epespad

El futuro hace 100 Años - Parte 2

Inglaterra a dos días de viaje (desde USA)

El futuro hace 100 Años - Parte 2

Buques eléctricos atravesando las olas a casi 100 kilómetros por hora llegarían de Nueva York a Liverpool (5.300km) en dos días. Los cascos de estos barcos estarían elevados sobre el mar mediante flotadores con forma de trineo y potentes chorros de aire que redujeran la fricción contra el agua. La propulsión sería mediante hélices ubicadas tanto bajo la superficie del agua como sobre ella. Durante las tormentas, el buque completo se refugiaría bajo el océano para proteger a los pasajeros hasta que volviera el buen clima. Nada mal para estar pensado desde 1900; esa es más o menos la velocidad de los cruceros más modernos, aunque, en caso de tormenta, sólo pueden sumergirse una vez, como lo probó eficientemente el Titanic.

Aero-naves

prediccion

Como buen futurista, no pudo evitar imaginar "buques voladores" para transporte de mercancías y pasajeros. Sin embargo, estaba seguro de que los aviones no podrían competir con el resto de los vehículos, ya fueran terrestres o marítimos. Dijo que las aeronaves quedarían reservadas en todos los países como vehículos de guerra, o como instrumentos científicos para estudiar la Tierra desde gran altura (ni se atrevió a pensar en el espacio). Muy probablemente su pesimismo estuviera influenciado por el vuelo récord de la época, que era de apenas 300 metros y con los huevos en la garganta. La aeronáutica evolucionaría muy rápidamente luego de su predicción, que fue especialmente acertada en cuanto a su uso bélico...


Bombarderos y tanques de guerra

cambios

Así los conocemos hoy, pero Elfreth Watkins Jr. se refirió a ellos como "naves de guerra aéreas y fortalezas sobre ruedas", a las cuales soñó junto con armas gigantes con un alcance de 40km y con un radio de destrucción del tamaño de ciudades enteras, guiadas por "brújulas" y "telescopios". Los soldados tendrían rifles con balas silenciosas y podrían atrincherarse y camuflarse en segundos gracias máquinas destinadas a tal fin. El resto de la predicción es cada vez más apocalíptico, pero, aún así, no llega a la altura de la realidad que vivimos (o que ignoramos). Tampoco pudo imaginar que su país gastaría 3 billones de dólares en una guerra contra Irak, a razón de US$ 5.000 por segundo (cuando su programa anti-indigencia sólo recibe 500 mil al año). La moraleja: cuando la predicción sea sobre algo malo, esperemos lo peor...


Sin animales salvajes

siglo

n su futuro, no habría animales salvajes, excepto aquellos que permanecieran en cautiverio por la necesidad de estudiarlos o de extraer sus recursos. Comenzando por ratas y ratones, la mayoría de los animales habrían sido extinguidos a propósito por el Hombre, incluyendo al fiel caballo. Evidentemente, su fuerte no era la ecología (a propósito o no, es cierto que estamos extinguiendo a los animales salvajes), pero estuvo más cerca en otras cuestiones: predijo que las vacas y las cabras perderían sus cuernos y que no podrían correr más rápido que un cerdo. Esto tiene sentido si pensamos que, tan sólo 100 años antes de su predicción, los cerdos realmente podían ganarle una carrera a un caballo... pero luego los redujimos a simples bolsas de carne.

Tele-visión

futuro. años

En sus ensueños, vio cámaras conectadas a distantes pantallas eléctricas que reproducirían la acción de cualquier lugar del mundo en cualquier otro lugar. Vio multitudes reunidas en teatros observando en una pantalla gigante los grandes hitos de la Historia del futuro. Vio, luego, estos aparatos instalados en cada hogar, conectados todos a un "teléfono gigante" que transmitía imágenes y sonidos en completa sincronía. Pero no vio que miles de millones de personas cambiarían sus propias vidas por el sólo privilegio de observar las vidas ficticias de las marionetas de una comedia omnipresente basada en la publicidad y el consumo automático. Internet está para cambiar eso, esa pasividad digna de una gallina ponedora; sólo hay que saber aprovecharla.

Teléfonos por todos lados

El futuro hace 100 Años - Parte 2

Todo el planeta estaría interconectado por medio de teléfonos y telégrafos inalámbricos; dio el ejemplo de un marido en medio del Atlántico capaz de conversar con su esposa sentada en su tocador de Chicago, e imaginó todo esto sin operadoras de por medio. La buena noticia para él es que hoy las microondas de la telefonía celular permiten a las esposas controlar saludar a sus maridos aunque sean astronautas en órbita. La mala noticia es que, si bien ya no hay operadoras humanas, hay que escuchar grabaciones a las que se debe responder presionando teclas y luego esperar 30 minutos escuchando una música horrible sólo para poder decir otra vez que "no me van a cobrar lo que se les canta el culo".

Ópera telefónica

prediccion

La ópera será telefoneada a los hogares, y sonará tan armoniosa como si se disfrutara desde el palco de un teatro. Imginar esto fue una hazaña, teniendo en cuenta que estaba mucho más cerca del fonógrafo de Edison que del home theater. Su visión se parece a lo que conocemos por "radio"; sin embargo, John fue más allá, imaginando: instrumentos automáticos reproduciendo las melodías originales con exactitud y transmitiéndolas a distancia. Finalmente, agrega que muchos nuevos dispositivos potenciarán el efecto emocional de la música... ¿Habrá imaginado RjDj? Seguro que no, ni creo que le haya alcanzado la imaginación para visualizar la revolución de la guitarra eléctrica y la maldición de los ringtones polifónicos.

Educación

cambios

Parte de la utopía de este hombre del pasado estaba sustentada sobre la idea de universidades gratuitas para todo el mundo y financiadas por el gobierno para las personas de bajos recursos, con lo que se eliminaría la pobreza. Habría en todas las escuelas médicos para asegurar la buena salud de cada estudiante. Incluso los niños pobres serían llevados de viaje a otras partes del mundo durante las vacaciones, como parte de su formación... Aún no es tarde para todo esto, pero me pregunto por qué toda esta gente, capaz de imaginar futuros tan perfectos, nunca hizo nada para crearlos. Y sé la respuesta: parte del sistema en que estamos obligados a funcionar es la creencia de que el propio sistema debe arreglar nuestros problemas mientras nosotros demandamos esto y aquello. Pero eso nunca funcionó.

Compras a través de tubos

siglo

Se ve que en el 1900 los tubos estaban de moda. A John le hubiesen encantado los Teletubbies... En fin, supuso que habría kilométricas tuberías neumáticas para transportar todo tipo de mercaderías desde las fábricas hasta las casas. Esto es interesante porque eliminaría la necesidad de comercios intermediarios y reduciría significativamente el tráfico y el impacto ambiental de éste. También cabría la posibilidad de estudiar el beneficio económico de este sistema. Siguiendo con la predicción, John se figuró que estos tubos también transportarían el correo. Lo que nunca imaginó es que los tubos serían digitales y que debería reenviar el correo a diez amigos para que no le caiga el pene, o cosas por el estilo (por increíble que parezca -se lo cuento a los lectores más jóvenes-, las cadenas de este tipo ya existían antes que Internet).



Vegetales eléctricos

futuro. años

Reflexionó que, con ayuda de la luz eléctrica, los agricultores convertirían el invierno en verano y la noche en día (y eso que no conocía el efecto invernadero) dentro de jardines de vidrio y bajo una iluminación artificial de "rayos de colores" (quizá se refería a la luz ultravioleta, que hoy se usa para potenciar la producción de THC en la marihuana). Pero, además, creyó que habría corrientes eléctricas subterráneas para acelerar las cosechas y matar a las malas hierbas, y que las semillas serían germinadas por medio de estímulos eléctricos. Lamentablemente, no fue la electricidad si no la química la que ocupó estos puestos, inundándonos de antioxidante, emulsionante y emulsificador, estabilizadores, espesante, colorante, saborizante, conservante y, especialmente, el cancerígeno Glutamato monosódico.


Medicina

El futuro hace 100 Años - Parte 2

Estimó que pocas drogas serían ingeridas por vía oral, a menos que fuesen para tratar problemas puntuales del sistema digestivo. Las pastillas serían reemplazadas por vacunas eléctricas que se aplicarían directamente donde fueran necesarias a través de la piel. Esta otra parte es digna de Nostradamus: Los cuerpos vivos serán transparentes para los médicos. No sólo será posible para un médico ver el interior de un corazón vivo, si no que será capaz de ampliar y fotografiar cualquier parte de él. Este trabajo se realiza con rayos de luz invisible. Ya en su época se conocían los rayos X -descubiertos por nuestro amigo William Crookes e investigados por el genial Nikola Tesla-, pero su idea se parece mucho más a la resonancia magnética y otras tecnologías actualmente disponibles.

fuente


OTROS POST MIOS


El futuro hace 100 Años - Parte 1
Las 5 Cosas Maravillosas de tu cerebro
Aventura en Moto - Fotos Propias
Gripe A - 34 Preguntas y respuestas
Peliculas en RMBV



Comentar = Agradecer

1 comentario - El futuro hace 100 Años - Parte 2

davidakd
jajaaa, nada mal el tipo!