epelpad

Kylie es un amor y Madonna no.

Ya se puede escuchar 'Kiss me once', el regreso de la cantante australiana y un disco lleno de su habitual simpatía pese a que peque de convencional.







Australia es el mejor lugar del mundo. Cierto que sus gobernantes sometieron a la población aborigen a un genocidio y a un proceso de marginación ante la indiferencia (o aprobación) de la mayoría de sus ciudadanos. O que sus políticas anti-inmigración están teñidas de racismo. O que el clima y su fauna la convierten en una tierra ciertamente peligrosa. Pero los australianos suelen ser gente estupenda y jovial cuya frase favorita es "no hay de qué preocuparse". Por no hablar del abrumador potencial creativo-musical un país de poco más de 20 millones de habitantes. Sólo en un entorno así podría haber surgido una figura como Kylie Minogue.

Kylie es un amor. Frente a la 'estética de la maldad' encarnada en Madonna y su ambición-provocación (y continuada en cierta forma por Lady Gaga y, más recientemente, Miley Cyrus), la cantante australiana ha preferido jugar a la simpatía. A eso hay que unirle una imagen más 'enrollada' gracias a saber juntarse con gente interesante, como Nick Cave (con quien cantó 'Where the wild roses grow'), Michel Gondry (que le hizo el videoclip de 'Come into my world'), Leos Carax (para quien trabajó en su película 'Holy motors'), Michael Hutchence (de INXS, con el que mantuvo una relación seis años antes de su muerte) o Primal Scream (con los que compartió una famosa portada de la revista 'Select'). Pero tampoco hay que olvidar que acaba de trabajar con Enrique Iglesias... Para terminar el retrato, la historia de Kylie está marcada por el cáncer de mama que le diagnosticaron en 2005 y que superó poco después.

Todo esto se quedaría en un posicionamiento en busca de un nicho en el mercado de no ser por una serie de ventajas de Kylie respecto al resto de divas pop. Para empezar, su directo es el más potable de todas, al menos en el tramo de las 'veteranas' de 30 años en adelante. Y luego, por su capacidad para pasar del pop 'tardoochentero' y 'protonoventista' ('I should be so lucky', 'Confide in me' o aquella 'Better the devil you know' que cantó a comienzos de los 90 ante Aznar, Rajoy, Cascos y el resto de la cúpula del PP de la época) a la explosión como ídolo gay a raíz de una canción tan apabullante como 'Can't get you out of my head'.




link: http://www.youtube.com/watch?v=eHo2-qf30V4




Kiss me once', que se publica esta semana en Australia y que acaba de adelantar el diario británico 'The Guardian', es su duodécimo álbum de estudio y el primero en cuatro años, desde 'Aphrodite'. El lanzamiento en 2012 de 'Timebomb', un 'single' perfecto incluído como canción inédita en su recopilatorio de 25º aniversario musical, creó buenas expectativas para este nuevo trabajo. Sin embargo, el resultado, sin llegar a ser remotamente mediocre, se antoja demasiado convencional. La manía de las estrellas de entregarse a equipos de composición musical ha provocado que el pop se haya convertido en un juego de intercambio de productores del que 'Kiss me once' no es ajeno. Pharrell Williams, Sia, MNDR, Ariel Retchshaid, Mike del Río, MNEK, Cutfather... los nombres se amontonan en los créditos, dejando la sensación que éste podría ser un disco cualquiera de tantos que llegan a las listas de éxitos, por mucho que la 'simpatía' musical de Kylie flote como elemento aglutinador.






link: http://www.youtube.com/watch?v=fL6FaI-wJxs






Con 'Into the blue', primer sencillo y el corte que abre el álbum, me pasa que no me acaban de entrar las cuerdas y que hay partes que me recuerdan al 'Roar' de Katy Perry, aunque el estribillo es purita y pegajosa épica discotequera. En este sentido, 'Million miles' cumple también su función en la pista. Otra cosa es 'I was gonna cancel', el tema de Pharrell, juguetón pero curiosamente mucho menos 'pharrell' que el corte siguiente, 'Sexy love', que recuerda al maravilloso '#GETITRIGHT' que le hizo a Miley. 'Sexercixe' es un 'dubstep' que le queda a Kylie como a un cristo unas pistolas. 'If only' viene con un sample del 'Time after time' de Cindy Lauper y 'Les Sex' (con su barroca producción) y 'Feels so good' levantan el listón de lo bailable. Pero es en 'Kiss me once', la canción que da título al disco, donde se guardan las claves para entender el conjunto: un temazo ochentero, hecho por Sia, cuyo aire 'naive' muestra a una Kylie que mira más a la década en la que empezó que a las posibilidades de 'Timebomb'. Lástima que justo a continuación este 'Beautiful', un 'pastel' y un horror de 'autotunes' junto a Enrique Iglesias que hace que uno sienta vergüenza de haber compartido nacionalidad con él en vez de con ella.

2 comentarios - Kylie es un amor y Madonna no.

Tom_Hardy +3
Kylie Minogue, porque salio como Cammy en la bizarra peli de Street Fighter.
cantantes
chicuzo

link: http://www.youtube.com/watch?v=mYFbGddUCtc