epelpad

50 cosas que debes hacer antes de morir

Hoy mientras me ilustraba sobre carreras cuyo objetivo principal sea el viajar (para los sedientos de aventura, o solo de cultura) me encontré con un magnífico blog (de hecho es más una red de blogs) sobre viajes llamado Travelers Notebook el cual ya fue directo a mis feeds, pero además, me encontré con una gran lista de 50 cosas que hay que hacer antes de morir y no puedo recordar si ya la había visto antes, pero está muy recomendada, como siempre se las traduzco para que la lean más a gusto .


Poner un pie en cada uno de los 7 continentes (el autor considera América del Norte y América del Sur como dos continentes). Antártica puede ser algo difícil, pero una vez que hayas alcanzado los siete puedes llamarte con orgullo un viajero del mundo.
Cruzar un país en bicicleta. Un tour de bicicleta toma algo de planeación, pero seguro que vence al ser separado de un país por una ventana en el asiento del pasajero.
Montar algo más grande que un caballo. Viajar a través de la jungla en el lomo de un enorme elefante seguro será algo que recordarás para siempre.
Vivir como local por un mes. La experiencia de visitar a personas nativas te dará mayor percepción de un modo de vida que dos años saltando de un barrio turista al otro.
Visitar un “verdadero” bar de blues en Chicago. ¿Qué mejor forma de dejar el comercialismo de la música detrás que encontrar el alma del blues?
Aprender otro idioma (preferible aparte del “obligatorio” inglés). Este definitivamente es un propósito pesado y consumidor de tiempo, pero hay muchos recursos afuera para facilitar el proceso.
Hacer Heliesquí (subir a la montaña en helicóptero). El acceso a la nieve vía helicóptero es diferente (mejor) que cualquier otra cosa que jamás hayas experimentado.
Viajar por India en tren. Con su extensa red ferrocarrilera, este medio de transporte es la mejor form de ver uno de los más coloridos y diversos países.
Escalar una de las Siete Cumbres. Escalar montañas no es para los débiles de corazón, pero todos tienen el sueño estar parados en la cima de una.
Sumergirte con un tiburón ballena. Nadar con estos gentiles gigantes es una de las experiencias más salvajes y poderosas en el mundo.
Participar en un carnaval de Brasil. No has tenido una buena noche hasta que hayas ido a la madre de todas las fiestas en una nación de fiestas.
Bailar tango en Argentina.
Surf. No tienes que ser el Gran Kahuna, solo montar algunas olas.
Bucear en la Gran Barrera de Coral. La barrera más larga de coral en el mundo es un “tienes que” para los entusiastas del buceo. Es el más único ambiente acuático del mundo.
Publicar un artículo acerca de tus viajes. Parte de viajar es el contar tus experiencias con otros. Además, llegar a ser publicado podría ser más fácil de lo que imaginas.
Ser voluntario internacional por un mes.
Seguir los pasos de tu libro de viajes favorito. ¿Qué mejor guía que un libro que te inspiró a viajar en primer lugar?
Tomar un viaje en planeador al interior de África. Estas escasamente visitadas regiones están llenas con únicas culturas y vida salvaje diversa.
Cruzar un glaciar a pie. Atravesar estas maravillas naturales de rápida desaparición es una aventura que las futuras generaciones podrían no ser capaces de experimentar
Visitar la fuente de uno de los mayores ríos del mundo. Grandes ríos, como el Nilo, tienen humildes comienzos.
Escalar un volcán activo.
Comprar un bote y aprender a navegar. Antes de los hermanos Wright, todo el mundo viajaba con el poder del viento. Aún es el modo de viaje más sustentable que hay.
Sigue a tu comida desde el campo hasta la mesa. La mayor parte de las personas en el mundo aún comen lo que han atrapado con sus propias manos ¿Por qué no regresar a lo básico?
Bañarse en el Ganges ¿Qué mejor forma de experimentar el corazón espiritual de la India?
Viajar alrededor del mundo. Claro, puedes hacer esto sin siquiera poner un pie fuera de aviones y aeropuertos, pero pocas personas de verdad transbordan el mundo entero. Boletos de vuelta al mundo son geniales para peregrinos preocupados por el presupuesto.
Fotografiar una especie en peligro. Además de la imagen que puedes conservar toda la vida, te recordará a ti, y a otros, lo frágil que la vida puede ser.
Participar en el Hombre Ardiente. Como dicen: “Tratar de explicar el Hombre Ardiente a alguien que jamás ha estado ahí es como tratar de explicar el color a una persona ciega.”
Pasar 24 horas solo en la jungla.
Aprender a hacer un plato típico. ¿Qué es la única cosa que todos tienen en común? Comer.
Enseñar inglés (o tu idioma) en un país extranjero. Segur, es una forma de pagar tus viajes, pero también una experiencia de por vida.
Asistir a un festival musical en otro país.
Cruzar un país utilizando sólo transporte público. Ver un país de la forma en que la mayoría de las personas lo hacen: desde la ventana de un autobús, tren o ferry.
Pasar la noche en un hotel histórico. Tal vez ni siquiera tengas que dejar la ciudad para experimentar una noche de atmósfera clásica.
Asistir a las Olimpiadas. Dirás lo que sea sobre el comercialismo de los Juegos Olímpicos, pero son uno de los mayores eventos del planeta.
Conocer a tu escritor de viajes favorito (vivo). Ellos te han inspirado; ahora agradéceles.
Viajar a Alemania y experimentar el Love Parade. Es uno de los mayores festivales a los que asistir en el planeta.
Participa en una Ceremonia del Té Japonés. Esta antigua tradición es el corazón de la cultura Japonesa.
Únete a una caravana en el Sahara. Mira como las personas pueden prosperar en uno de los ambientes más rudos del mundo.
Ve al Oktoberfest. La reunión de más de 6 millones de fanáticos a la cerveza es una de las mayores fiestas del mundo.
Poner un pie en el Polo Norte o en el Polo Sur (mejor si es en los dos)
Estar en las tribunas cuando dos clubs rivales Sudamericanos jueguen fútbol. El fútbol es una pasión para la mayoría de la población mundial.
Visitar el lugar de nacimiento o la tumba de un icono cultural. Podría ser el Che Guevara o Picasso o Levi Strauss o el tipo que inventó los reproductores; quien sea que pienses que es importante.
Encuentra tu versión de “The Beach” (La Playa). Uno de los mejores libros de viajes que jamás inspiró a una generación de mochileros ¿Por qué no encontrar tu propia versión de paraíso intacto.
Disfrutar un habano en Cuba. Saborea un cigarro cerca de su origen.
Visita cada ciudad capital en Europa. El viejo continente está lleno de belleza arquitectónica y diversas culturas.
Mira un concierto con orquesta en Viena.
Paracaidismo. Es la máxima emoción, amenos que agregues unas alas, y en verdad vueles.
Andar en bicicleta por la carretera de la Costa del Pacífico.
Estrechar manos con alguien que de verdad haya cambiado a un país.
Participar en la pelea de agua más grande del mundo durante la celebración de año nuevo en Tailandia (Songkran).

1 comentario - 50 cosas que debes hacer antes de morir