epelpad

¿Liberen a Willy?

¿Liberen a Willy?

Cuando en la película "Liberen a Willy", el animal protagonista, saltaba un muro para obtener la libertad, todos se alegraban; actores y director, productores y público. Todos menos Keiko, la orca que interpretaba ese papel.

La película fue un éxito de taquilla, recaudó varios millones de dólares y dio la vuelta al mundo. Sin embargo, Keiko no quedó en libertad como Willy.

La historia de Keiko

En 1979, un pescador islandés capturó a Keiko, una cría de orca de apenas 2 años y aún sin destetar. La vende a un acuario local, donde es adquirida tres años después por un parque de Marineland, en Ontario, Canadá. En ese momento comienzan a adiestrar a Keiko y aprende los trucos con los que más tarde divertirá al público. También es entonces cuando le ataca una infección vírica que se convierte en un pólipo de un metro cuadrado alrededor de su aleta pectoral. En 1985, Keiko es adquirida por el parque Reino Aventura, de cuidad de México, donde permanece 8 años. Pero Keiko casi no puede nadar en piscinas tan poco profundas y la ausencia de empuje ascensional hace que la aleta dorsal vaya disminuyendo lentamente. En ese momento la descubren los cazatalentos de los estudios Warner Brothers; que buscaban una orca dócil para un proyecto denominado "Liberen A Willy".

A partir de que, en 1993, la revista Life dio a conocer la vida real de Keiko, llovieron miles de cartas y llamadas de protesta a los estudios Warner.
Keiko pasó entonces a convertirse en emblema contra el cautiverio de animales marinos, el vivo ejemplo de cómo el encierro puede deteriorar drásticamente la vida de un animal, un error que no debe volver a ser cometido.

La mano del hombre

Algunas consecuencias que padece Keiko debido al cautiverio:

-No sabe cazar. Al haber sido alimentado desde pequeño con peces muertos (de la mano de sus entrenadores), no reconoce a salmones y focas como presas; sino como compañeros de juego. Conclusión: si fuera liberado en estas condiciones, moriría de hambre al poco tiempo.
- No sabe el idioma de su clan materno. Cada manada de orcas tiene un dialecto propio. De esta manera, cazan, se defienden, se reproducen y sociabilizan con miembros de otros grupos. Consecuencia: si fuera liberado y se topase con su clan materno, no sabría cómo expresarse ni en que tono hacerlo. Las posibilidades de que un clan extraño lo adopte son prácticamente nulas.
-Su sistema de sonar está atrofiado. Las orcas utilizan un sistema de ecolocalización para orientarse y explorar su entorno. En cautiverio, dejan de emplearlo porque el rebote del eco contra las paredes del estanque, termina aturdiéndolos. Consecuencia: han perdido uno de sus más importantes e útiles sentidos.
-Piensa que los humanos son sus amigos. A pesar de que las orcas en libertad no atacan a los humanos, tampoco comen de su mano o los pasean sobre sus lomos. Estos comportamientos son exclusivos de orcas que han sido sometidas a entrenamiento. Consecuencia: uno de los mayores cazadores del mar, se convierte en una sumisa mascota; la cual, si fuese liberada, sería una presa fácil, tanto para humanos como para otros predadores.

Por lo que se ve, el daño causado sobre Keiko es muy grande, y dificulta seriamente la posibilidad de una liberación exitosa. Enferma, con una gran infección desparramada en su flanco izquierdo y con sus hábitos naturales totalmente olvidados, su rehabilitación es una tarea muy difícil.

¿Qué se puede hacer?

· Envie cartas de protesta a acuarios y parques marinos; haga saber que usted no visitará esos establecimientos y exija la liberación de los animales encerrados y el cese definitivo de la captura de nuevos ejemplares.
· Participe de manifestaciones contra el cautiverio de animales salvajes.
· Difunda la información concerniente al sufrimiento de los animales en cautiverio.

Pero por sobre todas las cosas, no visite parques marinos, trate junto con su familia de ver a Keiko en cada orca de cada acuario que exista en este momento, animales que fueron separados de sus madres y fueron encerrados de por vida. Con nuestra visita, estamos sustentando económicamente la captura de nuevos "Keikos", y justificando el sufrimiento animal en pos del entretenimiento humano.

Sólo nuestra compasión logrará que los padecimientos de Keiko no hayan sido en vano.

2 comentarios - ¿Liberen a Willy?

shrug +1
Pobresitos, me encantaría conocer a esos animales pero no en ese ambiente.