epelpad

Fumar, uno d los principales factors d riesgo cardiovascular




La actividad física y el tabaquismo son, en esencia, totalmente incompatibles. Mientras que la práctica regular de ejercicios constituye un regalo para la salud integral; el hábito de fumar genera enfermedades, interfiere en los beneficios de la práctica deportiva y reduce la longevidad, así como la calidad de vida.

Quienes realizan actividades físicas y son fumadores están combinando una práctica que mejora la salud y aumenta sus expectativas de vida, con el uso de sustancias tóxicas, a través del tabaco, que contrarrestan cualquier beneficio obtenido por el ejercicio. Los fumadores tienen menos resistencia física, y su rendimiento durante el entrenamiento es muy pobre. Adicionalmente, tienen mayores probabilidades de sufrir lesiones y otras complicaciones, al ejercitarse.

Es por ello que la cadena fitness Gold’s Gym, marca de gimnasios que cuenta en Venezuela con cinco locales ubicados en Caracas, Maracaibo y Margarita, impulsa entre sus miembros espacios libres de humo, además de propiciar espacios para educar acerca de los efectos negativos del hábito de fumar, especialmente en la forma cómo afecta la actividad física.

El oxígeno es clave

Es importante recordar que, para lograr un alto rendimiento físico, se requiere de sangre rica en oxigeno. Pero al fumar, ésta es contaminada con monóxido de carbono, así como con otros químicos presentes en el tabaco, con lo cual los músculos y todo el organismo se ven imposibilitados de entregar su máximo esfuerzo.

Con ello, se reduce nuestra resistencia física, y por ende, nuestras habilidades deportivas resultan seriamente comprometidas. Y es que si fumamos, incluso actividades sencillas y rutinarias, como subir escaleras o hacer los quehaceres domésticos, se nos hacen más difíciles de realizar.

Por otro lado, el tabaco provoca un aumento del ácido láctico, el cual es un elemento que se forma cuando el cuerpo descompone carbohidratos para utilizarlos como energía durante momentos de niveles bajos de oxígeno. Su incremento genera una mayor fatiga, una respiración más pesada y un aumento del dolor después de las rutinas de ejercicios. No es juego, fumar afecta el rendimiento físico de forma drástica.

Una mala combinación

No debemos olvidar que el deportista tiene una alta exigencia física durante la realización de su actividad. El monóxido de carbono que contiene el humo del tabaco tiene efectos irreversibles a corto y medio plazo: produce broncoespasmos, falta de oxigenación de tejidos, taquicardia, entre otros efectos que reducen la respuesta al sobreesfuerzo que supone la actividad física.
En definitiva, los más recomendable, si realizas actividad física regular o no, es abandonar el hábito del tabaco. Se ha demostrado que los deportistas que dejan de fumar mejoran significativamente su rendimiento físico. Además, hacer ejercicio aumenta considerablemente las posibilidades de dejar de fumar.

0 comentarios - Fumar, uno d los principales factors d riesgo cardiovascular