro de los lugares de trabajo, las mujeres serán naturalmente buenas en las responsabilidades domésticas y, por tanto, se espera que hagan el trabajo doméstico en la oficina de manera desproporcionada, tareas como cocinar, planificar las fiesta, la decoración, y la limpieza. (¡Todos recordamos Phillis, Pam, Angela y Meredith haciendo esos trabajos!) Podría seguir, pero voy a parar con los ejemplos aquí.

De todos modos, los hombres que quieren cambiar las ideas acerca de sus derechos parentales masculinos pueden sorprenderse al encontrar que el rol social patriarcal de la mujer como figura maternal inherente (rol que las feministas critican) también influye sobre cómo la sociedad los percibe como padres (piensa en los comentarios que se hacen hacia los hombres que deciden permanecer en el hogar con sus hijos). Pueden darse cuenta de que en realidad, los objetivos feministas se alinean estrechamente con los suyos, con el objetivo de cambiar las expectativas de género sobre la crianza de los hijos. Además, en términos de política familiar, las feministas han defendido muchos cambios políticos que beneficien a los hombres, como la Ley de Ausencia Familiar y Médica y políticas de licencia paternal.

7. Dices, "como mujer, si me violan o me abusan, me tomarán en serio."

Lauren, ¿con qué frecuencia lees sobre casos de violación en los Estados Unidos? (N/T: o de cualquier otro país, como España mismo). ¿De verdad crees que es justo decir que a las mujeres se nos toma más en serio en casos de violación o agresión? ¿De verdad? En serio, ¿de verdad? A las mujeres se nos culpa constantemente por nuestras propias violaciones ("ella le debe haber provocado", "ella no debería haberse vestido de forma provocativa", "ella no debería haber estado con él para empezar", "no debería haber bebido tanto" y así sucesivamente). Hay tantos estudios sobre cómo las mujeres no son creídas al denunciar una violación que lo que afirmas aquí bastante preocupante. Y es un problema particularmente cierto para las mujeres de color, que son mucho menos propensas a ser tomadas en serio. Éstos son sólo algunos artículos para reforzar lo que estoy diciendo: 1, 2, 3, 4, 5, 6. En cuanto a los esfuerzos feministas para hacer frente a las violaciones en EE.UU, la legislación Título IX, por la que las feministas han luchado, ofrece protección contra el acoso sexual y el asalto para todos los estudiantes en los campus universitarios, incluyendo a los hombres.

8. Dices, "como mujer, no se van a reír de mí por no ser suficientemente varonil."

Tienes razón, en la mayoría de los casos no se reirán de ti por no ser suficientemente varonil. Pero como mujer, es probable que se rían de ti por ser demasiado varonil. Cruzar los roles de género impuestos (un hombre siendo "femenino" o una mujer siendo "masculina" acarrea problemas tanto a hombres como mujeres, y de nuevo, existen un montón de recursos feministas que te proporcionarán estrategias y el apoyo necesario para enfrentarte a estas situaciones y a los daños que experimentan tanto hombres como mujeres que osan desafiar los roles de género.

En relación con el tema, si eres una mujer trabajando en un campo dominado por los hombres (como en el ejército, la política, el cuerpo de bomberos, la policía, etc) tendrás que verte sometida continuamente a juicios por no ser "suficientemente masculina." Para entender mejor este problema, acude de nuevo al feminismo (por ejemplo, análisis sobre las mujeres en los cuerpos de bomberos, o las mujeres en el ejército).

___________________

Así que Lauren, espero que todo esto te haya ayudado a aclarar algunos de tus problemas con el feminismo. También espero que te animes a hacer un poco más de investigación sobre el trabajo que hacen las feministas y reconsiderar tu postura. Si quieres informarte un poco más acerca cómo el feminismo ha ayudado a los hombres, aquí hay más fuentes (x y x). También puede resultarte útil en algún momento hablar con algunos hombres aliados feministas sobre por qué son aliados feministas.

Saludos,

una feminista.

...............
Fuentes:
http://vvonivver.blogspot.com.ar/2015/11/no-soy-feminista-porque-ll-respuesta.html https://everydaygeopoliticshouston.wordpress.com/2015/04/10/a-reply-to-lauren-southerns-why-im-not-a-feminist/

2 comentarios - Respuesta al video de Lauren Southern

Prokaryota +1
Buen post!
LetyOrt
Gracias, tengo planeado hacer otros publicando capturas de una mina lesbofóbica y mi reflexión sobre eso, pero ando loca con los examenes finales en la universidad. Pensaba agregar este post a la comunidad Femininga pero por mi rango no creo, soy una novata.
Prokaryota +1
@LetyOrt ahi te subi el rango
LetyOrt +1
@Prokaryota gracias n_n
redfire0
no has contestado mi pregunta de tu post de la comunidad