epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Javier Bazterrica, el Mandril.

Les voy a contar algunas cosas sobre el personaje nefasto de moda, Javier Bazterrica. a este pibe lo conocia en el secundario.

Yo vivo en Asia hace varios años ya, por eso no he estado al tanto de muchas cosas que han estado ocurriendo en Argentina.
Sin embargo recientemente un amigo mio que conozco desde el secundario me contó que había un personaje infame que estaba de moda estos días.

Este personaje, un supuesto Gigolo que había engañado y estafado a varias mujeres, era nada menos que Javier Bazterrica. Aquél que había ido al mismo secundario y la misma clase que mi amigo y yo. El mismo Javier Bazterrica cuyo apodo era “el mandril”, por lo feo y bruto que era (tambien le deciamos “shakma”, por una pelicula de un mandril asesino de los 90's).




El colegio al que íbamos era Colegio Mitre, en Recoleta. Un secundario privado solo para varones. Este colegio lamentablemente ya no existe más, habiendo sido la nuestra la ultima camada.

Cuando me enteré de esto, hice una búsqueda en Google con su nombre y me sorprendí con la cantidad de fotos y notas que resultaron.

El hecho que este tipo haya terminado siendo un estafador y un mentiroso no me resultó para una sorpresa, debido a que en sus días de secundaria ya era esas cosas.
Lo que si nos sorprendió a todos los que ya lo conocíamos, es el hecho que haya logrado “seducir” a muchas mujeres como parte de su modus operandi de estafador.

El mandril siempre fue muy desagradable tanto para los oídos como para la vista, sin embargo su sistema de seducir mujeres está basado en mentir sobre absolutamente todo. Algo que él ya hacia desde siempre. Evidentemente encontró un uso para su pasión por mentir, o más bien para su patología de mitomano.

En realidad ya en el secundario todos pensábamos que este muchacho tenia un problema patológico. Personalmente estaba convencido de que sufría de Mitomanía, es decir, Javier era un mentiroso compulsivo. Cada vez que abría la boca, decía mentiras de las mas absurdas.

Recuerdo claramente que uno de sus cuentos era que su padre era amigo intimo de Michael Jackson y que su familia tenia una mansión en Beverly Hills.
Es difícil detallar de forma resumida como mentía este personaje. No eran mentiras típicas de un adolescente en forma de broma, para él, todo era muy en serio.
Además de decir que venia de una familia de multimillonarios, también decía ser experto en artes marciales.
Una vez lo vimos en la calle vestido con un uniforme de Karate, este estaba lleno de parches ridículos. Se venia como uno de los nenes de las películas de “pequeños ninjas”.
El hecho era que el mandril nunca había practicado ningún arte marcial. Era otro de sus cuentos tontos para dar la imagen de ser un tipo rudo. Lo gracioso es que se tomó la molestia de comprar un uniforme de Karate y llenarlo de parches.

Cómo anécdota además puedo contar que en el secundario Javier varias veces trató de hacerse el matón conmigo (yo mido solo 166cm y el mandril me llevaba un par de cabezas de altura). En un colegio solo de varones era común que hubiesen peleas y fricciones.
Un día me cansé de su actitud de rudo y le dí un puñetazo en la mandíbula. El mandril cayó como una bolsa de papas y se quedó en el suelo agarrándose la cara en horror y sorpresa. Sin levantarse se puso a gritar que yo estaba loco, muy gracioso considerando que cuando él pensaba que yo no iba a reaccionar, el se hacía el matón. Evidentemente sin su uniforme de power rangers el no podía recordar sus supuestas habilidades de artista marcial.
Después de ese día nunca más hizo pretensiones de ser un tipo rudo en la escuela.

No soy una persona agresiva ni me gusta pelearme con nadie, sin embargo ahora pienso que debería haberle golpeado más fuerte. Aunque seguramente no fui ni el primero ni el ultimo en darle un golpe. Por su manera de vivir ciertamente recibirá varias palizas merecidas.

Hablando específicamente de sus cualidades de “seductor” en esas épocas, no era ningún gigolo ni un galán. Lo más cómico es que de hecho era un tipo muy torpe y desagradable, con un estilo muy “grasa”. Hacia lo mismo que hace ahora, recurría a mentiras para lograr un mínimo de atención del sexo opuesto. La diferencia es que hoy en día evidentemente, él ha desarrollado y refinado su habilidad de mentiroso llegando a un nivel más eficiente.

Recuerdo con mucha claridad que había una chica que a él le gustaba, y él le decía a ella que su madre tenia cáncer terminal, una mentira muy morbosa. Esto lo hacia para que ella le de atención, basada en lástima.
En una de las entrevistas que vi por Internet, el mandril dice que su madre vive en España. Esto es más que probable, otra mentira más.

Este personaje siempre fue torpe, desagradable y ridículo. Sin estilo ni educación. Pero lo que si tenia, era una cara dura de clase mundial. Él hacia el ridículo en clubes o en grupos con sus historias absurdas o bailando con linternas a música electrónica tratando de verse “cool” y a pesar de siempre verse ridículo, el nunca tuvo vergüenza.
Podría decirse que eso era su única virtud.
Evidentemente esa característica le ha ayudado en su carrera de delincuente y ahora esa falta de vergüenza y moral le está ayudando a convertirse en una pseudo celebridad.

Es normal que cuando uno pasa por la adolescencia, cometa errores, haga algunos actos de los que luego se arrepienta, y deba aprender de tales situaciones.
Lo normal es que con el tiempo uno madure y se de cuenta de los errores y travesuras de la juventud.Lo normal es que con el tiempo uno mejore y se haga mas sabio.
Pero no es el caso de “el mandril”, este personaje en vez de madurar, empeoró en todo sentido. Terminó ganándose la vida a costa de otros, aprovechándose de la ingenuidad e inocencia de quienes confiaron en él.

Lo mas lamentable es que se celebre a este tipo de personaje. Tener carisma o ser seductor no tiene nada de malo, pero ser un ladrón, estafador y mala persona si. Esperemos que le caiga el peso de la ley y luego sea olvidado por las masas, un personaje así no debería ser recordado.

1 comentario - Javier Bazterrica, el Mandril.