epespad

Pequeñas Entidades en Argentina (II)

PEQUEÑAS ENTIDADES REPORTADAS
EN ARGENTINA


Todo comenzó con una observación de extrañas características en la provincia de Salta, digo extrañas porque aún dentro de lo atípico de estos episodios, éste tuvo particular rareza.
El sitio donde se verificó el suceso se llama El Duraznito, un paraje ubicado entre la entrada de una finca y una casa abandonada a una distancia de 1000 metros de una formación rocosa conocida como La Cueva de los Negros donde se han reportado hechos vinculados con OVNIs.
El testigo del caso prefiere mantener su nombre en reserva pero declaró a la prensa que el domingo por la noche se dirigía a visitar a unos amigos y luego a cazar, llevando una escopeta y un cuchillo como armas. Cuando transitaba por el paraje mencionado fue derribado sorpresivamente de su bicicleta y cuando logró ponerse de pie observó una sombra negra frente suyo.
El joven atinó a desenfundar su escopeta y efectuar dos disparos, pero al ver que no le provocaba daño a la sombra sacó su cuchillo de caza y le propinó varias puñaladas, lo que tampoco le causó daño alguno a la sombra.
Asustado, quiso entonces escapar del lugar pero “El Petiso” lo volvió a derribar sin mediar palabra y lo arrastró tirándolo de sus cabellos hacia un costado del camino.
El muchacho relató que a esa altura de las circunstancias comenzó a gritar a todo pulmón y que eso fue lo que lo salvó, ya que los gritos fueron escuchados por un vecino que al acudir al lugar vio una sombra negra que lo tiraba de los cabellos, que acto seguido desapareció sin dejar rastros cuando se percató de la presencia del otro hombre.
Se han reportado un total de cinco casos en los últimos cuatro años, sustentados por denuncias policiales e incluso en el hospital de la zona dónde las víctimas hubieron de ser tratadas por golpes y hematomas de consideración.
Esta entidad sin forma aunque de baja estatura parece ser inmune a los golpes, disparos o cuchillazos, desprendiéndose de las declaraciones de los testigos que cuando se le golpea se siente como si se impactara contra un tronco o bien como un papel flameando. (1)

Un grupo de investigadores del grupo Hemisferios de Buenos Aires recorrió la provincia de Salta relevando extraños sucesos y pudo descubrir un extraordinario caso de entidades pequeñas que aparecieron en Julio de 2000, en tiempos en que en la provincia de Catamarca un “Duende” sitiaba una comisaría y luego una agencia de remises.
La testigo principal fue una niña Marisol Díaz de 10 años de edad que se encontraba en su casa sola, cuando se dio cuenta de que había 4 o 5 seres enanos en la cocina. Vestían un atuendo como “de plástico” de color blanco, tenían ojos grandes y los había de ambos sexos. Una pareja que parecía ser la que llevaba el mando y que poseían una estatura de 1,20 metros y el resto algo más bajos, un metros aproximadamente.
Curiosamente el color de la vestimenta era cambiante según el sitio porque cuando salieron de la casa esta tomaba color negro.
Según la niña aparentaban ser una “familia” los padres y los hijos más pequeños. Uno de ellos olió una botella de detergente y la abandonó diciendo que “era veneno”.
En total parece haber habido unos 10 o 12 seres. La hermana de Marisol que estaba bañándose en una acequia cercana junto con sus primos pudo a ver a los seres cuando se alejaban.
En la tierra húmeda se hallaron posteriormente huellas, las de la “mujer” descrita así por su pelo largo y rubio eran normales, luego más pequeñas las de su aparente pareja y más diminutas aún las de los otros seres. Curiosamente algunas parecían marcas de zapatos y otras de pies descalzos y eran demasiado alargadas para el ancho. Es decir no llevaban la proporción habitual de las huellas humanas. (2)

La zona Noroeste de la provincia de Buenos Aires tenía antecedentes de observaciones en las localidades de Pergamino y Rancagua, en el año 2002 se sumó la de Colón.
El primer avistamiento de seres extraños se realizó en cercanías del Puente Santamarina.
En la ocasión dos adolescentes –periodistas de Colón Doce conversaron con ellos- observaron un objeto oscuro que se acercaba hacia ellos y se posó a 100 metros. Según los jóvenes de la “supuesta” nave descendió un ser bajo, color naranja. Los pescadores huyeron asustados y contaron la experiencia a dos amigos y luego tras vencer el miedo al ridículo lo hicieron a la prensa. La historia podía pasar desapercibida o producto de la fantasía de dos adolescentes.
Pero la segunda historia confirma la primera. Una pareja mayor se dirigía por un camino de tierra desde la zona de Merceditas hacia la Ruta Nacional Nº 8. El hombre relató que unos 800 metros antes de llegar a la cinta asfáltica avistó una luz muy fuerte.
La misma descendió en lo que sería una pequeña laguna formada por las lluvias constantes que había por esos días. El descenso se habría producido a unos 70 metros del camino y el matrimonio pudo ver a dos seres de color naranja, bastantes diminutos y que se desplazaban con agilidad cerca de la “presunta” nave extraterrestre.
Los colonenses muy asustados siguieron viaje. Pudieron divisar un pequeño resplandor en la zona del avistamiento. (3)

El 3 de Mayo de 2002 en la provincia de La Pampa, al sudoeste de Buenos Aires, un grupo de cinco adolescentes volvía, de madrugada, de una quinta cercana al ejido urbano, sobre el sector sudeste de la ciudad de Alvear cuando de pronto se les interpuso en el camino una mujer de avanzada edad, de cabellos largos y vestida con ropa clara, solicitando repetidas veces ayuda. El miedo se apoderó de los adolescentes quienes se lanzaron en una frenética carrera hacia el sector iluminado de la avenida Uruguay para dirigirse al hogar de uno de ellos. Se sabe que volvieron al lugar con “refuerzos” (es decir con más gente porque la cosa no venía como para encararla solos), incluso los que se enteraron del hecho hicieron una especie de paseo turístico con automóviles echando mala a la hora de la aparición”
Parece que los jóvenes fueron víctima de innumerables burlas por parte de los vecinos y optaron por contar el extraño suceso en una radio local para darle la seriedad del caso. (4)
Pequeñas Entidades en Argentina (II)
Cuando los vínculos con la naturaleza folklórica y legendaria de los pueblos se establecen, suelen aparecer esos mensajeros que enmarcan toda la fenomenología de una oleada. Quizás como Mothman en Point Pleasant la aparición fantasmal estaba preludiando una serie de sucesos que se apoderarían de los medios de comunicación de Argentina durante dos meses.
En realidad, la vinculación de esta aparición, que por lo escueto de la noticia y la nula difusión que tuvo no pasó de la prensa regional, con el resto de los fenómenos radica en que sucedió en lo que sería el epicentro de la más extraordinaria secuencia de mutilaciones de ganado que se diera en Argentina. En efecto, pocos días después comenzaron a reportarse los casos en La Pampa y sudoeste de Buenos Aires, episodios a los que no haré referencia.
Pero aún resta un fenómeno que conjuntamente con la aparición de luces y objetos no identificados en todo el país no puede dejar de estudiarse.
Allí en La Pampa se reportaron incursiones de seres de muy baja estatura descritos por los testigos como duendes o enanos.
No existían antecedentes de importancia como para afirmar que esa provincia era rica en historias de entidades pequeñas en los tiempos modernos.

Como es habitual cuando desarrollo un trabajo intenté rastrear información recogida por folkloristas o antropólogos.

El padre Páleka mariavita aporta interesantes elementos al reconocer la existencia de una colonia de gnomos o enanos establecida en las serranías de los sistemas de Tandilia y Ventania en la provincia de Buenos Aires. Habitarían bajo tierra y son tímidos y trabajan en las galerias, suelen salir únicamente en sus días de fiesta y su comunicación con los seres humanos no pasa de aparecer por unos instantes, gritar fuertemente en las noches o hacer pequeñas travesuras que no llegan a mayores. (5)

enigmas
Sierra de las Animas , Tandil
leyendas
Sierra de la Ventana

Según el mismo autor los gnomos propiamente dichos pueden ser visibles o invisibles y poseen un comportamiento psíquico interpretable y comprensible. Como integrantes de las criaturas sutiles de la creación no gozan de materialidad corporal pero poseen el don de una materialidad provisória. Por ello suelen desaparecer de la vista de los testigos y aparecer varios metros más allá. (6)

seres
Claudio Páleka
entidades

De menor importancia, aparentemente, es una colonia de gnomos que habitan la zona de la provincia de La Pampa llamada Valle de Utracán. Aparentemente están relacionados con el elemento agua en forma directa. En esa región son conocidos como Mudos de la Noche. Suelen salir de noche, poseen largos cabellos que les llegan a los pies, que siempre están cubiertos de tierra porque son deformes y por ser el medio que les permite conocer las necesidades de agua de la tierra. Su cuerpo cuando es visible rara vez aparece con claridad, es más bien como una rara nubosidad que por momentos se torna diáfana y permite observar sus atuendos que son llamativos. Miden aproximadamente un metro de altura y viven bajo tierra. (7)

Pequeñas Entidades en Argentina (II)
enigmas
Dos vistas de la Laguna de Utracán enmarcada en el valle homónimo.

Nuevamente, debo resaltar que la provincia de La Pampa ha sido escenario en los últimos años de muchas apariciones de manifestaciones luminosas. Es llamativo el hecho de que los pies de los Mudos de la Noche sean deformes. Existe toda una serie de referencias acerca de deformidades en las extremidades inferiores de las que daré cuenta en su momento.

El Anchimallen también conocido como Cherruve, es descrito por Esteban Erize en su diccionario Mapuche Español como un trasgo o duende que aparece en la figura de un pigmeo. También puede considerarse un mito antropomorfo en forma de enano maléfico en sumo grado que muchos cronistas asimilan al duende. Tiene la propiedad de transformarse en una luz brillante (De allí su confusión o asimilación con el Cherrufe o meteorito) y fugaz que se ve en los caminos, en las llanuras, en los techos de las casas, entre las patas de los caballos, entre las ramas de los árboles. La persona que lo ve desde muy cerca enferma de la vista o queda ciega. (8)

Cañas Pinochet, autor de un Estudio sobre la Lengua Veliche (o Huilliche, pueblo que habitaba la isla de Chiloé) dice que es un ser fabuloso que aparece en las montañas por la noche en donde se le ve porque es luminoso. (9)
Gregorio Alvarez, afirma que don Martín Pacheco Rodríguez, de San Martín de los Andes, provincia de Neuquén, pudo ver un Anchimalén en un viaje que hizo a Budi, Chile, lugar en el que se le teme extraordinariamente porque existe muy difundida la creencia en los brujos y los maleficios. Luego, volvemos a la simplificación de la cuestión al relacionar a los gnomos con las brujerías o encantamientos, en última instancia al mundo sobrenatural. (10)
La señora de Del Hoyo, también de San Martín de los Andes, declaró que el Anchimalén es un enano de sexo indeterminado que cuida el ganado de día pero de noche se transforma en Cherrufe o fuego errante. Se afirma incluso aunque con mucho reparo entre las mujeres que las madres solteras que no quieren a sus hijos lo entregan a las brujas para ser criados como Anchimalén. (11)

leyendas
Alejandro Cañas Pinochet
seres
Gregorio Alvarez

El Anchimalén, según los relatos más recientes, ha sido visto por varios pobladores como una luz parpadeante, pálida, que se desliza serenamente por el desierto y suele llegar a estar muy cerca del caminante, tiene la cara de un conejo, parecido, con dos dientes raros que le salen de una boca luminosa. Es chiquito y sus ojos brillan como dos brazas candentes mientras hace un chillido agudo. Algunos testigos sostienen que dos ojos brillantes, o dos brazas encendidas, suelen moverse por el campo, y no son ojos de animales. Fábula o no los relatos se multiplican aún en personas no locales que transitan casualmente por la región y dicen ser testigos de estas apariciones: ¨y me agarró cuando iba caminando, y me agarré una mala sangre a la cabeza. Era luz y se prendía y se apagaba. Parecía una nenita chiquitita, tiene dos dientes de luz. Y se apagaba y se alumbraba... (12)


Otro testimonio recogido en Enero de 1973 en Moquehue, Neuquén:”Una vez me encontré con un anchimallén. Es una criatura chica que han comido los brujos. Arde por la boca y por los ojos. Va de saltito en saltito no más. No camina como la gente. Era de forma de una criatura, desnudo, de más o menos así (señaló con las manos una dimensión de más o menos 0,50 mts.)
Los anchimallén tienen la misma finalidad que el choñchoñ. Andan asustando a la gente. Es el mismo espíritu que el Kalku, más o menos, pero con distinta forma de salir. Sale con distintas formas para que sea menos notado por la gente, para que impresione más a la gente. Echa fuego por los ojos.”(13)

Otro ente diminuto es llamado precisamente El Chiquito, Gregorio Alvarez nos cuenta que en Boquete, extremo occidental del lago Lolog, se encuentra esta criatura que es la representación de un duende que se aparece en el bosque. Un guardabosques llamado Barbagelatta contó al autor que se le apareció varias veces en la puerta de su casilla al anochecer. Primero lo hizo bajo la forma de un hombre alto y robusto el que se fue achicando hasta reducirse a 1 metro más o menos (14).
Notable similitud con el caso sucedido en Torrent, Corrientes con la aparición de seres supuestamente extraterrestres que descendieron de un OVNI en 1965 (15).
No dejó huellas ni pisadas. Alvarez recogió el testimonio de varias personas de la región que tienen miedo de andar solas por la selva y mucho menos pernoctar sin acompañante. Una de ellas, un peoncito llamado Miguel Gutiérrez aseguró "que en la región es sabido que hay duendes." (16)

El misterioso lago Lolog es, por otro lado, hábitat de una o más especies de monstruos acuáticos y para complementar el cuadro de lo extraño Alvarez incluye unas líneas relativas a unas campanadas oídas por los lugareños y atribuidas a la catedral sumergida que en algunas oportunidades se muestra brillante en la superficie del lago. (17)
Se trata, indudablemente, de una variante de la supuesta leyenda de la ciudad sumergida del lago Lácar, muy cercano por cierto al Lolog, con cierta vinculación con la misteriosa "Canoa de las Animas", especie de barca fantasmal que se proyecta sobre la superficie de las aguas despidiendo una gran luminosidad aún en pleno día. (18)

Siguiendo todavía a Gregorio Alvarez podemos saber que los enanos son dueños de los ríos, prueba de ello es que en la costa del río Aluminé, a la altura de Pilo Lil según testimonio de Danilo Prieto en las tardes apacibles, un enano deja oír su silbido. Se dice que solo aquel que se ha consustanciado con la tierra y cree en sus mitos logrará oírlo y aún verlo. El enano es llamado Nguen Leuüu y no deja de sorprender su semejanza con el Yasi Yatere de las regiones guaraníes del que ya hablaré. (19)

El Huecufe según Antonio Paleari es un duende que en algunas parcialidades araucanas de los Andes Australes es señalado como un espíritu malévolo y travieso que carece de representación antropomórfica y cuya actividad fundamental consiste en perturbar la vida en las cocinas o fogones, volcando recipientes, arruinando alimentos, acibarando bebidas y perforando cacharros, ollas y vasijas.
Como sucede en general con todos los espíritus o duendes perversos de la mitología araucana, suele confundírselo con Pillán (20) pero ello resulta una simplificación errónea del panteón sureño. (21)


Otros gnomos, aunque estos deformes, son conocidos con los nombres mapuches de Ivunche y Quetronamún.
El Ivunche, también llamado Imbuche, Ivun Koñi, es un ser del ámbito araucano-mapuche-huiliche descrito como un duende que tiene la cabeza vuelta hacia atrás y se desplaza sobre una sola pierna, pues la otra le nace de la nuca y no le sirve para la locomoción. La creencia popular los hace niños varones robados por los brujos a los seis meses o un año de edad quienes proceden a obstruirles los orificios naturales del cuerpo y los ponen a su servicio. Repugnan a las mujeres encintas por su aspecto. (22)
Alvarez afirma que en sus estudios cerca del lago Lolog recogió noticias de huellas de un solo pie que aparecían en las sendas del bosque y que eran atribuidas al Ivunche. (23)

Es importante aclarar que estos seres Imbuches no son naturalmente deformes sino que se han utilizado procedimientos para transformar su aspecto externo e interno. Los brujos tratan de cambiar su fisonomía e inclusive su metabolismo, alimentándolos con nutrientes especiales. La finalidad es que tales criaturas desarrollen capacidades psíquicas que luego los brujos capturan de esas reservas “humanas” para realizar sus trabajos psicotrónicos.
Existen varios trabajos que se relacionan con estas prácticas realizadas fundamentalmente en la isla de Chiloé y en menor medida en el Sudoeste de Mendoza. (24)

entidades
El extraño Imbunche, una de las más singulares creaciones de la imaginación indígena patagónica(Ilustración de Ure, en Nuevo diccionario Mapuche-Español, de Editorial Siringa, Neuquén, Argentina).

Pequeñas Entidades en Argentina (II)
Rodolfo Casamiquela

El Quetronamún por su parte, tiene un solo pie o un pie de pato o trunco. Toma la forma de un enano antropomorfo que camina dando saltitos, rara vez se deja ver y su aparición es motivo de desgracias, paradójicamente se dice que hallar la huella de su pie en los alrededores de la casa es indicio de que llegarán buenas noticias. Casamiquela lo identifica con el Ivunche. (25)
Por mi parte establezco una relación con las misteriosas huellas del "Pe de Garrafa" brasileño y otras curiosas huellas en forma de cascos (El suceso más espectacular y mejor documentado es el de Devonshire en 1855) que parecen producidas por un molde salvo que sean originadas por una criatura con un solo pie. (26)

El área araucana posee otras referencias que es necesario estudiar, una de ellas la leyenda de los Pigmeos del Cerro Tronador.
Esta historia es conocida a través de la versión recogida por Berta Koessler que resumiré dado lo detallista del relato original del cacique Abel Kuruhuinka quien contó la historia.
Aparentemente sucedió en una época remota cuando los araucanos dominaban toda la región del Amun-Kar o Cerro Tronador. Eran formidables guerreros guiados por Linko Nahuel (Tigre Saltarín) su jefe. Un día los centinelas apostados en la montaña sagrada bajaron sin aliento informando que "miles y miles de hombrecitos montañeses, no más grandes que un Anchimalen, seres nunca vistos y extraños se acercaban en formación ordenada cual hormigas muy bien armados". Al parecer querían ocupar la tierra de los espíritus, la montaña santa. El cacique Nahuel sintió una violenta ira contra los miserables enanos y decidió enviar emisarios para amedrentarlos. Los enviados volvieron asegurando que los enanos eran montañeses que no querían retirarse de su país y que no le temían al Dios o supremo hechicero dueño del fuego y el trueno del que se habían burlado. Se llaman Lulu, escarabajos saltarines y son numerosos como los granos de arena. La batalla fue dura y desastrosa para las fuerza de Nahuel, los enanos ágilmente se desplazaban entre las peñas y subían y bajaban la montaña con gran soltura. El rey de los Lulu dictó la terrible sentencia de que los guerreros y nahuel debían ser arrojados al vacío desde la cumbre del Tronador al mar de fuego de sus entrañas donde llamaradas y rayos verdes los aniquilarían convirtiéndolos en humeantes cenizas. Pero la ira del Dios supremo se desencadenó por la terrible violación de su morada por lo que su poder arrastró no solo a los Araucanos sino también a toda la nación de los llamados "Hombres hormiga". (27)

Este suceso aparentemente mitológico determina, no obstante, varias claves importantes. Por un lado la presencia de un pueblo o raza enana y no simplemente especímenes aislados, su odio a los seres humanos y por último su relación con el mundo subterráneo, las cuevas o montañas huecas como los volcanes (El Tronador es un volcán actualmente inactivo).
Una referencia que confirma esta historia proviene de los Tehuelches meridionales quienes creían que el mundo anteriormente estaba poblado por gente chiquita. A esta raza la denominaban Táchul vocablo que en el idioma Aónico Aish se utiliza para designar a cualquier petiso. La misma fuente conserva la tradicional creencia de la cueva, cerro o corral de donde salieron la gente y los animales actuales. Esto se produjo luego de algún gran cataclismo al que hacen mención diciendo que "la tierra se dio vuelta y tapó a la gente chiquita o Táchul." (28)

Antes de abandonar el sector Sur citaré la historia referida a Alvarez por el padre de Magdalena Tranavil. El informador aseguró que en la laguna de Caviahué vio en una ocasión a hombres negros bañándose. Salieron un momento a la arena de la orilla sobre la que se echaron un rato a descansar. Volvieron a la laguna y después no se los vio más. Mucha gente también los pudo apreciar. (29)

Aquí es posible confirmar una de las claves de este complejo asunto de los enanos: El agua, fundamentalmente la de tipo fluvial o lacustre (No poseo datos sobre la marina) como hábitat o mejor como medio de comunicación entre su mundo subterráneo y la superficie terrestre.

Se puede decir que el área sur de Argentina es muy rica en referencias folklóricas y en la variedad de personajes. Pero, ¿qué extraño mecanismo psicológico, social o paranormal se desencadenó en Mayo de 2002 para que estos seres literalmente invadieran La Pampa?

Veamos algunos de los casos más importantes:

El viernes 24 de Mayo un joven que hacía auto stop en la Ruta Nacional 35 en cercanías de Padre Buodo fue sorprendido por una aparición descrita como “enano orejudo” provocándole un ataque de pánico al punto de que tuvo que ser asistido por una descompensación en un puesto sanitario. (30)
El domingo por la noche el señor José Luis Cowan viajaba a un campo cercano a Ataliva Roca cuando al pasar por Padre Buodo se encontró con una luz a su izquierda. Luego de un cierto tramo de marcha, detuvo el vehículo para observar que la luz estaba muy baja produciendo movimientos alternativos hacia arriba y hacia abajo, hasta llegar a una altura muy cercana al suelo.
En ese momento comenzó a emitir destellos de luces rojas y verdes hacia su derecha. Además del citado vecino y sus tres acompañantes en el auto, fueron testigos de la aparición su hija, el encargado del campo y la esposa de éste quienes salieron al ver que se acercaba el dueño en el auto. (31)

El domingo siguiente a las 17 horas el extraño ser volvió a aparecer en General Acha, precisamente en el Barrio El Oeste. La testigo Concepción Balbuena atemorizada aún, realizó una completa descripción de la criatura a la que describió como de muy baja estatura de color plomizo que posteriormente cambiaba de color adquiriendo los tonos del arco iris. Agregó que hizo la denuncia a la Policía y culminó afirmando que el ser se alejó con rápidos movimientos sin atacarla y sin dejar rastros.
No pudo determinar si se hallaba vestido aunque expresó que irradiaba un fuerte resplandor plomizo que brillaba mucho. El enano apareció en dos oportunidades y en la segunda fue cuando su color era similar al del arco iris. Según la testigo la criatura parecía intentar comunicarse a través de un lenguaje onomatopéyico.
La mujer dijo que le causó mucha impresión las grandes orejas y escasas, la escasa altura y la rapidez con que desapareció. (32)
enigmas
Concepción Balbuena

En apariencia, otra vecina que pidió no ser identificada habría relatado que al día siguiente el curioso personaje volvió a aparecer a la mañana y a la tarde.
Otro testigo coincidió en que se desplazaba con enorme velocidad por lo que se hacía muy difícil seguirlo con la mirada. (33)

El sábado 8 de Junio un obrero de la empresa que construye el acueducto del Río Colorado radicó una denuncia en la comisaría de Ataliva Roca afirmando que alrededor de las 19 horas mientras cuidaba de las maquinarias ubicadas en la cantera en cercanías de las rutas 18 y 35 vio a un extraño ser.
El jefe de la dependencia policial Luis Oscar Pasaron, informó que el trabajador dijo que mientras estaba sentado en una de las máquinas, observó un extraño ser de color verde y de pequeña estatura. Ante semejante situación y presa del susto, le hombre emprendió la retirada del lugar a bordo de la propia máquina que custodiaba a toda velocidad, incluso arrasando con una tranquera en el camino.
Al parecer, las autoridades de la empresa le dieron un día libre para que descansara porque no estaba en condiciones de trabajar. (34)

El testigo, Horacio Sueldo de 27 años, en declaraciones al diario La Reforma sostuvo que estaba en una pala mecánica cuando de pronto a unos 50 metros de distancia de dónde se hallaba divisó una extraña luz de color verde que se le acercaba. Por ello decidió encender las luces de la máquina pero al hacerlo aquella desapareció.
Era verde fosforescente, de unos 50 centímetros de alto y cuando se le acercó alcanzó a ver que se trataba de un ser con piernas muy delgadas, a tal punto que no alcanzaban a medir más de 15 centímetros estando juntas.
La cabeza aparentaba ser del doble de ancho de las piernas. La extraña forma desapareció para reaparecer luego en otra dirección pero mucho más cercano a él. Esto fue el detonante para que poniendo el vehículo en marcha huyera al tope de velocidad. (35)

La ciudad parecía ser del agrado del misterioso hombrecillo al punto que al día siguiente, domingo 9 de Junio se presentó en plena zona urbana.
Marta Superí, afirmó que el domingo a las 21:30 horas salió a buscar leña cuando se le apareció de repente la extraña criatura a la altura de la soga donde cuelga la ropa.
Era de color plateado, tenía tres dedos en sus manitos, uñas larga, orejas largas, ojos grandes color rojo.
La cara era de color plateado y cuando se desplazaba para desaparecer aparentaba cambiar de color.
La testigo afirma que le causó mucho miedo el verlo aparecer súbitamente y que como consecuencia de ello gritó y se asustó. El ser parecía querer comunicarse aunque no alcanzó a hacerlo.
Se le preguntó a que se deberían esas apariciones y la mujer sostuvo que se trataba de la consecuencia de unos rituales practicado por un cacique llamado Yancay. (36)
leyendas
Marta Superí

El jueves 13 el duende parece que se desplazó a la localidad de Castex, también en la provincia de La Pampa.
Un anciano de 70 años afirmó que en horas de la madrugada cuando se disponía a sacar su auto del galpón donde lo guardaba se agachó para revisar una cubierta y fue sorprendido por la aparición de “un bicho de color verde chillón, clarito”.
Sostuvo en declaraciones periodísticas que la criatura poseía orejas grandes y redondeadas, cabeza chica y dos puntos rojos a manera de ojos. El cuerpo terminaba en forma de punta hacia su parte inferior, como un triángulo.
En esta apreciación coincide aproximadamente con la descripción brindada por Horacio Sueldo.
El testigo concluye afirmando que cuando quiso hablar no pudo hacerlo y comenzó a sentir calor en el cuerpo. Inmediatamente el ser desapareció de su vista. (37)

Una semana más tarde cuatro alumnas de primer año de la Escuela Nº 44 declararon que en un recreo cuando se acercaron a unas viviendas lindantes con las aulas pudieron ver un enanito de color verde que parecía extender las manos. Asustadas retrocedieron rápidamente mientras que el ser desaparecía de su vista. (38)

El sábado 22 de Junio tuvo lugar el último episodio de esta serie de apariciones en la localidad de Rancul en el establecimiento Los Álamos.
Allí el día mencionado a las 20:30 se hallaban Néstor Pinto, 17 años y Daniel Gatica, 19 años quienes se desempeñaban en tareas rurales allí desde hacía 45 días. Según contó Gatica a los periodistas de La Reforma, parece ser que ambos jóvenes estaban tratando de colocar el tapón a una botella de bebida cuando vieron un bulto, suponen que un enanito, pues no medía más de un metro. Tenía orejas grandes y puntiagudas, las manitos le llegaban a aproximadamente la cintura. Néstor huyó en tanto que Daniel le arrojaba un palo a la criatura. En el impulso por escapar parece ser que Daniel Gatica cayó sobre su compañero y al asirse le rompió su pulóver.
Era tal el terror que experimentaron que al llegar a la casa afirman que revolearon todas las sillas y cosas que se le ponían en su camino, culminando por esconderse en el baño por espacio de 45 minutos.
Prueba de la alocada carrera los periodistas pudieron comprobar magulladuras y raspones en ambos jóvenes.
Luego, tomando coraje, fueron en busca de un caballo para ir hacia el pueblo pero en primera instancia para ser que el animal se negaba a andar.
De allí a todo galope partieron hacia Parera dónde radicaron la denuncia en la Policía y dieron aviso al dueño del campo.
Uno de los hijos del dueño se acercó en un auto al sitio del insólito encuentro comprobando que alguna extraña influencia afectó a todo el instrumental del vehículo exceptuando las luces. Al regresar todo volvió a funcionar con normalidad. La policía realizó un intenso patrullaje pero nada pudo hallar. (39)
seres
Néstor Pinto y Daniel Gatica

En la Villa de Matará, en Santiago del Estero se conoce un duende pequeño, negro y crespo. (40)

Duende de Santiago del Estero: El duende tal como se lo conoce en esta provincia es un ser de aspecto o forma humana, enano o bien como un niño de pocos años de edad, con diversos y virtuosos trajes de colores llamativos, especialmente el verde y el rojo, engalanando su cabeza con un enorme sombrero de paja adornado con cintas de muy bonitos colores. Los duendes abundan en el desierto saladino y los hay de ambos sexos acostumbrando perseguir a los seres humanos. Un caso que se recuerda con frecuencia sucedió allá por el año 1914. Un viejo y conocido vecino Don Jesús María Jaimes tenía bajo crianza a un jovencito de extraordinaria belleza llamado Juan a quien se cuenta que muchísimas veces persiguió tenazmente una mujer de estatura baja que visiblemente llamaba la atención por su caprichoso traje completamente verde.
Otro caso tuvo lugar en la estancia Dolores, departamento de Moreno aunque la perseguida era una doncella llamada Marta. (41)

El área guaraní posee varias referencias acerca de curiosos duendes o enanos. Uno de ellos es el Yasi Yateré descrito como un hermoso enanito rubio y barbudo que recorre el campo desnudo con un sombrero de paja en la cabeza y en la mano un bastón de oro que jamás abandona por ser el arma que le permite hacerse invisible y disponer de otros poderes sobrenaturales. Se dice que en la parte superior de este bastón se halla el silbato que produce el estremecedor llamado que advierte su presencia y deja sin dormir a las mujeres cuando lo escuchan de noche. (42)
Otras descripciones sostienen que lleva los pies hacia atrás como El Salvaje de Venezuela y Guyana, que es viejo, rengo y feo y que en vez de bastón lleva en la mano una caña, vara o lazo e incluso que tiene cuatro talones, llamándose entonces Pytá-Yobay. (43)
Habita en la selva, su guarida está en los troncos, rapta niños y otras veces los ahoga en un arroyo. También suele secuestrar muchachas y procrear con ellas criaturas que retendrán sus poderes.
Narciso Colman determina que etimológicamente Yasi Tere, Yasi Yateré o Yasiatere significa fragmento de la Luna (44), sin embargo, no coincide con Ricardo Mello Vargas quien traduce: Los realmente nacidos en un cuerpo sideral (La luna) y además agrega datos complementarios como que la varilla es resplandeciente y que parece tener un cierto poder hipnótico o paralizante que ayudaría al Yasi Yatere a capturar niños y doncellas. (45)

Otra criatura del ámbito mesopotámico es el Curupí, tradicionalmente definido como una deidad masculina, muy conocido en Corrientes y Misiones. Por sus características dionisíacas Juan Bautista Ambrosetti lo relaciona con el Yasi Yateré. Es un personaje fortachón y de baja estatura de cara overa cortada por grandes bigotes que se desplaza por el monte casi siempre a la hora de la siesta. (46)

entidades
Dibujo Ricardo Deambrosi (coloreado por Yael Rosenfeld)
Pequeñas Entidades en Argentina (II)
Juan Bautista Ambrosetti

Otra versión afirma que camina en cuatro patas arrastrando un exagerado miembro viril con el que enlaza a sus víctimas, datos que coinciden con los brindados por Narciso Colman. La persona enlazada puede salvarse cortándoselo con un cuchillo pues así dejará al Curupí inofensivo. Persigue preferentemente a las mujeres sorprendiéndolas cuando van por leña. Con solo verlo estas se vuelven locas. (47)

Belmiro Ayala Gauna lo describe como un enano cobrizo, robusto, capaz de estrangular con sus poderosas manos pero con un cuerpo torpe de una sola pieza, es decir carente de coyunturas y los pies dirigidos hacia atrás. Es fácil burlarlo trepándose a un árbol pues no puede subir. Tampoco puede nadar o lo hace con mucha dificultad. Es antropófago, prefiriendo la carne de los niños y las mujeres. (48)

Según el Padre Anchietta miembro de la Compañía de Jesús e historiador, el Kurupí es un demonio menor de los guaraníes, un ser pequeño, de apariencia semihumana de piel muy escamosa, de orejas en punta y que tiene los pies para atrás y los talones hacia adelante o sea que cuando camina parece que retrocede si uno observa sus pisadas. Su miembro viril está desarrollado en forma desproporcionada y lo lleva arrollado a su cintura. (49)
De acuerdo con la región, pues se lo conoce en un área que ocupa parte de Brasil, Paraguay, Bolivia, Perú y las provincias de la Mesopotamia argentina, adquiere diferentes aspectos pero por lo general las características son las dadas con circunstanciales referencias a cara y cabeza peludas, boca inmensa poblada de dientes nariz disforme y ojos hipnóticos e incluso "olor a chivo" como relató Anastasio Areco a Elsa Pasteknik a quien por ser "señorita del pueblo" no se atrevió a mostrarle las huellas de pies invertidos que a menudo se encuentran en el bosque. (50)

Probablemente enanos como estos eran los que habitaban en las islas dispersas en la Laguna de Santa Ana (Iberá) en Corrientes.
De Angelis, en nota a La Argentina, afirma que Santa Ana es uno de los tantos nombres dados a una gran laguna al Este de la ciudad de Corrientes. Los indios la llamaban Apupen, después fue sustituida por Santa Ana y finalmente por Iberá o más correctamente Oberá, es decir "relumbrante" tal vez por el fuerte reflejo de sus aguas. Por mucho tiempo se ha creído y se hizo creer que en las islas existía una raza de pigmeos. Sucesivamente se empezó a dudar de los habitantes y hasta de las islas si las hay no pueden servir de abrigo a las bestias feroces. (51)
Daniel Granada aunque no habla de pigmeos afirma que existen muchas referencias a indios y cristianos habitando en el interior del inmenso estero. Incluso se dan numerosos casos de lugareños que por las noches serenas oyen músicas, gritos o ruidos de animales y también ven una suerte de torres de iglesias como espejismos aéreos. (52)
Tomando en consideración estos elementos y en nombre de Oberá se podría suponer que en esa región existe alguna actividad poco común y desconocida. Tenemos a no dudarlo todos los elementos que al final del capítulo reseñaré, que evidencian la presencia de estos seres llamados pigmeos o enanos por el común de la gente cuyo origen e intenciones permanece aún desconocido.

En una excelente recopilación de historias contadas por adolescentes cordobeses se hace referencia a un duende de la provincia del Chaco llamado Pitayovai. La joven que relató el caso afirmó:
“Se trataba de un duendecillo que decían que vivía en los bosques del Chaco y que se lo nombraba para que los niños durmieran la siesta. Se decía que este personaje sólo comía los corazones de los niños. Un día, en pleno corazón del bosque, un campesino fue a cazar y se encontró con el duende; era una personita con los talones en lugar de los dedos y viceversa; tenía los dientes verdes y el pelo amarillo; medía sólo un metro. Según decía el hombre, le pidió el corazón para comérselo, pero él no se alteró, sino le dijo que se diera vuelta y él mismo se lo arrancaría. Pero esto no fue así, puesto que el hombre le sacó el corazón al mono que había cazado. Luego el duende al devorarlo cayó de un solo impacto muerto porque él no podía comer más que corazones humanos. Esta historia me la contó mi papá. (Stella Marias Ayala, 16 años)” (53)

El hecho de que seres humanos o cuando menos humanoides habiten en las entrañas de la tierra puede resultar extraño pero más aún lo es el repetido hecho de que puedan emerger de lagos, lagunas y ríos. La coincidencia en el origen subacuático o subterráneo puede entenderse si se utilizan las fuentes de agua como escondrijo seguro para las "puertas" de acceso al mundo subterráneo.
Existe una creencia muy arraigada referida a unas criaturas muy similares a los duendes negros de Caviahué (Ver antes) que tienen una altura algo mayor pero que presentan un idéntico comportamiento. Ya me he referido a las diferentes versiones de los Calimayos: La de la forma sirénida y la caballar. Sin embargo, existe una tercera variante que presentada en grafía quechua Ccala-Mayu significa habitante pelado del río. Se trata del espíritu del que murió ahogado y se mantuvo por ende en el agua o a las orillas de los ríos y las lagunas. El escritor boliviano José Cuellar lo describe como un individuo que en su estado normal está tiritando de frío y sacudiendo diente con diente. Es alto y delgado de piel cebruna y brillante como barnizada. Su semblante excesivamente pálido se caracteriza por el rostro largo y los ojos dormidos. Es inofensivo y no hace mal a nadie. (54)

Otra fuente de información nos describe a los llamados Negros del Agua como enteramente negros y calvos y al parecer de menor tamaño que el Y-Porá (Algo menores que un hombre).Sus manos y pies tienen membranas interdigitales como las aves palmípedas. Suelen andar en grupos, se aparecen al atardecer o en las noches de luna a los navegantes y a veces les dan vuelta la canoa ahogándolos. Se los ve con frecuencia emerger de una laguna pero al percatarse de que son observados se ocultan de inmediato. Su hábitat corresponde al Noreste de Argentina, Paraguay y Sur de Brasil. (55)
Granada los describe de la siguiente manera:"Déjanse ver en las orillas de los lagos o bien zambulléndose y deslizándose por la tersa superficie de sus quietas aguas cristalinas, que a veces hierven agitadas como por mano invisible (Ver las referencias al Carbunclo) traviesos negrillos que tan luego como son descubiertos se sustraen diligentemente a las miradas del hombre. Estos seres fantásticos de color azabache son conocidos como Negros del Agua. Incluso cita un texto de Antonio de Herrera referido a una laguna de Santo Domingo de las Antillas que era legendaria por sus alborotados movimientos, estruendos y voces:"La laguna mejicana se alteró sin viento y hervía y espumaba en tanta manera que levantaba el agua y bañó más de la mitad de las casas de la ciudad y otras se anegaron. Muchas veces se aparecían dos hombres unidos en un cuerpo y otras veces se veían cuerpos con dos cabezas que eran llevados a los palacios negros de emperador Moctezuma." (56)

Estos seres que hoy en día nos recuerdan a los hombres-rana aparecían desde tiempos primitivos a nuestros indígenas y campesinos creándoles una incomprensible confusión. ¿Quienes podían ser esos seres sin pelo en la cabeza, con miembros como las palmípedas que vivían bajo el agua y solo esporádicamente salían a la superficie para mostrarse por breves instantes?
Probablemente pertenecen a una raza diferente que puebla las entrañas de nuestro planeta. A veces por causas determinadas o simplemente por placer se dejan ver emergiendo cautelosamente en el medio de una laguna o río y en seguida vuelven a su hábitat.

Era la noche del martes 24 de Setiembre de 2002 cuando Luciana E., de trece años, y su prima Mónica A., de quince, se presentaron en la comisaría de de Colonia Liebig, provincia de Corrientes (Lat. S27° 55 Long. O55° 49) en compañía de sus familiares para contar sobre el extraño episodio que vivieron ese día. Ambas contaron que estaban muy cerca del colegio provincial Antonio Biale cuando algo, que aún no saben bien cómo explicar, hizo que perdieran la noción de tiempo y espacio. Ellas relataron que en el momento en que despertaron del confuso estado, estaban sobre las vías del tren, con la formación ferroviaria acercándose. Las dos lograron escapar, pero una de ella vio algo que tornó aún más enigmática la experiencia: un duende que a pocos pasos observaba la escena.
La historia comenzó a eso de las 7.20. De acuerdo con su presentación ante la Policía, las chicas iban hacia la escuela cuando sintieron un olor fuerte. Fue lo último que recuerdan de la mañana.
Las dos dijeron que, no saben cómo, aparecieron lejos de la localidad donde está el establecimiento escolar, en inmediaciones del denominado puente negro del ferrocarril, en el kilómetro 17 de las vías férreas.
Mónica evocó que ella se despertó primero con los rayos del sol de la siesta impactándole en el cuerpo y tirada al costado de los durmientes, con un intenso dolor de cabeza.
En ese mismo momento la chica dijo haber sentido el ruido de un tren que se aproximaba y vio a su prima desvanecida sobre los rieles, por lo que se apuró a reanimarla.

Ella le contó a los policías que mientras rescataba a su pariente, una extraña figura llamó su atención bajo la sombra de un árbol que estaba cerca de ambas: era un pequeño hombrecito con una capa roja que iba desde el cuello hasta el suelo y que tenía un gran sombrero amarillo. La chica contó que pudo definir el rostro del duende porque tanto la cara como el cuello eran de un color notoriamente negro.
Según Mónica, el extraño personaje las observó un momento, después viró y les dio la espalda a ambas adolescentes.
La chica indicó que tras varios minutos y cuando el tren ya estaba cerca, logró despertar a su prima.

De acuerdo con lo que estimaron las jóvenes, era más o menos la media tarde cuando comenzaron a caminar varios kilómetros hasta llegar a la estación de Apóstoles y luego a sus casas.
Recordaron que tomaron agua, pero ambas no podían pronunciar una sola palabra. Durante las horas que las jovencitas estuvieron desaparecidas, la preocupación de su familia crecía, porque no sabían qué había pasado con ellas.
Luciana y Mónica fueron hasta el destacamento policial de su barrio y desde allí a la comisaría de Apóstoles, donde el médico policial constató en la noche del martes que ninguna de las dos había sufrido lesiones ni violencia de ningún tipo. Sólo manifestaban un fuerte dolor en las piernas y los pies con cierta hinchazón, lo que se atribuyó a la larga caminata.
enigmas
Plaza de Colonia Liebig , Corrientes

La más grande fue la que se animó a contar lo que se acordaba y relató que las dos venían camino a la escuela hablando del pombero, descreyendo de la leyenda de la que se hablaba con frecuencia en sus casas.
Ahí fue cuando a una cuadra del colegio, en la zona urbana de Colonia Liebig, pasaron cerca de un vehículo (al parecer una camioneta) cuando ambas sintieron el fuerte olor. Es lo último que recuerdan, porque después perdieron la noción hasta que la mayor despertó muchas horas después al lado de las vías.
Los testimonios de ambas coinciden hasta el momento de la desaparición. Las dos estaban en estado de shock y presentaban los pies hinchados y los calzados con signos de una larga caminata.
Estaban tan asustadas cuando volvieron a sus casas que ninguna podía pronunciar una palabra. Nadie las atacó en el camino. No tomaron ni ingirieron nada mientras se dirigían temprano hacia la escuela, únicamente iban hablando con descreimiento del pombero... hasta que se despertaron y vieron al duende que las observaba y era de lo más parecido al de la leyenda de la que se habían mofado. (57) (58)

Y los seres extraños se despidieron de Argentina, al menos hasta el día de hoy. El pasado año 2002 fue el más prolífico en cuanto a apariciones de pequeñas entidades humanoides.
La base de datos del Proyecto Catent (Catálogo de Entidades) (59) registra hasta la fecha unos 500 casos solamente en Argentina, pero jamás se habían reportado tantos casos en un período tan corto.
Muchos de estos casos están aún en etapa de estudio y restan varias encuestas en el terreno de los acontecimientos, sin embargo es claro que las extrañas presencias responden a un trasfondo cultural que presenta antecedentes abundantes en las antiguas culturas que habitaron este país.
Quizás las etapas traumáticas que atraviesa esta sociedad han sido un desencadenante para la aparición física o parafísica de estas criaturas.

REFERENCIAS

1. El Petiso, atacó a un joven cazador, El Tribuno (Salta)21 February 2002, pg.23
2. Parente, Patricio: De Luces y Criaturas: I Parte Los Duendes; Gaceta OVNI y Comunicación personal
http://www.gacetaovni.com/0602/enanitos.htm
3. Avistamientos de OVNIs. Contacto del Segundo Tipo (sic), Colón Doce (Colón, Buenos Aires), 3 de Mayo de 2002.
4. Adolescentes Conmovidos por una Extraña Presencia, La Reforma (General Pico, La Pampa), 15 de Mayo de 2002, pg.3.
5. Páleka, Claudio: Cuando el Cielo Pase Lista (Panis Angelorum, Buenos Aires, 1996), pgs. 38-39.
6 Cuando el Cielo Pase Lista, pg.38-39.
7. Páleka, op. Cit. pg.46-47.
8. Álvarez, Gregorio: El Tronco de Oro (Pehuén, Neuquén, 1968), pg.119.
9. Ibídem, pg.119.
10. Ibídem, pg.119-120.
11. Ibídem, pg.119.
12. Gaceta OVNI: Qué ocurre en La Pampa (II) Misterios y Leyendas. http://www.gacetaovni.com , Comunicación personal.
13. Else María Waag, Tres Entidades Wekufü en la cultura mapuche, (Buenos Aires, EUDEBA, 1982) pgs. 230-232
14. Se denomina Andraconismo a la alta movilidad de los seres expresada en cuerpos cuyos volúmenes pueden variar desde el gigantismo hasta las pequeñas dimensiones
15. Diario Crónica y otros
16. Ibídem, pg.168.
17. Una nota al pie de página trata de explicar el suceso como un remolino producido por emanaciones volcánicas del Lanín.
18. Koessler-Ilg, Bertha: Cuentan los Araucanos (Espasa Calpe, Buenos Aires, 1954), pgs.140-146, Tradiciones, op. cit., pg.195-198.
19. Álvarez, Gregorio, pgs.116-117.
20. Pillán son aquellos espíritus de los antepasados asimilados a notables accidentes geográficos o manifestaciones meteorológicas o geológicas. Truenos, volcanes, terremotos, rayo, etc.
21. Paleari, Antonio: Diccionario de los Dioses Andinos, Instituto Geográfico Militar, Buenos Aires, 1988, pg.152
22. Colombres, op. cit., pg.56.
23. Álvarez, op.cit., pg.168.
24. Referencias sobre brujos
25. Colombres, op.cit., pg.92.
26. Fort, op. cit., pg.
27. Koessler: Cuentan..., op .cit., pg.52-59.
28. Federico A. Escalada: El Complejo Tehuelche (Coni, Buenos Aires, 1949), pg.327.
29. Álvarez, op. cit., pg.174.
30. De Platos Voladores, Enanos Orejudos, Marcianos Chupatanques y Vacas Mutiladas, La Reforma (General Pico, La Pampa), 31 de Mayo de 2002, pg.4.
31. Ibídem, pg.4.
32. Testigo Dice Haber Estado con el Enano Orejudo, La Reforma (General Pico, La Pampa), 4 de Junio de 2002, pg.4.
33. Todos Hablan del Enano Verde, La Arena (Santa Rosa, La Pampa), 6 de Junio de 2002, pg. 20.
34. Misterioso Enano Verde, Ahora lo Vieron en Ataliva Roca, La Arena (Santa Rosa, La Pampa), 12 de Junio de 2002, pg. 20.
35. En Ataliva Roca Vieron a un Extraño Ser, La Reforma (General Pico, La Pampa), 15 Junio 2002, pg. 4
36. La Culpa es del Cacique Yancay, La Reforma (General Pico, La Pampa), 15 junio 2002, pg. 4
37. Dicen que Vieron al Enano Verde, La Arena (Santa Rosa, La Pampa), 17 de Junio de 2002, pg, 20
38. Cuatro Niñas de Castex Dijeron que Vieron al Enanito Verde, El Diario (Santa Rosa, La Pampa), 21 de Junio de 2002, pg. 2
39. Dos Jóvenes Dicen Haber Observado a un Enano Orejudo, La Reforma (General Pico, La Pampa), 25 de Junio de 2002, pgs. 1, 12
40. Colombres, Adolfo: Seres Sobrenaturales de la Cultura Popular Argentina (Ediciones del Sol, Buenos Aires, 1984), pg.136.
41. López, Angel Luciano: Narraciones Supersticiosas y Misteriosas que Encierra el Desierto Saladino (Perlado, Buenos Aires, 1938), pgs.43-46.
42. Colombres, op. Cit, pg.102.
43. Ibídem.

44. Colman, Narcios: Nuestros Antepasados (Editorial Guaraní, Asunción, 1937), pg. 50.
45. Ricardo Mello Vargas: Etimología Guaraní, Aclarando Conceptos, Cuarta Dimensión Nº 9, pg.16-17.
46. Colombres, op. cit., pg.50.
47. Ibídem, pg.50 y Colman, op.cit., pg.50.
48. Ibídem.
49. Pasteknik, Elsa Leonor: Mitos Vivientes de Misiones (Plus Ultra, Buenos Aires, 1977), pg.145.
50. Ibídem, pg.106.
51. Nota en :Historia Argentina del descubrimiento, población y conquista de las provincias del Río de la Plata , Ruy Díaz de Guzmán ,Buenos Aires, Imprenta del Estado, 1835.
52. Granada, Daniel: Reseña Histórica y Descriptiva de Antiguas y Modernas Supersticiones del Rio de la Plata (Guillermo Kraft, Buenos Aires, 1947), pgs.136-138.
53. Watson, Stella y Herrera, Nelson, Duendes, Animas y Otras Historias, (Narvaja Editor, Córdoba 1995) pgs.145-146.
54. Agüero Vera, Juan Zacarías: Divinidades Calchaquíes (Universidad Nacional de Tucumán, San Miguel de Tucumán, 1973), pgs. 176-178.
55. Colombres, Adolfo, 1984, pg.72.
56. Granada, Daniel, pg.136.
57. El Territorio (Posadas, Misiones), 26 de Setiembre de 2002.
58. Comunicación personal.
59. Proyecto Catent: Proyecto que reúne un grupo de investigadores especializados en el estudio de apariciones de entidades humanoides en Argentina.
Fabio Picasso
Derechos Reservados, 2003


Advertencia: Este trabajo es la versión libre en castellano de la monografía publicada con el título de Les petits êtres d'Argentine en La Gazette Fortéenne Tome II,Oeil du Sphinx editeur, París , 2003.


http://www.aforteanosla.com.ar/afla/articulos%20folklore/pequenas%20entidades.htm

Misterioso Duende genera preocupación en la localidad

Noticias Online

28 de octubre de 2002

Junín de los Andes



Lejos de parecer una historia más, o un cuento de niños; la aparente aparición de una persona extraña, se ha transformado en el tema predominante de los comentarios parroquianos de esta tranquila ciudad cordillerana.

Según publicó el diario "Junín Dice" en su edición de ayer, la historia comenzó como un simple comentario de barrio, cuando un vecino efectuó un llamado a la comisaría local, alertando sobre la presencia de una "Personita rara" en su domicilio.

Dice la información, que una patrulla policial concurrió al lugar para verificar la novedad, y se anotició a través del vecino sobre la aparición de una persona pequeña que golpeó la puerta de su casa, solicitándole ayuda ya que le "estarían pegando a un familiar suyo" (Sic).

El ocupante de la vivienda manifestó que se trataba de un ser de baja estatura, aunque por ser de noche no lo pudo identificar muy bien; no obstante accedió a la solicitud del misterioso hombrecito. Salió de su casa pero al no escuchar otras voces o pedidos de socorro, prefirió volver a su casa temiendo que se tratara de un ardid para cometer un robo en su vivienda.

El misterio se acrecentó ya que la "personita rara" se perdió en la oscuridad de la noche.

Horas más tarde, el personal policial recibió un aviso sobre una presencia extraña en el barrio de las 150 viviendas, ubicadas a un costado del Boulevard Juan Manuel de Rosas. Nuevamente un móvil se hizo presente en el lugar, sin poder constatar ninguna novedad.

La crónica periodística continúa diciendo que días más tarde, un oficial de la policía provincial, aproximadamente a las 4,30 de la madrugada y ante el ladrido incesante de los perros, decidió inspeccionar el lugar, y observó la presencia de una persona pequeña, de unos 80 centímetros de altura que se encontraba en la vereda de su casa, y que al ver que lo estaban observando, se alejó rápidamente del lugar.

Preocupado por lo visto, y según el relato periodístico, el oficial confeccionó una suerte de identikit del sospechoso (ver ilustración), para luego informar del hecho a sus superiores.

El titular de la Comisaría 25 Hugo Jara fue entrevistado por una emisora local, y confirmó la información sobre ambos procedimientos, aunque no se halló evidencia que indicara la presencia de esa pequeña persona en el lugar.

La noticias corrió como reguero de pólvora en la ciudad, y los vecinos aportaron datos extras sobre el extraño suceso como la confirmación del comportamiento raro de los perros durante esa noche, al ladrar continuamente.

Por supuesto que las bromas también comenzaron a aflorar en los parroquianos, quienes en los diferentes ámbitos de reunión, no paraban de comentar risueñamente sobre el suceso. Algunos programas de radio aprovecharon la oportunidad para mencionar el tema y hacer chistes o armar cómicas historias sobre el personaje.

Lo cierto es que el "Duende" o "Gnomo" como se lo comenzó a llamar, causó una verdadera sensación que rompió con la calma tradicional de la ciudad; y ya pasó a formar parte de la galería de personajes misteriosos de la zona, como por ejemplo "El Cuero" de Huechulafquen; aquel animal marino que fue visto en varias oportunidades en el lago.

Pequeñas Entidades
Extraños Seres en la Argentina

6 comentarios - Pequeñas Entidades en Argentina (II)

marco-
pasa q en sierra hay mucha droga
del63
hay una única explicación: enanos resentidos
nachoes
Malllevados como todo Petiso
guzz76
Esta pequeña entidad anda por mi casa

leyendas