epelpad

El cáncer no lo privó de consumar su amor

Era divertido y bastante ingenioso, tenía una vida tranquila, era un buen hermano. Había terminado de estudiar su licenciatura en informática, apenas comenzaba a trabajar y desde bastante tiempo atrás contaba con el amor de una chica dulce, su amor de infancia, Emma. Sus vidas parecían perfectas, tenían lo más importante.

El cáncer no lo privó de consumar su amor


Llegó el día de la boda pero no pudo decir sí , y no por que no quisiera o, por el contrario, la emoción le robara la voz, fue el cáncer, quien quiso interponerse, pero William Kent convencido de tomar la mejor decisión hizo lo que estuvo en sus manos, con un firme apretón de mano confirmó al juez su deseo, “sí”, quiero.

Su historia comenzó cuando apenas eran unos niños, cuando estaban en el sexto curso empezaron a salir, llegó el momento de separarse pues mientras que William fue a Leeds Metropolitan para estudiar una licenciatura en informática, Emma fue a Lincoln para estudiar ilustración. Se graduaron.

William le propuso a Emma matrimonio en la casa de sus padres en Holbrook en Derbyshire un Día de San Valentin, después de decorar la habitación con fotos de playas, diciendo que no podía permitirse el lujo de llevarla al lugar exótico que quería proponerle matrimonio. Como era claro ella acepto, con el fin de ahorrar dinero para una casa y porque había comenzado nuevos puestos de trabajo, decidieron posponer la boda hasta 2014.

amor


Todo parecía ir bien, pero entonces William comenzó a sentirse mal, empezó a tener dolores en el brazo y también tos. Se dirigió a los médicos que no encontraron nada malo en él. Sin embargo, el dolor continuó, y regresó a su médico de cabecera quienes lo refirió a Royal Derby Hospital. Ellos a su vez lo remitieron al Hospital de Nottingham City, donde se le diagnosticó un linfoma, un tipo de cáncer, y comenzó la quimioterapia. Su fuerza se redujo y debilitó sus músculos y el sistema inmunológico, lo que le obligó a permanecer en el hospital.

info


Emma dijo que después de una primera ronda de tratamiento llevó a William a comer fuera casi todas las noches para que recuperara su fuerza. Ella dijo: “Cuando salió comimos en todas partes, quería salir a comer. Yo nunca había estado en tantos lugares en tampoco tiempo. Pizza Hut, KFC, en todas partes, para que pudiera recuperar fuerzas para su próxima ronda de quimio”. El hospital trató de una nueva forma de tratamiento para el tipo de cáncer que William tenía pero no tuvo éxito. El cáncer se propagó a su sistema nervioso y al cerebro.

Durante seis meses, William, un maestro, luchó contra la enfermedad y no dejó que arruinara el momento que tanto esperaban él y su amada. Con un fuerte apretón dio a entender sus deseos a Emma quien salió corriendo a la ciudad a comprar anillos de matrimonio. Sus padres hicieron los arreglos para que se realizara la boda, asistieron amigos y familiares, a pesar de ser notificados unas horas antes de la ceremonia. Su padre sostuvo su mano para que éste pudiera sellar el documento que avalaba su matrimonio poco después de que William, en lugar de decir sus votos, le apretará la mano del registrador para dar su respuesta.

matrimonio


Por fin William Kent, de 24 años se casó con Emma, ​​de 25 años, junto a su cama del hospital a pesar de no poder hablar ni parpadear debido a daños en los nervios causados ​​por la enfermedad. Tristemente él murió 11 días después de la ceremonia.

Emma, ​​que llevaba un vestido azul para la ceremonia, dijo “William amaba la vida y era adorado por todos. Hasta el final no se enojo o tuvo arrebatos. Él todavía contaba chistes. Era un consuelo real para nosotros ”

La hermana de William, Rachel, dijo: “Fue un día muy feliz, una ocasión preciosa. No puedes pensar en la idea de que una boda se celebre en un hospital, pero el lo hizo así, fue agradable”.

Las historias de amor no siempre tiene un final ideal, pero al menos lograron consumar su deseo, no cabe duda que el amor es una fuerza muy grande que impulsa a las personas a vivir, el caso de William así lo demuestra. Lástima que no pudieran seguir más tiempo juntos.

cancer

7 comentarios - El cáncer no lo privó de consumar su amor

soretegol -5
Si no consumaba no tenia derecho a la herencia.
JOSE_123555 -3
soretegol dijo:Si no consumaba no tenia derecho a la herencia.

que petardo....
ngingi +3
amor de verdad! que buen ejemplo de vida, poniendo siempre lo mejor pese al mal tiempo!