epelpad

Pensamiento político del doctor Don Mariano Moreno

Vigencia del pensamiento político del doctor Don Mariano Moreno.

Pensamiento político del doctor Don Mariano Moreno


Sorprende saber que el escrito político más importante de quien fue quizás el que con mayor agudeza entrevió el futuro del país de los argentinos, estuvo desaparecido durante décadas y negada su existencia durante casi 200 años. Recién hoy empieza a lograrse una relativa unanimidad en torno a aquellas reflexiones que expresaban la necesaria arquitectura de la nueva sociedad naciente. Nos estamos refiriendo al “plano que manifiesta el método de las operaciones que el nuevo gobierno provisional de las Provincias Unidas del Río de la Plata debe poner en practica hasta consolidar el grande sistema de la obra de nuestra libertad e independencia”.
Más conocido como Plan de Operaciones de Mariano Moreno, fue solicitado por la Primera Junta de Gobierno en sesión secreta, el 15 de julio de 1810.
El abogado, economista, militar por circunstancias, abnegado y patriota en todos los casos, doctor Manuel Belgrano, había solicitado en la misma Junta de la que formaba parte, el diseño de un plan de gobierno que permitiese conducir a los pueblos que se asentaban en aquellos vastos territorios del ex Virreinato del Río de la Plata y sus relaciones con la fogosa rebeldía del resto de los pueblos de la América Hispánica.
A poco que conozca las líneas directrices de aquel plan, el lector comprenderá porque hablamos de la actualidad del pensamiento político de Moreno.
Corren los días en que el Ecuador de Correa, la Venezuela de Chávez, el viejo Alto Perú de Evo Morales, discuten el Estado nuevo y distinto que los pueblos que representan necesitan para cumplir sus destinos. En la Argentina, estratégicamente parte indisoluble de aquel viejo virreinato, en la cual la punta del iceberg del mismo problema son las retenciones a las exportaciones, se plantea el mismo asunto. El diario La Nación, fundado por Bartolomé Mitre, el “demócrata” que comandó la masacre del pueblo paraguayo, plantea la finalización en medio del conflicto que ocurre mientras esto se escribe, de la intervención del Estado en la economía, poniéndose resueltamente una vez mas del lado de los grandes productores y de los llamados “pool de siembra”.
El citado Plan de Operaciones planteaba en los albores de la construcción del Estado de los argentinos este asunto central, que tiene que ver con la función de un Estado en cuyo seno solo se produce mercancía de escaso valor agregado que se intercambia en el mercado internacional por manufacturas de mucho trabajo incorporado e ideas ajenas. Como se ve, desde el principio, desarrollo endógeno y resistencia cultural son los dos componentes indispensables que tuvieron y mantienen su más irrebatible actualidad.

El Plan de Operaciones y el conflicto de su época.

“Los modernos apologistas oligárquicos del 25 de Mayo, que no son sino los agentes nativos del imperialismo, los ladinos “democráticos” que sostienen a la clase ganadera y a las fuerzas retardatarias, insisten en presentarnos el año 10 como la fecha nupcial de la joven Argentina con su amigo británico. Prefieren pasar por alto la lucha del partido morenista, no por breve y trágica menos significativa, y glorificar los acontecimientos de Mayo bajo el signo del librecambismo más puro. Al mismo tiempo, Ricardo Levene y sus acólitos, tan pudorosos de mezclar la historia con la política, han negado la autenticidad del “Plan de Operaciones””.
Esta polémica es entendible, desde el momento que una infinidad de actores, tanto de izquierda como de derecha, trataron de filiar nuestra revolución, americana y criolla, con los franceses conforme a las teorías liberal revolucionarias provenientes de aquel país. Otros encuentran la explicación del nacimiento de nuestra independencia por la mera necesidad de incorporarse al librecambio con Inglaterra. Finalmente, otro sector, encontrará en el derecho constitucional norteamericano, y la imitación del mismo, el origen de los planteos independentistas. De esta forma, los acontecimientos de Mayo, como tantos otros surgidos al calor de nuestros propios conflictos, y que a fuerza de talento y coraje se trataron de resolver en estas tierras, no pueden ser comprendidos como una creación propia sino que necesariamente tienen que ser el reflejo de los sucesos acaecidos en las naciones “civilizadas”. Sin embargo, a medida que se profundiza en el proceso revolucionario de la década del 10 del siglo XIX en América Hispánica, se llega a la conclusión de que es precisamente eso, un mismo proceso, desde México hasta la América del Sur.
Visto desde este punto de vista, el Plan de Operaciones de Mariano Moreno, es una necesidad impostergable de la época. Dicho de otro modo, el proceso revolucionario en expansión necesitaba líneas directrices para desenvolverse, y aquellos que entendían los dolores y las causas de la revolución en ciernes, fueron los encargados de su diseño.
El agotamiento del absolutismo monárquico español, no solamente ponía en tela de juicio el régimen político en España sino que el conflicto se extendía a toda la América colonial, y las ideas liberal revolucionarias recorrieron aquella península y el nuevo continente, como así también los hombres que eran la encarnadura de aquellas ideas. El Libertador José de San Martín, es un claro ejemplo de ello. Afirmamos esto puesto que, su lucha contra el absolutismo monárquico comenzó en España y encontró sus éxitos mas notables en América. Al mismo tiempo, hombres como Tomas Guido o Juan José Paso, de larguísima militancia en el proceso de emancipación americana, recorren Europa y América tras un mismo objetivo, vinculándose con otros revolucionarios, venezolanos, chilenos, o argentinos que habían abrevado políticamente en la actual Bolivia como Moreno o Monteagudo.
Las vidas entrelazadas de estos hombres y mujeres como Juana Zurduy y otras, explican la filiación hispanoamericana de la Revolución de Mayo y de las guerras de la independencia, cuyas características serían criollas, mestizas, morenas, propias, continental americanas, emancipadoras.
El Plan de Operaciones de Mariano Moreno, se inscribe en esta línea, reconoce los derechos del indio, la necesidad de derrotar al absolutismo monárquico llegando hasta Lima, hacer probar las mieles de la libertad al sur de Brasil, tomar contacto con el jefe de gauchos e indios guaraníes, Artigas, etc. Si esto es así y si en esa línea se entiende el plan, es fácil concebir a San Martín cabalgando de sur a norte, emancipando pueblos o a Don Simón Bolívar con el mismo criterio, cabalgando de norte a sur.

La desaparición del Plan.

Decíamos anteriormente, que durante décadas, este plan que nos permitía comprender la racionalidad de los acontecimientos de la Revolución de Mayo en adelante, entre otras cosas, el enfrentamiento entre Saavedra y Moreno, estuvo “desaparecido”.
Redactado en 1810, recién hacia 1880, reaparece casi por casualidad. Un estudioso de la historia del puerto de Buenos Aires, Eduardo Madero, se reencontró con el Plan de Operaciones en el Archivo General de Indias, en Sevilla. El historiador sabiendo que el general Bartolomé Mitre estaba trabajando temas relacionados con la historia argentina, decidió enviarle una copia. Pero el fundador del diario La Nación, veía que explicando este plan, se desmoronaba su teoría de la revolución liberal porteña exportada a Sudamérica desde Buenos Aires. Como se ha señalado, el Plan de Moreno no era porteño, era continental.
El general Mitre, ante esta invalidación inevitable de sus teorías, decide extraviar la copia, en consecuencia, nunca opina sobre ella y el mitrismo, tanto de izquierda como de derecha, tampoco. De mas esta decir, que Mitre es la expresión de aquella corriente que explica los acontecimientos de Mayo a través de la necesidad de vincularnos al libre comercio con Gran Bretaña.
Tiempo después, otro estudioso, Norberto Piñeiro, descubre otra copia del Plan y se inclina resueltamente por la autenticidad del documento, y naturalmente esta nueva visión sobre los acontecimientos fundamentales de nuestro nacimiento, desata una fuerte polémica. Posteriormente, Paul Groussac, niega todas las afirmaciones hechas tanto por Eduardo Madero como por Norberto Piñeiro, aduciendo que el Plan era una obra de “algún chapucero español”, que habría sido redactado luego de 1810.
Con posterioridad, algunos autores como Luis Varela y David Peña, respaldaron las hipótesis de Madero y Piñeiro.
Ricardo Levene, una especie de historiador oficial de la Argentina oligárquica, librecambista y mitrista, afirmó que habiendo sometido a peritaje la letra manuscrita de la copia encontrada y la de Mariano Moreno, se evidenciaba que era distintas letras; por los tanto esto lo llevaba a la conclusión de que no era auténtico, sin embargo sabido es desde el principio que lo que se había encontrado en Sevilla era una copia. Con este argumento, creyó dar por finalizada la discusión.
Contradiciendo las tesis de Mitre y sus seguidores, existe toda una correspondencia entre los involucrados con aquellos acontecimientos, que ponen en manifiesto claramente que había una plan secreto de la Junta de Gobierno de Buenos Aires que pretendía una revolución continental.
A la muerte del doctor Mariano Moreno (nos inclinamos a creer que fue un asesinato), su hermano Manuel, escribió una pequeña obra que llevaba por título “Vida y Memoria del doctor Don Mariano Moreno”, que fue escrita muy poco tiempo después de la muerte de Mariano, en la cual Manuel pretende con su escrito transmitir a sus “amados compatriotas el mismo espíritu que ha animado las acciones de que voy a dar cuenta”. Esto lo hace a sabiendas de que el espíritu que animó las obras de su hermano intentará ser desvirtuado, y no se equivocaba.
Llama la atención que en el desarrollo de su obra, Manuel Moreno, intentando explicar las opiniones de su hermano Mariano, deba remontarse hasta México y describir los acontecimientos revolucionarios acontecidos en la América española, por lo menos en sus aspectos mas importantes, región por región, hasta llegar a Buenos Aires.
Es más que evidente que puede aplicarse a este método de ver los asuntos americanos, aquella celebre frase que decía “somos un país porque no pudimos integrar una nación y fuimos argentinos porque fracasamos en ser americanos”.
Esta visión de la Patria Continental, generaba necesariamente una respuesta continental. Todo lo demás es desfiguración de la historia política de los argentinos, y Mariano Moreno fue una de sus tantas víctimas.
Una anécdota sucedida en esta misma cátedra, puede resultar ilustrativa. Una alumna le pidió a quien esto escribe, bibliografía para estudiar el pensamiento político de Mariano Moreno, se le sugirió la lectura de la obra de Manuel Moreno. La obra había ingresado en la biblioteca en 1968, y hasta el 2007, 40 años después, ni un solo profesor, ni un solo alumno la había pedido jamás. Estaba tal como llegó. Claro, nadie le quita a esa alumna el orgullo de haber sido la primera, sin embargo, nos hace pensar que durante cuatro décadas, a todos los profesores y a todos los alumnos les faltó comprender, a partir del conocimiento de este personaje decisivo de Mayo de 1810, Mariano Moreno, su concepción mestiza americana continental que fue la que animó a los Vieites, a los Belgrano, Castelli, Monteagudo, San Martín, en fin a toda una generación que participó del mismo ideario protagonizando una lucha que sin atarla a estos principios, no se comprende. Pero como se verá mas adelante, esta realidad a brotado periódicamente en la historia de los argentinos y a resultado tan inútil la voluntad de ocultarla como tratar de mantener un salvavidas permanentemente bajo el agua. De pronto la mano se cansa, o hay una distracción o un error y por la fuerza de las cosas lo que estaba hundido, en forma imprevista salta a la superficie, como el Plan de Operaciones de Mariano Moreno.


Lapoya, Alberto. “Señal de Alerta”, pág. 1. (material que circula en internet).
Ramos, Jorge Abelardo. “Revolución y Contrarrevolución en la Argentina”-2ª edición- Buenos Aires: Senado de la Nación, 2006, tomo I, “Las masas y las lanzas” pág. 27.
Moreno, Manuel. “Vida y Memorias del doctor Don Mariano Moreno”. Bs. As. Talleres Gráficos Argentinos. 1937. pág. 14.



Extraido de http://pensamientopoliticoargentino.blogspot.com
Realizado por Prof. Mauro Aguirre - UNCuyo para la Cátedra Optativa Pensamiento Político Argentino

5 comentarios - Pensamiento político del doctor Don Mariano Moreno

chipacamaru
es muy bueno que alga por nuestra cultura te felicito yo tengo la historia de derecho por el maestro muy bueo lo tuyo te felicito
piutsalgo
gracias pibe me hiciste los deberes +5
gaspar_david
La posta che buena información me sirve para orientarme mas con los diarios. groso
fedepro88
Latinoamericano, soy un alumno de esta cátedra y pertenezco a la Agrupación Universitaria Nacional (AUN) de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo en Mendoza. Si te interesa saber más acerca de nuestro pensamiento político mandame un mail a [email protected]