epespad

La corteza de la Luna era antes un océano de magma

Los orígenes de la Luna fueron difíciles. Formada a partir de un trozo de la Tierra que se separó durante una colisión planetaria, pasó sus primeros años cubiertos por un océano global de magma derretido antes de enfriarse y formar la superficie que conocemos hoy en día. Y a partir de rocas flotantes en este océano incandescente, se formó su corteza.

La corteza de la Luna era antes un océano de magma


Un equipo de investigación dirigido por la Escuela de Geociencias Austin Jackson de la Universidad de Texas (EE.UU.), recreó en laboratorio el derretimiento magmático que una vez formó la superficie lunar y desarrolló una nueva idea sobre cómo se formó el paisaje lunar moderno. Su estudio, publicado en Journal for Geophysical Research: Planets, muestra que la corteza de la Luna inicialmente se formó a partir de rocas que flotan en la superficie del océano de magma y se enfrían.

Grandes porciones de la corteza de la Luna están compuestas por 98% de plagioclasa, un tipo de mineral. Según la teoría predominante, que este estudio cuestiona, la pureza se debe a que la plagioclasa flota en la superficie del océano de magma durante cientos de millones de años y se solidifica en la corteza de la Luna. Esta teoría se basa en que el océano de magma tiene una viscosidad específica, que permitiría que la plagioclasa se separe de otros minerales densos con los que cristalizó y asciende a la cima. Sin embargo, el equipo también descubrió que uno de los grandes misterios de la formación del cuerpo lunar, cómo podría desarrollar una corteza compuesta de un solo mineral, no puede explicarse por la formación inicial de la corteza y debe haber sido el resultado de algún evento secundario.

El equipo decidió probar la plausibilidad de esta teoría midiendo directamente la viscosidad del magma lunar. Según un comunicado, la proeza consistió en recrear el material fundido en el laboratorio mediante la fusión instantánea de polvos minerales en proporciones lunar en un aparato de alta presión en una instalación de sincrotrón, una máquina que dispara un rayo concentrado de rayos X de alta energía y luego mide el tiempo. Se necesitó una esfera resistente a la fusión para hundirse a través del magma.

Tras cinco años de viaje, en julio del año pasado, la nave no tripulada Juno de la NASA culminó gran parte de su epopeya espacial al llegar a Júpiter, el planeta más grande del Sistema Solar. Desde entonces, la nave ha estado estudiándolo y captando información antes de sumergirse en su letal órbita, lo que sucederá cuando complete 37 vueltas al gigante gaseoso. Juno se puso en marcha en agosto de 2011, pero no llegó al planeta hasta julio de 2016. La nave ha estado orbitándolo y realizando calculados vuelos de reconocimiento sobre las nubes. Sus principales funciones están enfocadas en la creación de un estudio y mapa de la gravedad en sus campos magnéticos, y de las auroras de Júpiter, así como también de su magnetosfera.

0 comentarios - La corteza de la Luna era antes un océano de magma