epespad

Xenoblade Chronicles [Renovando los RPG]

Xenoblade Chronicles [Renovando los RPG]

Wii


Xenoblade Chronicles


Videojuegos


Xenoblade Chronicles es una criatura extraña; no sólo aparece durante el ocaso del Wii, cuando gran cantidad de estudios abandonaron la consola en pos de proyectos más prometedores, sino que surge como respuesta contundente al estancamiento del juego de rol originario de Japón. Su excentricidad maravilla, pues entre altos valores de producción, caudales de contenido y fluidez narrativa, este título abandona desgastados conceptos del género para aportar su propia dosis de frescura, siempre respetando los convencionalismos que hicieron tan popular al RPG. Es una auténtica evolución al rol oriental que ofrece una aventura con buen ritmo mientras desafía nuestra habilidad sin incurrir en lo tortuoso; en pocas palabras y sin ninguna reserva, se impone como uno de los exponentes más virtuosos y mejor diseñados de su ámbito en años recientes, además de ser un deleite de principio a fin.

Pero dejemos las generalidades para dar pie a lo específico. El planteamiento de Xenoblade persigue el más persistente cliché en esta clase de propuestas, ya que nos pone en control de Shulk, un joven huérfano cuyo destino es salvar a su mundo de un terrible mal; sus compañeros de aventura también son estereotipos y toda la trama gira en torno a una mítica espada llamada Monado, capaz de predecir ciertos eventos del futuro. Aunque la premisa se antoja trillada, la narrativa constituye la virtud de la propuesta, pues nos envuelve en un reconfortante relato para después prenderlo en llamas; para ejemplo están los apacibles primeros momentos que experimentamos junto al protagonista donde atestiguamos la muerte de sus amigos y la destrucción de su hogar, y también están sus visiones del porvenir en las que está incapacitado para actuar y cambiar el fatídico futuro de sus colegas.


rpg

Lo que comienza como una simple misión de venganza se convierte en una fantasía de profecías ancestrales, maquiavélicas conspiraciones y deidades en guerra; el mundo que recorremos es en realidad el cuerpo inerte de una colosal criatura biotecnológica que murió en combate eones atrás, pero que sigue jugando un papel importante en el desarrollo de los eventos. En el fondo, Xenoblade está saturado de argumento, lo que complica la labor de ahondar en más detalles sin revelar importantes elementos de la trama; diremos que todo lo que sucede da razón a las acciones de los personajes y la interacción entre individuos toma giros inesperados, aunque también actúan en un contexto diferente a lo que dicta la tradición en los juegos de rol. Lo más atractivo es que no se vale de exposición forzada, los cortos cinemáticos se extienden durante pocos minutos y son más bien fluidos, sin incurrir en explicaciones incoherentes.

Por supuesto, cualquier historia se vuelve un capricho innecesario cuando la experiencia de juego es estéril, a lo que Xenoblade responde con una oferta de entretenimiento redonda y completa. Esto es válido partiendo del extenso territorio que puedes recorrer; según sus creadores, es casi del tamaño del archipiélago japonés, y pese a que no tuvimos tiempo de comparar los pasos dentro del ambiente virtual con una caminata en el País del sol naciente para desechar la exageración, podemos afirmar que es absurdamente amplio, por lo que te tomará interminables horas recorrer cada rincón. Frente a tan vasto mundo, es una fortuna que la exploración se recompense con puntos de experiencia por paraje visitado, no obstante, el verdadero beneficio es la emoción de descubrir secretos ocultos en cavernas escondidas detrás de algunas pendientes que parecen llevar a un precipicio o tras una montaña que aparenta no tener fin; cabe decir que tiene sus riesgos, considerando que no hay bordes mágicos ni paredes invisibles, es decir, al llegar al extremo del mundo eres capaz de lanzarte al vacío, obviamente sufriendo las consecuencias.

ahora


juegos

Entre regiones boscosas y extensas praderas, el ecosistema incluye, como dicta la costumbre, una buena variedad de amigables criaturas y peligrosas máquinas de destrucción, por mencionar algunos elementos. Los pacíficos te dejarán tranquilo mientras no los molestes, en tanto hay seres agresivos que te cazarán incansablemente una vez se percaten de tu presencia; algunos son sensibles al sonido, otros simplemente necesitan verte para lanzar su ataque. Lo refrescante del concepto es que en comparación con otros juegos, tú eliges las batallas, sólo tienes que estar consciente del nivel de tus oponentes, y si tomaste una mala decisión que te lleva a caer fulminado ante el poder de un monstruo, la reprimenda no va más lejos de regresarte a momentos antes de la tragedia, sin perder experiencia ni ítems. Esta tendencia refleja el deseo general de hacer un juego divertido que promueve la fluidez y permite volver a la acción de inmediato, evitando que la experiencia se torne extenuante.

Otro caso ejemplar es que tras el combate tu salud se regenera al máximo de manera automática, para que entables la siguiente batalla en seguida. Además, con frecuencia tendrás tu bitácora saturada de misiones, las que podrás completar conforme exploras, pero nunca te piden regresar a la ubicación de la persona que te encargó la tarea; al cumplir los requisitos, llega el premio de tu esfuerzo instantáneamente y puedes continuar con el siguiente objetivo sin ninguna distracción, ahorrándote la desgastante labor de localizar sujetos. Incluso, pese a que algunas actividades son en extremo dependientes de la hora del día y el clima, puedes cambiar el reloj interno y transportarte directamente al horario deseado, si bien las condiciones climáticas son lo único que se escapa a tu control. Por otro lado, aún si la exploración es un beneficio, no es obligatorio, tanto así que tienes opción de seguir únicamente el hilo principal del argumento, y abandonar el resto; claro, lo conveniente es dejarte llevar por la curiosidad, que por cierto, no se ve limitada a tener que regresar por los caminos que ya conociste, gracias a transportación inmediata a ciertos puntos clave del mapa.


nuevo

noticias

Ahora, dejemos las bondades del contenido para abordar la sustancia de la acción: el esquema de combate. Es justo decir que entre los mayores logros de Xenoblade está la combinación de influencias en una fórmula sólida, divertida y fresca. Y es que tienes control de tu personaje en todo momento, al grado de que algunas zonas permiten un limitado nivel de juego de plataforma, pero esta libertad se traduce en batalla de forma similar a la de Final Fantasy XII o White Knight Chronicles, en el hecho de que el protagonista y sus compañeros atacan de manera automática una vez los posicionas cerca del enemigo. Por otro lado, es importante aclarar que la ubicación en el escenario es fundamental, y debes considerarla además de cambiarla constantemente para concretar tácticas complejas, por ejemplo pararte detrás de una criatura para causar daño más efectivo, pues el fundamento del sistema de pelea se basa una serie de movimientos especiales, algunos específicos de cada personaje.

Tu obligación es dominar el uso de estas habilidades, con la pequeña complicación de que antes de ocuparlas de nuevo debes esperar unos segundos, y dado que cada una tiene un lapso diferente, la estrategia surge de saber cuándo ejecutar un movimiento defensivo, en qué momento atacar y cómo planear la situación para lanzar un hechizo en el instante adecuado, especialmente porque toda acción llama –o distrae– la atención del enemigo. En este respecto es importante medir tu ímpetu, pues arrojar tu arsenal de un golpe te ganará el odio del contrincante y no dejará de golpearte hasta acabar contigo; la idea es distribuir el daño, darte tiempo de curar y alternar entre hechizos, justo como es costumbre en todo RPG, pero más específico, en los modernos MMORPG.


ultimos

Para complementar la complejidad, conforme se desarrolla un enfrentamiento hay una barra de energía dividida en tres segmentos que se llenan paulatinamente. Si uno de tus aliados cae en batalla puedes rescatarlo de la tumba al costo de un poco de energía, y cuando la barra se llena por completo eres capaz de desatar un ataque conjunto en el que cada personaje ejecuta su habilidad más avanzada. Tales cadenas de golpes son cruciales para derrotar a los enemigos más indómitos, pero ya que al usarlas se vacía tu barra, pierdes temporalmente la capacidad de revivir a tus compañeros. Y hablando de decesos, es posible evitar los más desastrosos, sin mencionar la función profética de Monado, la cual te da aviso de las arremetidas más terribles de grandes bestias –o de plano, jefes–, con el fin de que tengas tiempo de levantar una protección mágica, incapacitar al adversario o te apresures a eliminar su amenaza; se trata de una alternativa bien implementada y que aporta una capa más al factor estratégico. Cerrando el apartado de las disputas, el aspecto más fascinante es trabajar en armonía con tu equipo en el campo de batalla, organizando y reaccionado de forma dinámica a los embistes enemigos, entretanto orquestas la triangulación de ataques, con la ventaja de que cada aspecto se introduce a detalle pero de sin que se sienta forzado.

Ahora, si quieres alejarte por un rato de la violencia, hay raudales de actividades a realizar. En primera instancia está la convivencia con el gigantesco abanico de personajes que habitan el mundo de Xenoblade, algunos son mercaderes, otros quedan en categoría de figuras clave y los que otorgan misiones; sin minimizar su relevancia en el contexto del escenario, todos cumplen una función social con los protagonistas, y entre más estrecha sea la relación, mayor la cantidad de contenido que podrás recibir o la profundidad que verás de su historia. Lo mismo sucede cuando haces que dos protagonistas pasen juntos más tiempo y su vínculo se estreche, pues desencadena nuevos fragmentos de la historia. Es también importante darle su lugar a la personalización, que como en todo juego de rol permite adquirir infinidad de armas y equipo, con la diferencia sensible de que los cambios tienen impacto visual –dependiendo de quien lo equipe–, sin mencionar las obvias diferencias de atributos; la diferencia con respecto a otros títulos del género es que puedes asignar gemas que modifican el desempeño o las cualidades de tu personaje, lo que conduce a construir protagonistas mejor elaborados y con un desempeño más adecuado en combate.


2012

reciente

Un logro de esta propuesta es la forma de explotar al máximo las capacidades de la consola, con excepción de los controles con sensor de movimiento, los cuales desaprovecha por completo (y ya entrados en materia, la compatibilidad con el Wii Classic Controller es casi una necesidad, pues es más cómodo de usar que la combinación Wii Remote con Nunchuck. Ante las épicas dimensiones del mundo con el fin de que puedas explorar libremente, los tiempos de carga son mínimos o casi nulos y pese a que se presentan cuando tomas objetos del cadáver de un enemigo, el desempeño técnico del juego es digno de elogio, más cuando se toma en consideración que los escenarios tienen profundidad masiva y que puedes ver las gigantescas criaturas al otro lado del mapa desde gran distancia. Encomiable también es que Xenoblade sea más accesible que el promedio de RPG en el mercado, pues aunque te sumerge en una ola de conceptos y mecánicas, las explica a fondo sin confundir; muchas toman real importancia hasta un punto avanzado en la aventura, pero aunque olvides su funcionamiento, siempre puedes recurrir a los amigables tutoriales.

Tras la serie de alabanzas que acabamos de exponer, pareciera imposible dar con los defectos de Xenoblade, pero existen, lo que resulta lamentable. A expensas de un buen desempeño visual de los escenarios, los modelos de personaje y en particular los rostros, pecan de burdos, al grado de lucir sumamente artificiales en ocasiones, incluso tomando en cuenta que la estética es caricaturesca; la cuestión es que hay situaciones en que una representación más dramática de los involucrados y una mejor actuación sería fundamental para una entregar una experiencia simplemente más adecuada. Una carencia más, que en realidad es falla de diseño, es lo confuso que puede ser dar con ciertos objetivos, dado que hay una flecha que siempre indica la dirección a seguir, pero nunca toma en cuenta el diseño del escenario, por lo que llegarás con frecuencia a una pared y será tu labor rodearla para encontrar el camino, el inconveniente es que los obstáculos pueden ser más que circundar varias cavernas y montañas; usualmente consume pocos minutos, y con el énfasis en la exploración rara vez causa molestias, pero es un aspecto que frena la fluidez por momentos.

Cabría realizar una investigación exhaustiva para dar con los culpables de que el juego de rol del lejano Japón se deteriorara para dejar de ser imponente pilar de la industria y convertirse en mausoleo de diseño obsoleto, pero al margen de los responsables, la división nipona del género tiene una esperanza de renovación y Xenoblade será usado como estandarte que marque el rumbo a seguir. Ayuda que el andamiaje tenga un diseño casi perfecto, pues al estar construido con el ingenio de Tetsuya Takahashi –quien tuvo formación con clásicos como Chrono Trigger, Secret of Mana y Xenogears que podría considerarse abuelo espiritual de Xenoblade–, elimina errores clásicos de los RPG y los sustituye por soluciones prácticas, mecánicas divertidas y contenido de sobra para pasar decenas de horas pegados a la pantalla. Xenoblade Chronicles es más que un buen exponente del Wii y ejemplifica que un título de calidad en su género, es, por derecho, una excelente propuesta dentro del entretenimiento del pixel; si hacen uso de la publicidad y consiguen llamar la atención y de algún modo superar el nicho de la consola en el que vive aprisionado, este título tiene el potencial de convertirse en uno de los más grandes clásicos del RPG frente a la opinión pública.


franquicia

LO BUENO
Extensas locaciones atestadas de contenido. Esquema de combate complejo y divertido. Aventura con excelente ritmo. Amplio margen de personalización en varios frentes. Moderniza el género al tiempo que respeta la tradición.

Xenoblade Chronicles [Renovando los RPG]

LO MALO
Historia trillada. Es difícil dar con el objetivo de las misiones adicionales. Ocasionales tiempos de carga. Los modelos de personaje lucen burdos.

Si eres un verdadero gamer se que lo leiste todo, porfabor hazme saber si te agradó mi post


Wii

4 comentarios - Xenoblade Chronicles [Renovando los RPG]

sansaxt +1
muy bueno el post, thx por tomarte tu tiempo en el
Radamanthys_7
te dejo puntos hermoso juego pero no estoy de acuerdo con esto
AlexGraffer dijo:LO MALO
Historia trillada
nose a que te refieres la historia es perfecto te atrapa siempre y cuando piensas que ya lo estas entendiendo con el paso de las horas entiendes mas pero tu teoria anterior no sirbio lo cual te atrapa mas y el final si puede que te aga pensar un poco pero son esos finales que hacen grande a un juego como los assassins que te dejan pensando
Calamarito_resis
este es uno de los mejores juegos de Wii, los escenarios son grandes y son muy bellos, los personajes no tanto, pero tampoco están horribles y es lo de menos, a mi me gusto mas este que The Last Story (que también es uno de los mejores juegos de Wii), es un juego largo que si haces las misiones secundarias y exploras los mapas fácilmente supera las 200 horas (y yo solo llevo 60 xD), el que no lo juegue solo porque los personajes le parezcan feos se esta perdiendo un gran juego.