epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

The Walking Dead 6. Análisis del capítulo 3

The Walking Dead 6. Análisis del capítulo 3



serie







rick



















THE WALKING DEAD 6. ANÁLISIS DEL EPISODIO 3



link: https://www.youtube.com/watch?v=YQ-XhYMzAuk



*Si quieren bajarlo 720p, tengo link por mp


Despedidas inesperadas


PARTE SIN SPOILER

Antes de que empezara la nueva temporada de The Walking Dead resultaba difícil imaginar que pasaríamos por todo lo que hemos visto en tan sólo tres capítulos. En apenas tres semanas, nuestros protagonistas han pasado por tantas amenazas como en toda una temporada. Buena culpa de ello la tiene la planificación de Mazzara y Kirkman, que cada vez ven más claro que la estructura de la serie no da para más y se han puesto manos a la obra para poner, nunca mejor dicho, la carne en el asador.

Y nosotros, fieles telespectadores no podemos sino quitarnos el sombrero, dar las gracias, y aplaudir la decisión, que lleva tres semanas dejándonos sin aliento, con el corazón en un puño y temiendo, ahora sí, por la vida de todos aquellos que damos por sentado que estarán ahí, episodio tras episodio, repartiendo diestros machezatos o certeros tiros en la sesera de los putrefactos caminantes. Precisamente de eso va este episodio, de dar las gracias y de temer por nuestros personajes favoritos. Si no has visto la entrega de esta semana no te podemos contar más. Lo que viene a continuación ya entra dentro de nuestro territorio spoiler.


gleen


PARTE CON SPOILER

Thank you es todo lo que esperamos de un episodio de The Walking Dead: amenazas de enormes hordas de zombies, personajes en peligro, encerrados y sin vía de escape, y escenas dramáticas en las que vemos no sólo quiénes son mientras no huyen, corren o matan, sino también la pasta de la que está hecho cada uno cuando fallan todas las líneas de defensa, cuando parece que no hay escapatoria y hay que decidir si cae uno o si morimos todos. Ya en el prólogo nos vamos haciendo una idea de por dónde van a ir los tiros. Glenn pelea con las ramas del bosque mientras se apresura a toda velocidad hacia Alexandria, a esa infernal bocina que lleva tres episodios trayendo de cabeza al grupo. Le siguen Rick, Michonne, y el grupo de intrépidos e inexpertos voluntarios de la ciudad. Se enfrentan a una horda desperdigada que va a poner a prueba no sólo a los débiles, irremediable carne de cañón, sino también a aquellos que deberán aprender a tomar la difícil decisión de dejar a los compañeros atrás cuando sea inevitable.

Ésta lección es la que inunda los más de 40 minutos de este episodio, una que todo el mundo, en sus diferentes situaciones, va a aprender. El primero de ellos es Heath, que tras escuchar los consejos de Rick a los suyos de olvidar a los alexandrinos si no dan la talla, se enfrenta a Michonne, defendiendo a capa y espada (o pistola y cuchillo, en este caso) las normas de la ciudad: no se queda nadie atrás (ojalá Aiden y Nicholas hubieran aprendido de él). Michonne, que en este caso difiere, con matices, de la opinión de Rick, deberá ver, junto a Heath, cómo todos los heridos a su cargo van cayendo fruto de las cruentas emboscadas de las hordas zombi, lo que ayudará a que ambos se den cuenta de que Rick, una vez más, estaba en lo cierto. Uno de aquellos que termina siendo primer plato de unos salvajemente hambrientos caminantes es aquél que, aún mordido en la espalda, continúa el camino, protegiendo a los suyos, aún sabiendo que su final está cerca. Él demuestra lo que pueden llegar a ser los habitantes de Alexandría con un poco de adiestramiento. Gente fuerte, con valor, con tal de proteger a aquellos que quiere.




temporada 6 the walking dead


Otro de los que tiene fe en las gentes de la ciudad es Glenn, que a pesar de ver lo peor de Nicholas aún confía en que se convierta en un elemento realmente útil para la comunidad. Cuando llegan al pequeño pueblo en el que son cercados, el marido de Maggie da apoyo al alexandrino, a pesar de que este da más de una muestra de estar a punto de sufrir un ataque de pánico. Ataque que a la larga dará con los huesos de Glenn, con una alta probabilidad de que sea permanente, en el suelo. El momento sin duda más impactante de todo el episodio, de la temporada, y posiblemente uno de los más inesperados de la serie. Nicholas, sobrepasado ante lo que se le viene encima, sin salida posible de las amarillentas dentaduras zombi, decide volarse la tapa de los sesos. Su cadáver inerte empuja a Glenn al suelo, donde una enorme masa de garras, dientes y colgajos de carne se abalanza sobre él, mientras presencia, impotente, cómo se dan un festín con sus tripas. Llegados a este punto podemos hacer dos cosas: pensar que las vísceras son del cobarde Nicholas, o prepararnos para lo peor y ser conscientes de que realmente hemos visto los intestinos de Glenn. Si es la primera opción, el veterano aliado de Rick ha visto más cerca que nadie la barbarie zombi, una visión que, como mínimo, le ha causado un trauma irreparable. Si es la segunda, el único que ha aguantado los 83 capítulos de la serie, junto a Rick y Carl, se nos va, y lo hace con un final que no le hace justicia. Fruto de un error, de confiar en quien no lo merecía, y sin hacer gala de la cualidad por la que era uno de los favoritos de la audiencia: sacarse una vía de escape de la chistera, cuando todo estaba perdido, como la anguila más escurridiza de lo que queda de Tierra. Yo aún espero que dé la sorpresa y se marque un último truco de prestidigitación.

Por último tenemos a Rick, Daryl, Sasha y Abraham, que continúan con la misión de alejar la horda de la ciudad. El sheriff va, sólo ante el peligro, a recuperar la caravana con la que volver a encauzar a los zombis lejos de la ciudad. Kilómetro a kilómetro, Rick hará gala de su vena implacable, ejecutando a cuanto caminante se cruce a su paso. En uno de estos rifirrafes se herirá la mano, posible preludio de su inclusión al selecto grupo que lideran James Garfio o Jaimie Lannister. Una vez en la caravana sufrirá las consecuencias de la imprudencia de Morgan, cuando el Wolve armado que escapó de Alexandria vacíe el cargador sobre él. Pero Rick es mucho Rick, y cuando contraataque, no sólo él, sino también sus 4 acompañantes, serán pasto de las bestias de la zona. Por su parte, Daryl sigue demostrando que cada vez está más lejos de acatar las órdenes de su líder, y empezará a ir por su cuenta. Todo lo contrario que Sasha y Abraham, que después de superar sus dudas personales, siguen con el plan a rajatabla.



The Walking Dead 6. Análisis del capítulo 3



En definitiva estamos ante un episodio intenso, dramático, con altibajos de ritmo, pero que ahonda en el aprendizaje forzoso que Rick, que está dispuesto a dejar la defensa de la ciudad (y de su familia) en manos del retén de Alexandria, está llevando a cabo. La lección de Rick parece aprendida incluso por él mismo, que rodeado en la caravana por decenas de zombis se debate entre pedir ayuda o predicar con el ejemplo. Si te quedas atrás, o mueres o te buscas la vida. Una lección que esperemos no se haya cobrado la vida de Glenn, al menos no de esta forma, pero que promete muchos más minutos de tensión, frenéticos y sin respiro como los que hemos disfrutado esta semana. La que viene hacemos una pausa para ver el camino de Morgan hasta reencontrarse con Rick. Nos hace falta el descanso, porque nos hemos quedado sin aliento.


























serie

Entra tambien a otros post míos:

1 comentario - The Walking Dead 6. Análisis del capítulo 3