epespad

Tragedia de Once: nadie me ayudó

Tragedia de Once: nadie me ayudó




Leonardo Sarmiento, el ícono de la tragedia de Once: "Nadie me ayudó"



Su imagen recorrió el mundo, se convirtió en un símbolo del accidente en el que murieron 51 personas. Recién dado de alta, fue entrevistado por PERFIL.

Sarmiento



Una de las primeras cosas que hizo Leonardo Sarmiento, una vez que volvió a su casa, fue sentarse a ver las tapas y recortes de los diarios y revistas en los que aparecía con su camiseta de Boca, colgado del tren después del accidente de Once. “Pasé cuatro horas esperando que me rescataran. Era tanto el sufrimiento y la impotencia, que le pedí a Dios que si pensaba llevarme, lo hiciera y no me dejara sufrir más. Hoy las veo y no puedo creer que soy yo el que estuve ahí”, relata aún conmovido.

tren


Setenta y cuatro días pasaron desde aquella mañana del miércoles 22 de febrero cuando este plomero de 30 años subió al tren Sarmiento en la estación Ramos Mejía rumbo a Once. Desde entonces, se convirtió en uno de los símbolos del trágico accidente ferroviario que dejó un saldo de 52 muertos y 700 heridos. Después de estar internado durante más de dos meses en el Hospital Santojanni, adonde llegó con fractura de pelvis y debió ser operado de urgencia por aplastamiento de las dos piernas, fue dado de alta y recibió a PERFIL en su casa de Palomar.

Tragedia


—¿Cuáles son los recuerdos del día del accidente?
—Esa mañana tomé el tren a las siete y media para hacer un trabajo de plomería. Cuando estaba llegando a Once, me paré junto a la puerta para bajarme. De repente, escuché un ruido muy fuerte y después no me acuerdo nada más. Cuando desperté, aparecí colgado de la ventana.

once


—¿Cómo vivió el largo proceso de rescate?
—Fue espantoso, un infierno. Debajo mío había gente viva y muerta y para poder sacarme, los bomberos debían retirar todo los cuerpos. Sólo oía gritos y llantos. Durante cuatro horas, de la cintura para abajo no sentía absolutamente nada. Llegó un punto en que me desesperé. Era tanto el sufrimiento y la impotencia, que le pedí a Dios que si pensaba llevarme, lo hiciera. Me entregué a su voluntad. Hubo un bombero que después de sacarme, se descompensó por los nervios. Ese hombre fue una maravilla, sólo tengo palabras de agradecimiento hacia él y la gente del SAME.

ferrocarril


Mónica Chegoriansky, su novia, recuerda que esa mañana encendió la tele a las diez y media y enseguida lo reconoció. “Entré en estado de shock, paré un auto y me fui directo para allá”, recuerda. Un día antes del accidente él le había propuesto casamiento.

Tragedia de Once: nadie me ayudó


—Después vino el período de internación en el hospital.
—Fue un proceso muy largo. Además de la fractura de pelvis y la atrofia muscular en las piernas, tuve daño neurológico a raíz del aplastamiento del nervio ciático. Por si fuera poco, perdí mi oreja derecha, aunque el tímpano no quedó comprometido. Estuve un mes en terapia intensiva, luego de la operación tuve fallas renales y me asistieron con hemodiálisis. Después pasé a terapia intermedia, hasta que el doctor Parada, jefe de traumatología del Santojanni me dio el alta el jueves 26 último.

Sarmiento


Actualmente, Leonardo usa muletas y asiste a sesiones de kinesiología tres veces por semana. Debajo de la venda que lleva en su pierna izquierda, puede verse la cicatriz de una herida muy grande. El próximo paso será una nueva intervención de las dos rodillas, por ligamentos cruzados: “Los médicos y enfermeros me trataron súper bien”.

tren


—Mañana empiezan las indagatorias. ¿Confía en la investigación de la Justicia?
—No creo que sea culpa del chofer, los trenes son un desastre, las vías están rotas. Ellos siempre van a buscar una falla humana para no hacerse responsables. Pero la verdad, es que todos se lavaron las manos, nadie se hizo cargo. Fui tapa de todos los diarios pero nadie se acercó a ayudarme. Voy a cambiar de abogado y demandaremos a TBA, Nación y el Gobierno de la Ciudad.

Tragedia


“El día del accidente se acercó un pibe y me dijo que era empleado de Cristina. Me ofreció comida y viáticos a cambio de que le firme un documento. Como no quiso identificarse, no acepté”, cuenta Mónica indignada.

A menos de una semana en su casa, Leonardo intenta volver a reconstruir su vida, pero le resulta muy difícil. Mónica es profesora de inglés, está desocupada y sólo recibe $ 350 como sostén de hogar (tiene dos hijas de una pareja anterior).

once


Por un largo tiempo el no podrá volver a trabajar y recibe la ayuda de una prima. Hace poco vendieron el microondas para pagar los impuestos y ahora piensan en hacer lo mismo con el televisor. A pesar de todo, Leonardo sigue proyectando. “El lunes vamos a ir a pedir turno al registro civil. La vida me dio otra oportunidad y sueño con vivirla junto a ella”, concluye emocionado.

ferrocarril



Mañana empiezan las indagatorias




Más de dos meses después de la tragedia de Once, mañana por primera vez irán a declarar ante la Justicia las autoridades de TBA, la empresa concesionaria. El juez Claudio Bonadío citó a indagatoria –es decir, como imputados– a unas treinta personas. La ronda de declaraciones, que durará hasta la segunda semana de junio, comenzará mañana con Carlo Michele Ferrari (presidente de TBA) y Oscar Gariboglio (vicepresidente de Cometrans, el grupo al que pertenece la empresa).

Para la última tanda quedarán los dos secretarios de Transporte que debían controlar a la empresa desde 2003 hasta el choque: Ricardo Jaime y su sucesor Juan Pablo Schiavi. Jaime está procesado por el mismo juez en la causa por dádivas. En esa etapa, también deberán presentarse Claudio Cirigliano (uno de los dueños de Cometrans) y el maquinista Carlos Córdoba.

Terminadas las declaraciones, el magistrado determinará si dicta el procesamiento o el sobreseimiento de los imputados. Para el fiscal Federico Delgado, los funcionarios podrían haber incurrido en el delito de “peculado”, con penas de hasta diez años de cárcel.
Hasta ahora, sólo fue indagado el motorman, que es el único procesado. En esa declaración, Córdoba había dicho que no le respondieron los frenos. Deberá ahora enfrentarse con el resultado de las pericias.




Tragedia de Once: nadie me ayudó

8 comentarios - Tragedia de Once: nadie me ayudó

migraciones
“El día del accidente se acercó un pibe y me dijo que era empleado de Cristina. Me ofreció comida y viáticos a cambio de que le firme un documento. Como no quiso identificarse, no acepté”, cuenta Mónica indignada
_Superunknown_ -1
PamGargiulo dijo:
migraciones dijo:“El día del accidente se acercó un pibe y me dijo que era empleado de Cristina. Me ofreció comida y viáticos a cambio de que le firme un documento. Como no quiso identificarse, no acepté”, cuenta Mónica indignada Tragedia

Es tremendo, lo peor es que hay gente que defiende estas cosas...


Cualquier persona puede ir y decir "Vengo de parte de X persona.", hay que ver realmente quien era.
Santora2102 +2
una verguenza que haya pasado 1 mes y nada cambio,esos trenes son peores que los de la India y ademas nadie se hace cargo sobre el hecho