epelpad

la ciudad de oro

Hola taringueros hoy les voy a hablar de uno de los enigmas mas buscados y coticiados del hombre"EL DORADO" esta ciudad perdida es rica en oro,joyas,diamantes y cosas de mucho valor

muchos dicen que no es una ciudad si no un enorme y jugoso tesoro otros que es una ciudad echa de oro y otros que hay en una ciudad oro por todas partes y por ultimo el mas increible de todos la ciudad que se la llevo el mar(una ironia que hace cierto manga pero en lugar de llevarla al agua esta en el cielo)

Supuesto descubrimiento
En 2001, el arqueólogo italiano Mario Polia descubrió en los archivos de los Jesuitas en Roma un informe del misionario Andrea López. En este informe, cuyo origen data de alrededor del año 1600, López habla de una ciudad grande, rica en oro, plata y joyas, ubicada en medio de la selva tropical, cerca de una catarata llamada Paititi por los nativos. López informó al Papa de su descubrimiento, pero algunas teorías conspiracionistas cuentan que el lugar exacto de Paititi ha sido mantenido en secreto por el Vaticano.

Quienes suponen que el mito refleja una realidad concreta, sugieren que la ciudad del Paititi y sus riquezas se encuentran probablemente en las selvas montañosas del sureste peruano, en el departamento de Madre de Dios, en algunos de los valles actualmente íncluidos dentro del Parque Nacional del Manú, al este del Cerro Atalaya, hacia los lugares llamados Pantiacolla en cuyas cercanías existen sugestivos montículos llamados "pirámides" de Paratoari, aunque estos llamativos montículos piramidales vistos desde el aire y recubiertos de densa yunga parecen ser formaciones geológicas naturales. (En 1996 alcanzado por el equipo de Gregory Deyermenjian y confirmado como formaciones naturales, de arenisca.)

En cuanto a la malograda expedición realizada por Percy Harrison Fawcett, éste buscaba una ciudad perdida en la Amazonia en zonas próximas a las fronteras de Brasil con Bolivia y Perú, a tal ciudad le dio el nombre Ciudad perdida de Z, en las hipótesis de éste explorador tal ciudad se confundía con la supuesta del Paititi aunque más al este, en la región del río Xingú (o Shingu). Lo más probable es que Fawcett haya mal interpretado textos (en los que resonaba la leyenda del Paititi) y relatos antiguos creyendo que el sistema de grandes aldeas pobladas por amazonidos agricultores e interconectadas por pistas constituían una urbe en el sentido usual de la palabra (con palacios y edificios de mampostería).

Exploradores
Desde entonces, se han llevado a cabo investigaciones más serias asociadas con Paititi en lugares perdidos de montañas y selvas peruanas. Algunos de estos nuevos exploradores han sido el médico y explorador peruano Carlos Neuenschwander Landa, el sacerdote salesiano argentino Juan Carlos Polentini Wester, por informaciones y relatos del hacendado Aristides Muñiz Rodríguez de la zona de Lares y Lacco como lo relata el libro "Paititi En la Bruma de la Historia", y "Paititi" de Editorial Salesiana y, desde 1984, hasta fechas recientee (2007), el psicólogo/explorador Gregory Deyermenjian (EEUU) y el explorador/cartógrafo Paulino Mamani (Perú).


Origenes de la leyenda

El mito empezó en el año 1530 en los Andes de lo que hoy es Colombia, donde el conquistador Gonzalo Jiménez de Quesada encontró por primera vez a los Muiscas, una sociedad ubicada en lo que actualmente se conoce como el Altiplano Cundiboyacense. La historia de los rituales muiscas fue llevada a Quito por los hombres de Sebastián de Belalcázar; mezclada con otros rumores, se formó allí la leyenda de El dorado, «el hombre dorado», «el indio dorado», «el rey dorado». Imaginado como un lugar, El Dorado llegó a ser un reino, un imperio, la ciudad de este rey legendario.

En busca de este reino legendario, Francisco de Orellana y Gonzalo Pizarro partieron de Quito en 1541 hacia el Amazonas en una de las más fatídicas y famosas expediciones para encontrar El Dorado.

Hay otra leyenda acerca del Dorado que cuenta que en la época de Tahuantinsuyo, cuando los incas se enteraron que Atahualpa había sido asesinado por los conquistadores, a pesar de que continuaban llegando a Cajamarca cientos de indìgenas cargados con oro y plata para pagar su rescate, Rumiñahui, uno de sus principales generales, decidió esconder todo el oro de la ciudad acompañado de al menos mil incas. La leyenda no dice exactamente dónde se escondió el oro, pero muchas personas piensan que el oro se escondió en el fondo del lago Titicaca,o en los llanganatis ecuatorianos. Desde el siglo XVIII se adelantaron expediciones para buscar el tesoro de los incas en la abrupta e inhóspita zona de la cordillera de los Andes conocida como "Llanganates" (una parte de la cual forma parte de una reserva natural), todas con resultados oficialmente inútiles y trágicos por la pérdida de vidas.

fuente wikipedia

la ciudad de oro

8 comentarios - la ciudad de oro

niko09ll
si es que existe ojalas que siga perdida en algun lugar de peru y que no la hallan destruido y llevado los españoles, templarios, rosacruses, masones o algo asi
alexiass
Es increible como no paso de generacion en generacion en donde la escondieron, si eso sucedio. O quizas solo desaparecieron sus habitantes como sucedio con otros pueblos, y asi no quedo nadie que supiese.
SELLSTA
PTM HARE UNA EXPEDICION AL MANU!!!
leonz +1
OJALA NUNCA LA ENCUENTREN (si es que existe) , una ciudad de oro en pleno siglo 21 donde las potencias hacen carteles de antiterrorismo en medio oriente por petroleo, o manejan a toda sudamerica para sacarle sus reservas de agua dulce y agro-ganaderia en un futuro, toneladas de oro en peru (pais tercermundista) seria como meter el dedo ensangrentado en una pecera de pirañas, es mas me animo a decir que los yankis arreglarian un circo como el 11-9-2001 para invadir o manejar el gobierno de peru, y solo u.s.a que no tienen verguenza, despues las potencias europeas como inglaterra alemania o francia tambien harian su jugada como hicieron en medio oriente sin que nadie lo sepa. en fin si encuentran el dorado y esta en Peru, no quisiera vivir ahi se desataria el infierno
espectrog
O si alguna vez la encontraron, que jamás se lo revelen a nadie...