epelpad

Un entierro poco tradicional

Uno de los inversionistas más conocidos de la industria alimenticia ha muerto: se trata de Arch West, quien fue responsable de la creación de Doritos, las populares frituras triangulares con sabor a queso; como última voluntad, pidió ser enterrado junto a su gran invento.

Un entierro poco tradicional

Su funeral se celebrará el 1 de octubre y de acuerdo con lo que su hija ha declarado a los medios, Arch West solicitó que se le enterrara junto a la comida chatarra, la cual ya cumplió más de 40 años en el mercado alimenticio. La muerte del famoso inversionista e inventor de Doritos fue debido a causas naturales, por ya ser una persona mayor.

La idea de crear una botana de este tipo surgió a raíz de una visita que realizó a México donde después de probar los famosos nachos de este país, decidió presentar la idea de globalizarlos a la empresa alimenticia Frito-Lay en los años 60; al aprovarse la idea y realizarse los estudios de mercado correspondientes (en donde se obtuvieron críticas favorables), las frituras Doritos entraron al mercado, como una alternativa más procesada y fácil de acceder a los tradicionales nachos con queso derretido.

Se han probado diferentes variantes de sabores para los Doritos a lo largo de los años, pero el sabor más popular de la marca es con el que se dio a conocer desde sus inicios; al ser frituras conocidas a nivel mundial, es muy difícil que pasen al olvido por la muerte de su creador (sumado además de que son parte fundamental de una mala alimentación -sobre todo al ser consumidos en exceso-, la cual es popular hoy en día).

Muchos tachan como extravagante el hecho que que Arch West quiera ser enterrado con Doritos, pero es relativamente normal que las muertes de famosos cumplan con ciertas características extravagantes, dependiendo del estilo de vida que llevaron antes de su fallecimiento.

0 comentarios - Un entierro poco tradicional