epespad

Produciendo lluvia artificial

Seria interesante que desde el Gobierno estudiaran algo de esto.

Produciendo lluvia artificial

Desde el principio del siglo pasado, se ha estado investigando sobre la obtención de lluvia a voluntad del hombre. Es mucho lo que se ha avanzado, se espera que en menos de 10 años se obtenga la solución definitiva a esta situación. En el país (Rep. Dom.) , se ha estado induciendo la caída de lluvia artificialmente, desde los años 50 del siglo pasado. Se han utilizado los tradicionales compuestos como el yoduro de plata, el hielo seco (CO2), agua y sal (cloruro de sodio) y como medio para colocarlos en las nubes, el avión.

Los israelíes utilizando los productos tradicionales citados, solamente variando la técnica de aplicación, han logrado éxitos cuantificables y repetibles en zonas que presentan condiciones favorables, para la lluvia artificial. La siembra estática, es un método israelí, el cual se ha ido perfeccionando a través del tiempo en Israel y en las naciones a las cuales ese país brinda asistencia técnica.
Básicamente consiste éste método, en la estimulación de la formación de gotitas de agua de mayor tamaño de las que existen en las nubes, mediante la generación de cristales de hielo en lugares y momentos oportunos, para de esa manera desencadenar el proceso de lluvia. Mediante esa técnica, las gotitas pequeñas unidas a los cristales de hielo agrandan su tamaño, logrando vencer las fuerzas que las mantienen suspendidas, y caen en la superficie terrestre en forma de lluvia. No siempre en las nubes “Nimbostratus” (nubes de lluvia, situadas a 950-1000 metros de altura) existen suficiente cristales de hielo para desencadenar el proceso de lluvia, por esa razón es importante la introducción del yoduro de plata en la misma. Cada partícula del yoduro de plata puede servir de núcleo de un cristal de hielo, con lo cual permite la iniciación ó el aceleramiento de las lluvias. Los análisis efectuados al agua, obtenida con la técnica de la lluvia artificial, demuestran que no hay contaminación al agregarle el yoduro de plata.



La lluvia artificial en China.




En la China continental, la aplicación de la técnica para lograr la lluvia artificial, ha tenido una gran repercusión. Las tres cuartas partes del territorio chino se está beneficiando de ésta tecnología. La novedad que presenta en territorio chino, es que en vez de aviones para la aplicación del yoduro de plata, se utilizan cohetes. Las plataformas de lanzamientos de los cohetes, pueden ser fijas y movibles. La ciudad de Pekín por ejemplo, tiene plataformas fijas, porque cada cierto tiempo tienen que estimular la caída de lluvias, para limpiar la ciudad del polvo que dejan las tormentas de arena, producidas en el cercano desierto de Gobi y que afectan a toda la zona urbana de la ciudad.
En estos momentos las autoridades chinas, tienen preparado todo el equipo de lanzamiento de cohetes con el yoduro de plata, para ser utilizados días antes de los juegos olímpicos y de esa forma despejar el cielo de nubes “Nimbostratus” y evitar las lluvias durante los juegos internacionales, programados para Agosto del presente año del 2008.



Deficiencia del método.




La deficiencia de la técnica de la lluvia artificial está, en que si no hay nubes “Nimbostratus” no se puede aplicar dicha tecnología. Los israelíes utilizan aviones equipados con diferentes equipos meteorológicos para determinar con bastante exactitud, las nubes que reúnen las condiciones para ser bombardeadas con el yoduro de plata. Las experiencias y el éxito logrado en Israel, han estimulado a los científicos de ese país, a organizar una compañía que ofrece sus servicios en cualquier país del mundo.
Primeramente un pequeño grupo de expertos de la compañía denominada EMS, se traslada al país interesado y en un estudio que dura dos o tres semanas, determina las condiciones climatológicas de la zona de interés. Después de analizar y estudiar los resultados de esa investigación previa, siendo estos positivos, se inicia entonces una serie de ensayos los cuales tienen una duración de 2 años. Para realizar éste ensayo la EMS envía dos investigadores, incluyendo una avioneta de siembra de nubes y un avión laboratorio.
Terminados los ensayos y al mismo tiempo, comprobándose las condiciones favorables para la aplicación de la técnica, se inicia un período de adiestramiento de técnicos nacionales. Los investigadores israelíes visitarán el país en varias ocasiones, en labor de supervisión y asesoramiento. La zona de la aplicación de la lluvia artificial, podría tener un incremento de 20% a 25% en su pluviometría. Esto quiere significar, que una zona como por ejemplo, La Herradura, La Canela, ó Guayacanal que están situadas al noroeste de la ciudad de Santiago, las cuales tienen una pluviometría anual de 900 a 950mms. podrían alcanzar con la aplicación de ésta tecnología, de 1,125mms. a 1,188mms.. Es decir que una zona calificada por los meteorólogos como semi-árida (900-950mms.) pasaría a ser de pluviometría normal con 1,125mms. a 1,188mms. de lluvia anuales.



Lluvia a voluntad del hombre.



La creación por parte del hombre, de nubes cargada de humedad (nubes de lluvia), es lo que se requeriría para completar la técnica de producir lluvia artificialmente. Precisamente es lo que se está investigando en estos momentos. La Universidad Hebrea de Ben- Gurión en Israel, la Universidad Libre de Bruselas y la NASA de E. U., están llevando a cabo una investigación la cual culminará el año próximo (2009), la misma tiene que ver con la creación de zona calurosa, llamadas “Islas de calor”. Esas “Islas de calor” en zona de alta humedad relativa, evapora gran cantidad de agua, la cual al subir a la atmósfera en forma de vapor de agua, forma las denominadas nubes “Nimbostratus” o nubes de lluvias. Estas se sitúan como señalamos anteriormente, a 900-1,000 metros de altura, donde se procede a bombardearlas con el yoduro de plata para iniciar y continuar el proceso de producción de lluvia.
Los científicos al crear las “Islas de calor”, emularon lo que ocurre en las grandes ciudades que están próximas al mar. El asfalto de las vías de comunicación, los techos de concreto y la disminución de las áreas verdes, hacen de las grandes ciudades de un microclima muy caluroso. La proximidad al mar, favorece a la elevación de la humedad relativa, lo cual con la elevación de la temperatura, que en una ciudad como Santo Domingo, puede elevarse 5 grados y 10 grados, por encima de lo normal, produciendo la evaporación de esa alta humedad y consecuentemente muchas nubes de lluvia. Esa es una de las razones probables, de la alta pluviometría que registra la ciudad de Santo Domingo.
El conocimiento de las “Islas de calor” de las ciudades y su influencia en la formación de nubes “Nimbostratus” (siempre que estén cercanas al mar ó a cuenca de ríos u otros acuíferos), así como de la importancia de crear por medios artificiales que resulten económicos, estas zonas calurosas, existía en la mente de los científicos desde los años de 1950. La dificultad de obtener un material de color negro que fuera biodegradable, económico y fácil de manejar, retardó por mas de medio siglo la investigación que se realiza actualmente en el desierto de Negueb en Israel y que culminará el próximo año del 2009. Después de decenas de años de investigación, se ha obtenido en las pesquisas realizadas en Israel, un material que reune las condiciones citadas y logra aumentar la temperatura de 20 grados a 30 grados Celsius, por encima de lo normal.
Con ese material biodegradable, se preparan áreas de 2 km2, 6 km2 y 8 km2, buscando siempre la cercanía del mar ó de alguna cuenca de río ó lago. Las nubes que se formarán con la evaporación de la alta humedad relativa de ese ambiente, podrán ser sometidas al bombardeo con yoduro de plata, abarcando una zona de 100 kms. y 150 kms., del lugar de la isla de calor, que podrán beneficiarse con las lluvias artificiales.

Antes de finalizar estas ideas sobre la lluvia artificial, debo recordar algunos descubrimientos que se relacionan con la producción de la lluvia. Uno es, sobre las partículas microscópicas que ascienden a la atmósfera desde la superficie de la tierra, y que ayudan a la nuclearización del vapor de agua, convirtiéndose en gotitas y posteriormente en lluvia. Otro es sobre una investigación reciente, que nos confirma que las tormentas eléctricas que regularmente se producen en la superficie del sol, aunque llegan muy minimizada al planeta tierra, favorecen la caída de torrenciales aguaceros.

La zona mas seca del planeta, el desierto de Atacama en Chile, podría mejorar su escasa pluviometría con la aplicación de ésta tecnología. Los científicos chilenos han ideado una forma de obtener cierta cantidad de agua a partir de la niebla cargada de humedad, que en algunas horas de la noche o del día, se forman en esas áridas tierras. Creando islas de calor en la cercanía del océano pacífico, en dirección hacia el desierto de Atacama, podrían generar abundantes nubes de vapor de agua, las cuales serían aprovechadas para producir lluvia artificial en unos 100 kms a 150 kms de distancia.
El lugar mas húmedo de la tierra, ubicado en Lloró, Colombia, también podría generar a través de las “Islas de calor”, abundantes nubes “Ninbostratus” para incrementar aún más, la alta pluviometría de esa región.

FUENTE



Sembrando nubes



Pero, ¿qué es exactamente sembrar una nube? Se trata de una técnica que forma parte de lo que se conoce como modificación o control climático y está basada en estrictos principios de la física que permiten incrementar la cantidad de lluvia en determinadas zonas del planeta y bajo ciertas condiciones meteorológicas. Para sembrar las nubes, el equipo de Bruintjes usó un avión Piper Cheyenne bimotor, en cuyas alas se montaron 24 bengalas con sales higroscópicas, un radar y una computadora con un software específico.

El proceso es así: el avión va hasta un grupo de nubes de tormenta y, si estas son adecuadas, penetra en ellas por debajo y enciende las bengalas, que rociarán la base de las nubes con su contenido. En general, se usa una mezcla de cloruros de sodio, magnesio y calcio. Las partículas de estas sustancias son absorbidas por el vapor de agua de las nubes hasta que las gotas se hacen lo suficientemente grandes y pesadas como para caer en forma de lluvia. Todo el proceso se controla desde tierra gracias al radar y la computadora.

El científico mexicano Vidal Salazar explicó a Clarín que "se estudiaron en total 99 nubes en un radio de 200 kilómetros".

Lo curioso es que ni los propios investigadores pueden precisar qué es lo que ocurre exactamente en las nubes sembradas. Consultado por Clarín, Bruintjes dijo que "los resultados del experimento en Coahuila son para entusiasmarse. Sin embargo, no entendemos completamente el proceso. Esperamos hacer nuevos estudios para probar alguna de las hipótesis sobre cómo funciona la siembra".

De lo que sí están seguros los científicos es de que el esfuerzo debe ser sostenido. Bruintjes afirma que "para ser capaz de proporcionar datos cuantitativos acerca del incremento en las lluvias, el programa debe llevarse a cabo durante por lo menos tres o cuatro años".

Estas técnicas para producir lluvia no son nuevas. Algunas datan de hace más de 50 años. Pero en todo ese tiempo su aplicación fue exitosa en muy pocos casos.

FUENTE

4 comentarios - Produciendo lluvia artificial

charlys
una cosa de loco.- dealmente seria bueno q se pueda hacer algo pero aca mmm dudo che
sonatanightwishjudas
charlys dijo:una cosa de loco.- dealmente seria bueno q se pueda hacer algo pero aca mmm dudo che

Con esto se inundaba a Vietnam, para que no pudieran comunicarse.Aumentando los monsones un 200 por ciento.