epelpad

Algo más sobre el discurso de CFK

Maestros de Santa Cruz, esa oscura obsesión K


Algo más sobre el discurso de CFK


12/12 – 09:00 – Cristina Fernández inicia un nuevo mandato reeditando la vieja disputa que mantiene con los maestros desde los albores del gobierno K en Santa Cruz. El gobernador Peralta y el Ministro Billoni replican el discurso anti docente. La lección de los errores cometidos durante veinte años de gobierno no dejó ninguna enseñanza en los funcionarios reciclados y sus conductas reincidentes. (Por: Héctor Barabino para OPI Santa Cruz)

En el mensaje de asunción de su segundo mandato como presidenta Cristina fue muy dura con los docentes de Santa Cruz “”El derecho de huelga es un derecho que asiste a todos los trabajadores por imperio de la Constitución reformada. Hay derecho de huelga, pero no de chantaje ni de extorsión” dijo desde su infalible atril nacional. “Curiosamente el sector docente cobra el salario más alto de la República Argentina” recordó engañosamente y culpó a los maestros santacruceños por la millonaria pérdida de regalías petroleras que sufrió el país y la provincia.

La misma mala disposición para con los docentes había manifestado Cristina Fernández cuando estrenó la banda presidencial en diciembre de 2007 “Yo me eduqué en una escuela pública donde había clases todos los días, donde los maestros sabían más que los alumnos” los aleccionó sin piedad.

Seguramente mas de un espectador argentino oyente crónico de la oratoria presidencial se habrá visto sorprendido al enterarse del enorme poder de fuego de los maestros del sur. Pero para los docentes comprovincianos de Cristina , objetos fóbicos y blanco predilectos de las arengas presidenciales, esta nueva dedicatoria presidencial no resulta novedosa.

Desde el primer día de gobierno en la provincia los Kirchner supieron gestar un odio muy particular e inexplicable en contra de los maestros. A poco de asumir aplicaron a los maestros un “adicional por presentismo” consistente en una suma fija, arbitraria, y sin aportes de ley.

La explicación oficial se excusaba en que los docentes hacían abuso de las licencias por enfermedad “hay muchas carpetas médicas y de esta manera el Estado evita tener que pagar dos o tres sueldos por cargo” argumentaban Héctor Icazuriaga y Cristina Fernández, diputados provinciales y voceros del ajuste.

En lugar de corregir el deficiente sistema estatal de control y auditoría médica –que aún hoy persiste- el gobierno prefirió cortar por lo sano y aplicar a los maestros un adicional por presentismo que mas que bregar por la puntualidad laboral o por la excelencia educativa actuaba como un elemento disuasivo antihuelgas. Se trataba de reprimir a los docentes por otras vías.

La suma impuesta llegó a cuadruplicar lo que un maestro cobraba de sueldo básico que en ese tiempo e era de $60 pesos en tanto la “bonificación por presentismo” pagaba $ 250. Los Kirchner se jactaban de cumplir a rajatabla con un calendario escolar de 180 días aunque los maestros tuvieran que ir a trabajar enfermos, y el descuento del presentismo rigiera aún en los casos de licencia por maternidad.

Cuando en 1991 decretó la emergencia económica que incautó los sueldos de diciembre y el aguinaldo y los rebajó en 15%, el Ejecutivo elevó a 14 puntos el aporte docente a la caja de jubilaciones dejando en 5,5 puntos la contribución patronal “por un error de tipeo” según el gobierno. El supuesto error permaneció vigente durante 15 años resintiendo seriamente el sistema previsional.

En 2007 los docentes y estatales salieron a la calle para reclamar por el blanqueo de sus salarios y un aumento que los acercara al costo de vida.

Al no existir negociaciones paritarias y como era su uso y costumbre el gobierno decidió otorgar un incremento de sueldos por decreto bajo la modalidad “suma fija no remunerativa” dejando expresamente sentado que “para los docentes no había nada”, molesto por la rebeldía de los maestros que no aceptaban los magros $50 pesos de aumento ofrecido.

La actitud del gobierno desató un conflicto que se tornó interminable y violento, hubo atentados contrala ADOSAC, fue incendiado intencionalmente el auto del sindicato, hubo represión policial, gendarmes cuidando el orden, discursos oficiales mentirosos y temerarios, procesamiento de docentes, y el violento incidente protagonizado por el funcionario K, Daniel Varizat quien con su camioneta 4×4 arrolló a una veintena de manifestantes.

Aquel año quedará signado en la historia de los conflictos sociales en Santa Cruz como el año en que los maestros y estatales le torcieron el brazo al kirchnerismo, en la provincia y en la nación. Lograron que el gobierno dejara sin efecto el adicional por presentismo y se restituyeran las paritarias después de 15 años de salarios por decreto.

De este modo la soberbia y la provocación del gobierno sufrieron una dura derrota, pero sus consecuencias aun persisten impactando negativamente en los pésimos índices de calidad educativa cuyo ránking encabeza Santa Cruz desde hace muchos años.

Por eso resulta preocupante que en lugar de atacar las causas profundas del deterioro de la educación, el gobernador Daniel Peralta haya asumido su segundo mandato con la advertencia de que “no tolerará prácticas coercitivas porque nadie se puede arrogar facultades por sobre la justicia y tener de rehén” al resto de la sociedad” , y en el mismo tono el nuevo Ministro de Educación Anibal Billoni haya prometido mas “ control del ausentismo, que es muy notorio”.

La lección de los errores cometidos durante veinte años de gobierno no dejó ninguna enseñanza en los funcionarios reciclados y sus conductas reincidentes. (Agencia OPI Santa Cruz)

2 comentarios - Algo más sobre el discurso de CFK