epespad

Todo para un perro. Parte 2

Adopte un Perro


INTRODUCCIÓN

Gracias por abrirle las puertas de tu hogar y de tu corazón a un perro de albergue. Al adquirir este compromiso no solamente ganarás a un gran amigo, también habrás salvado una vida. Estamos seguros de que él te agradecerá el haberle otorgado una familia con lealtad y amor incondicional.

La experiencia de adoptar

Adoptar un perro es un compromiso a largo plazo que durará al menos entre 7 y 10 años. Por esta razón, no sólo se necesitan ganas de tener un animal de compañía. Los perros necesitan cariño, ejercicio, tiempo, espacio y dedicación. Además, deberás limpiar diariamente sus desechos y destinar ciertos recursos económicos a su cuidado, tan sólo por mencionar algunos requisitos para mantenerlo en buenas condiciones.

¿Por qué quieres un perro? ¿Es una decisión planificada y acordada con la familia o se trata de un impulso momentáneo?

Debes pensar qué tipo de perro es el adecuado para ti y tu familia ya que las condiciones varían dependiendo de si el animal es tranquilo o inquieto, de pelo corto o largo, pequeño o grande. Quererlo y cuidarlo debe convertirse en una satisfacción tanto para ti como para él.

Perros felices

Los perros son felices la gran mayoría del tiempo, tan sólo viven el momento y quieren expresar toda su ternura así como les sea posible. Algunos perros, sin embargo, no han tenido la suerte de encontrar un hogar cariñoso y acogedor.

Entendemos que los perros de la calle merecen una segunda oportunidad para conocer el significado de lo que realmente es una vida feliz. Todos sabemos que los perros también pueden ser muy agradecidos.

Es por ello que gracias al programa PEDIGREE Adóptame™ miles de perros han encontrado un hogar lleno de amor. El esfuerzo continúa y nuestra labor llegará muy lejos, porque definitivamente aún falta mucho camino por recorrer y muchos perros que hacer felices.

CINCO CONSEJOS PARA SENTIRSE EN CASA

1. Establece con él una rutina diaria tan pronto como te sea posible.
2. Elige un horario específico para que coma, duerma y haga ejercicio. En lo posible trata de seguir ese horario diariamente.
3. Como medida preventiva programa una visita al veterinario durante la primera semana. Esto te garantizará que cualquier problema de salud que pueda afectarlo sea corregido lo antes posible.
4. Cuando presentes a tu perro a personas desconocidas, asegúrate de hacerlo gradualmente. Si es posible, limita estas ocasiones a no más de dos personas nuevas en cada presentación.
5. Tu perro tiene que poder olfatear a la persona antes de que ésta lo quiera acariciar, por lo tanto asegúrate de vigilarlo hasta que estés convencido de que él no se siente temeroso o amenazado. Bajo ninguna circunstancia debes permitir que nadie moleste o juegue de mala manera con tu perro. En ocasiones los perros pueden reaccionar de diferentes formas ante los desconocidos, sobre todo si no entienden sus juegos. Trátalo contra la dirofilaria y la giardia si es necesario.

¿QUE NECESITA TU PERRO IDEAL?

¿Que necesita tu perro ideal?

Al igual que tú, tu nuevo amigo necesita artículos de uso diario que se convertirán en parte de su vida. Ir de compras es muy divertido. Aquí te ofrecemos algunos consejos para que tomes las decisiones correctas.

Esto es lo que tu nuevo amigo necesitará:

* Una cama
Una cama forrada con un pequeño cojín lavable es lo ideal. No te olvides de comprobar el tamaño. Tu perro deberá poder acostarse en ella.

* Platos
Tu cachorro tiene que tener su propia vajilla: un plato para la comida y otro para el agua fresca. Trata de que no sean de plástico ya que tienden a rallarse y son difíciles de limpiar.

* Collar y correa
Lo recomendable es que su collar sea de nylon ligero o de cuero para que resulte más resistente. Es muy importante que tenga su correa y placa de identificación antes de su primer paseo.

* Placa de identificación
Puedes elegir el diseño que más te guste, lo importante es que tenga su nombre, tu dirección y teléfono.

* Cepillo
Es cierto que un perro puede ser el mejor compañero y amigo de un niño si al animal se le enseña cómo jugar adecuadamente con él. Cepillarlo con regularidad lo ayudará a verse más apuesto y es también un buen pretexto para consentirlo. Utiliza un cepillo de cerdas suaves o un peine de metal de dientes abiertos, dependiendo de su tipo de pelo.

* Juguetes
Compra juguetes de plástico o materiales resistentes que sean fáciles de lavar. Los juguetes huecos o aquellos en los que se pueden meter alimentos son muy estimulantes y divertidos para ellos.

* Alimento y agua
Es importante darle desde pequeño un alimento completo y balanceado al 100%. Ofréceselo en las cantidades correctas y no olvides tener siempre agua fresca y limpia disponible para él.

ASEO

¡Convierte la hora del baño en un momento súper divertido! La frecuencia del baño depende del tamaño de tu perro y de su pelaje. Te recomendamos que consultes a un veterinario sobre cada cuánto tiempo debes bañar a tu perro. Procura no bañarlo excesivamente. El pelo de tu amigo tiene un aceite natural que ayuda a mantenerlo saludable.

Si la limpieza se convierte en un juego, tu perro siempre va a disfrutar de esta rutina. Estos son algunos consejos:

* Usa preferentemente agua tibia y trata de no mojarle los oídos.
* Utiliza champú o jabón neutro y asegúrate de enjuagarlo perfectamente retirando todo residuo de espuma o jabón de su pelaje.

* Procura no utilizar ningún tipo de producto antipulgas sin consultar antes a tu veterinario, ya que puede resultar tóxico para él.

* Después del baño, sécalo bien, límpiale el conducto auditivo externo (nunca introduzcas objetos en su oído) y no utilices perfumes fuertes. Recuerda que él percibe los aromas con mucha mayor intensidad que tú.
* Cepíllalo diariamente, ya que ayuda a eliminar la suciedad y a mantener su pelo brillante.

CUIDADOS

Los paseos y el ejercicio

Todo para un perro. Parte 2

Como regla general, los perros necesitan pasear con su dueño para estimularse física y mentalmente. Cuando salgas a pasear con tu perro, él deberá llevar puesto su collar y correa en todo momento. Además, deberás cumplir con los reglamentos de tu localidad. Asegúrate de que tu perro lleve en el collar las placas de vacunación e identificación con sus datos y los tuyos para que puedas ser contactado en el caso de que se escape accidentalmente. No debes permitir que tu perro vague o pasee solo en ningún momento porque puede resultar peligroso.

Los desechos

mega

Como dueño responsable, siempre debes llevar contigo una bolsa de plástico cuando salgas a pasear con tu perro. Una buena manera de no olvidarte consiste en incorporar a la correa de tu perro un pequeño bolso de lona en donde llevar varias bolsas de plástico, además de alguna pelota para jugar, su cepillo o incluso un poco de dinero para alguna emergencia, como por ejemplo una botella de agua. También te puede servir para tus llaves y tu teléfono celular, en el caso de contar con uno. Una vez que te acostumbres a salir con este implemento, difícilmente se te olvidará y así contribuirás a mantener limpias las calles y los parques públicos.

Perros extraviados

sobre

Desafortunadamente, los perros se pueden perder y este es un hecho que debemos evitar a toda costa. Prevenir la situación es fácil. Puedes evitarlo asegurándote de que tu perro siempre use su collar con su placa de identificación en la que figura tu dirección y número de teléfono.

Durante las tormentas y los juegos pirotécnicos, encierra a tu perro en un lugar seguro. Si por cualquier motivo se llega a escapar, revisa con tus vecinos, con las clínicas veterinarias cercanas, los albergues y centros de control canino de tu localidad. Házlo periódicamente hasta que lo encuentres.

Lejos de casa

tu

Aunque muchos dueños prefieren viajar con sus mascotas durante las vacaciones, en ciertas ocasiones esto no es posible. Necesitas evaluar la mejor manera de cuidar de tu perro mientras te encuentras lejos. Acude a tu veterinario, seguramente él podrá recomendarte alguna pensión canina de buena reputación.

Si es un período vacacional largo, comienza los preparativos con anticipación ya que en muchas ocasiones la capacidad de las pensiones es limitada.

Para alojar allí a tu perro, deberá estar sano, con todas las vacunas al corriente. Si estarás ausente sólo un par de días, puedes considerar a un familiar o a un vecino que sea responsable y que conozca muy bien a tu perro. Quizás puedan visitarlo en tu hogar para atender sus necesidades.

Los perros y los niños

Es cierto que un perro puede ser el mejor compañero y amigo de un niño si se le enseña cómo jugar adecuadamente con él.

Los juegos de persecución entre niños y perros deben ser supervisados en todo momento por un adulto, hasta estar completamente seguros de que existe un entendimiento y un lazo afectivo entre ellos. La gran mayoría de los perros son leales y fieles pero si el tuyo no está acostumbrado a los niños, éstos deberán ser presentados y vigilados hasta que el animal se sienta cómodo con su presencia.

parte



VACUNAS

perro

Antes de que tu perro se aventure a explorar el exterior de la casa, tiene que estar vacunado. Esta práctica puede variar en cada caso (consulta a tu veterinario acerca de cuál es el mejor plan de vacunación para tu perro).

Estas son las vacunas más comunes que debe tener cualquier perro:

1. Si es cachorro:
* Vacuna quíntuple
* Primer y segundo refuerzo de la vacuna quíntuple
* Vacuna contra la rabia
* Vacuna contra la tos de las perreras (si tu veterinario lo considera necesario)
Algunos veterinarios pueden aplicar hasta un tercer refuerzo de vacuna quíntuple, dependiendo del programa de vacunación vigente para cada zona geográfica. También pueden aconsejar tratamientos contra la dirofilaria y la giardia si lo consideran necesario.
2. Si es adulto:
* Vacuna quíntuple
* Vacuna contra la tos de las perreras (si tu veterinario lo considera necesario)
* Vacuna contra la rabia
* Tratamiento contra la dirofilaria y la giardia si es necesario

el

Refuerzos anuales:

* Vacina óctupla
* Vacina anti-rábica
* Vacina contra tosse dos canis (se o veterinário achar necessário)
* Tratamento contra dirofilaria e giárdia, se necessário

-------------------------------------------------------

COMO JUGAR CON TU PERRO

y

Dentro de las cosas que más les gustan a los perros es jugar. Bueno, eso no es difícil de entender, pues ellos, como nosotros, son de los pocos animales que gozan el juego aún en edades adultas. De hecho el juego es muy importante para su estabilidad emocional. El juego mantiene su mente y cuerpo sanos y fortalece la convivencia en su sociedad.

Se dice que la relación entre dos personas es tan buena como la risa o sonrisas que haya durante su plática. Yo te diría que la relación de una persona y su perro es tan sana como el juego en que participen.

Jugar aumenta la confianza entre ambos, fortalece el apego sano, aumenta el conocimiento que tenemos uno del otro, nos quita tenciones y nos da alegría.

Claro que debemos seguir reglas para que el juego sea sano. ¿Las analizamos?

a) Debe de gustarnos a ambos. Si a tu perro le gusta morder y jalar trapos o juguetes, puedes jugar a jalarlo, mientras él sostiene el juguete con su hocico; pero si pierde fácilmente el control de la intensidad y se pone muy agresivo, entonces ya no es un juego adecuado.

b) Tiempos. No puedo molestarme porque él quiera jugar y yo no tengo tiempo. El podrá pedir, pero yo tengo el poder de decir “Ahora no”. Eso no es complicado, sin embargo incluye el poder decir “Ya no”, esto es, yo puedo terminar el juego cuando lo desee.

c) Reglas claras. Si quiero jugar a aventarle la pelota y que me la traiga debo enseñárselo. Si lo persigo para quitársela es otro juego, si le aviento la pelota para que se la lleve a su lugar y la mordisquee ya no es juego. Entonces ¿Cómo jugar? El puede proponer, pero tú decides enseñándole.

d) Debes evitar el juego que involucre objetos que no sean juguetes (zapatos o ropa que ya no quieras, juguetes de los niños, peluches, etc.)y con los que no quieres que después juegue, pues al otro día él no podrá diferenciar los viejos de los nuevos o los que quieras a los que ya no quieras.

e) “Si tú o tu perro no se están divirtiendo algo estás haciendo mal”. El entrenamiento, cualquiera que sea, incluyendo claro está, el juego, debe ser divertido, pero no lo será si uno de los dos no participa o se enoja o no sigue las reglas.

f) Recuerda que ganar siempre aumenta la jerarquía. Cuida que ganes la mayoría de las veces. Que tú tengas el control del juego para no tener problemas con la disciplina después.

g) Termina el juego antes de que se canse tu perro o tú, para que siempre tenga ganas de volver a empezar.

Bueno, esas son las reglas, ahora ¿A qué jugamos?
Hay muchas formas de divertirnos con nuestro perro o perros. Algunas más elaboradas que otras, y esto tiene que ver con la edad de los participantes, gustos, posibilidades, entornos e instalaciones, juguetes, etc. Veamos algunas opciones:

a) Escondidillas. Si tu perro no sabe esperar (ejercicio de quieto), que alguien lo detenga mientras tú te escondes. Después das el aviso y libre tu perro empezará a buscarte guiándose por su oído y olfato. Verifica que las puertas necesarias estén abiertas para que no las rasguñe y que no halla nada que pueda tirar o romper durante su búsqueda. Si no te encuentra puedes llamarlo de vez en cuando para animarlo. Dependiendo de su edad y vitalidad sabrás escoger el mejor lugar para que logre encontrarte pero no le sea tan fácil. Si estás seguro que no se perderá puedes practicarlo en algún parque abierto.

b) Buscando el Premio Pedigree®. Si saldrás un momento y crees que se puede quedar triste oculta algunos juguetes que le gusten mucho. Puede ser atrás de una puerta o un mueble de fácil acceso. Verifica que no los pueda destrozar e ingerir pequeños trozos, nunca corras riesgos. Quizá si los embarras ligeramente con algún paté para perro como Cesars®, o de la variedad de Carne Molida de las latas Pedigree® o usa algunas Botanas Pedigree®; que además de ser muy sabrosas le nutren. Al principio haz que los encuentre rápido, y poco a poco ve dificultando la búsqueda, así estará ocupado cuando salgas y no te extrañará tanto.

c) Pelota. La pelota es le juguete y juego que a más perros les gusta. Escoge una que no pueda destrozar fácilmente. Evita las de plástico y esponja. Búscalas en tiendas para mascota. Las de tenis son buenas pero después de un tiempo su cubierta empieza a desgastar los dientes de nuestros perros, así que no es la mejor si juegas a diario con ella. Si la atrapa y no la regresa prueba con dos: Cuando atrape una y quiera escapar con ella muéstrale la otra y convéncelo de ir por ella, cuando suelte la primera tómala y así sucesivamente. Otra forma es atarle una correa o cuerda larga de 10 metros y lanzar la pelota cerca, cuando la atrape jálalo suavemente de la correa, recupera la pelota, felicítalo mucho y vuélvela a tirar.

d) Frisbee. Es el platillo volador. Si tienes una mediana habilidad para lanzarlo puede ser muy divertido. Inicia haciendo que ruede por el piso para que tu perro lo atrape en movimiento. Después lánzalo a muy corta distancia estando él frente a ti, para que lo atrape fácilmente. Ve incrementando muy poco a poco la distancia. Lo importante es que el disco no toque el piso. Los profesionales enseñan a sus perros muchas piruetas y trucos para hacer todo un show. Tú puedes enseñarle a que atrape 8 discos estando a 3 metros frente a ti lanzándolos seguidos, para que él atrape y suelte inmediatamente, o que haga un círculo alrededor o frente a ti antes de lanzarle el disco, o ladre pidiéndotelo, etcétera. Tu imaginación es el límite.

e) Salir con él en bicicleta puede se una buena opción, si logras que no se aleje. Inicia con salidas cortas, a lugares conocidos y seguros, donde no lo puedan atropellar o haya perros que lo ataquen, pues al huir puede perderse. Haz que no se te acerque mucho para no caer. Maneja a baja velocidad al principio.

f) Tapa sus ojos y avienta su pelota o juguete a corta distancia, cuando deje de botar libera a tu perro para que lo recobre al momento en que dices “Busca” o algo parecido. Si no lo encuentra o le interesa guíalo suavemente y felicítalo mucho cuando lo encuentre.

g) Pon tres recipientes fáciles de voltear, boca abajo. Dentro de uno pon algún juguete o su Botana Pedigree® favorita. Haz que te vea a cierta distancia, ya sea atado o detenido por alguien. Después libéralo dándole alguna instrucción como “Busca” y deja que huela y encuentre su premio. Más adelante escóndelo sin que sepa donde está, y así irá aprendiendo a usar su olfato.

h) Une varias cajas de cartón de manera que formen un túnel de unos dos metros de largo. Que alguien detenga a tu perro justo en la entrada y tú llámalo por el otro extremo, cuando esté interesado realmente que lo suelte para que pase por el túnel hasta ti. Poco a poco agranda el túnel y vete apartando de la salida. A tu perro le encantará, y más si al final avientas la pelota para que vaya por ella. Dale forma de “U” o “S” para hacerlo cada vez más divertido

i) Saltos. A los perros les gusta saltar, y si el tuyo ya alcanzó su talla final, sus huesos ya están formados ya podemos jugar con los saltos. Los hay desde profesionales como los usados en justas deportivos como los que puedas hacer en casa: Basta un tubo de pvc o un palo de escoba de poco más de un metro de largo apoyado en un par de cubetas, bancos, sillas o algo que lo pueda sostener y que tenga la misma altura para improvisar un salto. Inicia con poca altura y no más de su propia altura a la cruz (hombros del perro). Lo importante es que si tu perro se tropieza la barra caiga fácilmente. Como incentivo para lograr el salto puedes usar su pelota mostrándosela y lanzándola cuando esté próximo al salto para que el lo salte al querer alcanzarla.

En fin, al estar con él se te ocurrirán otras formas, solo no olvides las reglas que aquí te sugerimos y ¡A jugar de ha dicho! Aprovecha esa gran oportunidad que tienes al contar con un amigo incondicional, siempre dispuesto a estar contigo en las buenas y en las malas, a hacerte olvidar problemas y malos ratos con su entusiasmo, sus ganas de jugar y su cariño.

----------------------------------------------------

ENTRENAMIENTO

El NO

2

Durante mucho tiempo he visto a personas corregir a sus perros de distintas formas pero con un común denominador: El coraje o molestia por no ser obedecidos. He leído en libros y revistas, he escuchado de entrenadores y dueños con perros bien educados que hay que llamarles con energía, firmes, que sepan quien manda, ser estrictos, etc. Pero cuando veo a sus perros muchos no terminan de convencerme.

Por otro lado veo a los perros desobedientes pero felices con amos desesperados a veces tolerantes y a veces castigando furiosos sin obtener resultados y tampoco me convencen.

Y veo en centros comerciales a papás que fingen no oír a sus niños como patalean por un juguete o dulce que al final terminan dándole al pequeño para que deje de lloriquear entonces recuerdo… recuerdo a mi mamá.

Al igual que con los humanos para los perros la más importante de las escuelas, la que los lleva a ser buenos perros, perros felices, perros aceptados en la sociedad en la que viven es la que da la madre… y después la “2ª madre”: los humanos con los que vive.

No importa que tan fino o hermoso sea, si no puede convivir con nosotros no será nunca feliz él ni nosotros, pues ambos somos sociales. Es por esta razón que el esta “capacitado” para aprender las reglas de la sociedad en la que vive. Claro, si esa sociedad las marca adecuadamente.

La madre y hermanos son fundamentales para su desarrollo emocional y social. Un cachorro que es separado de ese 1er grupo social no aprende a relacionarse. Es la mejor forma de que comprenda las conductas sociales adecuadas. Así, al morder más fuerte de lo tolerable a su madre o hermanos estos gruñirán, ladrarán o gemirán, y después o regresarán la mordida o se alejarán de él, pero lo importante y el castigo real es que el juego se suspenderá por un momento, y así será cuando reincida hasta que comprenda que es la intensidad de su mordida lo que detiene la diversión. Es así como se corrigen entre ellos y así como debemos corregir nosotros. ¿Fácil, no?

Al llegar a casa debemos explicar las reglas, pero recordando que no hablan español, por lo tanto la explicación debe ser con correcciones y felicitaciones.

Recuerda que “Las conductas que dan placer se fortalecen, las que causan dolor se extinguen y las que no causan ni placer ni dolor tienden a desaparecer”

Si partimos de que las correcciones siguen el principio de “Así sí y así no, aquí sí y aquí no” cada vez que haga algo que no queremos debemos distraerlo y conducirlo, guiarlo a la conducta deseada para que, al momento que la haga podamos felicitar.

Ejemplo:
Hecho:
Mi perro está mordiendo mi zapato.
Forma tradicional:
Le grito que No con voz amenazante, le reprendo y le doy un jalón, un manazo y/o lo mando castigado un buen rato a su jaula o algún lugar lejos de mí.
Sugerencia:
Lanza una pelota cerca de él, o un juguete que sepas le pueda llamar la atención. Si no da resultado empieza a jugar con ese juguete y llámalo a jugar, pero deja el zapato allí donde esta. Si no cede di “no” con voz firme pero suave, sin enojo. Recuerda que estas formándolo, estas dirigiéndolo, estas guiándolo y no le puedes explicar con palabras, por ello no debes enojarte si aun no sabe que es bueno o malo.

Mi primera y mejor maestra de entrenamiento canino fue mama (por eso dije que la recordaba) y nunca pensó en entrenar a un perro… ni que yo lo hiciera. Ella decía: “Si tienes que subir tu tono de voz es que estas perdiendo el control”, desde entonces pienso, el control no debo perderlo para no gritar, para no enojarme, para enseñar rápido y bien sin el miedo que causa una obediencia que al final a nadie satisface tanto como la obediencia con confianza.

El enojo es mal consejero, no lo necesitas para enseñar y te lo demostrare:

Sin duda el que Fido este destrozando tus zapatos nuevos debe enfurecerte pero piensa, si lo reprendes muy duro puede ser que no vuelva a acercarse al closet… o que la próxima vez se esconda de ti. Yo no correría el riesgo. Si le corriges con un tirón corto de su correa o un jalón de piel de atrás de su nuca al momento de decir “no” y en cuanto suelte el zapato le muestras un juguete mas atractivo el terminara dejando el zapato olvidado. Si no es así vuelve a corregir las veces que sea necesario, pero sigue llamando su atención al juguete adecuado. Con este manejo estamos guiando a la conducta deseable de manera entendible para el.

Si solo lo castigas dices: “Esto no lo hagas” Quizás le quede claro pero entonces ¿Qué hace con su tiempo y sus ganas de jugar y de morder? Si le corriges lo diriges no solo a lo que si puede hacer, sino que esa actividad tendrá una emoción: la emoción de tu juego, de tu presencia y alegría, y eso es importante para el, pues aunque al otro día no estés el recordara lo feliz que fue jugando con la pelota roja y fácilmente se dirigirá a ella.

De cualquier manera no vuelvas a dejar al alcance de su hocico tus zapatos… a menos que tu estés presente para volver a corregirle si fuera necesario y repetir todo este proceso. Recuerda que estas entrenándolo y varias repeticiones refuerzan el comportamiento deseado.

También recuerda que las correcciones no necesitan causar dolor. Son solo una llamada de atención.

El no, como me enseño el Doctor Moisés Heimblum (Experto en Comportamiento Canino), es siempre No, y esto significa que cuando pongamos una regla en casa debemos respetarla y hacerla respetar siempre. No puedo enojarme porque mi perro me pide comida o la roba de la mesa cuando como si a veces le reprendo y a veces y doy un poco. El no entiende si ese día yo estaba de buenas, o ese alimento si podía comerlo, o accidentalmente se me cayó al piso. El entiende que si insiste yo cederé y así el me enseña lo tenaz que puede ser un perro cuando sabe que si insiste lo consigue tarde o temprano. Y esto tú lo sabes bien porque así somos también los humanos.

El enseñarle buenos modales a tu perro es tu responsabilidad, pero también es uno de los placeres de tener uno. No puedes ser tolerante con lo que no es correcto porque lo pones en riesgo. Imagina que no le enseñas a regresar a ti:

No lo podrás sacar a pasear sin correa por el peligro de perderlo, que lo atropellen o se meta en problemas con otro perro. Tu pierdes porque no gozaras sus juegos al aire libre, y el también.

Si cuando llegan visitas el se para de patas preferirán no estar con el, por lo que o lo encierras y escuchas sus ladridos toda la velada o de plano tus visitas no regresaran.

Si te roba comida mermara tu presupuesto, o te dejara un día sin comer, o se envenenara.

En fin, la educación es la única herramienta para lubricar la relación entre seres sociales y en este caso es tu responsabilidad, una responsabilidad divertida, un juego una excelente forma de sustraerte de los problemas del día en el trabajo, la escuela, la calle, etc.

Aprovecha los excelentes premios en forma de botanas o tiras de carne que te ofrece Pedigree® y dalos en pequeñas porciones a tu perro en el momento en que este haciendo lo que esta correcto, lo que le estas enseñando y corrígelo en el momento en que no.

Sigue la regla de oro del entrenamiento: “Si tu o tu perro no se están divirtiendo algo estas haciendo mal”

Recuerda que además de darle una buena alimentación con Pedigree®, o llevarlo al veterinario, hay que educarlo para que sea feliz y tu también.

Por eso ahora, como siempre te pedimos:

“QUIERELO COMO EL A TI”

Fuente:

para

http://miperroideal.tudiscovery.com

4 comentarios - Todo para un perro. Parte 2

GignacioO
ganster75 dijo:ESTA MUY BUENO TUS APORTES, PASATE POR LOS MIOS ......http://www.taringa.net/perfil/ganster75....


¿SPAM? {En el otro post puso lo mismo}