epespad

Amor en tiempos de Facebook

Amor en tiempos de Facebook


Si tuvieras que elegir un desconocido para salir, formar una familia o simplemente llevarte a la yacija, ¿a quién preferirías? ¿A alguien que sabes que bebe los vientos por ti, a otro que pasa olímpicamente o a un tercero del que no sabes nada? La sabiduría convencional apostaría con fuerza por la primera de las opciones pero parece ser que el misterioso desconocido se llevaría las de ganar…al menos entre las mujeres que participaron en un estudio-trampa sobre citas online en EEUU, que tampoco hay que generalizar.

Las chicas en cuestión eran alumnas de la Universidad de Virginia. Se les pidió participar en un estudio sobre citas a ciegas con otros alumnos de la universidad, aunque fueron engañadas como chinas: no existían tales alumnos, sino perfiles falsos de Facebook. Lo interesante del estudio es que a cada una de ellas se le informó sobre cómo cada uno de los 20 (falsos) participantes masculinos había valorado su atractivo físico.

Nada sorprendentemente, las mujeres tendieron a preferir a los hombres que las consideraban más atractivas que aquellos que las despacharon con un ni fu ni fa. Esto es lo que hubiera previsto la teoría psicológica clásica, aplicando el principio de reciprocidad: si yo te gusto, tú me gustas; si pasas de mí, yo paso el triple.

Sin embargo, y aquí reside el enigma a desvelar, la mayoría de las participantes prefirieron establecer una cita (lo sentimos, chicas: todo era una broma) con los alumnos que no se pronunciaron sobre ellas. De alguna manera parece que el hecho de tener que conquistar desde el principio a su potencial amante supusiera un estímulo para las mujeres, en lugar de caer en brazos de un tipo rendido de antemano a sus encantos.

En la era de Facebook y las relaciones por Internet este comportamiento aporta una información interesante para los hombres que participan en las redes de ligoteo. Puede que tus acciones coticen al alza en el Nasdaq del amor si en lugar de describirte en tu perfil con pelos y señales te limitas a un escueto “Hombre de una pieza, ávido de experiencias y repleto de saberes variados, busca mujer para lo que surja y para lo otro” (puedes escribir algo parecido para tu descripción: esta es la mía).

1 comentario - Amor en tiempos de Facebook

mariona23 +5
-abuelito, como conociste a la abuelita?
-pues veras chico, era una petarda del face que me mostró las tetas, como me puse muy cachondo decidí formar una familia con ella.
-y tu que la hiciste abuelito?
-le mostré la minga y se enamoró...

historias como estas son las que contaremos a nuestros nietos de 10 años y 80 kg mientras juegan a la videoconsola... ese es nuestro futuro...