epespad

Quilmes recuperó su lugar en el mundo

Quilmes recuperó su lugar en el mundo

Como siempre sucedió Quilmes apenas toca la segunda categoría vuelve a la Liga Nacional. Esta vez no como campeón pero sí obteniendo el segundo boleto en el repechaje final ante San Martin de Corrientes superándolo 77-67 y cerrando la serie 3-1.

Quilmes recuperó su lugar en el mundo

Otra vez Quilmes es de “A”. Es su lugar en el mundo saliendo del TNA y no al revés. El descenso dejó de ser un trauma y sabe que el pasaje por la segunda categoría será un paso. Por eso nunca perdió la cabeza y tuvo el objetivo claro.

El máximo responsable fue el entrenador Leandro Ramella que manejó los tiempos y los problemas sin estridencias, con tranquilidad y sabiendo que a la larga el proceso daría sus frutos. Y tuvo un grupo de jugadores que lo entendieron todo. Jugaron mal, bien, muy bien, regular, soportaron deudas y se mostraron 100% solidarios sin fisuras derivadas del estrellato. Pero nunca bajaron los brazos.

Anoche en el Once Unidos la historia con San Martín fue similar al tercer juego. La defensa de Quilmes, mostró su mejor cara en la defensa, aprovechando el nerviosismo y las dudas que San Martín sufrió a lo largo de toda la serie.

D´Angelo volvió a mover el quinteto inicial buscando variantes que no llegaron nunca. Lo puso a “Patito” Rodríguez de escolta y Agustín Carnovale de alero. La idea de encontrar el gol perdido desvelaba al entrenador.

No obstante la idea original le duró poco. San Martín mostró la misma impericia que en el juego dos y tres donde Gordon James fue prácticamente una sombra que iba y volvía por el parquet. Sus compañeros lo extrañaron horrores. Lo de James fue posiblemente la peor actuación en finales de un MVP en la historia del TNA. En la fase regular fue la sal y la vida de su equipo. En el momento decisivo no pudo decir presente.

Nunca se sabrá si fue por obra de los nervios (que sin duda juegan) o por una condición de defensa exigente, pero el número uno de la fase regular tuvo que soportar que algunos triples dieran un par de vueltas por el aro y salieran. Dios a veces obra de manera misteriosa, pero es para que San Martín empiece a creer en las brujas.

A Quilmes le pasó algo parecido con los dos primeros triples que lanzó Lucas Ortíz. Salieron de adentro, tirando a pie firme sin oposición. Pero Quilmes es un equipo que supo adaptarse con el correr de la competencia a poder ganar sin jugar bien. San Martín no.

D´Angelo movió rápido su banco en buscas de respuestas desesperadas. Ramella se mostró tranquilo e inamovible en su plan de juego. Maximiliano Ríos, en el partido consagratorio para él, metió tres triples en el primer segmento para apuntalar la distancia de Quilmes (14-4). No obstante, otra vez el ingreso de Isola ayudó a su equipo a emparejar las acciones. Al final del primer cuarto el tablero decía 17-11.

Para el segundo cuarto Quilmes disfrutó del regreso de Essengue (12 pts). Ramella se pasó toda la noche cuidando de faltas a su pivote extranjero, sacando y poniendo en momentos oportunos a su foráneo. Con Essengue en cancha el cervecero marcó diferencias muy claras. Sin él la peleó todo el tiempo y fue puro empuje. No obstante el verdadero “héroe” de Quilmes en la final fue trabajando en silencio todo el primer tiempo: Maximiliano Maciel jugó un partido 5 estrellas. Sobresaliente.

Defendió a Gordon James y a cuanto jugador le pusieran en frente (7 rebotes en la primera mitad). Cuando tuvo la pelota la administró con mucho criterio (3 asistencias) y se animó a atacar el aro en la medida que lo necesitó el equipo (5 pts).

Quilmes lo llevaba muy bien al juego (31-21) cuando D´Angelo hizo abuso de sus 20 años de entrenador entendiendo (casi como nadie) que sin generar una reacción su equipo se diluía. Usó a la gente para generar un disturbio, le pegó una trompada al plástico que cubre el banco de suplentes (plástico que ya estaba roto) y se ganó un técnico que le cobraron los árbitros. El partido se paró en el momento que a Quilmes menos le convenía. La gente se metió en la discusión, Quilmes se fue del juego y San Martín lo aprovechó todo.

La inteligencia y la maña de D´Angelo le sirvieron a su equipo para meter un parcial 0-9 y ponerse a solo un punto (31-30) a falta de un minuto para que termine el primer tiempo. Quilmes no obstante cerró un poco mejor con rebote ofensivo, doble y falta de Killy Romero. (34-30).

Para el segundo tiempo otra vez Quilmes recuperó la tranquilidad y la defensa, el mejor juego y la presencia de Essengue para sacar rápidamente 10 (40-30). Pero San Martín reaccionó con un cambio obligado por las circunstancia: disfrazó a Santiago González goleador ante la “ausencia” de Gordon James.

El extranjero quedó definitivamente frustrado en el banco de los suplentes y fueron los nacionales del conjunto correntino los que sacaron la cara. Miguel Isola (hizo TODO bien en los partidos en Mar del Plata) y Santiago González fueron los que tiraron del carro en San Martín.

Mientras tanto, Quilmes seguía aprovechando todo. La estrategia de Leandro Ramella de controlar los ritmos del partido dieron frutos con un Luca Vildoza (17 años) que jugó con el aplomo de un mayor.

El párrafo aparte que merece el pibe es tan corto como su edad. No es tiempo de cargarle responsabilidades. Él no sabe lo que hizo todavía. Nosotros sí. Es un talento único para disfrutar muchos años pero hay que llevarlo con paciencia. Fue titular en una serie de repechaje en TNA por el ascenso y se comió de un bocado la cancha.

Al lado de Vildoza ( 8 pts en el parcial) apareció Maciel, que entendió todo. Essengue se cargó torpemente con la 4ta falta (le sucedió lo mismo durante toda la temporada) y Maciel sacó la cara en el poste bajo. Mientras Ríos, Eseverri y Gallizzi se defendían todo, había sustento en Vildoza-Maciel en ofensiva.

Quilmes cerró a toda vela el tercer cuarto (61- 47) con parcial 27-17 para entrar al último cuarto arriba por 14.

No obstante San Martín, sin recuperar nunca su memoria de gran equipo, tuvo ráfagas donde pareció asomar algo de lo que fue. Se encendió Luca Vildoza y metió un triple con doble marca, dos libres y otro triple más para darle a Quilmes una ventaja amplia de 69-55 a falta de 7:50.

Pero un triple de Ramiro Iglesias y dos de Pato Rodríguez, lo trajeron a San Martín al partido. Que se puso 69-61 a falta de 5:00. Sin jugar a nada de lo mucho que se le vio, la visita seguía de pie y dando pelea.

Así como la desfachatez de Vildoza logró que Quilmes saque ventaja el pibe siguió jugando a una velocidad inconveniente. D´Angelo buscó respuesta en Oprandi para frenarlo, y lo logró. Por eso volvió Lucas Ortíz al juego por el juvenil.

Desde allí Quilmes cerró mejor el partido con la inteligencia de Maxi Ríos administrando el balón, que durante la liga muchas veces apresuró ofensivas sin criterio, pero en un solo partido se reivindicó y lideró con autoridad a su equipo, siendo el único jugador de la cancha que jugó los 40 minutos. Defendió, atacó, hizo todo bien. Por eso las lágrimas del final tienen sustento en la felicidad.

A su lado Gregorio “Goyo” Eseverri dio la enésima muestra de valentía generando tres recuperos seguidos. Quilmes se aferró a los 8 puntos de distancia y los administró con cuidado. Un doble de Essengue, un doble y falta de Maciel y los libres de Ríos terminaron siendo los puntos finales del equipo que se llevó el ascenso.

Quilmes tuvo fe, coraje y conciencia de lo que era para quedarse con el repechaje, San Martín, por el contrario, se encontró con una situación inédita: lo invitaron a ganar en el Plan “B”, no jugando a lo que quería sino a lo que le dejaban, y su frustración se transformó en impotencia. Desde allí no pudo construir nada.

Quilmes está de regreso, con él vuelve el clásico de la Liga. Vuelve también un equipo que le queda incómodo la segunda categoría, cuyo hartazgo la manifiesta con rebeldía. Por eso vuelve a su lugar en el mundo: Vuelve a la “A”.




Síntesis

Quilmes (77): Luca Vildoza 19, Lucas Ortíz 1, Maximiliano Ríos 17, Maximiliano Maciel 17, Gastón Essengue 16 (FI) Andrés Rodríguez 0, Gregorio Eseverri 2, Tayavek Galizzi 3, Cristian Romero 3. DT Leandro Ramella

San Martín (66): Ramiro Iglesias 9, Patricio Rodríguez 21, Agustín Carnovale 2, James Gordon 2 y Santiago González 9 (FI) Bruno Oprandi 2, Miguel Isola 15 e Ivan Basualdo 7. DT Pablo D´Angelo



Parciales: 17-11, 34-30, 61-47

Árbitros: Trias – Piedrabuena y Barotto

Estadio: Once Unidos – Mar del Plata
































liga

2 comentarios - Quilmes recuperó su lugar en el mundo

evanescence_1_returns
Como siempre sucedió Quilmes apenas toca la segunda categoría vuelve a la Liga Nacional

Igual como en el Futbol ! Quilmes sinonimo de ascensor ! (Soy de Quilmes)
KandombeArgento +1
Ustedes se estan yendo. Nosotros volvimos!
evanescence_1_returns
@KandombeArgento y el año que viene al revés ! XD
KandombeArgento +1
@evanescence_1_returns AD INFINITUM!!! jajaja