epespad

Humano disecado expuesto: el negro de Banyoles

Qué tal taringueros? Hoy les traigo una historia bastante peculiar que quizás muchos de uds no conozcan, y se trata acerca de un hombre que estuvo expuesto disecado y todo cual pieza de caza durante casi 80 años en un remoto museo de España. Ésta es la historia:

El Negro de Banyoles


Humano disecado expuesto: el negro de Banyoles

En noviembre de 1991, a menos de un año de la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, Alfonso Arcelín, médico haitiano radicado en España y miembro del partido socialista de catalunya instó al Ayuntamiento de Banyoles a que retirara el hombre disecado de raza negra que se exponía en el Museo Darder de la ciudad del lago.

De no cumplirse su petición, amenazó con llamar a los países africanos para boicotear la localidad gerundense como la subsede de remo olímpico. Una indiscreción del propio ayuntamiento hizo que esa petición llegara a oídos de la prensa y estalló una polémica que duró años.


africa
El médico haitiano Alphonse Arcelín

Arcelín puso el grito en el cielo cuando supo de la existencia del cuerpo disecado exhibido en el museo Darder. No concebía que en una subsede olímpica, donde acudirían gentes de todos los países y de todas las razas, se exhibiera un ejemplar de raza humana. “Es denigrante y anticonstitucional”, se quejaba, dejando claro desde el principio que no era una cuestión política: “Yo soy negro y me siento insultado”.

colonialismo
Etnia bosquimana, de la cual se acepta que perteneció el famoso negro

Saltó entonces a la palestra el alcalde de Banyoles, Juan Solana, militante socialista igual que Arcelín, quien en un principio reconoció que era contrario a su exhibición. Solana se vió conminado a elaborar un informe técnico para responder al médico, dado que el Museo Darder, de titularidad pública, era gestionado por el ayuntamiento.

La ciudad se mostró dividida respecto al destino del hombre disecado, un individuo –se decía en las primeras noticias de prensa- “procedente de la tribu bechuana, que vive en las montañas del Kilimanjaro (Tanzania)”.

Los defensores de su exhibición argumentaban que el africano disecado respondía al concepto de museo de historia imperante en el siglo XIX, y que el asunto debía contemplarse desde esa perspectiva.

Racismo
Dr Darder. Fundador del museo de Banyolas y proveedor de las colecciones que éste contiene, entre ellas el bosquimano el cual compro en 1888.

Arcelín consideraba que no puede calificarse de cultural la exposición de un hombre “disecado como un animal”, salvo en la “doctrina nazi”. Enseguida comprobó que iba a ganarse muchos enemigos, como el conocido periodista barcelonés Ramón Barnils, que firmaba un artículo denigratorio contra su persona en el semanario Presència, publicado sólo un mes después de iniciarse la polémica.

Desde que inició su campaña, Arcelín recibió muchos insultos y algunas amenazas. Pero no le faltaban argumentos para rebatir las falacias y la demagogia de los contrarios a la retirada del negro de la vitrina. Decía el médico que profanaron la tumba del bechuana con nocturnidad y alevosía. "Lo cual ya me parece un crimen injustificable. Ningún hombre blanco hubiera sido expuesto de la misma manera”.

taxidermia
Catálogo del museo donde se ve al bechuana con lujosa descripción siendo ésta la más atractiva "pieza" del museo.

También negaba, rotundo, que la exposición pudiera escudarse bajo pretextos cientifistas, matizando que el guerrero bosquimano fue disecado con técnicas de taxidermista. “No es una momificación como algunos quieren hacer creer, está expuesto como un trofeo de caza, como un ejemplar, como si fuera un zorro plateado y no un ser humano”.

Expuesto al público desde 1916, el bechuana disecado fue llevado a Banyoles por el biólogo Francesc Darder, quien lo compró en la Exposición Universal de Barcelona en 1888.
Según el punto de vista que se adopte, Darder se aproxima más a un Pasteur o a un Frankestein. Como el primero, muestra una faceta de científico empírico y emprendedor, preocupado por el bien de la Humanidad. Como el segundo, quiso ir más allá de lo aceptado y evidenció, desde una perspectiva contemporánea, un discutible gusto por lo extraño.

En esta relación cotidiana de Darder con la muerte ¿Hay que ver sólo un rasgo profesional, o intuir detrás algo más profundo e inquietante? Su familia se sentía dolida porque, decía, se había popularizado una visión “simplista” del caso, y enseguida se popularizó el apelativo de doctor Dardenstein.
negro
El museo tuvo otro reciente incidente en el cual la supuesta momia egipcia que exhibían no era tal y apenas cuenta con 200 años para nuestros tiempos.

La biografía del discutido naturalista arroja datos fascinantes y menos esotéricos, como el de que se llevaba leones a casa o que condujo al elefante Avi a Barcelona caminando desde Génova, porque no se lo quisieron admitir en el tren.
Se dice de Darder que, en su etapa como director del zoológico barcelonés, los animales del parque le reconocían y se alborotaban con su llegada, metiéndose incluso en las jaulas de los felinos.
Francisco de Asís Darder, hijo de veterinario, nació el 2 de octubre de 1851. Realizó los mismos estudios que su padre y también taxidermia, añadiendo al negocio familiar un comercio de animales disecados que suministraba a instituciones educativas.

Además de destacado naturalista, tuvo tiempo para viajar, enseñar Zoología, fundar el Parque Zoológico y el Museo Zootécnico de Barcelona –fue pionero en esta materia-, crear sendos gabinetes de Ictiología en Barcelona y Banyoles, dirigir revistas de Ciencias Naturales y escribir monografías como Hidrofobia (1876) o Cría industrial de la trucha (1913). También se dedicó a actividades como la repoblación piscícola de ríos o la pedagogía del esquile de ocas.
Pero no se sabe bien porqué se puso a coleccionar cosas como cráneos deformados, cuellos uterinos con manifestaciones patológicas o mascarillas de cera de personas carcomidas por la sífilis.

Darder se hubiera quedado estupefacto de ver todo el trastorno que causarían a finales del siglo XX los restos disecados del bosquimano del Africa Austral. Al fin y al cabo, lo único que hizo fue comprarle estos restos a un comerciante de curiosidades africanas francés y ponerlos en el museo como se hacía en esa época, en todas las grandes capitales del mundo, con todo tipo de momias y órganos humanos con malformaciones. Darder y sus contemporáneos creían honestamente que eso era esclarecedor y, por lo tanto, científico. Para ellos, no había relación entre el respeto a la dignidad humana y aquellas momias y órganos que no tenían otra entidad que la de ejemplos de la caprichosa variedad de la naturaleza.

bosquimano
Jules Verreaux, renombrado taxidermista junto con su hermano Edouard, con quien hacia 1830 profanaron la tumba de un reciente fallecido indígena africano al cual posteriormente disecaron y años después terminaría en posesión de Francesc Darder.

Según confesó el propio Darder, el individuo que consiguió el cuerpo del africano se llamaba Édouard Verreaux, quien robó de su tumba el cadáver del bechuano la misma noche de su entierro, lo llevó a Ciudad de El Cabo (Sudádrica), lo disecó y lo remitió a París. Erudito en aves, Édouard Verreaux representó una suerte de Indiana Jones de la taxidermia. Nacido en París en 1810, era hijo de un comerciante de objetos relacionados con la Ciencia Natural. Inducido al estudio de la Naturaleza por el ambiente familiar, en 1829 se embarcó para el Cabo de Buena Esperanza.

Allí le reclamaba su hermano Jules para que le ayudara a crear un centro científico destinado a surtir el establecimiento familiar de París.

Los Verreaux se ganaban a los nativos con bisuterías y alcohol barato, y gracias a su coraje y habilidad, en situaciones entre la vida y la muerte, reunieron en poco tiempo gran cantidad de objetos de los tres reinos animales.
En uno de sus viajes se hicieron con el cuerpo del bechuano.

crisis internacional
"Él correo árabe" obra de Jules Verreaux y considerada de las mejores piezas jamás hechas en la taxidermia.

No se sabía su lugar de nacimiento y muerte. Pudo haber sido un tipo importante, ya que fue sepultado y embalsamado. Un estudio realizado en 1993 concluyó que el bosquimano falleció a los 27 años “víctima de una enfermedad pulmonar crónica”.

En 1831, los especímenes recogidos por los Verreaux fueron expuestos en París, en las galerías del barón Delessert, causando gran impresión en el mundo científico. Pero entre ellos no estaba el africano disecado. ¿Lo escondían por considerar que no era exhibible? Lo cierto es que del periodo entre la probable obtención del cuerpo del guerrero en 1830 y su aparición pública en 1888, en la colección del biólogo catalán Darder, no se sabe nada a ciencia cierta.

Poco después, en 1992, año de las olimíadas de Barcelona mediante una reunión entre el cónsul general de Nigeria y diversos diplomáticos africanos y españoles mediante la presión mediática de Arselín se pidió retirar al Negro de exposición al menos durante el evento olímpico arguyendo que de paso se lo restaurase, aunque dicha propuesta fue desoída por Joan Solana, alcalde de Banyoles. Irónicamente, dada la repercusión del caso a nivel mundial durante el abundante turismo que hubo durante las olimpíadas las visitas al Museo Darder incrementaron considerablemente debido a que todo el mundo quería ver a aquel hombre expuesto como si un animal fuese.

banyoles
Alcalde Joan Solana.

Y también, el pueblo de Banyoles se levantó "en armas" ante la posibilidad de que el negro pudiese irse, a lo que aparecieron productos con la imagen del guerrero bechuana y se acuñaron frases como Banyoles te quiere, quédate. Llegaron a convocarse manifestaciones a favor de la exhibición pública del bechuana. El merchandising iba a funcionar bien en los próximos años con camisetas, pins, postales y hasta productos de confitería. El ayuntamiento también se defendía con el argumento de que ése no era un caso exclusivo de la ciudad del lago. Pero ninguno de los ejemplos de museos europeos expuestos por el alcalde era comparable a la exhibición de un ser humano disecado por el proceso de taxidermia, usado por lo general para la conservación de animales.

Desde el ámbito de la política, el delegado del Departament de Cultura de la Generalitat en Girona, Joan Domènec, partidario aparentemente de la repatriación, con ironía recomendaba a las autoridades políticas que se preocuparan más de los negros vivos que de los muertos.

En este sentido también se manifestaba el periodista Antonio Galeote, en octubre de 2000, y enumeraba casos de racismo en la sociedad del momento:

arcelin
Inmigrantes africanos tratando de ingresar a España ilegalmente.

- Incendio en Banyoles, en el verano del 99, de la vivienda de una familia de inmigrantes de Gambia, que provocó varios heridos.
- Por las mismas fechas, el intento de quema de una mezquita en la ciudad de Girona.
- El brote racista contra los inmigrantes marroquís en el barrio de Ca n’Anglada de Terrassa.
- Incidentes graves contra magrebíes temporeros en comarcas de Lleida.
- El caso abyecto de la muerte de un joven magrebí, casado con una española, asesinado fríamente y sin motivo de un tiro en la cabeza cuando andaba tranquilamente por la calle Aribau de Barcelona.

Para sentenciar luego, respecto al negro de Banyoles, que “esta sociedad tal vez haría mejor en ocuparse de los africanos vivos en vez de dedicarse a repatriar momias en pleno papanatismo de lo políticamente correcto”.

Tenemos que llegar a octubre de 1996 para que el Gobierno de Jose María Aznar presione al Departament de Cultura de la Generalitat y éste intervenga en la polémica con el fin de retirar al indígena de la vitrina.
Petición que no fue voluntad propia del Gobierno, sino más bien forzada, entre otros, por el Gobierno de Senegal, que anunció la posibilidad de presentar el caso ante la Organización para la Unidad Africana (OUA) y, posteriormente, ante las Naciones Unidas.

El litigio iba camino de convertirse en un serio conflicto diplomático. La polémica sobre la exhibición del indígena podía comportar a España problemas con países considerados amigos. Finalmente, el Gobierno del Senegal se decidió encabezar una condena en el Congreso de la OUA. El paso siguiente sería llevar el caso a la ONU, donde su nuevo secretario, Kofi Annan, ya se había pronunciado, en una carta enviada al propio Arcelín en 1993, en contra de la exhibición del africano disecado, calificando la misma como “repugnante”.

Humano disecado expuesto: el negro de Banyoles
Kofi Anan, secretario general de la ONU hacia fines de los 90 y gran opositor con respecto a la exhibición del bosquimano.


Finalmente el caso es llevado ante la UNESCO donde en 1997 el secretario general Federico Mayor Zaragoza desestima los argumentos del negro con relación a que tenga valor patrimonial y/o naturalista, a lo que se ordena la retirada del cuerpo de exposición.


El 3 de octubre de 2000, 3 años después de querellas judiciales y con el negro en el depósito del museo de Madrir , sus restos disecados fueron desarmados del montaje y rescatados los pocos huesos incluyendo el cráneo que contenía el disecado cuerpo para así darle un entierro más digno. Su piel sin embargo fue desechada. Terminado este proceso partió en una caja especial con dirección a Johanesburgo, y de ahí en un vuelo privado al límite sur del desierto del Kalahari, a la ciudad de Gaborone, capital de Botswana, país que lo recibiría en nombre de las naciones africanas.

Las autoridades de este país pidieron a los medios de comunicación que se hablara del “negro” o del “hombre africano”, ya que tenían serias dudas de que realmente perteneciera a la etnia de los bosquimanos. Las últimas teorías señalan que, probablemente, pertenecía a la tribu dominante en Botsuana, los Tsuana, y que nació en un territorio que hoy se encontraría fuera de los límites territoriales de esta república de poco más de millón y medio de habitantes, aunque de superficie superior a la española. Las autoridades botsuanas zanjaron el asunto señalando que, en cualquier caso, el homenaje que se iba a dar a “El Negro” debía servir como símbolo de reivindicación y respeto a una raza. Había que reparar el trato indigno dado por Occidente al cuerpo disecado.

africa
Cráneo del guerrero bechuana

Una representación del gobierno botsuanés, encabezada por el ministro de Asuntos exteriores, Mompati Merafhe, junto a representantes de la OUA, esperaron la llegada del cuerpo al aeropuerto. A las 12,45 horas del 4 de octubre de 2000, el hijo de África regresaba a casa.

El guerrero bosquimano, recibido con los honores de un héroe, reposaría por fin tras una odisea de casi 200 años. El sarcófago fue cubierto con una bandera de Botswana en cuanto tocó tierra. Se realizaron plegarias mientras avanzaba el pelotón funerario, en procesión hasta el Centro Cívico de Gaborone, donde se congregó una gran multitud.

Algunos de los miles de ciudadanos que pasaron por la capilla ardiente se mostraban indignados, dado que la momia del guerrero llegó con el aspecto de un esqueleto sin piel. Al parecer, fue despojado -¿deliberadamente?- de los elementos artificiales empleados durante su disecación.

colonialismo

Un grupo de estudiantes de la Universidad de Botsuana lucía arcos y flechas como símbolo de africanidad. En una de sus pancartas se leía “¿No ha pasado demasiado tiempo?”.

Al día siguiente, todo estaba preparado en la verde pradera del parque público Tsholofelo, que significa “esperanza”, donde el bechuana recibiría sepultura. La sociedad civil acudió con sus mejores galas, entre ellos, Bárbara Mogae, esposa del presidente botsuanés.

Bajo un aplastante sol y un solemne protocolo, el orgullo de la raza africana se hizo notar en los discursos. El ministro de Exteriores insistió en que El Negro “representa a todos los hombres de África”, y subrayó la “indignación” que para el pueblo africano suponen casos como éste. Merafhe dió las gracias a Alphonse Arcelín por “haber obligado a una sociedad a hacer lo correcto”.

Racismo
Versos de Arcelín dedicados al negro.

Por su parte, el embajador español en Namibia, Eduardo Garrigues, recordó en su discurso que el cuerpo no fue robado por ciudadanos españoles, sino que fueron dos taxidermistas franceses, los hermanos Verreaux, quienes lo disecaron en 1830 para enviarlo a Europa. Recalcó también que en varios museos de Occidente se conservan restos humanos semejantes a los exhibidos en Banyoles.

En una intervención muy aplaudida por los asistentes, el vicesecretario general de la OUA, el mozambiqueño Daniel Antonio, calificó de “indignidad insultante para los africanos” la exposición por décadas del guerrero africano y dijo tener una opinión personal sobre las reticencias mostradas en un principio a la entrega de los restos.
“¿Porqué las autoridades de Banyoles no querían devolver a África lo que le pertenece?”, preguntó. “Desde mi punto de vista, porque El Negro se había convertido en un reclamo turístico para esa ciudad”.

Por último, sacerdotes de diferentes creencias oficiaron el funeral religioso. Cánticos en lengua tsuana y lectura de pasajes de la Biblia. “Que el negro descanse en paz, que el negro descanse en paz”, recitaban. El féretro bajó lentamente hasta su fosa, al ritmo de una marcha funeraria a toque de corneta, y autoridades y religiosos lanzaban sobre el féretro puñados de la tierra que vio nacer al guerrero. Sobre el sepulcro, convertido en monumento nacional, se lee en una lápida conmemorativa: “El Negro. Hijo de África. Muerto en 1830. Llevado a Europa y devuelto a suelo africano en octubre de 2.000”. Con una mención especial a Alphonse Arcelín.

taxidermia
Durante el tiempo que estuvo expuesto en el museo Darder, el único mantenimiento que recibía era una mano de betún al año para conservar el brillo y color de la piel.

Un año después, las repercusiones del largo proceso contra la exhibición del negro de Banyoles llegaban hasta la conferencia de Durban, donde se presentó este caso como un “acto extremo de racismo”. Expertos africanos, como Ki-Zerbo, declaraban que “la trata esclavista desnaturalizó la imagen del negro hasta el punto de que filósofos como Voltaire llegaron a justificarla. Al final, se llega a casos obscenos como ese de España, que uno sólo imaginaría que pasan en países salvajes.(...) No se explica cómo los españoles no se rebelaron ante un hecho como ese”.

Arcelín, por otra parte, tuvo su sueldo como funcionario del PSC embargado durante 4 meses debido a que la justicia española dictaminó que debería hacerse cargo de la suma de 16,7 millones de pesetas en suma por todos los procesos judiciales tanto nacionales como internacionales que encaró. Arcelín se declaró insolvente y al poco declaró “Es muy injusto ser castigado por defender los derechos humanos”
Murió en 2009 a los 73 años


negro

Eso es todo. Espero hayan disfrutado de este humilde aporte y de paso aprendido algo

Saludos!!

Comentarios Destacados

LucaArg +15
bosquimano QUE MIRAS? LA RE DISECADA CONCHA DE TU MADRE
Melaz4 -5
JAJAJAJAJAAJAJAAJAJA EPIC COMENT

12 comentarios - Humano disecado expuesto: el negro de Banyoles

Maquinamusical -2
Ese Arcelin era un terrible pelotudo.. que enfermos por dios.
celta40 +2
Si Arcelin hacia eso en su pais(Haiti) , aparecia con 10 corchasos en la cabeza , en africa mueren de a miles todos los dias por gobiernos dictatoriales, sin escrupulos que los desplazan de las selvas Los imperios robaron ,es verdad , tesoros arqueologicos en todos los tiempos , pero estan y se pueden ver , en cualquir momento ponen un caño estos salvajes en el museo del cairo y se pierde milenios de historia
will8910 +1
Es cierto. Justamente si leíste el post habrás visto el cuestionamiento de un político español del momento donde decía que había que preocuparse mas por los negros vivos que por los muertos. Igualmente estoy de acuerdo con la cruzada de Arcelín pero lamentablemente se lo ha olvidado. Incluso en la misma Botswana.

Gracias por pasar y comentar
claudio6660666 +2
Muy buen trabajo ,van +10 y gracias por compartir
will8910
Gracias por pasar
asdfghjkas +2
Me sorprende lo bien que se conservo ese especimen.
will8910
Tiene algunos detalles como que le falten los pezones, pero en gral está bastante proporcionado (en especial la cabeza y rostro) Como curiosidad todos los años le pasaban una mano de betún para mantenerlo.
FERVANET +2
Buen post. Haré la danza del tufo en su honor.
arcelin
jegagoni +1
bueno loco +10 y reco
Pinheyros
buen post, menos mal que lo vi, casi hago un post sobre este mismo tema