epespad

¿Sabemos cuántas especies hay?

¿Sabemos cuántas especies hay?


Si le preguntas a un biólogo algo tan sencillo como ¿cuántas especies de seres vivos hay en la Tierra?, no tardará en contestar: No existe la respuesta, nadie lo sabe.

En la década de los 80, el entomólogo Terry Erwin realizó un estudio sobre la biodiversidad en la selva amazónica que zarandeó los cánones aceptados por los expertos de todo el mundo. Erwin fumigó la copa de un sólo árbol de una especie muy común en las masas tropicales. Recogió los insectos que cayeron en la malla que colocó bajo él y seleccionó sólo los coleópteros (la familia de los escarabajos), entre los que había un buen número de especies nuevas para la Ciencia.

¿Sabemos cuántas especies hay?

Los contó y multiplicó el número que obtuvo por los árboles de esa especie que hay en todas las selvas tropicales del mundo. Después, realizó una extrapolación teniendo en cuenta todas las especies de árboles tropicales y los porcentajes que cada familia de seres vivos ocupa en el árbol de la vida. Así logró tener el número aproximado de especies de seres vivos que debe haber en la Tierra.

Hasta el momento se han descrito cerca de 1.750.000, incluyendo las bacterias. Pero la cifra que obtuvo Erwin fue de 30 millones de especies, una cantidad mareante para la taxonomía, que lleva siglos describiendo formas de vida y aspira a disponer de un catálogo completo de la biodiversidad mundial.

Por supuesto, los trabajos de Erwin han sido ampliamente discutidos y no han faltado los expertos que aseguran que sus cifras son exageradas. «Su trabajo puede ser discutible, pero fue una idea genial que llamó la atención acerca de todo lo que nos queda por conocer sobre de la biodiversidad», comenta Eduardo Galante, catedrático de Zoología de la Universidad de Alicante y director del Centro Iberoamericano de Biodiversidad.

La cifra no es importante. Los críticos con la investigación de Erwin aseguran que en realidad no son 30 millones, sino del orden de 15 millones. En cualquier caso, existirían en la Tierra unas ocho veces más especies de las que conocemos hoy.

A pesar de lo descorazonador que pueda ser el vacío de conocimiento que existe en este campo, los taxónomos no están de brazos cruzados. Se describen cada año alrededor de 25.000 especies nuevas en todo el mundo, la gran mayoría insectos. Este esfuerzo choca en muchas ocasiones con el ritmo de extinciones que estamos sufriendo en la actualidad. Cada hora desaparecen tres especies en nuestro planeta, según un estudio realizado por el eminente entomólogo Edward O. Wilson.

Los trópicos son las áreas más ricas en biodiversidad del planeta, pero en ellos el área de distribución de una especie puede ser menor que un campo de fútbol. Wilson sabía que cada vez que se tala un árbol existe la posibilidad de que con él desaparezca alguna especie de insecto. Calculó el número de extinciones que podría provocar la pérdida de los 150.000 kilómetros cuadrados (equivalente a la mitad de Italia) de selva tropical que se deforestan cada año y su resultado fue de ocho millones de especies.

Los científicos viven una carrera contrarreloj para describirlas antes de que desaparezcan. «En ocasiones documentamos nuevos organismos que hemos recogido en el campo y cuando volvemos al año siguiente al mismo lugar no encontramos ni un ejemplar», se lamenta Ignacio de la Riva, experto en anfibios del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

La carrera no es en vano. Los ecólogos aceptan que la biodiversidad está formada por ecosistemas, especies y genes. La capacidad de adaptación a los cambios ambientales depende en gran medida de la diversidad del sistema. No tiene la misma facilidad para sobrevivir un ecosistema formado por 1.000 especies diferentes que otro en el que sólo haya una decena.

De la misma manera, la mayor diversidad genética incrementa las posibilidades de adaptación de una especie ante una alteración ambiental, como el cambio climático, por ejemplo. Por ese motivo es importante conocer qué sabemos de la biodiversidad para poder conservarla de un modo más eficaz.

La alta tasa de pérdida de especies actual ha llevado a los científicos a afirmar que estamos viviendo la «sexta gran extinción», similar a las otras cinco anteriores que han ocurrido en la Historia de la Tierra, como la que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años.

Los cinco periodos de desapariciones masivas anteriores fueron provocados en todos los casos por causas físicas (caída de meteoritos, glaciaciones, etc.). Sin embargo, el paleontólogo y conservador jefe del Museo de Historia Natural de Nueva York, Niles Eldredge, aseguraba en un artículo publicado hace unos meses que el evento actual de desapariciones «supone la primera extinción masiva documentada que tiene una causa biótica». Es decir, que en este caso es un ser vivo quién ha disparado la pérdida de especies.

El mismo Wilson aúna las causas de esta sexta extinción en la palabra HIPPO (hipopótamo), las siglas en inglés de pérdida de hábitats, especies invasoras, contaminación, superpoblación y la captura excesiva de especies salvajes. Todas ellas provocadas por la actividad humana.

Fuente

0 comentarios - ¿Sabemos cuántas especies hay?