epespad

piensa un minuto en las ballenas

“La historia de la caza de ballenas es testigo del agotamiento de una zona tras otra y de una especie tras otra, hasta tal punto que resulta esencial la protección de todas las especies de ballenas para evitar su extinción” – Comisión Ballenera Internacional (CBI), 1946
Sobreexplotación, engaño, agotamiento. El ciclo que se esconde tras la industria ballenera global ha empujado a toda la población de ballenas casi la total extinción. Aún no se sabe si algunas especies llegarán a recuperarse, incluso tras décadas de protección.

Las estadísticas hablan por sí mismas. La población de ballenas azules del Antártico está a menos del 1 por ciento de su abundancia original, a pesar de 40 años de protección total. Algunas poblaciones de ballenas se están recuperando, pero otras no. Solamente en un caso, el de la ballena gris del Pacífico oriental, se cree que ha recuperado su abundancia original, y su pariente más cercano, la ballena gris del Pacífico occidental, es la más amenazada del mundo: se encuentra al borde de la extinción, con tan sólo 100 ejemplares.

Hechos y cifras


Datos recientes obtenidos mediante muestras de ADN reflejan que el impacto de la caza comercial de ballenas puede ser incluso peor de lo que se pensaba. La mayoría de las estimaciones en relación al volumen de la población histórica de ballenas provienen de datos antiguos, y son probablemente muy imprecisos, según el biólogo marino Steve Palumbi de la Estación Marina de la Universidad de Stanford en California, EE UU.


En 2003 Palumbi y sus colegas utilizaron muestras de ADN con el fin de calcular si la población de ballenas yubartas podría haber alcanzado la cantidad de 1,5 millones antes del inicio de la caza comercial de ballenas en el siglo XIX. Esta cantidad hace pequeña la cifra de 100.000 ejemplares aceptada previamente por la CBI según los registros balleneros del siglo XIX. Actualmente existen solamente unas 20.000 yubartas.


Los delegados japoneses presentes en la Comisión Ballenera Internacional (CBI) usan constamente la referencia a la estimación de la población de rorcuales aliblancos de 760.000. Pero esta cifra fue corregida por la CBI en el año 2.000 porque investigaciones recientes encontraron menos ejemplares que las antiguas. Las nuevas estimaciones son la mitad de las antiguas en todas als areas que han sido reinvestigadas. Los científicos de la CBI no entienden las razones de este cambio y son capaces de ponerse de acuerdo en nuevas estimaciones.

Consumo, contaminación, catástrofe


La caza de ballenas no es la única amenaza para estas especies. Los océanos, o más aún, el impacto humano sobre los océanos, han cambiado dramáticamente durante el medio siglo transcurrido desde que las ballenas están protegidas. Entre las amenazas ambientales conocidas para las ballenas destacan el cambio climático global, la contaminación, la sobrepesca, el debilitamiento de la capa de ozono, el ruido provocado por dispositivos de sonar, y las colisiones con embarcaciones. La pesca a escala industrial supone una amenaza para la disponibilidad de alimento delas ballenas y un riesgo físic al quedar enganchadas éstas en las redes de pesca.

Si estabas pensando en comer ballena, piénsatelo bien – la grasa procedente de ballenas algunas áreas está tan contaminada con insecticidas organoclorados como los PCB (policlorodifenilos) y pesticidas que ¡podría clasificarse como residuo tóxico! Se sabe que los organoclorados dañan el desarrollo infantil y tienen un efecto negativo en la reproducción.

A pesar de estas amenazas, un número cada vez mayor de países de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) votan a favor de la reanudación de la caza comercial de ballenas. Entre los nuevos y entusiastas miembros de la CBI destacan Benin, Gabón, Tuvalu y Nauru. Obviamente estos nuevos miembros y sus votos no reflejan un cambio en la opinión pública mundial. Estos países han sido reclutados para la CBI por el Gobierno japonés y votan bajo lo que se denomina un “programa de consolidación de votos” por la Agencia de Pesquera de Japón.

Grandes expectativas


Las expectativas de recuperación de la población de ballenas se basan en la idea de que, excepto en relación a la caza comercial, los océanos son un lugar tan seguro como lo eran hace un siglo, aunque por desgracia esta idea no resulta ya válida. Ésta es la razón por la que creemos que debe detenerse cualquier forma de caza de ballenas.




A un paso de detener la caza de ballenas en Japón






Hola matthew,

Estamos a punto de conseguir uno de los mayores logros: que el gobierno japonés termine con la mal llamada “caza científica”.

Hoy, luego de 15 años de trabajo, áreas del gobierno japonés están dándonos la razón y existen altas probabilidades de que se eliminen los fondos que financian este programa a partir del año próximo.

Este es un mensaje de green peace ke me llego

Nunca hubiéramos llegado a esta instancia sin el aporte de nuestros socios y activistas que permitieron que enviásemos nuestra flota año tras año para poner el cuerpo entre las ballenas y los arpones y continuaremos trabajando hasta que esta matanza se acabe definitivamente.

Por eso necesitamos que nos apoyes vos también con tu donación. En este tramo final te necesitamos más que nunca. Solo con tu ayuda podremos seguir defendiendo los mares y el medio ambiente. Hacé click aquí y completá el formulario seguro en el que podrás hacer tu aporte económico a Greenpeace.

En esta historia, muchas ballenas han sufrido, y muchas hemos salvado. Hoy estamos a un paso de concretar un objetivo por el que luchamos por 15 años, fruto del trabajo, el esfuerzo y la creencia de que un mundo mejor para nosotros y las futuras generaciones es posible. Esto fue gracias al esfuerzo de millones de personas que junto a nosotros, comparten la convicción de que aquellas actitudes que dañan al planeta se pueden cambiar.

Esta es una victoria de todos los que, como vos, creemos en que un planeta mejor es posible.

Gracias por tu compromiso,

Milko

PS1: Como sabés Greenpeace solo puede realizar su trabajo gracias al aporte económico de personas que, como vos, están comprometidas con el medio ambiente y luchan por un mundo mejor para todos. Unite vos también como socio de Greenpeace. Hacé click aquí y completá el formulario seguro desde donde podrás hacer tu aporte mensual para que podamos continuar con nuestras campañas.

PS2: Si querés nuestros tips ecológicos en tu celular envía "ECO" al 23456. Cada mensaje tiene un costo de $0,50 final.

Muy Importante: Si este mensaje te entró en la carpeta de "Correo No deseado" marcalo con la opción "Este correo no es SPAM" y sumá nuestra dirección a tu lista de contactos.

fuente

gracias por ver el post:
comenten

2 comentarios - piensa un minuto en las ballenas