epespad

Las reservas: entre la escasez del dólar y el déficit fisc

A nivel de política monetaria, enero de 2014 fue un mes para batir récords: las reservas del Banco Central perforaron el piso de los US$ 30.000 millones, el Gobierno generó la mayor devaluación del peso en la era kirchnerista y la inflación, empujada, por la suba del dólar y los aumentos tarifarios se anticipa como la más alta de los últimos 12 años.

Con la cotización de la divisa norteamericana en el ojo de la tormenta y el déficit fiscal en franca expansión, el Gobierno ensaya medidas de prueba y error para evitar que las reservas se sigan desangrando.

En 2013, el Central mantuvo la tendencia iniciada en años anteriores de financiar al Gobierno, hasta llegar al récord de $ 92.000 millones, casi el doble que en 2012, según datos de la consultora ACM. Esto implica que la entidad monetaria ya cubre el 12,4% del gasto primario nacional.

Los diagnósticos de los economistas del sector privado no difieren demasiado. Desde abeceb.com apuntan que el atraso cambiario producto de la elevada inflación, el cepo y la creciente emisión para cubrir el déficit fiscal "ocasionaron un desbalance entre los pesos y los dólares existentes en la economía, lo que se tradujo en un drenaje de reservas récord -de más de US$12.000 millones en 2013-, y en mayores presiones sobre la brecha cambiaria”.

Así como todos los caminos conducen a Roma, en las cuentas fiscales todos los caminos conducen al déficit público. La conclusión de abeceb.com es que, para evitar que el rojo fiscal continúe ampliándose, el Gobierno deberá reducir el peso de los subsidios en el gasto.

Aquí, el nudo central está en las partidas destinadas al sector energético, que representan más del 60% del total de los subsidios y a la vez son el triple de lo que se destina a transporte, rubro en el que el Gobierno ya inició el ajuste.

“Se hace indispensable empezar a implementar una corrección de las tarifas energéticas. Además, estos subsidios poseen una importancia mucho mayor, dado su impacto no sólo sobre las cuentas fiscales, sino también sobre las externas”. Los cálculos de la consultora dirigida por Dante Sica indican que el año cerrará con US$ 23.800 millones en las arcas de la entidad dirigida por Juan Carlos Fábrega.

Los analistas ponen el foco no sólo sobre el monto total de las reservas sino también sobre la composición. La consultora ACM indica que si se analiza el nivel de los activos externos de la autoridad monetaria en términos netos, “se observa que el nivel de las reservas internacionales resultan significativamente bajas”.

Si a los US$ 29.300 millones a los que llegaban las reservas esta semana se le restan US$ 2.400 millones correspondientes a las tenencias de oro, US$ 6.900 millones de los depósitos privados, US$ 3.000 millones en derechos especiales de giro del Fondo Monetario y los US$ 1.300 millones de la deuda de corto plazo, las reservas líquidas serían de menos de US$ 15.500 millones, sólo 2,9% del PBI.

“Este valor es excesivamente bajo si tenemos en cuenta que a fin de 2007 eran de 13,4% del PBI”. A partir de este bajo nivel, “el poder de fuego se vuelve mucho más limitado y de corto alcance”, dice ACM para quien este margen de maniobra estrecho “motivó este cambio de planes que llevó a acelerar la devaluación”.

Para el economista Matías Carugati, de Management & Fit, “si el Gobierno realmente considera que el valor del dólar es el apropiado, entonces tendrá que demostrarlo, utilizando todas las reservas que sean necesarias para calmar la ansiedad”. Agrega que “las autoridades no han mostrado, hasta ahora, interés en reacomodar la política fiscal.

ACM también pone el foco sobre las cuentas públicas.”La modificación en la política cambiaria debe ser acompañada por una corrección significativa del déficit fiscal que permita reducir el financiamiento monetario al Tesoro y un ajuste en las tasas de interés”.

Además del aumento de las tarifas de transporte, hasta ahora el Gobierno no ha dado señales en esa dirección. Al contrario, para ACM, el nuevo plan Progresar requerirá desembolsos de entre $6.000 millones y $10.800 millones anuales. Otro gasto adicional será el aumento de los subsidios por el encarecimiento de las importaciones de combustibles ($ 38.000 millones por año). Esto hace que el gasto público esperado para 2014 se incremente en 5 puntos porcentuales.
FUENTE
http://www.losandes.com.ar/notas/2014/1/27/reservas-entre-escasez-dolar-deficit-fiscal-763963.asp

0 comentarios - Las reservas: entre la escasez del dólar y el déficit fisc