epelpad

Todo sobre formatos multimedia 1º Parte



Información:

Un poco de luz
La cantidad, variedad e impronunciabilidad de los formatos de archivo multimedia, hace
necesario bien tener una memoria prodigiosa y una habilidad lingüística extraordinaria,
bien contar alguno de los artículos que hemos publicado en Computer Hoy al respecto.
Nuestra intención siempre es arrojar un poco de luz a ese oscuro mundo de los nombres
y tipos de fichero.
En la versión Premium que acompaña a este número tienes, en Pdf de alta calidad, tres
artículos completos ya publicados anteriormente, en los que explicamos, con todo detalle, las particularidades de los formatos de audio y vídeo digital.

Información siempre a mano
Los artículos incluidos en este CD fueron publicados en los números 252, 276 y 278 de la
revista y se titulaban, respectivamente, “Cómo modificar el tamaño y el formato de una
imagen”, “Formatos de audio digital” y “Formatos de vídeo digital”. A partir de ahora los
tendrás siempre a mano, juntos, para consultarlos rápidamente cuando los necesites.

La mejor selección
Con la versión Premium tendrás siempre contenidos exclusivos y, además, una selección de algunos de los mejores contenidos publicados, para que dispongas de ellos con
total facilidad.

Cambio de aspecto

Las imágenes digitales se pueden imprimir en papel o visualizar
en diferentes pantallas, y cada uso requiere un tamaño y un formato
específico. Si te lías con esto, nosotros aclaramos tus dudas.


En la informática actual se trabaja con imágenes digitales en muchas tareas.
Se pueden colgar en un álbum web o blog, imprimir en diversos soportes o almacenarlas en reproductores portátiles para verlas en su pantalla.Tener imágenes digitales es una ventaja frente a las fotografías clásicas, porque no se estropean con el tiempo. Pero, por otro lado, provocan muchos dolores de cabeza a quien quiere hacer algo con las imágenes digitales se pueden imprimir en papel o visualizar cambio de aspecto en ellas. Esto se debe a que no todas tienen el mismo tamaño ni formato y, por eso, no sirven para todo.
Si se quieren adecuar para ciertos usos, lo más correcto es modificar su tamaño o su formato, un proceso que requiere ciertos conocimentos sobre el tema.

¿Puedo convertir mis imágenes como quiera?
Como ya sabes, los cambios de resolución de las imágenes no se pueden hacer de cualquier forma, ya que existen límites para no perder calidad. Lo que hay que tener en cuenta es qué imagen se tiene y para qué se quiere convertir. En la siguiente tabla te mostramos qué se puede hacer con diferentes tipos de imágenes, según su origen. Distinguimos entre diferentes resoluciones de cámaras digitales, teléfonos móviles y, también, de las imágenes que se pueden descargar de las páginas web de Internet.

¿Qué debo saber para convertir una imagen?
Cuando vayas a cambiar el tamaño o el formato de una imagen, es conveniente que antes tengas en cuenta ciertos aspectos técnicos. Así sabrás hasta qué punto puedes llegar en las ampliaciones, qué formatos de imagen te conviene usar y qué herramientas puedes utilizar para hacerlo.
-Edición de imágenes
Si la foto que quieres cambiar de tamaño o formato requiere una edición previa, lo mejor es que, antes de nada, la pases a un formato de compresión sin pérdida. Una de las mejores opciones es Tiff, que permite mantener toda la calidad, independientemente de que rotes la imagen o le hagas otros retoques.
Una vez que hayas acabado de arreglar los fallos que pueda tener, si vas a guardarla en Jpg, ya puedes hacerlo. Si quieres cambiar su tamaño, tendrás que considerar otros factores importantes.

Equivalencias entre resoluciones y tamaños de impresión


Pérdidas de calidad por compresión excesiva
La compresión de las imágenes en formatos con pérdida de calidad, como por ejemplo Jpg, supone una desmejora en varios aspectos. Los que más se notan son los que afectan
a la definición, que se pueden apreciar claramente al ampliar la imagen. Al subir el nivel de compresión se puede llegar al punto en el que los píxeles se agrupan formando lo que se denomina “artefactos”.
Éstos son cuadros en los que los píxeles están mezclados, y que resultan visibles. Cuando esto ocurre se dice que la imagen está pixelada, y no se ve bien.
Otro inconveniente es la pérdida de color. Esto sucede porque el códec agrupa los puntos que tienen el mismo tono, de manera que no asigna un valor a cada píxel, sino a un conjunto de ellos. Cuando se aumenta la compresión se aprecia que faltan tonalidades. Para ilustrar esto, en la siguiente tabla te mostramos tres grados de compresión Jpg distintos.


Máxima calidad (impresión de fotos)
Cuando comprimes a la máxima calidad se reduce el espacio que ocupa la
imagen, sin que afecte visiblemente a ésta. Si quieres hacer una impresión
en gran formato, al estar en Jpg debes limitarte al tamaño máximo que
permiten la resolución y la densidad de píxeles originales, ya que la interpolación da peores resultados que con un códec sin pérdida.


Calidad media-baja (imágenes para web)
Para no saturar una web con una foto de más de 2 megapíxeles debes
comprimirla o bajar su resolución. Si la comprimes, te puedes ver obligado
a emplear un nivel medio-bajo de calidad. En este caso se nota que la calidad baja mucho. Aparecen artefactos y se pierde definición y color. Para evitarlo hay que combinar un cambio de resolución con la compresión.


Calidad baja (mínimo espacio)
Este ejemplo no es muy común, ya que siempre se intenta evitar este
grado de pérdida de calidad. De todas formas, se ve en las fotos tomadas
con muchos móviles (sobre todo de los primeros con cámara). Esas fotos
suelen salir así cuando las condiciones de iluminación no son buenas y el
sensor es de mala calidad. Dada la gran pérdida de calidad en definición y
colorido, esta configuración no es recomendable en ningún caso.


Si queréis 2º Parte hay que llegar a 1000puntos
Y si queréis Formato de vídeo digital y Formato de audio digital a 3500

0 comentarios - Todo sobre formatos multimedia 1º Parte