epespad

A veces ni los seres mas buenos se salvan.-

Kora trabajó 9 años en la búsqueda de droga y de personas, en detenciones de personas y en la detección de armas de fuego. Sólo unos pocos meses después de su retiro, le detectaron un cáncer terminal del que no iba a sobrevivir.

A veces ni los seres mas buenos se salvan.-

Su entrenador notó que la pastor alemán de 11 años estaba rara y decidió llevarla a su veterinario para que la revise. La perra tenía el hígado y la columna repletos de tumores. La tristeza no tardó en llegar. Iba a morir de una hemorragia interna de la que sólo podía evitar sufrir si la sacrificaban.

Y así fue la decisión que tomó Eric Rocheleau, que además de preparar a Kora durante años, era el director del Departamento de Policía de West Hartford (EEUU).

De todas formas, antes del trágico día en el que iban a adormecerla con una inyección que pararía su sistema cardiorespiratorio, su coach y mejor amigo decidió llevarla por última vez de paseo en el móvil policial en el que siempre patrullaban juntos.

Por unos minutos más, Kora volvió a sentir la adrenalina y la plenitud que le generaba su trabajo.

Después de su muerte, esta perra fue premiada por su trayectoria y por ser “un miembro de la familia del departamento de policía“.

Cáncer

3 comentarios - A veces ni los seres mas buenos se salvan.-

gothicloreley +1
Es re triste pobrecita, que fascinante son los animales. Cuando una mascota se va jamas se vuelve a llenar ese vacio, se nos va ese fiel compañero que con cada gesto se hace entender mas que con miles de palabras.