epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

#RelatosQuesones la asesina de Iván De Pineda

#RelatosQuesones la asesina de Iván De Pineda

UN VIEJO CLASICO SIEMPRE VIGENTE DE LOS #RELATOSQUESONES

"LA ASESINA DE IVÁN DE PINEDA"

Ravelia, la Quesona Asesina, tenía ya una larga lista de hombres asesinados en su haber; en su departamento tenía la colección de zapatos de todas sus víctimas.
Ella no asesinaba a cualquier hombre por ser hombre, solo asesinaba a los “Hombres Quesudos” como ella los llamaba, hombres cuyos pies “huelen a Queso” según su criterio.
A Ravelia le despertaba un instinto criminal tan grande y amplio que ya no podía dejar de asesinar, y salía desesperada a la búsqueda de alguna nueva víctima


sangre

Esta vez apuntó al modelo Iván de Pineda. Alto, patón, desgarbado, feo y al mismo tiempo muy atractivo, Ravelia se imaginaba colocando el par de zapatos de De Pineda en su colección de víctimas. Una noche, Iván de Pineda, salió del edificio donde vivía y estaba buscando su auto. Comenzó a percibir que una figura femenina lo estaba siguiendo.

queso

El muchacho se dio vuelta y contempló frente a él a la asesina, que muy bien vestida, siempre de rojo, con los guantes negros, lo estaba apuntando con un arma. Era una escopeta tipo Winchester dotada de un potente silenciador fabricada por Ingram. El joven quedó estupefacto al contemplar a “la Quesona”. Era idéntica a la top model Valeria Mazza. Un clón perfecto. Pero Iván sabía que no era Valeria Mazza, se trataba de otra mujer, idéntica aunque algunos años, quizás diez, más joven.
Nada pudo decir, se limitó a escuchar las palabras de la asesina que le dijo:
- Subí a este auto, Iván, quédate quieto y silencioso. Es un secuestro, vamos a pedir un buen rescate por vos, siempre y cuando te portes bien, de lo contrario, no me va a quedar otro remedio que asesinarte.


crimen

Aterrorizado, el muchacho obedeció a la asesina, y se subió a un auto. La asesina le vendó los ojos y le ató las manos.

- No trates de escaparte o te asesino. Ya asesiné a varios hombres, si tengo que hacerlo no voy a dudar ni un instante – le advirtió nuevamente “la Quesona”.


asesinato

La asesina condujo el auto hasta un lugar bastante alejado y paró tras llegar a un lugar donde no había nada ni nadie. La asesina hizo entonces bajar a Iván del auto, le desató las manos y le dio un gran Queso repleto de agujeros. Iván sostuvo el Queso en sus manos, y la asesina le desató la venda en sus ojos.
Iván contempló entonces como la chica le apuntaba con la escopeta con silenciador.
- Lo siento Iván, pero soy Ravelia, una asesina serial de hombres, me llaman “la Quesona”, vas a ser mi próxima víctima – dijo la asesina.


asesina

Entonces, la asesina agregó, ante el miedo del joven que la miraba lleno de pánico y terror:
- Puedo llegar a perdonarte la vida, Iván. Sacame las medias y los zapatos, quiero que huelas, chupes, beses y lames mis pies. Pero con una condición: nunca sueltes el Queso de tus manos, de lo contrario, sos hombre muerto.
Iván entonces hizo eso, se arrodilló, quedó hincado en el piso, mientras la asesina lo apuntaba con el arma en la cabeza. Le sacó las medias, los zapatos, y cuando los pies de la chica quedaron descalzos, los empezó a lamer, besar, chupar y oler.


Ivan de Pineda

La asesina tenía pies grandes para una mujer, calzaba 41, y despedían una suave y agradable fragancia a perfume francés.
Esto duro un rato, de repente la asesina creyó haber humillado lo suficiente a Iván y le dijo:
- Suficiente, Iván, te podés parar.
El muchacho se paró, siempre con el Queso en sus manos, y estaba aún más horrorizado que antes, contemplando como la asesina lo apuntaba con el arma. La chica dijo entonces:
- Ja, ja, Iván, esto sí ahora se terminó.


Valeria Mazza

Al acabar de pronunciar esa frase lo llenó de balazos al muchacho. Fueron muchos disparos. De Pineda cayó muerto y entonces el Queso que sostenía con sus manos cayó sobre su cadáver. La asesina no se retiró del lugar hasta llevarse el trofeo que buscaba, las medias y los zapatos talle 45 de su víctima, y además no se olvidó de decir en voz alta:

- Iván De Pineda. #Queso.


#RelatosQuesones la asesina de Iván De Pineda

sangre

1 comentario - #RelatosQuesones la asesina de Iván De Pineda