epespad

Niños que han sido críados por animales

Niños que han sido críados por animales


Negligencia de los padres, por casos fortuitos y/o aun desconocidos han sido motivos por los cuales un niño en completo abandono ha sido acogido por algén animal bajo su cuidado. En el cine se han hecho films como Tarzán y El Libro de la Selva, pero se tienen registros de casos verídicos entre los cuales hay muchos de origen reciente que si bien no están muy documentados debido a que se protegen los datos de los menores involucrados han dado mucho de que hablar.

En este post les traigo algunos casos que he recopilado através de la web de los casos mas impactantes y conmovedores de todos.

#1 John Ssabunnya, el niño mono:

Animales


Este caso de Uganda, John SSabunnya cuando niño su madre fue asesinada en una riña conyugal, huyó a la selva y durante 10 añs convivió con un grupo de monos vervet. La BBC creó un documento del caso mas reciente de un niño feral bajo el nombre "La prueba viviente: El niño que vivió con los monos" que narra los acontecimientos del periodo en el que John convivió con su inusual "familia". A sus quince añs fue encontrado y llevado a una aldea por Mammy Sebba una vecina de Kabonge, la aldea natal de John.

De las palabras del mismo John narra:

"Mis padres se peleaban constantemente y él la mató. Por eso me fui a la jungla. Creí que papá me pegaría o me mataría luego a mí. En la selva estuve solo hasta que vi a los monos. Se me acercaron y me dieron bananas. Comí lo mismo que ellos, pero no había agua".

"Al principio no podía correr como los monos, pero luego ya sí".

"Jugábamos todo el tiempo"

salvajes


#2 Maria Isabel Quaresma Dos Santos, la niña gallina:

La “niña pollo” de Portugal, como se dio a conocer en los medios, se llama Maria Isabel Quaresma Dos Santos fue encontrada en enero de 1980 cuando tenía 9 años de edad. La encontraron encerrada en un gallinero, en Tábua (Distrito de Coimbra), Portugal.

Maria Isabel nació el 6 de Julio de 1970, al año de nacer, su madre, Idalina Quaresma do Santos la encerró en un gallinero de la finca, donde pasaría prácticamente toda su infancia. La madre tenía graves deficiencias mentales y consideraba que M.Isabel no formaba parte de la familia. Los tres hermanos mayores de M.Isabel no corrieron la misma suerte y vivieron una infancia relativamente normal, acudiendo a la escuela y con las relaciones típicas con el resto de niños de la comunidad.

Maria Joâo de Oliveira Bichâo, que trabajaba como radióloga en el hospital de Torres Vedras, decidió tomar cartas en el asunto y a través de unas religiosas y de los servicios sociales. Lo que encontró esta mujer fue una niña totalmente salvaje que manifestaba claramente las mismas reacciones que las gallinas. Caminaba como ellas y movía continuamente sus brazos como si fuesen las alas, tenía las manos llenas de callos pues jamás había caminado erguida, durante años, se había alimentado con la misma comida que las gallinas lo que le había producido graves problemas de crecimiento. Pese a tener casi diez años, su edad cerebral se había estancado a los dos, no sabía hablar y tan solo emitía cacareos. No tenía absolutamente ninguna educación higiénica y intercalaba en su carácter estallidos de cólera con episodios de reclusión interior, sin prestar el más mínimo interés a los estímulos exteriores.

Las terapias no han tenido mucho éxito, su edad mental continua estancada en los dos años y pese a que ha aprendido a caminar y a mostrar algunas reacciones como amor o miedo, la década de convivencia con las gallinas han mermado tanto sus capacidades físicas y mentales que ya no tienen solución.

feral


#3 Amala y Kamala las niñas lobo:

crados


Su historia empezó en 1920 en la India y cuando un predicador fue alertado por un hombre asustado el cual le dijo que había visto un fantasma en el bosque. Cuando fue allí encontró a dos niñas en la madriguera de un lobo a las cuales defendió como si fueran sus hijas. Kamala tenía seis años y Amala tenía tres, ellas eran hostiles a cualquier hombre que se les acercara también dormían juntas, aullaban y comían carne cruda. Cuando se las incorporo a la sociedad ellas eran muy agresivas atacaban como animales a los que se les acercasen. Ellas tenían unas características especiales: les brillaban los ojos por la noche, tenían el olfato más desarrollado y veían mejor en la oscuridad. Al tiempo de haber estado en un orfanato Amala enfermo y debido a esto murió. Debido a esto Kamala se mostró más sociable y llego a mostrar algunos síntomas de progreso. Pera ella también contrajo una enfermedad y debido a esto falleció, ella fue enterrada junto a su hermana.

El caso inspiró a Guillermo del Toro para la película Mamá solamente que un fantasma en lugar de un lobo hacía de cuidadora de las pequeñas

nino feral casos


#4 Lyokha, el niño Lobo:


Niños que han sido críados por animales


Presumiblemente abandonado por sus padres, este niño que aparenta tener unos 10 años de edad fue encontrado en compañía de un grupo de lobos. La policía lo “rescato” de los animales, pero el joven, que probablemente ha permanecido varios años en estado salvaje y es incapaz de hablar, se escapo del hospital donde lo habían alojado.
Aunque parezca el argumento de una película, ocurrió en realidad. La policía rusa pudo capturar a un joven que vivía con una manada de lobos, en estado salvaje, luego de ser presumiblemente abandonado por sus padres cuando era un bebe. Pero menos de 24 horas más tarde, se escapó de la clínica donde estaba siendo tratado. El joven, al que los médicos habían bautizado como Lyokha, había sido encontrado en el interior de la remota selva de Kaluga.
Casos InsólitosLyokha vivía en compañía de los lobos, los cuales probablemente y aunque parezca increíble lo han cuidado. Las autoridades sanitarias rusas explicaron que “el joven tiene los hábitos típicos de un lobo, y también exhibe algunos de sus comportamientos. Sus dientes están muy marcados y ha intentado morder al personal que lo cuidaba”. Se calcula que el niño debe tener una edad aproximada de 10 años, aunque esto no es algo del todo seguro y podría ser algo mayor.

Los médicos dijeron que pese a parecer inteligente, Lyokha no sabía una sola palabra en ningún idioma, lo que demuestra que ha permanecido varios años en estado salvaje. Cuando la policía lo capturo lo vistió y le dio alimentos, que comió como si fuera un animal. “Estaba hambriento y sucio y no reaccionaba a nada que le dijéramos”, agregaron.
Pero por raro que parezca, estos casos son relativamente comunes en Rusia. Estos niños salvajes han aparecido en diversas ocasiones a lo largo de la historia, porque sus padres los abandonan cuando aun son prácticamente bebes, en el interior de los bosques. Con el tiempo, la mayoría mueren, pero algunos son aceptados, como en esta ocasión, por manadas de lobos que los ayudan a sobrevivir.

Casos InsólitosEn este caso, Lyokha se desplazaba con las piernas dobladas, como “a cuatro patas”, y los médicos suponen que probablemente cazaba y comía lo mismo que los lobos. Días atrás el niño había sido descubierto por lo aldeanos en una especie de madriguera oculta por ramas y hojas. Se encontraba desnudo y casi muerto de frío. Sus uñas, especialmente las de los pies, eran extremadamente largas y parecían garras. La identidad real del joven es hasta ahora desconocida.

Luego de permanecer 24 horas en la clínica en que estaba hospitalizado, Lyokha escapó a la vigilancia de la policía. “No terminamos de hacerle el chequeo médico. Solo nos dio tiempo a lavarlo, cortarle las uñas y tomarle unas muestras de sangre” aseguró uno de los médicos que lo atendió. Las autoridades rusas creen que “probablemente que sea peligroso, que tenga graves trastornos psicológicos y que ataque a la gente si se ve acorralado. Además podría ser portador de peligrosos virus y enfermedades”.

Animales


#5 Victor de Aveyron, el primer niño feral:

salvajes


Tal vez no sea el primero, pero es el primer y mejor caso documentaod de un niño criado en un medio salvaje.

finales de septiembre de 1799, tres cazadores encontraron en los bosques de Caune (en el Languedoc francés, cerca de los Pirineos) a un niño completamente desnudo, al que lograron capturar y al que dejaron al cuidado de una viuda, encerrado en una cabaña cercana. Aparentaba unos once o doce años y ya había sido avistado antes por la zona recogiendo bellotas o buscando tubérculos con los que alimentarse. Al cabo de una semana logró escaparse, retornando a las montañas, donde soportó el riguroso invierno de aquel año apenas cubierto con una camisola desgarrada. Por las noches se ocultaba, pero durante el día se acercaba a veces a algún pueblo de los alrededores, en uno de los cuales, del cantón de St. Sernin, se introdujo en una casa deshabitada, donde volvió a ser capturado. Allí se le atendió y se le vigiló durante varios días, siendo llevado luego al hospital de Saint-Afrique y posteriormente a Rodez, donde estuvo varios meses. Durante todo este tiempo se mostró salvaje y esquivo, impaciente e inquieto, siempre atento a la posibilidad de escapar nuevamente.

La noticia de su existencia se difundió rápidamente por la Francia recién salida de la revolución provocando todo género de conjeturas y expectativas. Un ministro del gobierno con inclinaciones científicas ordenó el traslado del muchacho a París, adonde llegó a finales de septiembre de 1800, con la esperanza de que el estudio de su caso pudiese ampliar los conocimientos sobre la mente humana.

La primera impresión que causaba decía: "un niño desagradablemente sucio, afectado por movimientos espasmódicos e incluso convulsiones; que se balanceaba incesantemente como los animales del zoo; que mordía y arañaba a quienes se le acercaban; que no mostraba ningún afecto a quienes le cuidaban y que, en suma, se mostraba indiferente a todo y no prestaba atención a nada." Algo bastante diferente, pues, del "buen salvaje" rousseauniano que el público de la época esperaba.

Jean Itard como tutor legal del niño lo describía de esta manera: el inforunado muchacho era delgado y más bien bajo para su supuesta edad. Su rostro, redondeado e infantiloide, presentaba marcas de haber sufrido la viruela y lo surcaban varias cicatrices. Su nariz era larga y puntiaguda y su mentón hundido. Tenía un cuello largo y esbelto, pero otra gran cicatriz le atravesaba la garganta.

Las atenciones y cuidados que se le dispensaron a partir de entonces mejoraron su estado físico y su sociabilidad, pero los progresos fueron muy escasos, una vez superada la fase inicial. Itard le puso el nombre de Víctor. Por esta época se presentó la pubertad sexual del muchacho, lo que creó problemas adicionales a su educador. Las esperanzas de Itard de enseñarle a hablar y a comportarse de manera civilizada resultaron frustradas, y en el segundo informe Itard se daba por vencido y manifestaba su preocupación por el futuro del joven.

2 comentarios - Niños que han sido críados por animales

DemianKenv
Buen post che, me hiciste leer mas sobre el tema
Pichis87 +1
No papu, te faltaron los de La Campora.