epespad

Las excentricidades del fallecido dictador Kim Jong Il

Las excentricidades del fallecido dictador Kim Jong Il

Las excentricidades del fallecido dictador Kim Jong Il



El ex gobernante norcoreano usaba tacos para ocultar su baja estatura, presidía desfiles militares y llegó a grabar su propia versión de “Godzilla

Lunes 19 de diciembre de 2011 - 11:19 pm

Kim Jong-Il. (AP)

Murió el sábado último el dictador norcoreano Kim Jong-Il y una serie de detalles se han revelado sobre los excesos que tuvo el dictador mientras estuvo al mando de Corea del Norte.

Pese a la hambruna que sufría su pueblo, Kim Jong-Il llevaba una vida de abundancia y de gastos sin control.

Era conocida su pasión por el cine. Informantes dieron cuenta de una colección de más de 20 mil películas, de las que disfrutaba por horas. Se consideraba un fanático de James Bond. Según recopilan medios internacionales, era tanta su pasión por el cine que llegó a hacerse de los servicios de una actriz norcoreana y su amigo para rodar la versión de “Godzilla” en coreano, a la que llamó “Pulgasari”.

Otra de las tradiciones grandilocuentes de Jong-Il, eran definitivamente sus desfiles militares. En ellos, participaban 20 mil personas con impresionantes coreografías humanas, siempre con un gran retrato suyo de fondo.

De acuerdo con “Infobae.com”, Jong-Il tenía una tropa de 2000 bailarinas, todas adolescentes. Cuando llegaban a los 25 años, debían jubilarse. Además, poseía una colección de autos carísimos y gastaba US$800 mil dólares por año en botellas de cognac Henessey, uno de los más caros del mundo.

Sobre su vida sentimental hay mucho que decir. Se casó tres veces y tuvo siete hijos (tres varones y cuatro mujeres).

Lo conocían como un sujeto impiadoso. Mandó a ejecutar en noviembre del año pasado al ex director de Finanzas del Partido de los Trabajadores, Pak Nam-gi, a quien responsabilizó por el fracaso de unas reformas monetarios.

En lugar de ostentar el título de presidente, que le pertenecía a su padre muerto, se hacía llamar el Amado líder.

Siempre llevaba anteojos negros. No le gustaba su baja estatura. Por eso, usaba grandes tacos en sus zapatos para parecer más alto y con más poder.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Ex cocinero revela las excentricidades de Kim Jong Il


En 1988, un japonés aceptó desempeñarse como el cocinero personal del entonces líder norcoreano. En 2001 se escapó de Corea del Norte y publicó el libro Yo fui el cocinero de Kim Jong Il, del que fueron tomados estos fragmentos.

por Kenji Fujimoto (The Atlantic)


Bien conocido en Japón por la televisión y los periódicos populares, el "séquito del placer" de Kim Jong Il era sólo eso: un grupo de bailarinas dedicadas a proveer al líder norcoreano de placer y regocijo. Las mujeres del séquito eran solicitadas con frecuencia por el "Salón de banquetes número 8" en Pyongyang, para realizar sofisticados bailes. El escenario del salón estaba equipado con un complejo juego de luces que incluía luces en el suelo lateral y un bola de espejos de disco con luces fluorescentes colgando en medio del techo. El piso también estaba decorado con luces que destellaban desde abajo y parlantes desde el piso al techo tocando música.

Una noche durante un banquete, un grupo de cinco bailarinas del séquito de entretenimiento bailaba música disco. De pronto Kim Jong Il les ordenó, "¡Sáquense la ropa!". Las chicas se la sacaron, pero entonces Kim les dijo que se lo quitaran todo. Parecían sorprendidas y no podían esconder su desconcierto, pero tampoco podían oponerse a las órdenes del "Querido Líder". Con vergüenza torpe se desvistieron y continuaron bailando desnudas.

Después de un rato les dijo a los miembros de su gabinete. "Ustedes, bailen con ellas también". Y pronto hasta yo había sido obligado a bailar. Nos advirtió: "Ustedes bailan, pero no tocan. Si tocan son ladrones". En otras palabras, creo que Kim Jong Il sentía que esas niñas eran como sus propias hijas.

Kim Jong Il tenía un paladar excepcionalmente fino. Recuerdo muy bien un episodio que lo demuestra. Yo preparaba sushi en el salón número 8. De pronto Kim me dice, "Fujimoto, hoy día el sushi tiene algo diferente".

Había estado bebiendo mucho esa tarde antes de la cena, y le sugerí que esa podía ser la razón.

"Tal vez", respondió. Se quedó dudoso, pero no siguió preguntando. Sin embargo, cuando volví a la cocina, verifiqué los condimentos que había usado y descubrí que ¡había puesto 10 gramos menos de azúcar! Kim Jong Il fue el único que se dio cuenta. Estaba asombrado.

Con respecto al arroz, antes de cocinarlo un mesero y un miembro del equipo de cocina debían inspeccionarlo grano por grano. Los granos defectuosos se sacaban; sólo aquellos que tenían forma perfecta eran presentados.

Para procurarme de variadas comidas e ingredientes realicé varios viajes al extranjero. Cada vez que Kim me ordenaba comprar tal o cual cosa, se armaban los preparativos del viaje y yo partía.

El pescado era el producto más solicitado de Japón. El atún y los calamares de buena calidad, uno de los platos favoritos de madam Ko, se pedían siempre. Una vez compré 1.200 kilos en total; sólo la tarifa por el transporte aéreo era exorbitante.

La razón para que la carga pesara tanto es que tuve que comprar un tremendo atún de India entero. También compré una sierra eléctrica para filetearlo. Una vez estuve seis meses fileteando atunes en el mercado de pescados Tsukiji en Tokio, y deseábamostrarle mi técnica a Kim.

Mientras conducía una moto de agua en un lago cercano a la frontera con China, Kim me alcanzó y dijo, "Fujimoto, echemos una carrera. Pero quiero que te lo tomes en serio".

Dio la señal de partir y hundí el acelerador tanto como me fue posible. Aproximadamente a mitad de camino me volví a verlo y noté que yo iba ganando por casi medio bote. Por un momento creí que estaba cometiendo un error, pero recordé que me había pedido que tomara la carrera seriamente, así que crucé la meta.

Kim Jong Il dijo con envidia: "Tú ganas, Fujimoto". En ese momento pensé que tal vez ganar no había sido la mejor idea y lo lamenté un poco. Pero él había dicho que era una carrera en serio, por lo que decidí que ganar no había sido un error. Hasta ese momento nadie había ganado jamás una competencia contra Kim.

Un mes más tarde me desafió nuevamente. Sin embargo, una vez en la línea de partida me sorprendió ver que había cambiado su vieja moto por una mucho más grande, con un motor de mayor capacidad. No había forma en que pudiera ganarle.

En ese momento muchas áreas del país estaban sufriendo inundaciones o escasez de agua. Estuviera al tanto o no, Kim Jong Il ciertamente parecía gozar de sus carreras en moto.

De 1989 a 1991 fui invitado a menudo a la residencia oficial de Kim Jong Il. Ahí mantenía una gran bodega de licores. Las etiquetas de licor más famosas del mundo estaban alineadas, tal vez unas 10 mil botellas en total.

En este tiempo, Kim tomaba Johnnie Walker Swing y el cognac Hennessy XO. La bodega tenía también una karaoke, un piano, y una mesa redonda a la que podían sentarse 15 o 16 personas. Ahí, recuerdo, solíamos cantar juntos la canción japonesa "La novia detrás del cerco".

Un día de 2001, yo estaba echando un trago en mi balcón, mirando al océano. Pensaba, oh, al otro está Japón. Y entonces, recordé que un plato de erizos de aspecto extremadamente sabroso había sido destacado en un programa japonés y pensé que debía mostrárselo a Kim. Yo sabía que tenía gusto por los erizos. Esa sería mi oportunidad. Sólo tenía que sugerir: "¿Voy a Hokkaido a comprarle erizos?".

"¡Wow, eso se ve realmente bueno!", me dijo Kim. Sin titubear hice mi jugada: "Yo voy a la isla de Rishiri, en Hokkaido y le compró unos erizos de mar. Y copiaré el plato del programa de la televisión japonesa. Kim Jong Il respondió, "¡Es una gran idea, ve por él!".

Comentarios Destacados

9 comentarios - Las excentricidades del fallecido dictador Kim Jong Il

Cloverfield51 -1
sehnsuchtrammi dijo:Y no puede ser persona también ?

si se mete con los derechos y la dignidad de los demas no merece esa denominación
raymanzarek
es una gran lider, Miraba muchas cosas....
NietoDeAdolfito
Tan mal estaba el loco para tomarse el palo? Sabes la de putitas que podia tener