epelpad

4 segundos (1/7): Comic made in acá

4 segundos (1/7): Comic made in acá


4 Segundos: La sitcom hecha historieta

4 Segundos es una historieta argentina que narra las historias de 4 amigos, Aníbal, Marcos, Terli y el Zurdo. Fue realizada por Alejo García Valdearena y Feliciano García Zecchin, y tuvo 7 números editados por Pipabang Comics entre 1999 y 2000. Durante el año 2008 se reeditaron todos sus números en un único tomo editado por Editorial Ivrea, así como también el número 0 en blanco y negro que fue coloreado para la ocasión.

comic


Un comic que hizo historia en la historia del comic.

La primavera de 1999 no iba a ser igual que otras primaveras. Fue por esa época que salió un adelanto de lo que sería la revista Ultra en el interior de la mejor revista sobre la industria del cómic y sus aledaños (manga en especial pero también cultura pop masiva en forma de animé y cultura japonesa) de fines de la década del ´90: la revista Lázer (ambas emprendimientos editoriales de IVREA).
El adelanto de Ultra (una revista que se iba a dedicar a recopilar un número de tres de los más originales cómics argentinos del momento) traía unas pocas páginas de Anita, la hija del verdugo (que luego alcanzó una rápida moderada gloria y una recopilación en tomo único) y en especial, la joyita de unas páginas de 4 segundos.
Ese fue el primer contacto para una mayoría con la revista que venía planificando su irrupción en el mercado desde un mítico número 0 (con un diseño y dibujos más ajustados a un registro realista y en blanco y negro) presentado en la convención de cómic de Fantabaires del año 1998.
El impacto con ese chiste extraído del N°2 de 4 segundos llevó al cómic a una breve y medianamente exitosa carrera en el cómic argentino.
El gag que se reproducía en las páginas de Ultra a su vez insertas en las páginas de Lázer era una situación en la que Marcos (uno de los cuatro amigos que conforman a este grupo de segundones) se planteaba la dificil pregunta sobre la conveniencia o no de comprarse un superpancho antes de subir al colectivo, lo que le ocurría con el panchero y lo que luego le ocurriría adentro del colectivo hasta terminar con un vómito y el comentario inocente de un niño: “¡Mirá mami!, Comió un superpancho”.
El chiste, que es básico y ligero, se estructuraba a través de una sucesión de situaciones que finalmente desembocaban en ese remate típico de sitcom estadounidense.


historietaimagenes


Esa sería la característica de la serie a lo largo de sus siete números: situaciones absurdas pero plausibles de ocurrir en la vida cotidiana de cualquiera que cobraban su gracia a través del rejunte de elementos que desembocaban en un remate efectivo y un corte abrupto. Elipsis y referencia en el siguiente cuadro al “que sucedió después del remate”.
Por lo general, y al igual que en las mencionadas sitcom, había un chiste marco que se empezaba a plantear en la primera viñeta para terminar de resolverse en la última, en una especie de bis de una tira y luego una serie de pequeños chistes insertos en ese marco.



humor
4 segundos
4 segundos (1/7): Comic made in acá
comic
historieta
imagenes
humor
4 segundos
4 segundos (1/7): Comic made in acá
comic
historieta
imagenes
humor
4 segundos
4 segundos (1/7): Comic made in acá
comic
historieta
imagenes
humor
4 segundos
4 segundos (1/7): Comic made in acá
comic
historieta
imagenes
humor
4 segundos
4 segundos (1/7): Comic made in acá
comic
historieta
imagenes
humor
4 segundos
4 segundos (1/7): Comic made in acá

5 comentarios - 4 segundos (1/7): Comic made in acá