epespad

Technics, El POST que se merece!!!

A finales de 2010, el mundo de la música dance se vio sacudido cuando Panasonic anunció la muerte de una leyenda: tras más de 30 años de fabricación interrumpida, la unidad Technics 1200 mk2 dejaba de fabricarse.

Los medios de comunicación y los blogs tomaron esa historia como el capítulo más reciente en el abandono de tecnología obsoleta: discos de vinilo y platos por fin se unían a la desaparición del reproductor de CD, los walkman de cassette, y la cinta de ocho pistas. Era y es la era de Internet, los archivos MP3, la nube, o lo que el futuro nos depare.

Technics 1200 mk2, muere un icono, nace una leyenda

Esa historia de nuestra introducción tuvo esa forma hasta cierto punto, pues el plato más popular llegó al final de su ciclo productivo planteando cuestiones más sutiles y complicadas ante la comunidad internacional de DJs, productores, asiduos de clubes y coleccionistas de discos.

¿Era la muerte de Technics 1200 mk2 un obituario o más bien un modo de crear una leyenda y presentarla ante una nueva generación? Los DJs se plantearon si deberían comprarse otro 1200 para tenerlo de repuesto, los coleccionistas creyeron que sus unidades subirían de valor, y los sellos discográficos, músicos y artistas se preguntaron si los DJs seguirían usando discos. Una cosa sí quedó muy clara: la unidad Technics 1200 mk2 alcanzó un estátus simbólico y hoy ya es todo un clásico e icono de la música popular.

Pero, ¿por qué Technics 1200 mk2 genera tanta atención? La respuesta se relaciona mucho con la historia de la música dance, y en este artículo repasaremos cómo nació este plato de Technics y por qué ha sido la espina dorsal de los DJs durante tres décadas.

Technics, El POST que se merece!!!

Semillas de innovación

Hoy es difícil imaginarse la vida nocturna sin clubes, pero a principios de los años 70, el paisaje musical era muy diferente. Para comprender dónde nace Technics 1200 mk2 hay que recordar el tiempo en el que el fonógrafo era sólo un mueble de salón, los DJs trabajaban en la Radio, la música electrónica era un objetivo académico o se usaba como efectos sonoros para dramas radiofónicos, y la gente salía a bailar allá donde había grupos tocando en directo.

Por entonces, habían tenido lugar grandes avances en los sistemas estéreo de alta fidelidad y en los equipos de audio profesional, pero los platos estaban diseñados para reproducir sólo un disco a la vez a velocidades de 33, 45 ó 78 rotaciones por minuto (RPM) –ya fuese en casa o en una emisora. A mediados de los 70, los DJs más pioneros empezaron a llevarse sus discos y platos fuera de casa y a ponerlos para otras personas, a la vez que ideaban nuevas formas de reproducir discos en lugares como clubes nocturnos, discotecas, fiestas caseras, o parques al aire libre.

No todos los platos servían para pinchar en público, y los DJs empezaron a demandar prestaciones que sus viejos platos no les podían dar…

Fue en esta época cuando David Mancuso –al frente de la escena de fiestera de Nueva York– estaba creando el molde para una gran noche de fiesta con la primera de sus ya famosas loft parties en mitad de su apartamento. Gracias a la combinación de altavoces estéreo de enorme calidad y las bailarinas más exuberantes y liberadas, el suelo del apartamento vibró tanto que Mancuso tuvo que colocar sus platos sobre bloques de cemento y espuma, en un intento de eliminar la vibración y mantener las agujas en los confines de los surcos.

dance

Mentes geniales “revolucionadas”

En el centro de Nueva York se estaba cociendo algo diferente cuando el DJ jamaicano Kool Herc enseñó un nuevo modo de poner discos a artistas como Grandmaster Flash y Afrika Bambaataa. Herc usaba dos platos y un mezclador para reproducir sólo las secciones que él deseaba, y a menudo cortaba dos copias del mismo disco para extender una sección tanto como quisiera –solía elegir un puente o un break instrumental.

Para reproducir discos de ese modo, los DJs necesitaban mucha torsión y precisión. Al llevar un disco de vuelta al inicio del break deseaban que empezara a reproducirse de una forma rápida y alcanzara pronto la velocidad adecuada –algo que no todos los platos podían ofrecer. Al otro lado del Atlántico, la movida italiana cogía fuerza, y entre sus DJs más aventureros estaba Daniele Baldelli.

Aparte de elegir las canciones adecuadas, Baldelli poseía un control total sobre sus discos, y ya usaba trucos como reproducir muy rápido un disco reggae para que su tempo encajase con una melodía dance y luego mezclar ambos. Así, nadie sabía si estaba oyendo un tema, el otro o ambos a la vez. Para controlar la velocidad, Baldelli escogió los platos Technics SP-15, pero estas unidades no traían brazo y tenían poco apoyo por parte de los demás DJs.

A finales de los 70, la música disco lo era todo, el estilo hip hop conocía sus primeros éxitos, y los DJs pululaban por doquier buscando platos que hicieran más cosas que los modelos de su juventud. Fue en este escenario cuando Matsushita Electric Industrial (hoy Panasonic) -una compañía conocida por sus bicicletas, ollas de cocer arroz, y televisores-, lanzó en 1979 el modelo Technics 1200 mk2, una actualización de su plato SL-1200.

platos

Llega la máquina

Ideado para directo y tanto para DJs como entusiastas de la alta fidelidad, Technics 1200 mk2 planteó un nuevo estándar. Quizá el rasgo más innovador de los platos de la serie 1200 es su servomotor de tracción directa, que genera mucha torsión a la vez que gira los discos a una velocidad controlada de una forma precisa.

Otras máquinas usan motores que giran los platos de forma indirecta con una correa de goma. Ese diseño es útil, pero el motor de tracción directa fue una clara mejora para los DJs. En esas máquinas, el plato es parte del propio motor y gira en un campo magnético controlado electrónicamente. Los platos que usan correas dependen de la frecuencia de la corriente eléctrica, pero los motores de tracción directa usan un oscilador de cristal de cuarzo muy consistente, y son los favoritos de los DJs porque arrancan, paran, y cambian de velocidad con un retardo mínimo. El otro gran beneficio de un sistema de tracción directa es que el plato se mueve con un contacto físico tan escaso que estos motores parecen eternos.

Además del motor de tracción directa, otros puntos fuertes de Technics 1200 mk2 eran su brazo, cabezales, y cartuchos con agujas intercambiables. La elección de estos componentes influye en el sonido, y en este apartado hay opiniones sobre qué suena bien y qué elementos son más asequibles. Hay agujas con más volumen de salida que se dañan fácilmente, y otras diseñadas para funciones especiales como scratching o reproducir discos al revés.

Antes de la gama Technics 1200 mk2, bastaba un destornillador y unos alambres para cambiar el cartucho de un plato. Los ingenieros que crearon 1200 mk2 optaron por un diseño sofisticado pero sencillo: los DJs sólo debían apretar el cabezal para retirarlo y usar las agujas más adecuadas para pinchar…

Como estas máquinas se convirtieron en el estándar indiscutible entre los DJs, es posible usar casi cualquier combinación de aguja y cartucho con un brazo 1200, y los diseños creados para SL-1200 son muy fáciles de encontrar. Otro aspecto que hace a Technics 1200 mk2 una buena elección para los clubes es su base pesada y sus patas desmontables para absorción de golpes. Aunque quizá no sea tan efectiva como la montaña de cemento y espuma de Mancuso, la base de SL-1200 combina las propiedades de esos dos materiales que mejor limitan las vibraciones: masa y elasticidad.

Si has probado a bailar cerca de un tocadiscos clásico o has puesto ese tocadiscos sobre un subwoofer, sabrás que los tocadiscos son muy sensibles al movimiento del suelo y a las vibraciones graves, y cualquiera de esas dos cosas puede resonar a través del plato y causar realimentación o hacer que la aguja salte fuera del surco. Technics 1200 mk2 cuida este aspecto gracias a su densa base de goma, y si ese material absorbente no es suficiente, puedes desmontar sus patas y reemplazarlas por otras que te gusten más.

historia

¿Del dominio al olvido?

Tras su presentación a finales de los 70, Technics 1200 mk2 se convirtió en la unidad favorita de los clubes y la escena hip hop. A principios de los 90 era difícil encontrar un DJ o un club nocturno sin un par de modelos. Technics cubría las necesidades de los DJs con una elegancia, durabilidad, y precio sin precedentes. Esos rasgos hicieron de 1200 todo un clásico, pero la pregunta es si no sería esa misma gran durabilidad la que le llevó al declive.

La historia de SL-1200 es la de una máquina que se hace esencial y es absorbida y reflejada a través de la música en general, incluso aunque el original ya no se fabrique. La noticia de la jubilación del modelo Technics 1200 mk2 no fue un retroceso en el mundo musical, sino una madurez en la cultura de la música dance. Los DJs que aún usan vinilo no tienen nada que temer, pues los modelos 1200 originales siguen girando en innumerables fiestas, y su partida sólo señaló la consolidación de un clásico. Quizá sea esa la razón por la que Pioneer sacó su plato PLX-1000, aunque muchos somos los que, ante la vuelta de Technics, clamamos por la resurrección de este pedazo de la historia dance.

El mejor amigo del DJ

A la hora de pinchar música dance, el problema para la mayoría de DJs es mantener el ritmo a lo largo de la velada. Ya se trate de ajustar el tempo de dos temas en una suave transición, cambiar el tono de una canción para acomodarla a la tonalidad de otra, o cambiar la velocidad de un tema para crear un efecto especial, Technics 1200 mk2 ofrece varios modos de manejar la velocidad del plato en tiempo real.

technics

Aprender a usar esas herramientas depende de tu práctica y estilo personal, pero saber cómo funcionan te allanará el camino. Sobre el plato hay cuatro controles que ajustan la velocidad base del plato: un botón ‘start/ stop’, selectores ‘33′ y ‘45’ (RPM), y un slider que ajusta un ocho por ciento por encima/ debajo de la velocidad escogida. Los circuitos internos de la máquina usan estos controles para mover el disco y controlan la velocidad del plato.

Si golpeas el lateral del disco, el plato empuja su motor para compensar y regresar a la velocidad anterior, y hace justo lo contrario si empujas el plato hacia adelante. Cuando pulsas el botón ‘stop’, el plato aplica la suficiente fuerza hacia atrás para detener el disco en ese mismo lugar. En comparación con un tocadiscos de motor a correa, esta sensibilidad y tiempo de respuesta parecen magia, y esos cambios de velocidad se observan con el indicador rojo que hay bajo el interruptor de alimentación.

2 comentarios - Technics, El POST que se merece!!!

martin12as +1
nunca falta el arcaico que va a decir que estos aparatos sonaban mejor que un cd de hoy en dia