epespad

Los vinos de los famosos, entre el marketing y la industria

Marcelo Tinelli, Jorge Rial, Gustavo Santaolalla y Florencia de la V son algunos de los que iniciaron proyectos en Mendoza, aunque hay famosos extranjeros. Excepto por el músico, que tiene una bodega boutique, los demás lanzaron o lanzarán sus líneas de vinos con fines comerciales.

Los vinos de los famosos, entre el marketing y la industria

Los famosos que pusieron sus ojos en los vinos de Mendoza para lanzar sus vinos probablemente no lo hicieron pensando en las uvas y sí en las etiquetas de las botellas. Gustavo Santaolalla, Florencia de la V, Jorge Rial y Marcelo Tinelli emprendieron un negocio que parece estar más vinculado al marketing que a la producción.

Pero hay otros famosos que también han invertido en Mendoza en el mundo del vino. Ellos son: Ricardo Arjona, la futura reina de Holanda Máxima, Joan Manuel Serrat, Diego Maradona, Hans A. Barón Von Maltzahn, Ralph Taylor, German Neus, el ex Puma Federico Méndez, Ricardo Mihanovich, Patrick Gerrand-Hermes, el gobernador de Buenos Aires Daniel Scioli, el basquetbolista Fabricio Oberto, los duques Jacques de Luynes y Tomás de Luynes y los dueños del frigorífico Paladini (Osvaldo y Juan Carlos Paladini), entre otros.

Aunque cada uno de estos proyectos posea su propia matriz, su particular desarrollo y su target, los objetivos parecen estar vinculados a la publicidad del personaje. “No conozco en profundidad los proyectos, pero una puesta en el mercado de 5.000 ó 10.000 botellas no es para hacer negocios, es para hacer marketing”, consideró Leo Guevara, gerente de la bodega Altos Las Hormigas.

Aunque los precios que el destinatario pague por los vinos de los famosos sean relativamente altos, justamente por ser un famoso el dueño, el negocio no está allí.

Rocío Moreno es el vino de Rial. Destino, el de Flor de la V, aunque su nombre está en duda. Los vinos de Santaolalla se llaman Don Juan Nahuel y Celador. Y el emprendimiento de Marcelo Tinelli fue bautizado como Santa María de los Andes y está ubicado en Agrelo, Luján de Cuyo.

El vino de Marcelo será muy exclusivo; costará $1.500 pero será de alta gama.

En cambio, el músico posee una finca en Maipú, más precisamente en Lunlunta y que según Guevara, el dos veces ganador del Oscar tiene un proyecto que no está vinculado al marketing sino a la producción.

El ejecutivo de Altos Las Hormigas argumentó que en algunos de estos proyectos queda al descubierto el interés publicitario debido a que “una bodega boutique que elabora 15.000 botellas al año tiene que tener mucho valor agregado para que sea muy rentable”.

Distinto es el caso del vino Leo que produce Bianchi y está inspirado en Lionel Messi. La bodega realizó una negociación con los representantes del futbolista y acordaron hacer explícita esa inspiración. Pero la intención es vender este producto como cualquier otro de la firma.

El caso inverso es el de Florencia de la V. La actriz lanzará 5.000 botellas de cabernet suavignon y antes de que esto suceda, los medios del país ya hablaron sobre este futuro vino.

3 comentarios - Los vinos de los famosos, entre el marketing y la industria

betoy
Santaolalla es el unico q safa de todos esos ..
-Pantera- +3
mendoza
atiendo-boludos +2
hay que tocarse el huevo izquierdo antes de tomarlo?