epespad

Boards of Canada - The Campfire Headphase (Folktrónica)




Desde su niñez, los hermanos escoceses Michael Sandison y Marcus Eoin experimentaron con sonidos de radio, grabaciones de cinta e instrumentos para emular la música de los documentales que veían en la National Film Board of Canada. Era la década de los 70s, esa época retratada en viejas fotos polaroid de los álbumes familiares, cuando no existían ni los mp3, ni los iphones ni internet. Así nació Boards of Canada, un misterioso dúo de música electrónica y ambient que con su tercer EP, The Campfire Headphase, explora esas texturas análogas que se ven reflejadas en la portada del disco. Es una mezcla de sonidos procesados de aeropuertos, de niños, de tormentas de nieve y de unas viejas vacaciones.


Luego de lanzar su primer álbum en 1998, Music Has The Right To Children, los hermanos escoceses exploraron tenebrosas direcciones sonoras con su segundo álbum, Geogaddi, publicado en 2002. Algunos afirmaban que detrás de las canciones de este trabajo se escondían mensajes ocultos y referencias a la numerología. Como respuesta a este trabajo, Boards of Canada decidió explorar un lado más paisajístico, sicodélico y acústico en The Campfire Headphase. Haciendo referencia a grupos como The Beatles y a su gusto por el campo y las fogatas, los escoceses describen este trabajo como “un álbum de pop que se ha expuesto al sol durante 20 años”.


The Campfire Headphase utiliza elementos folk y ambient, dejando a un lado la repetición constante que utilizaban en sus trabajos anteriores para dar paso a estructuras más complejas. Canciones como 84’ Pontiac Dream y Oscar See Through Red Eye reflejan minuciosos y milimétricos detalles de composición que enriquecen la experiencia del álbum. Así mismo, el grupo explora una faceta acústica en este trabajo, utilizando la guitarra como un instrumento recurrente. La forma equilibrada en que introducen este instrumento, evidente en canciones como la sobresaliente Dayvan Cowboy, hace que no suene fuera de lugar dentro del contexto de la banda sino como un complemento a su versión más electrónica.


Otro elemento sobresaliente de The Campfire Headphase es la calidad vintage que tienen sus texturas, lo que Sandison y Eoin logran a partir de lo que llaman un “proceso de degradación”. Este proceso evita que el sonido sea puramente digital y completamente limpio, sino que produce imperfecciones a partir del uso de distorsión y otras técnicas de grabación. La canción Ataronchronon muestran esta característica particular, en donde una melodía minimalista se repite pero que evoluciona a partir del proceso de degradación que aplican los hermanos escoceses. Otros detalles que enriquecen la experiencia del oyente son los momentos impredecibles, como el final de la canción Chromakey Dreamcoat, que parece terminar con el clásico sonido de un acetato que se detiene en una tornamesa, pero que luego concluye con una melodía de piano melancólica e inesperada.


Una descripción sinestésica de este disco es posible gracias a su portada: Parece una vieja foto que ha sido afectada por el paso del tiempo, pero que por esa misma razón produce algo mucho más valioso y genuino. Al final, queda un manifiesto de música electrónica accesible y particular, que llama la atención por sus cuidadosos detalles de producción y composición. Puede ser el soundtrack perfecto para un largo viaje, para leer o dormir. Podemos poner atención a cada detalle o dejar la música de fondo, sin que nadie se fije en ella. Aunque si bien es común ignorar la música que nos rodea, vale la pena detenerse y oír lo que estos hermanos escoceses tienen para decirle al mundo.



Boards Of Canada

1 comentario - Boards of Canada - The Campfire Headphase (Folktrónica)