epespad

Buen cuidado de las tortugas terrestres

Bueno este post es para el cuidado de las tortugas terrestres:

La mayoría de las tortugas de tierra son herbívoras, principalmente comen frutas y vegetales. Cuanto más variada sea su dieta mejor alimentadas estarán, así podemos darles trozos de lechuga, tomate, espinaca, pepino, remolacha, zanahoria, etc para complementar los alimentos preparados que venden en las tiendas.

Se la debe alimentar de día y sin cantidad máxima, siendo la propia tortuga quien decida cuanto quiere comer.
Aquí te enumeramos algunos síntomas de que la tortuga puede estar enferma y así poder prestarle especial atención:


Buen cuidado de las tortugas terrestres

- 3 o más días sin comer.
- 5 o más días sin defecar.
- caminar sin levantar el cuerpo del suelo.
- arrastrar las patas traseras al caminar.
- estirar mucho el cuello abriendo la boca.
- secreciones en ojos, nariz o boca.

Hay que tener en cuenta que una tortuga en cautiverio puede vivir, si está bien cuidada, de 40 a 100 años!! Asegúrate de que podrás ocuparte de ella toda su vida (o de buscar a quien lo haga por tí).
Cuando la compres trata de buscar una que sea de criadero, pues las capturadas suelen estar muy estresadas y deshidratadas y son propensas a enfermarse. Además la captura y posterior comercio de tortugas es ilegal en muchos sitios y compromete seriamente la supervivencia de las especies en su medio natural. Un buen lugar para conseguirlas es en refugios o sociedades protectoras.
No conviene comprar una tortuga cuando está por hibernar, pues no tendrás tiempo para solucionar problemas de salud que pudiera tener. Fíjate que su caparazón sea sólida, sin deformaciones y dura. Cuando la levantes debe tener peso, no parecer una "cáscara vacía". Sus ojos deben estar claros y sus fosas nasales sin secreciones. Si ya tienes otras tortugas es conveniente desparasitarla y mantenerala en cuarentena durante un tiempo antes de incorporarla al grupo. Recuerda que las tortugas pueden portar Salmonella, así que siempre higienízate bien después de tocarlas o limpiar su recinto.
El alojamiento y la alimentación varían de una especie a otra, pero aquí encontrarás los cuidados generales que debes cumplir.
En lo posible el recinto debe estar al aire libre. Debe ser grande como para tener un área de sol, un lugar donde pueda protegerse del frío (con calefacción si fuera necesario), algo de sombra y espacio para ejercitar. Puede tener una charca, pero debe ser muy poco profunda. Algunas tortugas pueden trepar bastante, otras cavan muy bien y las grandes tienen mucha fuerza, así que ten cuidado de prever esto para que no escape. En lugares fríos o si hay mucho rocío será mejor entrarla durante la noche.
Si quisieras tener a tu tortuga dentro de la casa tendrás que proveerle un lugar grande y con una buena fuente de radiación UVB/UVA.


La alimentación


es básicamente vegetariana, pero algunas especies requieren también algo de proteina animal, como insectos, carne desgrasada e inclusive algún ratón ocasionalmente. El cesped, los tréboles, la zanahoria rallada, batata, endivias, escarola y pequeñas cantidades de lechuga son un buen alimento. También lo son las plantas de diente de león, otras hierbas, los pétalos de rosa y de hibiscus. Siempre lava todo muy bien para evitar que tengan pesticidas. Se utilizan suplementos nutricionales en polvo o líquido que contienen vitaminas y lactato de calcio formulados especialmente para tortugas.
La hibernación es una época que se debe encarar con mucho cuidado y preparación. Las tortugas tropicales (pies amarillos, pies rojos, sulcatas y leopardos) no hibernan. Ellas necesitan que se las mantenga dentro de la casa durante la época invernal con las condiciones de clima y humedad más parecidas a su ambiente natural que sea posible.
Generalmente durante el otoño notarás que la tortuga comienza a estar más lenta, a comer menos y a asolearse menos. Para este momento casi todas han preparado una cueva o túnel donde permanecer durante el invierno, si no deberás preveerselo tú. Debe ser un lugar amparado del viento, el frío y la lluvia, seco y sin material vegetal que pudiera contaminarse con hongos o gusanos que podrían llegar a matarla. Es importante que dejes de alimentarla durante 3 a 4 semanas en cuanto veas que empieza a disminuir su ritmo. Esto garantiza que todo el alimento sea completamente digerido antes de la hibernación. Cualquier material sin digerir se pudre, fermenta y genera grandes volúmenes de gas que provocan un cólico por timpanismo, asfixiando a la tortuga por la presión interna sobre los pulmones. También puede ocasionar infecciones bacterianas generalmente fatales.
Las tortugas enfermas o heridas no deben hibernar, ya que no tendrán las reservas suficientes para sobrevivir. Para evitarlo se prepara un medio similar a lo descripto para especies tropicales, con fotoperíodos, temperaturas y humedad similares a los del verano. Si una tortuga que está hibernando orina, consulta con su veterinario, pues es posible que debas sacarla de la hibernación para que no se deshidrate. Esto se hace "adelantando" la llegada del verano artificialmente en forma paulatina.
Algunos criadores recomiendan que las tortugas no hibernen durante los primeros dos o tres inviernos de su vida.


tortugas

2 comentarios - Buen cuidado de las tortugas terrestres

grise1992 +2
de 40 a 100 años!!?! la mia recién tiene 10... quizas viva mas que yo jeje
buena info! +5