epespad

Apocalipsis: Stalingrado, la ultima carta de Stalin. Parte 1

Conocida como la batalla mas sangrienta en la historia de la humanidad, hombres y mujeres armados solamente con valor se enfrentarian a todo el peso de la maquinaria de guerra Alemana. La suerte estaba hechada para Stalin.. ¿O no?

Apocalipsis: Stalingrado, la ultima carta de Stalin. Parte 1


Introducción a los Hechos.



La Segunda Guerra Mundial para el Eje iba viento en popa en el verano de 1942. Nacionalsocialismo y fascismo avanzaban triunfalmente por todos los campos de batalla del Planeta Tierra sin oposición. Toda la Europa Continental estaba en manos del Tercer Reich o formaba parte de su alianza. Sobre África, la Italia Fascista con ayuda del Afrika Korps del mariscal Erwin Rommel, ocupaba una franja del continente y había comenzado la invasión de Egipto. Más lejos, en Asia y el Pacífico, el Imperio de Japón dominaba parte de China, el Sudeste Asiático y en cuestión de escaso tiempo había conquistado innumerables archipiélagos del basto océano. Simultáneamente la Francia de Vichy y su Imperio Colonial continuaban su guerra contra Inglaterra desgastando a los ingleses en la Isla de Madagascar; mientras en el Océano Atlántico los submarinos alemanes hundían los mercantes aliados uno a uno con increíble facilidad.

hitler

Tras el largo despertar del Eje durante la primera etapa del año 1942, la segunda mitad todavía pintaba mejor, especialmente en el Frente del Este para Rumanía, Hungría, Italia, Croacia y otros socios del Tercer Reich. Finalizado el crudo invierno, las líneas alemanas todavía permanecían cerca Moscú al norte y apuntando hacua el Cáucaso hacia el Sur después de haber conquistado con éxito la Península de Crimea. Fuera de Rusia, Inglaterra se encontraba acorralada a la defensiva entre la India y Egipto por la presión del Imperio Japonés desde Birmania y por el Afrika Korps desde el Desierto del Sáhara tras su victoria en Tobruk. Estados Unidos a pesar de que había vencido en la Batalla de Midway a los japoneses, seguía aislado en el Océano Pacífico debido a sus derrotas navales en los meses anteriores y Australia bloqueada tras la ocupación japonesa de las Islas Salomón. Adolf Hitler, a punto de ganar ya la guerra, optó por dar el toque de gracia y poner fin al conflicto. Bajo el nombre de “Plan Orient”, el Tercer Reich haría subir a sus ejércitos desde África hacia Oriente Medio y desde el Caúcaso los haría bajar hacia hacia el sur de Rusia al mismo tiempo que desde la India entraría en contacto con sus socios europeos desembarcando en el Golfo Pérsico, desde donde se propiciaría una sublevación musulmana por parte de los árabes simpatizantes del Eje que supuestamente dejaría a los Aliados encerrados en una gran trampa. Con un este plan, Europa y Asia quedarían de manera irremediable a disposición del Imperio Germano-Japonés. Sin embargo no todo iba ser tan fácil, ya que el Eje se toparía con tres obstáculos que no se imaginaba: El-Alamein en Egipto; Guadalcanal en Australia; y la peor de todas en Rusia, en forma de una ciudad a orillas del Volga que se convertería en la mayor tragedia de la Humanidad hasta la fecha, Stalingrado.

guerra

Los planes del Tercer Reich.

alemania


Adolf Hitler, en el verano de 1942 estaba deseoso de ver al Ejército Alemán (Wehrmacht) y a los demás ejércitos del Eje reiniciar la ofensiva que se había visto frustada sobre Moscú. Esta vez el Grupo de Ejércitos Sur sería el protagonista, por lo que Moscú y Leningrado quedarían fuera de sus planes. Bajo el nombre de “Operación Azul”, el objetivo prioritario sería cruzar el Río Don y avanzar contra el Caúcaso para capturar los pozos petrolíferos y llegar al Mar Caspio. Para ello Hitler trasladó su nuevo cuartel general a Vinnitza, Ucrania, desde donde dirigiría las operaciones proximas al Don. En un principio a todos los generales les pareció bien la idea, incluidos los dos más importantes en la misión, Friedrch Von Paulus y Hermann Hoth, aunque muchos cambiaron radicalmente de idea cuando Hitler ordenó modificar el plan, alegando que el ataque debería hacerse en dos alas dividiendo al Grupo de Ejércitos Sur. Un estas alas sería el Grupo de Ejércitos A y estaría destinada al Caúcaso; la otra era el Grupo de Ejércitos B encargado de tomar el margen occidental del Río Volga y la ciudad industrial de Stalingrado.

Operación Azul.


1942

La “Operación Azul” consistía en cerrar el Río Volga con el VI Ejército de Friedrich Von Paulus y con el IV Ejército Panzer (IV Panzerarmee) de Hermann Hoth atacando hacia Stalingrado, mientras que el resto del Grupo de Ejércitos Sur, conquistaba el Cáucaso con sus pozos petrolíferos. Los aliados de Alemania también tendrían un gran protagonismo en la operación, en especial el III Ejército Rumano de Petre Dumitrescu, el IV Ejército Rumano de Constantin Constantinescu, el II Ejército Húngaro de Gustav Jany, el VIII Ejército Italiano de Italo Garibaldi y el 369º Regimiento Croata.

El despliegue del Eje se efectuaría de la siguiente manera: El VI Ejército cargaría de frente contra Stalingrado; más abajo lo haría el IV Panzerarmee; al sur de todo el sector se situaría el IV Ejército Rumano; en la retaguardia el III Ejército Rumano; al norte el VIII Ejército Italiano; y encima de este en el extremo más lejano el II Ejército Húngaro. Todos las fuerzas del Eje estarían apoyadas por la IV Flota Aérea Alemana de la Luftwaffe del general Wolfran Von Richthofen, primo del mítico Barón Rojo, Manfred Von Richthofen; y de la X Flota Aérea Rumana del general Emil Gheorghiu.

union

Básicamente la fuerza principal de asalto era el Ejército Alemán con 320.000 hombres, 2.068 cañones, 2.700 tanques, 1.600 aviones, 14.000 vehículos y 58.104 caballos. El Ejército Rumano disponía de 200.350 tropas rumanas y 100 aviones. El Ejército Húngaro también tenía 235.000 hombres. El Ejército Italiano desplegaba 220.000 soldados con 988 cañones, 30 tanques, 420 morteros, 25.000 caballos y 17.000 vehículos. El Ejército Croata únicamente aportó 5.000 tropas, muchos católicos croatas y algunos musulmanes de Bosnia. Por último, unos 60.000 voluntarios eslavos blancos de las colaboracionistas Rusia Autónoma de Lokot y la Rada de Ucrania, participarían a favor del Eje como infantes o auxiliares.

Batalla

Mientras tanto, en la Union Sovietica..

segunda


Cariñosamente los soviéticos denominaban a Stalingrado con tres apodos: “Reina de la estepa”, “Dominadora del Volga” y “Puerta del Cáucaso”. Para Stalin era un símbolo, ya que durante la Guerra Civil Rusa (1917-1924), el Ejército Rojo comandado por él mismo había vencido al Ejército Blanco de Anton Denikin causándole 130.000 bajas en un evento conocido como la Batalla de Tsaristin. A partir de ese momento se cambió el nombre de la ciudad por el de Stalingrado. Desde entonces el trazado urbano se había transformado en una urbe de nueva generación soviética, con sus casas de ladrillo y mares de bloques de apartamentos para los obreros, llegando a vivir más de 800.000 habitantes en ella. Los seis barrios que componían Stalingrado tenían nombres revolucionarios: Fábrica de Tractores, Barricadas, Octubre Rojo, Dzerzhinsky, Voroshilovski y Kirovski, todos habitados por los trabajadores y familiares en sus más de 120 empresas estatales que incluían grandes albergues de viviendas, escuelas, guarderías, bibliotecas, hospitales y parques de ambulancias. Altededor de la urbe existían numerosas áreas fortificadas como el Monte Mamev Kurgan de 200 metros y la “Barricada Roja”, un complejo inmenso de naves industriales de unos 173.000 metros. Por el extremo oriental, Stalingrado deliminaba con el Río Volga, siendo la base portuaria de mayor tráfico fluvial interno de Rusia. Krasnia Sloboda comprendía la localidad al otro lado del río que abastecía Stalingrado junto a las dos porciones de tierra en medio del agua que constituían la Isla de Golodny y la Isla de Zaitsevsky. Con esta urbe tan compleja, al oeste abriéndose a Europa y al este hacia Asia, se iba a decidir el destino del mundo.

mundial

El problema planteado a la hora de defender Stalingrado era su dificultad, no sólo en la ciudad, sino en todo el margen izquierdo del Volga, un motivo que llevó al Alto Mando Soviético (STAVKA) a fragmentar la batalla de tres frentes. El primero sería el Frente Sudoccidental junto a los más débiles ejércitos húngaros e italianos al norte; el Frente del Don delante del IV Ejército Rumano; y el más amplio, el Frente de Stalingrado, sobre una línea de 65 kilómetros a ambos lados de la ciudad frente al VI Ejército Alemán, al IV Panzerarmeee y al III Ejército Rumano. Vasily Chuikov fue el comandante designado para dirigir la defensa de la ciudad junto a su compañero Nikita Jruschov, cuya función era mantener operativos a los LXII Ejército y LXIV Ejércitos Soviéticos que se batían en retirada desde el Don para refugiarlos en Stalingrado, donde podrían abastecerles a ambos con tropas frescas traídas desde el Volga procedentes de los diversos lugares del Asia Central y Siberia durante la batalla. Si se conseguía convertir Stalingrado en una guerra de desgaste para los alemanes, los soviéticos diseñarían a lo largo de los próximos meses una operación para contraatacar y destruir a los ejércitos del Eje, algo muy ambicioso, pero que de producirse el milagro quizá fuera posible.

El Ejército Rojo apenas disponía de soldados adiestrados y curtidos en batalla, ya que la gran mayoría carecían de experiencia militar y equipo, muchos de extracción campesina que eran enviados al frente directamente sin recibir lección técnica alguna debido a que un gran porcentaje de la recluta urbana había causado baja entre 1941 y 1942. Algunos de los pocos soldados procedentes de ciudad eran obreros entre los 16 y 55 años de la misma Stalingrado a los que se enroló en el Ejército Rojo o como milicia, ya fuesen mujeres o niños, a los que también se puso trabajar en columnas de 20 personas para trabajar en diversos distritos del núcleo urbano organizados por el Partido Comunista Soviético (PCUS). Simultáneamente se movilizaron a los habitantes de las aldeas de alrededor para cavar trincheras y situar a las mujeres en las piezas de artillería antiaérea; al mismo tiempo que los niños más jóvenes de las escuelas supervisados por sus maestros fueron llevados a construir defensas de barro junto al Río Volga. Cada edificio de Stalingrado fue convertido en una fortaleza impasable y cada calle en una barricada infranqueable. La Policía del Estado (NKVD) tomó el control de todas las esquinas para evitar desertores y derrotismos. Stalin estaba totalmente decidido a sacrificar toda Rusia si hiciera falta con tal de no entregar la ciudad que llevaba su nombre.

stalingrado


Durante el clímax de la Batalla de Stalingrado el Ejército Rojo llegó a disponer de 1.200.000 tropas, 894 tanques, 13.451 cañones y 1.115 aviones.

Apenas la Unión Soviética disponía de ayuda internacional en el Frente de Stalingrado, salvo unidades auxiliares de sus títeres Mongolia Exterior y Tannu Tuva. Sin embargo disfrutaba de divisiones y regimientos reclutados de sus diversas Repúblicas Soviéticas, de hecho, sólo un 60% de los soldados del Ejército Rojo en Stalingrado eran rusos porque el resto pertenecían a las regiones asiáticas de Kazakhstan, Uzbekistán, Kirziguistán o el Turkestán, entre otras, además de los habituales ucranianos, cosacos o la caballería mongola. El problema de estos pueblos del Asia Central como los kazakos, uzbekos, turkestanos, mongoles, calmucos, caucásicos o tártaros, era que al ser ciudadanos de regiones totalmente alejadas del mundo exterior para Occidente, les obligaban a ir al frente sacados de sus aldeas a punta de pistola sin tener ni idea de que a que tipo de guerra iban, algo que propiciaría numerosas deserciones nada más llegar a Stalingrado. A pesar de los muchos obligados, hubo voluntarios de la Internacional Comunista (Kommintern) de diversos países como bolcheviques de la China de Mao Tse-Tung o republicanos españoles que habían luchado en la Guerra Civil de España (1936-1939). Estados Unidos y Gran Bretaña también aportaron al Ejército Rojo muchos tanques, armas e incluso instrucotres o técnicos para la defensa de la ciudad.


sovietica

Comienza el ataque.

Apocalipsis: Stalingrado, la ultima carta de Stalin. Parte 1


A mediados del verano de 1942, la ofensiva del Eje sobre el Río Don y el Caúcaso comenzó sin contratiempos. Los alemanes apoyados por intenso fuego de la artillería y la Luftwaffe cruzaron el Río Don por el puente de Viertachi y avanzaron como un rayo por la cuenca de los Donets. Cuando el Grupo de Ejercitos Sur se dividió según el “Plan Azul” en el Grupo de Ejércitos A y el Grupo de Ejércitos B, ambos se abalanzaron hacia sus propios objetivos. El Grupo de Ejercitos B arrolló a los rusos sobre la estepa, que prácticamente se retiraron sin combatir. Un chiste muy común citado por los alemanes en aquel entonces era “delante ni un enemigo, detrás ni un suministro”, en referencia a la lentitud con que llegaba el combustible en la zona asiática de Rusia como consecuencia de los lejanos campos petrolíferos de Ploiesti en Rumanía. A unos 100 kilómetros de Stalingrado más o menos, fue cuando alemanes, rumanos, italianos y húngaros se dieron cuenta de que estaban luchando en la Eurasia y no en Europa. El lugar les recordaba al continente asiático con sus desiertos, palmerales, cañones rocosos, temperaturas calientes de hasta 53º C e incluso una interesanta fauna compuesta por camellos y dromedarios. La única diferencia era que todo aquello contrastaba con unas grandes campiñas verdes que se hacían interminables, coronadas a veces por el humo negro de las instalaciones petrolíferas que ardían en ciertas localidades boicoteadas por los soviéticos. Tales victorias alemanas durante esta etapa de movimientos llevaron a la captura de Gumrak, ciudad que causó la primera voz de alarma para que la URSS declarase Stalingrado en estadio de sitio. La batalla más dura de la Humanidad estaba a punto de comenzar.

hitler


El 23 de Agosto de 1942, la 16ª División Panzer del general Hans Valentin Hube, avanzaba tranquilamente hacia Stalingrado cuando un avión de reconocimiento Fieseler Storch de la Luftwaffe sobrevoló las columnas de tanques dando media vuelta y aterrizando junto a estas. Del aparato bajó Wolfran Von Richthofen, jefe de la IV Flota Aérea, que para sorpresa de Hube, le vino a comunicar que muy pronto verían la mayor concentración bélica en el aire sobre un objetivo desde que había empezado la guerra en el Frente del Este. Los soldados de la 16ª División Panzer se sentaron curiosos a observar el espectáculo, cuando de repente hicieron aparición sobre sus cabezas un total de 1.200 aviones de la Luftwaffe que emitían un rugido a lo largo y ancho de la estepa. Los aparatos se componían de bombarderos Heinkel He 111, Junkers Ju 88 y los temidos Stukas, los cuales durante varios minutos sobrevolaron la zona alemana hasta desapercer en el horizonte. Su objetivo claramente era Stalingrado.

Aquel 23 de Agosto, la ciudad del Volga se había despertado soleada y tranquila, cuando de repente aparecieron los aviones. Los Stukas, más rápidos, se adelantaron a los bombarderos soltando sus bombas sobre las casas y ametrallando las calles. Después los Heinkel He 111 y Junkers Ju 88 desprendieron cargas incendiarias que consumieron las viviendas de madera al sudeste de la ciudad, convirtiendo el área en una hoguera. Las bombas de fragmentación derrumbaron los edificios de dos plantas, aunque los apartamentos de más altura sólo se resquebrajaron por dentro sin llegar a demolerse. La central telefónica y las depuradoras de agua fueron destruidas, incluso hasta el hospital recibió un bombazo que lo partió en dos haciendo que saltaran despedidos por las ventanas los pacientes. Tras el ataque al centro de la ciudad, los aviones se concentraron sobre la zona industrial en la orilla del Volga, impactando con sus bombas los tanques de petróleo que provocaron una reacción química de los combustibles fósiles con la consiguiente bola de fuego que se elevó 450 metros, la cual a los pocos minutos acabó convirtiéndose en una columna de humo que alcanzó una inmensa altura, tanto, que podía verse a 320 kilómetros de distancia en Rusia Meridional e incluso desde Ucrania. Como saltaron los conductos de agua, los bomberos no pudieron apagar los incendios, problema al que se sumó el petróleo desparramado por el agua ardiendo y su extensión a las calles en donde llegó a abrasar los postes telefónicos. Al final del bombardeo los muertos fueron incontables. La Luftwaffe habían lanzado un total de 1.000 toneladas de bombas perdiendo sólamente tres aviones con la pérdida de un piloto, que tras saltar en paracaídas tuvo la mala fortuna de caer dentro de una casa incendiada en la que se quemó vivo.

guerra

La Luftwaffe en su insesante bombardeo.


Una vez finalizó el bombardeo, la 16ª División Panzer comenzó a moverse muy rápido, avanzando 40 kilómetros hacia el interior al mismo tiempo que los cañones antiaéreos soviéticos a las afueras de Stalingrado cambiaban sus mirillas de los aviones hacia los blindados. La confusión inicial dejó algunos Panzer fuera de combate, pero en seguida llegaron los Stukas para dar cuenta de las piezas enemigas, destrozando a la mayoría y matando a sus dotaciones. Superado el problema, la 16ª División Panzer todavía no se habían dado cuenta de que sus hombres ya se había enzarzado en la lucha por Stalingrado. Oficialmente a las 16:00 horas de la tarde de ese 23 de Agosto, los alemanes llegaron por primera vez al Río Volga tras recorrer 60 kilómetros, concretamente a la localidad de Kuporosnoe. Para inmortalizar el momento se sacó una fotografía muy famosa a la que titularon “Llegamos al Volga”. Esa fue la primera vez que vieron Stalingrado a lo lejos con las inmensas columnas de humo difuminándose en el cielo, tras ésta, el continente asiático se extendía en un interminable desierto.

alemania

El pánico cundió en la ciudad al saber que los alemanes estaban tan próximos. Pero temiendo Stalin que la situación se le fuera de las manos, cursó la orden de prohibir cualquier plan de evacuación a través del río, apostando para ello centenares de Guardias Rojos y miembros de la NKVD que impidieron que nadie pasara al otro lado. Mientras tanto, la 16ª División Panzer dejó atrás el sector de Ronik que los alemanes tomaron sin problemas, para luego internarse en la última fase de avance hacia Stalingrado. Las mujeres rusas que dirigían las baterías antiaéreas a las afueras de la ciudad dispararon ferozmente contra los tanques al verlos estaban tan cerca de la urbe, pero no sirvió de mucho, pues los alemanes corrieron fugazmente destruyendo a 37 cañones soviéticos y capturando a un buen número de jeeps Willy estadounidenses que usaban los rusos. El general Vasily Chuikov con Nikita Jruschov evaluaron la situación para llegar ambos a la conclusión de que los alemanes alcanzarían los suburbios al día siguiente gracias a la absurda orden de Stalin de resistir en la ciudad. Desgraciadamente no consiguieron hacer cambiar de opinión a su líder, quién obsesionado con la idea, no que deseaba de ningún modo entregar a Hitler una ciudad que ostentaba su nombre.

Con los movimientos envolventes de los Panzer a través de las zonas de Rossoka y Samofalovska, la 86ª División de Fusileros Soviética quedó cercada en Bolsiciaya. Tenazmente los soviéticos resistieron los asaltos alemanes del 24 de Agosto, consiguiendo destruir 27 tanques alemanes en una sóla jornada, lo que les facilitó escapar del cerco hacia Stalingrado. Curiosamente en la acción participaron numerosos republicanos españoles, entre ellos Rubén Ibarruri, hijo de Dolores Ibarruri, “la Pasionaria”, Presidenta del Comité Central del Partido Comunista Español, quién tras ser mortalmente herido en Bolsiciaya perdió la vida.

1942

Unidades blindadas Alemanas avanzan sobre una aldea a las afueras de Stalingrado


Otro bombardero a gran escala de la Luftwaffe se produjo el 25 de Agosto, aunque con muchos menos aparatos que la otra vez. Numerosas viviendas fueron destruidos, así como el famoso Restaurante Chino Shangai. No muy lejos de allí, los tanques y cañones de la 16ª División Panzer se detuvieron frente a Stalingrado sin llegar a entrar en la ciudad, ya que al otro lado del Volga divisaron decenas de embarcaciones llevando tropas y suministros a la zona soviética. Sin dudarlo un momento abrieron fuego y hundieron varias barcazas sobre el Volga, matando a numerosos ocupantes.

A finales del mes de Agosto, los alemanes bombardearon el río con cañones, Panzer y Stukas, mientras las embarcaciones soviéticas transportaban refuerzos a Stalingrado y al otro lado, en la costa de Asia, evacuaban a los heridos. Las armas alemanas hundieron 9 barcos sobre el Volga, de las cuales 7 fueron transportes y 2 barcos de vapor. La orilla opuesta del Volga también fue bombardeada por la artillería alemana, aunque el único resultado que obtuvieron fue la voladura de un tren. Fuera de Stalingrado, el IV Ejército Panzer de Hoth, también cosechó éxitos al hacerse con parte de la zona meridional que incluía el Lago Sarpa tras una larga persecución de los rusos en retirada que acabó con la toma de los Altos de Gavrilovska. Otros destacamentos del IV Ejército Panzer se apoderaron del aeródromo ruso de Kalach junto a Stalingrado, estableciendo en este una base aérea para la Luftwaffe que fue bombardeada inmediatamente por aviones rusos nada más estar lista, por suerte sin daños tras ser repelidos por cazas Messerchmitt Bf 109.

union

Messerschmitt 109 dando tarasca.


Hubo un primer intento de penetrar dentro de Stalingrado la mañana del 29 de Agosto. La Wehrmacht lo protagonizó asaltando las afueras del Barrio de la Fábrica de Tractores la mañana del 29 de Agosto. No obstante terminó en un fracaso absoluto porque las tropas y las baterías antiaéreas soviéticas apostadas en la zona consiguieron repelar el ataque alemán con éxito al eliminarles 70 tanques y abatir 12 aviones.

Por aquel entonces ya habían muerto 40.000 civiles en Stalingrado bajo las bombas alemanas. Ante la desastrosa estrategia que los rusos estaban planteando en Stalingrado, Stalin hizo cambios en su plana mayor, nombrando entonces a su general favorito, Georghi Zukhov, a vicecomandante supremo para dirigir un contraataque del Ejército Rojo. Mientras tanto Vasily Chuikov fue puesto la frente de la defensa de la ciudad con la misión de mantenerla en manos rusas el mayor tiempo posible.

Batalla

El 1 de Septiembre de 1942, tres años después del inicio de la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Rojo lanzó un contraataque contra el VI Ejército Alemán como última medida desesperada para impedir que los germanos pusieran pie en Stalingrado. El ataque lo dirigió Georghi Zukhov, con el I Ejército de la Guardia y el XXIV Ejército. Pero ni siquiera la audacia de Zukhov pudo evitar la catástrofe, ya que las tropas se desmoralizaron y comenzaron a retirarse nada más comenzar los ataques aéreos alemanes. El contraataque se convirtió en otra huída desordenada, aunque todo no fue en vano, pues se retrasó a los alemanes el tiempo suficiente para que los restos del LXII Ejército y el LXIV Ejército que llevaban semanas huyendo del Frente del Don, consiguieran resguardarse en Stalingrado para reorganizarse. Finalmente el 3 de Septiembre, el cerco de Stalingrado se completó y la ciudad a orillas del Volga quedó asediada por tierra a merced del Ejercito Alemán.

Justo después de completarse el cerco de Stalingrado, la Wehrmacht dividió sus fuerzas en dos grupos para el asalto a la ciudad: el primero iba encaminado al norte de la urbe la 16ª División Panzer; mientras que el segundo se lanzaría sobre el sur y centro de la ciudad con las 24ª, 71ª, 76ª, 94ª y 295ª Divisiones de infantería, la 29ª División Motorizada y la 14ª División Panzer; quedando en reserva la 389ª División de Infantería, la 60ª División Motorizada y la 100ª División de Cazadores Austriacos. La 16ª División Panzer al estar aislada en el norte de la ciudad fue la que más sufrió durante la embestida a los suburbios porque el Ejército Rojo lanzó a todos sus carros de combate disponibles en Stalingrado contra esta fuerza alemana como última oportunidad para impedir el acceso de los germanos a la ciudad, asalto que acabó en tragedia después de que los Panzer destruyeran a más de 100 tanques rusos entre T-34 y Sherman importados de Estados Unidos. Por esta victoria local alemana, el comandante de blindados Hyazinth Graf Strachwitz recibió las Hojas de Roble con la Cruz de Hierro y la jubilación, lo que le salvaría del horror que estaba por venir, recayendo el nuevo mando de su división en el comandante Bern Freytag-Loringhoven.

segunda


Von Paulus pronto comprendió que había infravalorado al Ejército Rojo al descubrir que aún tenía tropas suficientes para lanzar contraataques. Por esa razón decidió limpiar las zonas a las afueras de la ciudad que como el tramo ferroviaro de Gumark o el Cañón del Tsaritsa, una cadena de montañas recortadas y precipicios junto al Río Tsaritsa donde los rusos poseían numerosa artillería y fuerzas partisanas de retaguardia, se habían convertido en una molesta guarnición para la Wehrmacht. A la hora de asegurar el Cañón del Tsaritsa fue necesario el uso de Stukas contra las posiciones rusas y posteriores cargas de la infantería alemana, mientras, para debilitar los envíos de refuerzos enemigos la Luftwaffe acosó Krasnia Sloboda en la orilla asiática del Volga donde se encontraba el cuartel general de Chuikov. Otros objetivos tomados durante esa etapa fueron la Estación de Voroponovo y la Casera de Basarghino. Los aliados de Alemania también entraron en escena ese día, ya que detrás de Stalingrado se apostó el III Ejército Rumano limpiando las últimas defensas rusas, al norte el VIII Ejército Italiano frente al Río Don y 200 kilómetros más arriba las tropas del II Ejército Húngaro.

Para el 10 de Septiembre, por fin la evacuación de la población civil de Stalingrado se llevó a cabo a través del Volga. Fueron trasladados 300.000 civiles al margen oriental, pero otros 50.000 tuvieron que quedarse en la ciudad para sufrir un incierto destino. El último trasbordador que salió de Stalingrado fue alcanzado por un proyectil que lo hundió y que apenas dejó supervivientes en la explosión. Victoriosos los alemanes, la entrada en la ciudad quedó fijada para el 12 de Septiembre. Por aquel entonces el Eje había capturado 26.500 prisioneros soviéticos y destruido 830 tanques y 350 cañones rusos.

mundial

Batalla sin cuartel

stalingrado

A las 6:45 de la madrugada hora rusa (4:45 hora alemana) del 11 de Septiembre, el VI Ejércitó Alemán dio comienzo la conquista de Stalingrado. El primer objetivo de la ciudad en ser atacado fue la Estación de Sadovaya por la 76ª División de Infantería, al mismo tiempo que la 71ª División de Infantería asaltaba el embarcadero central, una acción inútil esta última porque fue rechazada a manos de unos pocos defensores. En el momento en que los alemanes recibieron su primer bautismo de fuego en Stalingrado, comprendieron en el lío en que se habían metido, ya que todos los edificios se habían convertido trampas mortales, las calles eran vías impasables por culpa de los escombros, el aire se había vuelto de color marrón y por si fuera poco se respiraba un desagradable polvo por todas partes.

Mamev Kurgan, una montaña natural de 102 metros de altura que había sido convertida por los rusos en una fortaleza inexpugnable en la mitad de un parque del Barrio de Dzerzhinski, entró en los planes de conquista de la Wehrmacht al principio mismo de la campaña, operación a la que fueron asignadas las 14ª, 24ª y 94ª Divisiones de Infantería. El combate por el Mamev Kurgan se inició el 14 de Septiembre, una lucha encarnizada, en la cual los escasos defensores rusos no dieron tregua a los alemanes que escalaban una y otra vez la colina, descendiendo a continuación con muy pocos supervivientes. Simultáneamente a la batalla por el Mamev Kurgan, la lucha en la Estación de Stalingrado se desarrolló cruelmente, pues en escasas horas, las instalaciones ferroviarias cambiaron tres veces de manos, una por parte de los alemanes y otra por parte de los soviéticos. El único éxito alemán esa aciaga jornada fue la captura de la depuradora de agua en las orillas del río.

sovietica

Desgarradora vista de Stalingrado del otro lado del Volga


Más o menos los rusos consiguieron frenar la conquista alemana de Stalingrado por todos los puntos, motivo que llevó a Zukhov a la decisión de lanzar un contraataque con fuerzas al otro lado del Volga contra los sectores en donde los alemanes estaban desgastándose más. La 13ª División de Guardias compuesta por 10.0000 soldados y tropas a camello fue seleccionada para dar el golpe. El 15 de Septiembre por la mañana, las tropas y los camellos de la 13ª División de Guardias, tuvieron que camuflarse tras la parte asiática del Volga, entre vegetación exótica para evitar a los Stukas que sobrevolaban sobre ellos en busca de presas. Una vez pasó el peligro los soldados esperaron al crepúsculo, entonces comenzaron a subir en todo tipo de embarcaciones como cañoneras, barcos pesqueros, gabarras y botes a remo. El cruce fue aterrador para los rusos, ya que los alemanes les disparaban desde la orilla con cañones, morteros y ametralladoras, recibiendo una cañonera el impacto de un proyectil que quitó la vida a 20 soldados soviéticos. Nada más llegar los primeros botes a la orilla, los rusos saltaron y cargaron directamente contra los alemanes sin tomar ninguna medida para cubrirse. Los germanos que se situaban a 100 metros del río se replegaron hacia atrás para ocultarse en la estación y unas fáctorías. Pero los rusos no desistieron, porque les persiguieron y les dieron caza en una fábrica de ladrillo rojo, instalación en la se enzarzaron en un fortísimo combate que terminó en victoria soviética tras acribillar a balazos la infraestructura durante horas. Al terminar el dia, de los 10.000 hombres de la 13ª División de Guardias, sólo quedaban 3.000 vivos tras haber muerto casi 7.000.

Apocalipsis: Stalingrado, la ultima carta de Stalin. Parte 1

El combate en la montaña del Mamev Kurgan llegó a un punto culminante para los dos contendientes el 16 de Septiembre. La 295ª División de Infantería volvió a cargar contra la colina defendida por tropas de la NKVD con algo más éxito que en jornadas anteriores, pero de nuevo tuvo que retirarse cuando llegaron los restos de la 13ª División de Guardias para reforzar a los defensores. La artillería alemana inmediatamente bombardeó el Mamev Kurgan intensamente, respondiendo también los rusos al cañonear el parque a la falda de la montaña donde se amontonaban los alemanes. Tras el amanecer frío del 17 de Septiembre, los germanos protagonizaron una nueva intentona de conquistar el Mamev Kurgan, esta vez lanzando a los tanques contra la montaña, aunque nada más empezar el ataque, los rusos destruyeron un Panzer y eso causó el pánico entre las filas alemanas que terminaron por retirarse de nuevo. Paulus ya cansado de ver como el Mamev Kurgan no caía, ordenó un ataque masivo contra la montaña costase lo que costase. El 18 de Septiembre los alemanes se lanzaron en oleadas y a bayonetas caladas hacia el Mamev Kurgan. Los rusos, que ya sólo tenían 50 defensores y 10 tanques T-26, rechazaron diez ataques con encarnizados combates cuerpo a cuerpo. Por la noche las dos únicas ametralladoras Maxim que tenían los soviéticos para defenderse en la montaña fueron destruidas, instante en que se ordenó la retirada del Mamev Kurgan, abandonando atrás a los heridos que se quedarían a merced del enemigo. Al finalizar la jornada, los alemanes conquistaron la tan odiada colina para ellos.

hitler

Stuka ametrallando barcazas Sovieticas en el ancho del Volga.


La lucha urbana se convirtió en una pesadilla para los alemanes. Siempre tenían que vivir en tensión y con un miedo interior que no podían disipar, estando sus ojos rojos de cansancio y volviéndose las esperanzas de victoria lejanas. Cada vez que se conquistaba un edificio los rusos recapturaban otro al mismo que tiempo que entre las ruinas ocultaban cañones antitanque desde donde convertían a los Panzer en blancos fáciles tras quedar inmovilizados entre los escombros. Por si fuera poco los francotiradores se habían ganado el título de expertos en cazar a oficiales alemanes y los ingenieros en volar edificios ocupados. El cielo de la ciudad estaba constantemente ennegrecido y era difícil ver el Sol por culpa de un inmenso hongo de humo que alcanzaba los 3 kilómetros de altura después de haber sido incendiados los oleoductos, algo que otorgó a Stalingrado un aspecto gris y tenebroso. El ruido de los camiones lanzacohetes Katiusha, más conocidos como “órganos de Stalin”, desmoralizaba a los alemanes, mientras que el grito de los Stukas al caer en picado desconcertaba a los rusos con su insoportable eco entre las avenidas. El miedo a la noche era terroífico, pues los rusos hacian incursiones nocturnas a cuchillo contra las posiciones alemanas tras sus líneas y colocaban minas antes del amancer para que por la mañana el enemigo las pisara. Tampoco los ataques de los aviones nocturnos U-2 soviéticos que aparecían silenciosamente por sorpresa ayudaban a pasar mejor la noche. Pero lo peor que tenían que soportar los alemanes era la conquista de casas y apartamentos porque antes debían despejar cada muro, ruinas y tejados defendidos por los rusos a un coste altísimo en bajas. Tan desesperante era esa función, que entre pared y pared se escuchaba al enemigo hablar y respirar. Para tomar un simple fábrica, los alemanes tenían que emplear a más de 700 soldados contra unos defenores que no llegaban a las 40 personas. Al soldado alemán tuvieron que equiparle sobretodo con más lanzallamas y granadas, ya que no había en la ciudad no había un sólo rincón que no estuviese defendido, siendo necesario para ello limpiar cada sótano e incluso las alcantarillas. Precisamente la batalla se intensificó en los subsuelos y alcantarillados a lo largo de interminables hileras de oscuros túneles atestados de agua sucia y ratas. Pero la superficie era más peligrosa, ya que las trincheras se cavaban a 45 metros una de otra, desde las cuales los contendientes se insultaban y amenzaran a gritos cuando se aburrían, como por ejemplo cuando los alemanes gritaban: “Russ, skoro bul-bul u Volga (Pronto haréis burbujas en el Volga)”. El nombre de “Blitzkrieg (Guerra Relámpago)”, fue sustituido por los alemanes por el de “Rattenkrieg (Guerra de Ratas)”. Aunque los alemanes estaban sufriendo un terror psicológico tremendo, los rusos no estaban mejor, pues a pesar de que se sentían más seguros tras sus defensas, las bajas eran mucho más elevadas en su bando; de hecho, morían 6.000 soviéticos y 700 alemanes diariamente en la ciudad, llegando a ser la esperanza de vida de un ruso en Stalingrado sólamente de un día.

guerra


Durante la segunda mitad de Septiembre de 1942, los alemanes poco a poco fueron superando los obstáculos y empezaron a moverse con más facilidad entrando en el centro de la ciudad. Sectores como el Barrio de Minina, el Silo de Grano, el Complejo Agroalimentario o la Fábrica de Clavos cayeron en manos alemanas. Pero sin duda la batalla más dura tuvo lugar en la Plaza Roja, donde los alemanes y rusos se desangraron por obtener el control del enorme Almacén Univermag, una batalla que culminó con la conquista alemana de dicha instalación y con la toma de la Sede del Partido Comunista Soviético (PCUS).

Al saber que los alemanes estaban en la simbólica Plaza Roja, los rusos se desmoralizaron y se retiraron hacia los dos embarcaderos que todavía eran seguros en el Volga para poder escapar, no sin antes ser ejecutados muchos de ellos por los comisarios. Esa desbandada permitió el 22 de Septiembre que 100 tanques alemanes se hicieran con la Avenida de Moskovskaia, las calles Kurskaia y Kíevskaia y un área a 200 metros junto a la depresión del Río Tsaritsa, ocupando su embarcadero central y destruyendo el transbordador, además de reducir a la 42ª Brigada Especial de los rusos a sólo 20 hombres. El Barrio de Voroshilovski fue ocupado también en su totalidad, así como la Casa L y la Casa de los Trabajadores del Ferrocarril. Con estos avances un 90% de Stalingrado estaba en manos alemanas, mientras que el Ejército Rojo sólo disponía de una estrecha franja de 8 kilómetros de largo en la orilla del Volga con una profundidad entre los 100 y 800 metros. Aprovechando la ventaja y el caos reinante, los alemanes empezaron a bombardear los embarcaderos con artillería y lanzacohetes Neberwerfer.

alemania


Zukhov con la intención de disminuir la presión de los éxitos alemanes y calmar a sus propios hombres que veían perdida la batalla, decidió fijar un contraataque para el 23 de Septiembre encaminado a desalojar la falda del Mamev Kurgan usando para ello a la 13ª División de Guardias y la 284ª División Siberiana. El plan fue preparado minuciosamente con el traslado nocturno de los batallones de guardias y siberianos procedentes de Asia a través del Volga la noche del 22 al 23 de Septiembre sin que los alemanes advirtieran de su presencia. Sobre las 3:00 horas, las dos divisiones soviéticas cargaron a través del Barranco de Krutoi y al despuntar el alba alcanzaron las cotas bajas del Mamev Kurgan. Sin embargo la acción terminó en fracaso porque los germanos les rechazaron provocándoles elevadas bajas, una buena noticia para Von Paulus que aquel día cumplía 52 años de edad. No obstante el asalto no fue en vano, pues la presencia de los siberianos en el sector facilitó a los rusos el día 24 irrumpir en la Plaza 9 de Enero y arrebatar a los alemanes el Banco Estatal (Goshbank) y la Casa Pavlov, además de reforzar los Barracones de la NKVD, por aquel entonces altamente disputados.

Fracasado el primer contraataque contra los alemanes, los LI y LVII Ejércitos Soviéticos lanzaron un segundo intento esta vez contra el IV Ejército Rumano situado al sur de Stalingrado con la intención atraer sacar fuerzas alemanas y disminuir la presencia germana sobre la urbe. Sin embargo los dos ejércitos soviéticos también fracasaron completamente en su en su misión, pues ni los alemanes se movieron y ni los soldados rumanos retrocedieron al resistir la embestida soviética en sus posiciones. Aquella derrota provocó que el miedo cundiese entre las filas del Ejército Rojo e hizo que todos los puestos de mando y comandancias dentro de la ciudad huyesen a la Isla de Golodni situada en medio del Volga, desobedeciendo de esa manera las órdenes de Stalin de no retroceder. La única fuerza soviética que quedó en Stalingrado fueron unos pocos hombres valientes parapetados en los muelles, quienes milagrosamente aguantaron con éxito siete ataques alemanes durante las siguientes 24 horas. Para celebrar aquella victoria la prensa germana del Ministerio de Propaganda dirigido por Joseph Goebbels anunció el 26 de Septiembre que la bandera nacionalsocislista ondeaba sobre Stalingrado, algo en parte cierto porque los alemanes controlaban gran parte de la ciudad, salvo una pequeña franja a orillas del Volga y unos pocos edificios.

1942


Nadie se pensaba en el Alto Mando Alemán (OKW) que el Ejército Rojo lanzaría otro de sus contraatques el 27 de Septiembre, adelantándose de esta manera a la ofensiva alemana prevista sobre los embarcaderos que casualmente había comenzado con un bombardeo de Stukas a las 4:00 de la mañana. Inesperadamente una oleada rusa que había desembarcado gran cantidad refuerzos por la noche, se extendió a lo largo de las posiciones alemanas realizando asaltos selectivos sobre el Mamev Kurgan, la Fábrica de Armamento Barrikadi, la Planta Química Lazur, la Metalistería Octubre Rojo y los alrededores de la Fábrica de Tractores. El primer objetivo en atacar el Ejército Rojo fue la Fábrica de Armamento Barrikadi y las viviendas obreras de alrededor, tornándose el combate en un sangriento espectáculo cuando las mujeres rusas que allí residían salieron huyendo de sus escondites para ser en el acto masacradas por una ametralladora soviética de su propio bando que las acusó de traidoras y cobardes.

Simultáneamente al asalto de los rusos del 27, los alemanes se anticiparon con otro ataque en diversos sectores que incluyeron la Metalistería Octubre Rojo con una carga que protagonizó la 100ª División de Cazadores Austríaca. A escasos metros la 24ª División Panzer y la 95ª División de Fusileros Soviética se encontraron inesperadamente cara a cara mientas ascendían hacia la cumbre del Mamev Kurgan, lo que derivó en tiroteo por parte de ambos en el que los alemanes se fueron imponiendo al forzar la retirada rusa y asegurar las cisternas del monte. Curiosamente los únicos que no encontraron apenas resistencia fueron los voluntarios del 369º Regimiento Croata que tomaron con facilidad la Terminal de Locomotoras y se atrincheraron frente a los Barracones de la NKVD. Precisamente tan buena fue la labor de los croatas, que el mismo Gobernador “Poglavnik” de Croacia, Ante Pavelic, se convirtió en el primer y único líder de un país que visitó Stalingrado para comprobar la eficacia de sus hombres, por aquel entonces asentados en torno a la Metalistería Octubre Rojo.

Al empezar Octubre, la situación en Stalingrado era crítica desde el mismo día 1. Los alemanes dominaban las dos estaciones ferroviarias, el barrio de negocios, parte de Barrikadi y parcialmente la Fábrica de Tractores. Ese mismo día la zona fortificada denominada “Stalingrado I” fue capturada, huyendo los 6 únicos rusos supervivientes, que todos heridos, subieron a una barcaza y se dejaron llevar por la corriente durante tres días hasta que los rescató la dotación de un cañón antiaéreo en la localidad de Kuporosnoie.

union

Posicion alemana resistiendo una carga suicida Sovietica en la Plaza Roja.


Desesperados aquel inicio de Octubre los soviéticos enviaron más refuerzos a Stalingrado desde el Volga en forma de la 39ª División de Guardias y la 308ª División de Infantería Siberiana. La maniobra distrajo a los comandantes rusos de la atención sobre otros sectores como el Barranco de Krutoi, donde la 295ª División Soviética se salvó por los pelos de un envolvimiento alemán. Los alemanes para compensar la llegada de más rusos sanearon sus líneas haciendo entrar en escena a la 14ª División Panzer y a la 94ª División de Infantería contra la Metalistería Octubre Rojo. El traslado efectuado el 2 de Octubre se coordinó con bombardeo aéreo que incendió un almacén de combustible, lo que dejó una inmensa mancha de petróleo negro que descendió ladera abajo quemando vivos a varios rusos hasta que se apagó una vez entró en contacto con el río. Otra tragedia similar ocurrió en el agua el día 6 cuando cuando una barca sobrecargada con soldados volcó y 16 soviéticos se ahogaron.

Uno de los mayores espantos que sufrieron los soldados rusos en Stalingrado fue su propia NKVD, la fuerza política que controlaba a todo el Ejército Rojo. Durante la batalla la NKVD fue culpable de una de las mayores matanzas en la Historia que un ejército había perpetrado hacia sus propias tropas. Miles de soldados soviéticos murieron bajo las balas de su mismo bando en la ciudad, siendo múltiples las razones; la mayoría escapar en medio de un asalto hacia sus líneas, cobardía, deserción, autoinfligirse heridas para no combatir, intentar entregarse prisionero a los alemanes o difundir el derrotismo. Todas las unidades de combate dentro de Stalingrado tenían un comisario de la NKVD que destacaba por sus chaqueta negra de cuero. Cuando alguien infrigía la normativa el castigo podía hacerse de dos maneras: una de estas era una acción punitiva masa después de que grupos o incluso compañías enteras de soldados huyeran del combate para ser ametrallados a continuación desde sus propias posiciones por los comisarios y tropas del NKVD; o también una acción punitiva individual al cesar la lucha, en este caso desnudando a los acusados antes de ser fusilados para aprovechar la ropa. A tal punto llegó la obsesión de la NKVD que las familias de los desertores sin tener culpa de nada eran arrestadas en sus hogares y enviadas a campos de concentración o gulags de Siberia, incluso a veces ejecutadas. Supuestamente de este modo motivaban a las tropas a no escapar cuando veían a sus mujeres, hijos, bebés o padres amenazados. El más mínimo comentario de queja o derrotismo se pagaba con la vida, llegando incluso los soldados rusos a temer más a su ejército que a los alemanes, lo que facilitó infinidad de suicidios entre los reclutas. Pero no obstante los civiles también pagaron caro la cacería de la NKVD, pues muchos hombres y mujeres que estaban en la zona alemana de Stalingrado y que por escasos momentos recapturaban los rusos, eran ejecutados por la más absurda sospecha de haber tenido contacto con el enemigo. Los comisarios soviéticos no tuvieron piedad ni de los niños, pues muchos de estos cuando se acercaban a los alemanes para que les regalaran un trozo de chocolate o algo de comer, eran inmediatamente abatidos por francotiradores del NKVD a sangre fría sin importarles la edad, llegándose a veces a matar a pequeños de hasta tres años. Un total de 13.500 soviéticos fueron ejecutados por la NKVD comunista en Stalingrado. A pesar de todo era difícil en muchos casos no desertar, ya que las condiciones en que estaban los soldados eran pésimas. Por ejemplo durante las cargas frontales contra el enemigo la mitad de las tropas iban sin armas, por lo que tenían que estar a la espera de que un compañero muriese para coger la suya y disparar. Sin embargo los crímenes no sólo ocurrieron en el lado soviético, sino en mucha menor medida también en el alemán. Un ejemplo de ello fue el Sonderkommando 42 de las SS que se encargó de ejecutar a todo aquel que perteneciera al Partido Comunista Soviético y la NKVD, además de deportar como esclavos a los pocos judíos que residían en la ciudad.

Batalla

Oficial de la NKVD


A lo largo del segundo período de Octubre los francotiradores soviéticos en Stalingrado ganaron fama y gran admiracón por parte del Ejército Rojo Al fin y al cabo eran ellos los que más bajas estaban causando al enemigo. El francotirador más popular fue Vasili Zaitsev, un campesino procedente de los Urales que abatió a 149 alemanes en la ciudad. Desde Alemania tanto miedo llegó a infundar este tirador, que la Wehrmacht llegó a enviar al mejor francotirador del país, el austríaco Heinz Thorval, para eliminar al mejor de Rusia, precisamente Zaitsev. Sorprendentemente ambos mantuvieron un duelo durante días como de si de un “Western” de pistoleros se tratase que alcanzó fama internacional en la prensa de todo el mundo. Finalmente el combate finalizó con la victoria de Zaitsev tras haber descubierto la posición de Thorval escondido bajo una lámina de zinc, momento que aprovechó para dispararle y definitivamente matarle.

segunda

Vassili Zaitsev portando su flamante rifle Mosin nagant



Nada cambió durante la última etapa de Octubre en la ciudad del Volga a excepción del área defendida por los rumanos a las afueras, donde el LVII Ejército Soviético lanzó múltiples cargas con la finalidad de desgastar los flancos. Sin embargo todas terminaron en fracaso porque los rumanos, bien aferrados al terreno, les repelieron constantemente. La única unidad del Eje que realmente lo pasó mal fue la 20ª División de Infantería Rumana, que durante días tuvo que sostener la cima de una loma junto al Volga hasta que ya no pudo aguantar más y se vió obligada a retirarse dejando atrás elevadas bajas. Por aquel entonces los flancos del VI Ejército Alemán en Stalingrado protegidos por rumanos, italianos y húngaros se alargaban casi 200 kilómetros, lo que dejaba a los alemanes dentro de la ciudad en una posición muy vulnerable. A las advertencias sobre dicha debilidad en los extremos que hizo saber el Conducator rumano Ion Antonescu a Hitler, el Führer optó por reforzarlos sacando a un total de150.000 animales de carga, entre estos caballos, camellos y bueyes para suministrar el perímetro exterior.

Mientras tanto en el exterior, muy lejos de Stalingrado, en Egipto, las tropas del Eje empezaban a sufrir sus primeros contratiempos en la contienda. Primeramente el Afrika Korps de Rommel fue derrotado en El-Alamein; al mismo tiempo que la Francia de Vichy quedaba neutralizada en Marruecos y Argelia tras el desembarco angloamericano durante la “Operación Torch”. Sobre el Pacífico los japoneses pasaron de intentar cercar a los americanos en Guadalcanal, para quedar ellos atrapados defendiendo la isla. Repentinamente en Noviembre de 1942 todos los frentes del planeta quedaron en un punto de inflexión tanto para el Eje como para Aliados, algo inédito hasta ese momento en la guerra. Por si fuera poco aquel mes, el invierno llegó al Frente Oriental antes de lo previsto el 11 de Noviembre, quedando las ruinas de Stalingrado blancas, la estepa cubierta de nieve y el Río Volga congelado con enormes bancos de hielo que hicieron encallar a los barcos rusos después de que las temperaturas descendiera drásticamente a -18ºC grados centígrados bajo cero.

mundial


Coincidiendo con la llegada el tan temido “general invierno”, el VI Ejército Alemán lanzó la última gran ofensiva dentro de Stalingrado contra los últimos núcleos de resistencia soviética presente en los embarcaderos, la Metalistería Octubre Rojo, la Fábrica de Tractores, la Planta Química Lazur y la Fábrica de Armamento Barrikadi. Protagonizaron el asalto las 71ª, 79ª, 295ª, 305ª y 389ª Divisiones de Infantería Alemanas, la 100ª División de Cazadores Austríaca y el 369º Regimiento Croata apoyados por la IV Flota Aérea de la Luftwaffe y 150 tanques Panzer. Nada más comenzar la jornada, Stukas hicieron una de sus mejores actuaciones de la campaña al impactar con sus bombas las chimeneas de las fábricas, las cuales terminaron partiéndose y saliendo rodando ladera abajo mientras aplastaban a numerosos soldados soviéticos y arrollaban a un barco de vapor encallado en el hielo del Volga. A continuación las divisiones alemanas se lanzaron contra la Planta Química Lazur y tras un duro combate descendieron hacia el nudo ferroviario, donde tanto a alemanes como a rusos les fue difícil reconocerse debido a un polvo químico amarillo que se había desparramado por el lugar. A las 9:50 horas de la mañana la artillería alemana se sumó al ataque bombardeando unos tanques petrolíferos en el margen del Volga y logrando que tres fueran incendiados dejando el cierlo cubierto de negro. Sobre la Fábrica de Armamento Barrikadi y la Metalistería Octubre Rojo, los alemanes cosecharon más éxitos al reducir el frente enemigo a sólo 500 metros con el Volga. Un ejemplo de las pérdidas rusas ese día fueron los 6 supervivientes del 118º Regimiento de la Guardia, que de sus 264 hombres iniciales 258 perdieron la vida. Tan crítica llegó a ser la situación para el LXII Ejército Soviético que defendía la ciudad, que incluso los mandos pensaron rendir Stalingrado de una vez por todas, algo que no se produjo porque el Ejército Rojo tenía el plan definitivo para aniquilar de un sólo golpe al VI Ejército Alemán.

stalingrado

Operación Urano. NI UN PASO ATRAS!

sovietica

Mitad de Noviembre de 1942-. La nieve se acumulaba en los fríos pavimentos de Stalingrado y los ejércitos enfrentados quedaban enterrados entre toneladas de hielo. Pocos de los que se encontraban en tal situación sabían que desde hacía meses el Alto Mando Soviético (STAVKA) había decidido lanzar una gran ofensiva para convertir la ciudad en una trampa y embolsar al VI Ejército Alemán. Con la llegada del “general invierno” la hora había llegado. Bajo el nombre de “Operación Urano”, el Ejército Rojo atacaría con varios ejércitos e innumerables efectivos los diversos frentes de Stalingrado para destruir a los alemanes y a sus aliados rumanos. La Unión Soviética había dispuesto la enome suma de siete ejércitos con 54 divisiones, todas ellas dirigidas por el vicecomandante supremo de las fuerzas armadas Georgui Zukhov. Para destruir al VI Ejército Alemán, la ofensiva consistiría primero en golpear a los III y IV Ejércitos Rumanos situados en el norte y sur respectivamente de Stalingrado, para luego embolsar la ciudad en abanico. El Conducator de Rumanía, Ion Antonescu, que ya se había quejado sin éxito a Hitler de lo mal defendidos que se encontraban los ejércitos rumanos en los salientes de Stalingrado, no se equivocaba en su percepción, ya que frente a ellos se había ido concentrando todo el Ejército Rojo y el 60% de la aviación soviética procedente de toda la URSS. Desde Stalingrado hacia el norte, justo al borde de la frontera con el VIII Ejército Italiano, se estacionaron los soviéticos en el siguiente orden: XXIV Ejército, el LXV Ejército, el XXI Ejército y el V Ejército Blindado, todos ellos ubicados al otro lado del Río Don para destruir al III Ejército Rumano. Al sur de Stalingrado, junto al LXIV Ejército y delante del Río Volga se concentraron el LVII Ejército y el LI Ejército en este orden, siendo su misión la de acabar con el IV Ejército Rumano. Nadie en la inteligencia militar del Eje se enteró de lo que estaba pasando, pues bajo las ventiscas de nieve y la densa niebla que hacían invisibles el enemigo, el Ejército Rojo pudo cruzar con vehículos y trineos el Don y el Volga sin ver visto por los rumanos con un total de 1.101.000 soldados, 675 tanques, 10.250 piezas de artillería y 1.216 aviones. Aquella formidable fuerza militar fue calificada por Iósif Stalin como la punta de lanza que vengaría el insulto de la “Operación Barbarroja”.

Apocalipsis: Stalingrado, la ultima carta de Stalin. Parte 1

Cañón rumano con su dotación resistiendo a la ofensiva soviética durante la “Operacón Urano”


A las 5:00 de la madrugada del jueves 19 de Noviembre de 1942, una gran ventisca de nieve combinada con una densa niebla que impedía la visibilidad a más de diez metros, cubrió con su manto los márgenes del Río Volga. En medio de aquel panorama gris, unos centinelas de la 1ª División de Caballería Rumana capturaron a un solitario soldado soviético que había cruzado las líneas, al cual primero interrogaron y luego enviaron al enlace alemán destacado en su sector, el teniente Gerhard Von Stöck, campeón en jabalina de los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936. El prisionero había confesado poco antes a los rumanos que el Ejército Rojo lanzaría una ofensiva en un par de horas sobre todo el frente. Sin embargo los alemanes calmaron la preocupación rumana asegurando que era mentira. No obstante los rumanos tenían motivos para desconfiar, pues durante toda la noche habían visto como zapadores soviéticos con equipo invernal se habían adelantado a sus líneas avanzando a gatas sobre la nieve para cortar alambradas y colocar minas anticarro. Pronto la pesadilla se tornaría realidad.

Pronto estare subiendo la Segunda parte, no puedo terminarlo por el limite de caracteres de los posts.
Seguime y enterate de todas las actualizaciones y posts que subo a menudo!

Comentarios Destacados

Marquitos_SC +17
DUELO DE TITANES!!!!!... DESPUES LOS YANQUIS LLORAN POR 50 AÑOS POR SUFRIR EL CALOR DE VIETNAM... MANGA DE TROLOS!!!!.
VVPutin +17
Ah! pero el lavado de cerebro de Hollywood...
hitler
jair600 +1
@VVPutin Es claro que los viejos de 1945 vieron con sus propios ojos el panorama de la post-guerra cuando los soviéticos tomaron berlin, ya después los jóvenes se basaron en las películas por que no le dan bola a la historia.
KukluXclan +2
@VVPutin los yanquis ya entraron en el segundo tiempo cuando los otros ya no tenían más piernas
PrissMartinez +9
Alemania venía masacrando pueblos débiles como una campeona hasta que se topó con Rusia. Ya sabemos el final... guerra
Evilwool

link: https://www.youtube.com/watch?v=tvlpcu4bbc4

Temazo de un juegazo
Pico_Traidor_05
¿Masacrando pueblos débiles? ¿Donde leés la historia? ¿en las películas de Hollywood?

Es una burrada lo que decís, Alemania no se enfrentó a pueblos débiles, se enfrentó a potencias mundiales. Polonia era un país enormemente militarista, fué un gran rival que en una guerra de trincheras, como la 1a guerra mundial, le podría haber ganado a Alemania. Los alemanes contraban con una inteligencia militar superior, por eso pudieron vencerla, por hacer buen uso de sus limitados rec
Pico_Traidor_05
recursos. Los alemanes siempre pelearon en condiciones de inferioridad numérica. A Alemania le declararon la guerra un montón de países con los cuales no tenía conflictos, ello ocurrió por la presión inglesa sobre aquellos países. Eso lo explica muy bien el historiador Salvador Borrego.

23 comentarios - Apocalipsis: Stalingrado, la ultima carta de Stalin. Parte 1

Ale_Boedo
Si es el primer comentario no tiene limite de caracteres, si es en respuesta a otro comentario (como este que estoy haciendo) si lo tiene, por qué? no hay por qué
Evilwool +1
@Ale_Boedo Yo me referia al del post, pero si. No hay por qué, vamos al congreso
wargasm +7
Lo que quedó de Stalingrado luego de que los alemanes les llevaran fascismo, ni siquiera las bombas atómicas sobre Japón destruyeron tanto
alemania
jair600 +1
@derse_OO2 De hecho los soviets supremos dieron las ordenes de que les disparaban a los civiles que retrocedieran y estos civiles tenían que tomar las armas de los caídos y así sucesivamente, por otra parte les fue mal a los civiles que se fueron con los alemanes ya que a los traidores les esperaba lo peor.
Pico_Traidor_05 +1
@jair600

Los altos mandos comunistas amenazaban con castigar a las familias de aquellos soldados soviéticos que retrocedieran, se rindieran o desertaran. Los castigos implicaban la ejecución inmediata del soldado y la internación de su familia en un gulag o el asesinato de la misma. La obligación de quedarse y pelear no era solo para los soldados soviéticos sino para cada civil que estuviera en condiciones de luchar. Retroceder o rendirse no era una opción, los altos mandos
Pico_Traidor_05 +1
@jair600

comunistas ejecutaban a los soldados que fueron prisioneros de los alemanes, así de brutal era la presión soviética sobre su propia gente. Y después vienen los giles a decirme que jYtLer heRa mALo...



Hitler fué 1000 veces mas benevolente con su gente y con los prisioneros que lo que fué Stalin con su gente y con sus prisioneros.
anxeL- +4
Van a salir a decir, ''el frío venció al ejercito Alemán'', cuando en realidad los soviéticos sobre todo los rusos al estar arrinconados al norte donde solo había metros de nieve y un frío mortal se la pasaron peor dado que Alemania controlaba Ucrania que hasta el día de hoy es el principal productor de trigo, y también controlaba los mejores terrenos de cultivo ruso así como el Caucaso que era el 90% del combustible que abastecía el ejercito rojo.
Por ultimo, pero no muy importante, supongamos que si el frió ayudo, pero que en los casi 4 años por ende 3 temporadas de invierno seguían sin preparase para el frío ya es ser tontos.
c0t087 +1
hitler suicido muchos soldados avanzando en epocas de frio intenso cuando debio esperar o campear como el mejor(segun documentales totalmente adulterados)

la otra es que los rusos eran hormigas, es como atacar china hoy (sin bombas nucleares) terminan ganando por cantidad, te la pasas matando 15 veces al mismo tipo

la pecheo italia, y si japon avanzaba mas sobre asia y no iba con ee uu hoy estariamos usando aleman como lengua internacional
Pico_Traidor_05
@c0t087


es como atacar china hoy (sin bombas nucleares) terminan ganando por cantidad, te la pasas matando 15 veces al mismo tipo


tioantifaz999 +1
Terrible, los rusos sufrieron casi 1 millón de muertos en esa batalla.
anxeL- +8
Por cierto, fue el ejercito soviético sobre todo los rusos quienes diezmaron a a la gran ponencia de aquel entonces ya cuando los gringo decidieron hacer su famoso D-Day ya el ejercito Alemán había sufrido demasiadas bajas incluso de regimientos enteros así como de altos cargos, de esos casi 4 millones de mejores soldados de élite solo regresaban unos cuantos, para esa fecha 6 de junio del 44 los alemanes estuvieron en retirada rumbo a Berlin.
Solo que como hemos estado invadida por propaganda gringa han hecho creer que D-Day fue el inicio y el final de la SGM
Hombre_magico88
Batalla de Passchendaele plis
lafecapo38
Estuve en el Museo de Stalingrado de visita en el Mundial. Un museo único. La casa de Pavlov un espectáculo, el fusil de Vasili único. El monumento de la Madre Patria fantástico.
elizardogarcia92 -2
No mamen. Todo mundo sabe que sin la ayuda yanqui en armas, alimentos y transporte Rusia jamas hubiera podido salir del atolladero. Aparte los bombardeos aliados sobre ciudades alemanas, de dia y noche que debilitaron tremendamente a los alemanes. Al finalizar la guerra y dado que los rusos llegaron primero a Berlin, se penso que ellos habian sido los que mas habian contribuido a la debacle alemana, pero al paso de los años todo mundo, excepto los zurdillos, vieron la verdad.
KenzoMegamasso
Cazas estadounidenses “King Cobra” (P-63) apunto de ser enviados hacía la Unión Soviética, 1941-1942.
1942
Es verdad lo que escribiste pero yo creo que la URSS al final aun asi hubiera ganado esa batalla pero a un costo mucho mayor ya que Alemania habia cavado su tumba al tener una guerra en varios frentes como en el Norte de Africa por mencionar otro ejemplo.
KenzoMegamasso
No se visualiza la imagen asi que la expongo nuevamente.
Cazas estadounidenses “King Cobra” (P-63) apunto de ser enviados hacía la Unión Soviética, 1941-1942.
union
Hombre_magico88
@KenzoMegamasso

link: https://www.youtube.com/watch?v=PwlDKRpQo7o
Edelman18
La mas sangrienta Fue Kurks,

Saludos
hugochavez167189 +1
y aca se puede ver al glorioso ejercito aleman. haciedo turismo de masas en rusia...
Batalla
corso_savod +1
Buen post. Lo guardo para ir leyendolo por partes. +10
Esta es una de las batallas que más me interesan de la historia. Cuando viajé a Rusia a principios de año, en el metro de Novosibirsk, adentro de muchos vagones habían pegatinas informativas de la Gran Guerra Patriotica, como los rusos llaman a la Segunda Guerra Mundial. Muy bueno. Y no es para menos con la cantidad de muertos que tuvieron. Casi en toda familia rusa tiene una historia con esa guerra. Respeto y memoria.
fueraderango
aca es donde hitler realmente empezo a perder la guerra
Jusevapa
Buen articulo, espero con ansias la segunda parte.
KenzoMegamasso +1
Me parece curioso pero siempre le atribuyen esa victoria a Rusia cuando en verdad esa nacion ya no existia y se llamaba URSS que era algo asi como una confederacion de naciones y eso incluia soldados de diferentes origenes:
segunda
mundial
stalingrado
PD: segun habia visto un documental los que marcaron al final la diferencia en Stalingrado fueron los sovieticos traidos de Siberia.
jair600
En pocas palabra los del lejano oriente eran los yukinos
KenzoMegamasso
@jair600 Y que se supone que eran los yukinos?
11jasta
Tremenda lectura, se me fue como agua
q-___-p +1
Alemanes pechos frio yo los vi caminar en Stalingrado frente a los Siberianos.
DarkHarthur
Para ambientar el post.


link: https://www.youtube.com/watch?v=wsRWM8XvypM


link: https://www.youtube.com/watch?v=6RUdDH9wgp0
Evilwool
Naah jajajaja me mató el de los simpsons
matoeira
Muy buena lectura tiempo sin ver un post digno de taring aguardo la segunda parte con ansias
Flipy-FX2

link: https://www.youtube.com/watch?v=Z4XAi8FqBGo&t=306s
Flipy-FX2

link: https://www.youtube.com/watch?v=yoiJGDjYoEA&t=184s