epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Los gatos de seis dedos de Hemingway sobrevivieron a Irma




A medida que el huracán Irma se desvanecía a su paso por el Sur de la Florida, las autoridades empezaban a evaluar los daños que la fuerza bruta del ciclón había causado en el archipiélago que hay en los Cayos de la Florida.

Quedó claro que una atracción turística muy querida en la zona había sobrevivido a la tormenta: la colonia de gatos de seis dedos que reside en la Casa Museo de Ernest Hemingway en Key West (Florida).

Los 54 gatos y los diez humanos que se refugiaron en esa casa colonial de estilo español, que fue el hogar del escritor durante los años treinta, salieron indemnes tal y como dijo el comisario David González a MSNBC, después de que lo peor de la tormenta hubiera pasado.

En las afueras de ese edificio construido en el siglo XIX, situado a casi cinco metros sobre el nivel del mar, se siguen contando los destrozos que ha ocasionado el huracán Irma a su paso por esa zona. El Miami Herald informó que el daño causado a Key West, un destacado destino turístico, parecía ser menos severo de lo que se había pensado en un primer momento. "Es solo árboles y autos", dijo un residente al periódico.

Los gatos de Hemingway, tal y como se les conoce popularmente, descansan en los bonitos jardines del museo o duermen en el mobiliario interior mientras los visitantes pasean por allá. Te los puedes encontrar durmiendo bajo la sombra de las plantas tropicales, escondidos en estructuras diseñadas especialmente para ellos, en la piscina o refrescándose en medio de los azulejos Art Déco del baño.




"Los gatos están acostumbrados a nuestras voces y a nuestro cuidado. Los amamos, nos quieren y siempre estamos juntos", comentó González al tiempo que decía que las paredes de piedra caliza del edificio no solo habían creado una especie de fortaleza sino que además lo había convertido en un lugar agradable y fresco. "Es un sitio muy cómodo para los gatos y para nuestros empleados", apostilló.





En las afueras de ese edificio construido en el siglo XIX, situado a casi cinco metros sobre el nivel del mar, se siguen contando los destrozos que ha ocasionado el huracán Irma a su paso por esa zona. El Miami Herald informó que el daño causado a Key West, un destacado destino turístico, parecía ser menos severo de lo que se había pensado en un primer momento. "Es solo árboles y autos", dijo un residente al periódico.

Los gatos de Hemingway, tal y como se les conoce popularmente, descansan en los bonitos jardines del museo o duermen en el mobiliario interior mientras los visitantes pasean por allá. Te los puedes encontrar durmiendo bajo la sombra de las plantas tropicales, escondidos en estructuras diseñadas especialmente para ellos, en la piscina o refrescándose en medio de los azulejos Art Déco del baño.






Algunos de estos animales descendieron de Snow White (Blancanieves), un felino blanco de seis dedos obsequio de un capitán de buque al afamado escritor. Los gatos, normalmente, tienen cinco dedos en sus patas delanteras y cuatro en la parte posterior.

A pesar de que comúnmente se les conoce como gatos de seis dedos, no todos los gatitos de Hemingway tienen seis dedos.

A medida que Irma se iba acercando a ese lugar la angustia crecía entre sus cuidadores y vecinos. Si el grupo actual de gatitos no hubiese sobrevivido, probablemente se habrían agregado al cementerio de gatos que hay en el jardín del museo. Los lugares de entierro están marcados con lápidas de hormigón grabadas con los nombres de los felinos fallecidos, algunos con nombres de celebridades: Willard Scott, que murió a los 12 años en 1988; Kim Novak que tenía 22 años cuando falleció en 1997 o Gremlin (1986-2005).






Pero antes de que la tormenta hiciera acto de presencia, González y otros empleados agruparon a todos los gatos para protegerlos. Algunos, según apuntaron algunas fuentes a MSNBC, "directamente entraron adentro sabiendo que era la hora de refugiarse". "A veces pienso que son más inteligentes que los seres humanos", contaba González.

Horas antes de la llegada de Irma y después de la Misa celebrada en la Basílica de Santa María de la Iglesia Católica de Key West, el padre John Baker bendijo la casa, el personal de Hemingway y los gatos. González aseguró a The Washington Post que estaba seguro de que ningún gato perdería sus nueve vidas.






"No estamos en una zona de inundación, es un edifico que tiene un bloque de piedra caliza que ha permanecido aquí desde 1851 y todavía sigue en pie", remarcó.

"Responderemos a una autoridad superior y estamos seguros de que el resultado va a ser bueno", dijo optimista.

0 comentarios - Los gatos de seis dedos de Hemingway sobrevivieron a Irma