epelpad

Apenas cinco artículos y una larga lista de errores

Apenas cinco artículos y una larga lista de errores

El proyecto enviado el viernes pasado por la Presidenta al Congreso tiene apenas cinco artículos (más uno de forma) que ocupan dos páginas A4. Pero esa brevedad, que algunos legisladores opositores definen como “vaguedad” , es precedida por 39 páginas del mensaje que envío Cristina Kirchner con los argumentos en favor del proyecto de ley.
La Presidenta se sustenta, sobre todo, en el informe “Papel Prensa. La Verdad”, realizado bajo la supervisión del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y presentado la semana pasada en la Casa Rosada. Muchos de los argumentos allí esgrimidos son desmentidos por la realidad y por la propia familia Graiver.
Entre otros considerandos, la Presidenta afirma que la compra de Papel Prensa “se ha tratado en realidad de un acto ilícito con la presunta forma de un contrato, obtenido a través del uso irresistible de la violencia ejercida por el aparato del Estado en su forma de ‘Terrorismo de Estado’”.
El texto abunda en errores de fechas y protagonistas. Menciona, por ejemplo, que el grupo Graiver tomó control de Papel Prensa “durante el año 1975 y principios de 1976”, cuando en realidad ocurrió a fines de 1973, a instancias del entonces ministro de Economía, José Ber Gelbard.
En el texto, se asegura que durante los años de la dictadura “quienes suscribieron contratos lo hicieron sin libertad , ya que, únicamente, contaban con libertad ambulatoria. En realidad la mayoría de los argentinos estaba en esos momentos en libertad condicional”. De acuerdo a estos argumentos, pareciera que todo contrato comercial suscrito en aquellos años podría ser ilegal y sujeto a revisión.
Entre las pruebas que se presentan sobre las acciones que habrían realizado Clarín y La Nación para presionar a los Graiver para que le vendieran Papel Prensa se menciona una publicidad. La Nación publicó: “una publicidad a página completa de la revista Somos, con el título “El caso Graiver”, en el que los habían escudriñado y hasta se preguntaban: “¿Está muerto … o no?”.

FUENTE:

0 comentarios - Apenas cinco artículos y una larga lista de errores