epespad

Los Jibaros

¿Cómo reducen cabezas humanas los jíbaros?

Los Jibaros

El pueblo de los Shuar, más conocido por el nombre de Jíbaros (nombre dado por los españoles) es originario del altiplano ecuatoriano, en las fuentes del Amazonas, al norte del río Marañón y entre las cuencas del río Pastaza y el río Chinchipe.

Si por algo son realmente conocidos y temidos, es por la capacidad que tienen de reducir las cabezas de sus enemigos.

De cada victoria, el gran guerrero conserva un testimonio: una cabeza cortada y luego reducida. Esta costumbre no tiene por único objeto hacer alarde de trofeos de guerra, pretende que el espíritu del muerto, el muisak, no vuelva para vengarse del asesino.

Por ello, el guerrero que mató a un enemigo debe llevar a cabo un complejo ritual, destinado a encerrar el alma del muerto en su propia cabeza, cuidadosamente reducida, llamada tsantsa. La preparación de la cabeza dura varios días y las operaciones materiales se alternan con las ceremonias mágicas.

El proceso es el siguiente:

Lo primero es, obviamente, cortar la cabeza al enemigo.
Con un cuchillo se hace un corte desde la nuca al cuello, se tira de la piel y se desprende del cráneo. Se desecha el cerebro, ojos y demás partes blandas, además de todos los huesos.
Se mete en agua hirviendo a la que se añade jugo de liana y otras hojas, lo que evita que se caiga el pelo. Se mantiene durante unos quince minutos aproximadamente; más tiempo la ablanda demasiado y es difícil impedir que no se pudra.
Se saca del agua (con un tamaño aproximado de la mitad del original) y se pone a secar.
Se raspa la piel por dentro para quitar restos de carne y evitar el mal olor y la putrefacción y se frota por dentro y por fuera con aceite de carapa.
Después se cose el corte de la nuca, los ojos y la boca, de manera que queda como una bolsa, en la que se echa una piedra del tamaño de un puño o el volumen equivalente en arena caliente.
Se cuelga sobre el fuego para desecarla poco a poco con el humo a la vez que se le va dando forma al cuero con una piedra caliente. En este proceso la cabeza acaba de reducirse.
Una vez seca la cabeza se vacia la arena y se tiñe la piel de negro.
Luego se introduce un cordón de algodón por un agujero practicado en la parte superior de la misma y se asegura en la abertura del cuello con un nudo o un palito atravesado.
Queda así:

los jibaros

Así, con los ojos cosidos y la cabeza teñida de negro, el alma del enemigo queda atrapada en la oscuridad y ya no hay nada que temer de él ni de su venganza.

reducidores

A todo esto, y como se suele decir: no intentes hacerlo en casa.

Los Jibaros

En 1922 Alfonso Graña un campesino gallego que emigra a America , penetra en la selva Amazonica con un amigo y se encuentran con una tribu de indios jibaros,al amigo lo matan y a Graña ,le respetan la vida porque se encapricha con el la hija del apu (Rey) de los jibaros. Al morir su suegro Alfonso Graña reina durante 12 años en un territorio como media España entre las tribus jibaras huambisa y aguaruna en el Alto Marañon. Guia expediciones por la selva , interviene en sus guerras, rescata un piloto de las FAP ( Fuerzas Aereas Peruanas)..." y civiliza a su modo a estos indios los mas indomitos del continente americano.." reductores de cabezas. Muere en 1934 a los 56 años de un cancer de estomago con la respetuosa veneracion de los indios jibaros . Se convierte en "Alfonso I de la Amazonia rey de los Jibaros"

los jibaros

reducidores
Alfonso Graña

Los Jibaros
Alfonso Graña con los Jibaros y las hijas de su amigo Mosquera

Intercambia mujeres y niños por rifles

Estamos seguros, amable lector, que sientes curiosidad por conocer la forma que Alfonso Graña utilizó para comunicarse, ganar el respeto y la admiración de estas belicosas tribus de indios jíbaros, guerreros indómitos y feroces, temidos en toda la Amazonía por su valor y costumbres sanguinarias y la habilidad con que reducen las cabezas de sus enemigos vencidos. Pensamos que no fue la fuerza, ya que en esto Graña estaba en inferioridad de condiciones sino la astucia e inteligencia de este gallego analfabeto, "que aprendió a leer en la selva, solo," lo que logró "maravillar" a los aborígenes sin descartar su valor, que queda demostrado en muchas de sus aventuras y cada vez que tenía que atravesar el temible Pongo de Manseriche un rápido que tragaba, canoas, balsas... y todo aquello que pretendiera desafiarlo. Sólo con mucho valor y pericia era posible. Además Alfonso Graña no quería que lo atasen, como solían hacer cuantos desafiaban este traicionero pongo, para que en caso de volcar no ser arrastrados por la fuerza del agua y poder agarrarse y utilizar la barca o canoa, como flotador.

En los relatos que hace Graña hemos encontrado unos datos muy interesantes, para esclarecer este punto que nos intriga y que revelan un comportamiento humano pero además muy inteligente con el que lograba, según el mismo cuenta "... la simpatía... y la confianza de todos ellos...".

Nada atraía tanto a los indios, como las armas, rifles, escopetas..., pues de ello dependía su vida, ya que si una tribu enemiga tenía armamento y ellos no, y como las escaramuzas eran continuas, esto podía significar el fin. Por ello, hacían este intercambio cuando entraban en guerra, vendían o cambiaban a sus mujeres por rifles. Y es aquí donde interviene Graña.." yo hago que me las entreguen a mí..." y continua " ...y yo se las devuelvo así es como se tiene la simpatía de todos ellos la confianza... y que no jamás ha habido un fracaso de matanzas como la hacían antiguamente..."

Vamos a transcribir textualmente la parte del texto, con el relato que hace el propio Graña de este proceder. Su forma de explicarlo requiere atención y paciencia para comprender y extraer su significado, pero le da mayor interés y sobre todo nos permite conocer un poco más el léxico tan especial de nuestro personaje. Dicen los indios: "....esos son los peruanos que compran nuestros hijos y mandan matar para desecar las cabezas" Responde Graña: "...y eso es lo que le respeto yo compra y venta de sus hijos y mujeres que haya toda la garantía y hay la garantía de las expediciones. Yo les devuelvo sus hijos y mujeres cuando vienen a vender las agarran forzosamente cuando tienen sus guerras las cambian por armamentos por escopetas, rifles yo hago que me las entreguen a mí para que terminen las guerras y yo se las devuelvo así es como se tiene la simpatía de todos ellos la confianza y que no jamás ha habido un fracaso de matanzas como lo hacían antiguamente"


http://www.sabercurioso.com/tag/j%C3%ADbaros/

http://www.fotosconhistoria.canalhistoria.com/?cmd=photo_view&photo_id=4186
http://www.fernandezsendin.com/capitulo5.htm

ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO ESTA HISTORIA, A MI ME APASIONO.

6 comentarios - Los Jibaros

tiobueno
Interesante, segui asi
kipph
mis 10 de hoy son para vos. saludos!
quique890
Te dejo +10 en un post de hace mas d 3 años porque estudiando los conceptos de animismo y animatismo me tope con un ejemplo de esta sociedad. Exelento post! Sldos!
ridetheligthning
los verdaderos jibaros son los del grupo clarin esos si que te reducen la cabeza y te la convierten en mierda!!!!