epespad

Néstor prologó poemas que escribió mi vieja en cautiverio

Néstor prologó los poemas que escribió mi vieja en cautiverio






Néstor prologó poemas que escribió mi vieja en cautiverio





Hijo de desaparecidos, Luis “Piri” Macagno, gerente de Asuntos Especiales de la Anses, cuenta la historia de Loli, su madre, quien era compañera de militancia de Kirchner





"Me llega el susurro de antes,/ el suave olor de la libertad./ Quiero retenerlo,/ pero mis manos no alcanzan./ Voy descubriendo otra vida,/ imaginada, incierta,/ hecha de pedacitos,/ de restos de emociones perdidas,/ voy construyendo/ un tiempo,/ sin nombrar lo innombrado,/ sin pensar lo impensable,/ con la clara y fría mente/ del que ya no aguarda/ más que el extraño milagro/ de existir."




El 24 de marzo de 2004, en el histórico acto de recuperación de la ESMA como espacio para la memoria, fue leído este poema de Ana María Ponce, que se publicó y repartió junto con otros textos suyos. “Loli”, como la conocían sus compañeros de detención clandestina, fue -igual que su marido, Godoberto Luis Fernández- compañera de militancia de Néstor Kirchner en La Plata. El hijo de la pareja, Luis “Piri” Macagno Fernández, es gerente de Asuntos Especiales de la Anses y referente de la juventud kirchnerista en San Luis (ver recuadro). En esta entrevista, reconstruye la historia de esos poemas, que el Gobierno planea reeditar.


¿Cómo fue la militancia de sus padres?



Mi mamá y mi papá están desaparecidos. Mi mamá era de San Luis; mi papá, de La Plata. Ella se fue a estudiar allí y empezó a militar con mi viejo dentro de la FURN (ndr: Federación Universitaria de la Revolución Nacional), que era la agrupación de Néstor Kirchner, Marcelo Fuentes, el “Cuto” Moreno y otros. Mi mamá lo conoció a Néstor porque compartían esa militancia.



¿Dónde fue la detención?



Mi papá desapareció el 11 de enero de 1977, en circunstancias que no conocemos. Aparentemente, estuvo en la ESMA. Y mi mamá desapareció el 18 de julio del 77, el día de mi cumpleaños. Por lo que tengo entendido, en el zoológico de Capital. Ella alcanzó a entregarme a una compañera y estuve seis meses dando vueltas por ahí. Terminé en la casa de los padres de una compañera suya que fueron quienes llamaron a mi abuela, en San Luis, para contarle que yo estaba vivo y con ellos. Mi abuela me fue a buscar y me reencontré con mi familia biológica.



¿Loli escribía desde antes de su detención?



Sí. Es más, después de la aparición del libro, gente que la conoció me acercó algunos poemas que había escrito en libertad, con los cuales estamos completando la colección. La idea es reeditarlo incluyendo estos poemas.



¿De qué modo se las ingenió para escribir en la ESMA?



Ella trabajaba en la imprenta dentro de la ESMA, estaba a cargo del mimeógrafo y se ve que disponía de algo de papel. Algunos de los poemas estaban escritos a máquina y otros, a mano. Los poemas hablan del afuera y si uno los va leyendo cronológicamente, porque están fechados por lo menos por meses, va notando los estados de ánimo y puede llegar a imaginarse algunas cuestiones de lo que está pasando. Al final termina con una aceptación de su propio destino.



En el poema “Narrativa”.



Sí, que es una especie de ucronía en la que imagina un futuro diez años después de la detención, con ella saliendo y reencontrándose conmigo y su familia.



¿De qué manera logró que estos poemas salieran de la ESMA?



Cuando a ella le dicen que la van a trasladar a La Plata porque tiene que dar una conferencia de prensa hablando de las bondades de Massera y arrepintiéndose de su estado de subversiva, evidentemente entiende que el final estaba cerca. Entonces, logra comunicarse con una amiga, Graciela Daleo, “Vicky”, y, de alguna manera, consigue trasladarle una canasta con cosas, entre las cuales están los poemas. Cuando Daleo sale nos los hace llegar.



¿Cómo surgió la posibilidad de publicarlos en un libro?



Fue en 2004. Mi tío, el hermano de mi papá, era compañero de facultad de Kirchner y también militante de la FURN. En enero o febrero me contó que iba a tener una reunión con él, que recién empezaba su gobierno. Le comenté que tenía estos poemas y le pedí que le dijera a Néstor que, si quería hacer algo, estaban a su disposición. En esa charla Néstor se enteró de los poemas y también del destino de mi viejo y de mi vieja.



¿No lo sabía?



No, se había ido a Santa Cruz y no sabía qué había sido de ellos. Entonces, me mandó a pedir una copia de los poemas y nos enteramos que había decidido publicarlos para el acto del 24 de marzo de 2004, cuando se recuperó la ESMA para todos los argentinos. Al mismo tiempo, sentimos el orgullo más grande: decidió prologarlo. Así que el vínculo con Néstor se traduce en el prólogo del libro de poemas que mi vieja escribió adentro de la ESMA. No sé si no es el único prólogo que escribió. Ahí habla de esa generación, de la relación que tuvo con mi vieja y del significado de esa lucha que se traslada al día de hoy.



¿Cómo fue el primer contacto con Kirchner?



A los quince días de haber enviado los poemas, sonó el teléfono en mi casa tipo nueve de la mañana. Yo estaba estudiando. Una voz del otro lado me dijo: “Aguarde que le van a hablar de presidencia”. Y después: “Hola, querido Luish” (ríe e imita la voz de Kirchner). Estuve temblando todo el día, se lo contaba a mi gente, mi familia, mi novia y no me creían. Me contó que se emocionó mucho con los poemas, que estaba a disposición para lo que necesitara y me invitó al acto del 24.



En ese acto lo conoció personalmente.



Claro. Después del acto, nos convocó a la Casa de Gobierno. Estuvimos dos o tres horas reunidos con él, con mi tío y la familia. Y me invitó a trabajar en el gobierno nacional.



¿Cómo fue ese encuentro?



Era un tipo muy humano, muy simple en el trato. No parecía un presidente, parecía el amigo de tu viejo. Todo el tiempo contaban anécdotas con mi tío. Recordaban a viejos compañeros y amigos, los que estaban y los que no. Muchas veces con alegría, cuando muchos no sabemos cómo asimilarlo, lo tomaban con naturalidad. La principal anécdota, que la cuenta en el prólogo, es que cuando volvió Perón él se escapó de Ezeiza manejando un rastrojero o una estanciera, y llevó a mis viejos. Se reían mucho cuando mi tío lo cargaba porque, en lugar de ir a La Plata, terminaron en Lanús. “Encima que los saco me putean”, decía Néstor. Entre las balas, él manejaba esa estanciera.



A pesar de ser hijo de desaparecidos, usted no había tenido una militancia política hasta hace unos años…



No, empecé a militar políticamente con Néstor Kirchner. Vengo de una familia vinculada a la política. Mi abuelo fue intendente de San Luis (ndr: Carlos Ponce), mi bisabuelo fue fundador del Partido Laborista, ministro del gobierno de Perón en San Luis.



¿Y por qué empezó a militar en 2004?



Creo que fue por él, por Néstor. Fue esa impronta. Y el rescatar los valores de mis viejos. Pero él detonó que yo, como tantos otros, esté militando y tan comprometido con este proyecto. Estamos comprometidos y jugados.



Es como retomar la militancia inconclusa de sus padres.



Algo de eso tiene que haber. En un momento, Néstor me dijo: “Si tus viejos estuviesen vivos estarían con nosotros en este proyecto”. Así que creo que el mejor homenaje que puedo hacer es continuar con este camino




Fuente:http://www.revistadebate.com.ar/2011/05/20/3975.php

1 comentario - Néstor prologó poemas que escribió mi vieja en cautiverio

Los comentarios se encuentran cerrados