epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Hablemos de Wolverine. Orígenes según 20th Century Fox

[Atención, atención]: La siguiente nota puede contener spoilers y grandes revelaciones cinematográficas que te oblogarían a insultarme por la vieja cuestión de "¿para qué me cuentas la película?". Si ya has visto la película X-men Orígenes: Wolverine, sigue leyendo y procura ser mi amigo (pffff). Estas avisado.

Guepardo, Wolverine, Rabioso, Pulgoso, Hombre lobo, Logan, Slogan, o simplemente el tipo que tiene las garras retráctiles con habilidades de perro olfateador y que no aulla ni ladra (la verdad estos últimos poderes no entiendo qué tengan que ver con el factor de curación ultra rápido, si para referenciar a un animal que se cure rápido y hasta reemplace sus miembros perdidos podríamos hablar de las iguanas...), es uno de los más célebres personajes del MV Universe, o Marvel. Da igual.

Resulta, según nos cuenta una película producida por la "tuenti", que este amigo nació por allá en algún lugar de Canadá, cuyo nombre no me quiero ni acordar... y bueno, era un chico que creció normal (envejecía a ritmo normal) hasta los qué, ¿12 años?, y vivía terriblemente enfermo. Ahora si, yo sé, dirán ustedes: "pero cómo, Wolverine no se puede enfermar JAMÁAAAS!!!! "; tranquilos, yo también le diría eso al escritor del relato, pero como yo lo vi, JAMÁS se explica en la película la razón de este convalecimiento crónico.

La cosa es que se desarrolla, pero más lento que el promedio de los niños (vaya pubertad) y le vienen los poderes... y luego tenemos en la película varios planos de nuestro Wolfi que lo muestran dando puñetazos y disparos a través de algunas de las guerras más famosas que han sucedido en este condenado planeta. Desde el ciclo independista estadounidense hasta la injustificada y sangrienta invasión a Vietnam, vemos su evolución de guerrero cuasi-inmortal junto a su camarada de matanzas llamado Víctor (un tipo con los mismos poderes que él, sólo que luce más animal que el mismísimo Logan).

Pero un día le da por hacer yoga, leerse un texto de la vida y obra de Ghandi, prende un incienso y mientras medita decide que servir al tío Sam, como lo había hecho hasta el momento, ya no era lo de él. Víctor intenta disuadirlo de su repentino cambio, incitándole a golpear a unos indocumentados, pero Logan está seguro de que lo suyo ya no se trata de complacer a la sed de sangre del Imperio, sino que ahora su plan de vida consiste en irse de leñador a un paraje que ni me acuerdo en dónde era. Algún pueblito gringo o canadiense, qué sé yo. La cosa era que talaba árboles, muchachos.

Una vez establecido en su nueva residencia empezó a ganarse el aprecio de su jefe y sus compañeros de trabajo. Siempre recibía el título de "empleado del mes" por sus altos récords en la tala indiscriminada de árboles. Pero no siempre fue así; se dice que una vez, en secreto, sacó las garras para hacer el trabajo ya que olvidó el hacha en casa... ese día fue duramente criticado pues el corte de los árboles era "desigual, extraño y terrible para los altos estándares de la empresa", en palabras del jefe, ya que "siempre se deben entregar cortes perfectos y sin asperezas". Después de ser levemente reprendido -levemente porque todos conocían el carácter de nuestro amigo rabioso y ni el más rudo le pedía la hora-, se prometió a sí mismo nunca más valerse de sus habilidades para reparar sus descuidos laborales.

Y con toda la fama que ganó de ser leñador musculoso y enigmático, corrió el rumor de su grandeza entre las chismosas del pueblo. Su leyenda llegó a oídos de una mujer llamada Kayla (que está rebueeenaaa ) y pues, con tanto cuento exagerado que oyó de la boca de las chismosas, se le hizo agua la conch... ¡la boca! Y sí, se conocieron, se hicieron amigos, se citaron en un bar para bailar música country, se fueron a los tragos y al rato ya estaban en las faenas del amor, en una habitación de motel, con la puerta sellada.

El cuento se torna triste cuando un día nuestro héroe de la madera estaba en su rutinaria jornada y de repente le huele que algo está mal, algo se está quemando. Su super olfato lo guío hasta una cabaña cercana en donde el pie de manzana que hacía una vecina muy querida del barrio, se le había quemado en la puerta del horno (como el dicho del panadero, je). Pero luego otro olor captó su atención: esta vez era el aroma a sangre recién derramada. Claro está que Wolfi reconocía este aroma, el tipo de sangre y a quién pertenecía excatamente (o de quién brotaba): era Kayla que yacía herida en la carretera... ¿y cómo es que Wolverine supo que era su sangre?... bueno, la verdad puede ser que con la llegada de "esos días" de su compañera, los olores fuertes también los tenía que sufrir los super sentidos- hiper sensibles- de nuestro amigo en cuestión... Ustedes saben, gajes de los superpoderes...

Cuando sus patas traseras lo transportaron hasta el lugar de los hechos, Kayla se encontraba en las últimas... y en la secuencia siguió lo típico: encuentro, miradas tristes (tanto del protagonista como de su agonizante amor), la despedida, último suspiro, muerte y desesperación.

¿Pero, qué pasó?: Bueno, poco antes de que el pie de manzana de la vecina se hubiera quemado, lejos, Kayla conducía la típica camioneta que se usa en esos parajes, mientras escuchaba los grandes éxitos de Nino Bravo. Iba en la pista número 2, "Noelia, Noelia". Kayla era muy desafinada y entonar al gran Nino es complicado... por ahí pasaba Víctor y a sus oídos llegó la horrible interpretación de esta chica. La bestia, interpretada por Víctor, se lanzó sobre el carro, la hizo frenar del susto y cuando ya tenía toda la atención de su víctima, le abrió el vientre de un zarpazo animal con sus uñas afiladas de prostituto. Ahí es donde queda malherida y abierta de lado a lado. Traumático, ¿no?

Adelantando la cinta, creo que al rato llega William Stroker (o Striker?), su antiguo jefe de la banda de matones para la U.S.A. Corporation. Le propuso algo tentador, le dijo que si regresaba al Clan de las Sombras, le ayudaría a superar su fobia a los murciélagos y lo entrenaría para que se conviertiera en un ninja justiciero bajo el alias de "batman". Pero Wolverine rechazó tal idea ya que los derechos de esa historia los tenía reservados otra empresa de cómics y el chistecito de copiar esa excursión podría costarle una demanda épica. Entonces le propone que mejor lo ayude a atrapar a Víctor... cuestión de venganza personal, ¿recuerdan?

Striker replantea sus pensamientos, y entonces se acuerda que tiene toda una reserva militar ultra-secreta en otra zona montañosa (eh, qué raro), con proyectos tecnológicos de ultra-punta y otros experimentos ultra-raros. Entre los experimentos tenía uno que consistía en derretir algunos pedazos de coltán para hacer monumentos hermosos que adornaran los parques de París, pero inmediatamente se distrae de ese recuerdo y recurre a otro más extraño: debía derretir un metal proveniente del espacio, de aleación irrompible, color plateado (duh!), para depositarlo en los huesos de alguien que tuviera garras afiladas y que no sufriera envenenamiento por la introducción de cuerpos extraños. Daba la casualidad de que Wolverine era EL HOMBRE INDICADO (Oooh).

Acto seguido Striker le expuso su desquiciada idea, le comentó que era una cirugía rápida, no muy costosa, que la cubría el seguro... bla bla bla... y sí, también le serviría para tener más ventaja a la hora de cazar al asesino de su novia. Es cuando una sonrisa se marca en la cara de nuestro héroe y le da a Stiker un apretón de manos en señal de confirmación.

En la sala de cirugía. Wolverine llega al complejo militar. Una vez vestido con la bata azul, típica del que va a ser operado, lo acuestan en una camilla y tratan de anestesiarlo. Desafortunadamente su terco don de inmunidad a toda sustancia química, virus o enfermedad, lo hace indiferente al efecto de las drogas, por lo cual la tensión aumenta entre los miembros del equipo médico. No pasa mucho tiempo y Striker repentinamente da la orden de operar así, con el paciente consciente y despierto... ouch.

Wolfi suda frío por primera vez, pero en cámara pone cara de serio, estilo "hagan lo que les dé la puta gana. Me da igual".

Dan inicio a la operación, conectan varias mangueras a todos los orificios posibles del paciente en cuestión y le inyectan el metal ardiente a través de su "sistema calavérico" (jajaja). Duele mucho, claro, pero después de un rato wolverine cae preso de un desmayo muy oportuno. El viaje no dura mucho y empieza a recobrar el sentido y a sus oídos -de perro olfateador- llegan los susurros de una conversación imprudente. Striker comentaba con uno de sus asistentes la forma graciosa en que Wolverine gritaba mientras le calaba el metal en los huesos... comentaba para el deleite del otro: "parecía una niña, pero que puto!!!", entre carcajadas que lo hacían llorar. Todo esto llegó a oidos del paciente... y no le gustó para nada lo que oía...


CONTINUARÁ....

2 comentarios - Hablemos de Wolverine. Orígenes según 20th Century Fox

manu3593
jajaja muy loko espero la segunda parte