epespad

Hasta el gobierno de Néstor Kirchner parece bueno

¡De no creer! Hasta el gobierno de Néstor parece bueno en comparación con el de Cristina


___________________________________________________________________________

Hasta el gobierno de Néstor Kirchner parece bueno


___________________________________________________________________________


Las groseras, casi obscenas, embestidas de Cristina Fernández contra el Poder Judicial rompe definitivamente con el sistema republicano que difícilmente y con gran dificultad se mantenía durante la gestión de la mandataria. En los últimos meses, ante la gran cantidad de sucesivos fracasos y errores del gobierno en muchos frentes, obligó a que se sacaran la máscara y disfraz democrático, mostrando su verdadera esencia.

En la recordada ceremonia efectuada en el monumento de la bandera en Rosario, tal vez por una trapisonda de su subconsciente, Cristina pronunció públicamente y con énfasis, lo que ella íntimamente pensaba: “Vamos por todo”. Nada más antidemocrático. Actualmente los hechos demuestran cabalmente, que el kirchnerismo no se detendrá ante ningún obstáculo que se le oponga, fuera lo que fuese.

En otras palabras que no acepta límites de ningún tipo. La pregunta sería el por qué. No existe modelo ni objetivo conocido alguno por el cual luchar. La única respuesta que surge, que es para aferrarse al poder. ¿Y porque quiere aferrarse al poder si se sabía que Cristina, ni siquiera quería presentarse como candidata a su segunda gestión?

La respuesta surge sola. La presidente sabe que ha generado tanto odio contra su régimen y ella misma, que ha confrontado prácticamente con todos los sectores de la ciudadanía y que ha vulnerado tan groseramente y tantas veces las leyes y la Constitución, que su destino futuro es lisa y llanamente la cárcel. El futuro de Cristina y su gobierno mafioso, no es otro que una cárcel federal seguramente por muchos años. En esta oportunidad no habrá más impunidad.

Es lo que Cristina y su fallecido esposo proclamaban frecuentemente y debe ser probablemente el única legado bueno que nos deja esta dinastía familiar: “Memoria, juicio y castigo”.

Al cabo de treinta años de democracia, pareciera que esta vez sí ha prendido, claramente en la ciudadanía, el concepto que no puede haber democracia si hay impunidad.

Simplemente para recordar, el sistema republicano consiste principalmente en la separación de los tres Poderes del Estado, precisamente para servir como contrapeso, control o límite a los posibles o probables excesos de los demás.

En la Ciencia Política hay una disciplina que estudia el poder en su naturaleza y en todas sus manifestaciones: la cratología.

El Poder en sí, no es bueno ni malo, pero cuando no está controlado muestra su lado oscuro.

Sistemáticamente el poder político que no está restringido, controlado y limitado, se excede. Un constitucionalista alemán, Karl Lowenstein, (ref.1) dice que el poder lleva en sí mismo un estigma, y solo los santos, entre los detentadores de poder, serían capaces de resistir la tentación de abusar del mismo.

Obviamente Cristina Fernández no es precisamente una santa. Su tortuosa y contradictoria personalidad y su gestión presidencial, muestran claramente lo contrario.

Cristina ejerce su mandato con un personalismo absolutista. Y los errores, equivocaciones y torpezas en su gestión están claramente a la vista. Decisiones fuera del más mínimo sentido común. Varias, llevadas por el resentimiento, el odio y el rencor.

¡Que ironía! Recordemos el día que Cristina fue proclamada candidata presidencial por el FPV, en el Teatro Argentino en la ciudad de La Plata, en su discurso, expresó que sus objetivos de ser proclamada presidente de la Nación, sería la reconstrucción y profundización del estado constitucional democrático en la República Argentina y mejorar la calidad institucional del país, entre otros temas.

Esos dos objetivos no solo no fueron logrados sino que los empeoró hasta límites desconocidos en el período democrático reiniciado en el año 1983.

No solo no cumplió los objetivos que había prometido, sino que “contrario sensu”, terminó arrasando con mucho de lo que se había alcanzado en 30 años de democracia. ¡Un retroceso institucional increíble!

Podríamos decir sin temor a equivocarnos que Cristina Fernández, presidente de la Argentina por obra y gracia de su difunto marido, es realmente la materialización física de la palabra “contradicción”. Lo que ayer era blanco para ella, ahora es negro. Lo que era malo ahora es bueno. Y así sucesivamente. Estas contradicciones espantan al más pintado. ¿Quién querrá así invertir en la Argentina?

El desastre administrativo gubernamental y la corrupción en la dirigencia oficialista fueron degradando al país llevándolo al caos actual. Entre la infinidad de disparates, no podemos dejar de mencionar la traición a las banderas que enarbola el kirchnerismo. Los “Derechos Humanos” fueron aplicados discrecionalmente y solo en aquellos sectores en los cuales encontraba rédito político, además de constituir un nicho de escandalosa y descarada corrupción.

Nunca en los 30 años de la democracia, hubo tantos presos políticos, cerca de 1200 en la actualidad, a los cuales se les niega la aplicación de principios jurídicos universales. Ya casi doscientos de ellos han fallecido en cautiverio. Ni siquiera se les respeta la posibilidad de cumplir su detención en domicilio, en consideración a lo avanzado de sus edades, sus dolencias y enfermedades. La mayoría cercanos a los 80 años de edad.

El despiadado y artero ataque a la Justicia, el show circense que se pretende realizar por el arribo de la fragata al país, tratando de tapar un gravísimo error del oficialismo con un festejo oportunista, entra dentro de la mayor hipocresía y cinismo político de la mandataria.

Todos los días aparece un escándalo nuevo protagonizado por decisiones de la presidente o uno de sus ministros. Las torpezas más recientes fueron el intento de estatizar el Predio Ferial de Palermo, un verdadero despojo a la Sociedad Rural Argentina, el irreverente e insólito festejo de fin de año realizado en la ESMA por el Ministro de Justicia Julio Alak y la controversia de conventillo que entabló Cristina con un ciudadano que se “atrevió” a expresar públicamente, dudas respecto a su descomunal incremento de su fortuna personal.

Cristina Fernández e Kirchner hace del circo, del engaño, del apriete, la dádiva y la demagogia, una extensión de la política. Irresponsabilidad y torpeza. Una tras otra.

Asi, día a día. La gestión gubernamental casi totalmente ausente. La conflictividad social cada vez mayor.

Analizando el gobierno de Cristina en perspectiva y comparándolo con el lamentable período de su esposo, hasta ese pareciera un buen gobierno.

¡A qué nivel hemos llegado! ¡Comparar el muerto con el degollado!

5 comentarios - Hasta el gobierno de Néstor Kirchner parece bueno

emiramella -4
RECORDEMOS QUE EL DE NK FUÉ EL PEOR DE TODOS LOS GOBIERNOS, SEA DEMOCRÁTICO O DE FACTO.
cdf91
Peor en que sentido???
No se por cuanto pero todos fueron muy corruptos, pero el gobierno de De la Rua no creo que tenga comparación.
fullreader
Peor es este
sargazos +2
habrá alguien que realmente lea las boludeces que escriben en el sitio de cherashny, o sólo las usan para postear en otros lados como taringa?
Iriani +3
NAKMANMNDAJKSHNDJKASHNJKSADHJKHDSAJKHDJKSAHJDKSAHJKDSHAJKHDASJKHJDKSA


POR FAVOR NO TIENEN VERGUENZA EN HACER TANTA PROPAGANDA PORQUE CRISTINA CONSIGUIO QUE NOS DEVUELVAN UNA FRAGATA QUE ELLA MISMA PERDIO POR NO PAGAR SUS CUENTAS, Y POR NO TENER UN GABINETE MILITAR COMO LA GENTE QUE PREVEA ESTE TIPO DE SITUACIONES. QUEDO A CLARAS QUE NADIE EN EL EQUIPO DE CRISTINA SIRVE PARA NADA Y QUE NOS DEVOLVIERON LA FRAGATA SOLO PORQUE UN COMITE INTERNACIONAL DEJO EN CLARO CUALES SON LAS LEYES CON RESPECTO A LOS BARCOS EN ULTRAMAR
cacho2021 +4
yo soy completamente anti k pero reconozco que el gobierno del tuerto se estaba mejor.. aunque bueno el recibio la herencia de duhalde.. cuando tomo el poder las cosas estaban bastante acomodadas gracias a lavagna que es un excelente ministro de economia