epespad

El hombre que minaba bitcoin a mano, con lápiz y papel

El hombre que minaba bitcoin a mano, con lápiz y papel


Rápido no es. Pero posible sí.



Por eso esta historia de Mark que hizo una prueba para comprobar cuánto tardaría en minar bitcoin a mano tiene un mérito especial.


hash


Según cuenta el hash SHA-256 es relativamente fácil de calcular a mano, a pesar de que resulta bastante lento. La función hash se aplica varias veces y es un poco tediosa de calcular a partir de los dígitos hexadecimales, convirtiéndolos a binario, pero en algo más de un cuarto de hora se puede completar.

Según sus cálculos si para una ronda se necesitan 16 minutos 45 segundos para calcular un bloque completo de 128 rondas (y algunos cálculos extra) requeriría un día y medio más o menos. Una persona podría pues calcular a una velocidad de unos 0,67 hashes por día, mientras que las máquinas de minería actuales pueden hacerlo 1.000.000.000.000.000.000 veces más rápido (!)
Así que como sabiamente dice muy práctico no es que sea, y eso sin tener en cuenta en los cálculos la energía que debería consumir –por ejemplo en forma de donuts– ni el coste del papel y los lápices necesarios.





En el vídeo pueden verse los detalles del método –ya está acelerado en las partes menos emocionantes– y a través de Google Translate se puede acceder a la versión traducida, que en inglés no está mal para entender todo el asunto: Mining Bitcoin using paper and pen (también se puede cambiar a español).



bitcoin

Comentarios Destacados

24 comentarios - El hombre que minaba bitcoin a mano, con lápiz y papel

gabagus +1
hay de todo, pero esto como que te supera.
Darkko88
sha256
Después de bajarme una botella de cazalla yo solo no he entendido ni media mierda leyendo tu post. Sólo puedo decir, ya hay que tener tiempo libre para hacer algo así, yo ya me hubiera dado a la bebida.
elkemero21
si tu bits quieres recibir
el video has de traducir!
Mi37
kha????
VCLR
excelente!
batelog
Todo sea por los likes en Youtube?
anxeL-
A nadie, pero absolutamente a nadie le gusta los sabihondos