epelpad

Si no hay yerba, se viene la ley

La presión de los fraccionadores de yerba para trasladar al consumidor el aumento de precio de la materia prima está causando problemas de escasez del producto en las góndolas. Cristina Kirchner se quejó de esa situación y avisó que tomará medidas.

Si no hay yerba, se viene la ley


La presidenta Cristina Fernández de Kirchner advirtió ayer que en caso de que no se regularice la oferta de yerba mate, el Gobierno aplicará la Ley de Abastecimiento. En las últimas semanas se registraron faltantes del producto en las góndolas y aumentos en sus precios en algunos comercios, debido a que los fraccionadores buscan trasladar al público el incremento que consiguieron los productores por sus cosechas de yerba. “Hemos aumentado el ciento por ciento, a 1,70 peso el kilo de hoja, al productor yerbatero y vamos a tratar de que esto sea absorbido por la cadena de valor, que son cuatro o cinco grandes empresas, por lo menos en una gran parte”, apuntó la jefa de Estado. Existen doce fraccionadores, de los cuales sólo cuatro procesan el 50 por ciento de la yerba mate: Establecimiento Las Marías, Hreñuk (Rosamonte), Molinos Río de la Plata y la Cachuera (Amanda).

“Espero que no nos hagan faltar la yerba porque va a haber problemas, y vamos a tener que aplicar la Ley de Abastecimiento”, desafió Cristina en un acto en Casa de Gobierno, en el que anunció una baja en las retenciones para la exportación de termoprocesados de la carne (ver página 6). La mandataria explicó que “cuando se le aumenta al productor, sea de carne o de yerba, siempre repercute en toda la cadena y termina impactando en el punto final, que es la góndola, es decir, el consumidor”. “Nada es gratis ni mágico, pero hay que tratar de articular todos los intereses”, agregó.

Los productores yerbateros lograron una mejora del 90 por ciento para la hoja verde y de 110 por ciento para la canchada (o secada). Las industrializadoras ahora pretenden que ese aumento sea pagado por el público. Por su parte, los molineros se quejan de haber quedado en el medio, con más costos y sin posibilidad de transferirlos. Existen 17.444 productores. A medida que se avanza en la cadena se exhibe una mayor concentración. En la primera transformación participan 239 secaderos, 69 acopiadores y 118 molinos. Al momento de llegar al mercado interno se cuentan apenas doce fraccionadores.

Las fraccionadoras recibieron autorización del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para actualizar sus listas de precios bajo el esquema oficial, que clasifica a todos los productos y marcas en tres categorías: masivos (con hasta el 3 por ciento de aumento), selectivos (el 6 por ciento) y premium (9,5 por ciento). Sin embargo, los fraccionadores comenzaron a presionar a los comercios, principalmente a los más pequeños, para que suban los precios. Algunas cadenas supermercadistas –con poder de negociación– rechazaron recibir de parte del distribuidor mayorista un aumento superior al estipulado por Moreno, y hasta tanto no se aclare el tema, comenzaron a racionalizar la venta al público. El ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, había señalado anteayer que “el stock para el abastecimiento de yerba mate necesario para su habitual consumo está asegurado”. El diagnóstico surgió luego de que equipos técnicos de la cartera a su cargo realizaran operativos de fiscalización en molinos y distribuidores.

“Vamos a tratar de que esto –el aumento a los productores– sea absorbido por parte de la cadena de valor, por lo menos en una gran parte, que es la que lo industrializa y son las grandes empresas”, explico CFK, quien reiteró la amenaza de aplicar la Ley de Abastecimiento. Esta ley, sancionada a mediados de 1974, establece una serie de sanciones a aquellas empresas que incumplan con el suministro normal de su producción, y prevé además la habilitación de penas, tales como la prisión para los directivos de las firmas cuestionadas.

3 comentarios - Si no hay yerba, se viene la ley

DARIOXXY
YO TODAVIA ESTOY ESPERANDO EL "PUTAS PARA TODOS"....