epespad

08-11-14: Congreso del Movimiento Obrero- Luna Park

08-11-14: Congreso del Movimiento Obrero- Luna Park


Por un 2015 de los trabajadores y la izquierda


En las vísperas del Congreso del movimiento obrero y la izquierda, la situación se caracteriza por una tregua precaria que tiene la vista puesta en un arreglo con los fondos buitre en el primer trimestre de 2015. Es, precisamente, esta expectativa la que lleva a muchos observadores a desechar la posibilidad de un defol aún más amplio en los próximos días, cuando el gobierno se vea de nuevo incapacitado para pagar los vencimientos de deuda -esta vez, los llamados bonos Par.

El interregno no congela, sin embargo, las tendencias fundamentales de la política oficial frente a la crisis económica. Es así que recurre a un mayor endeudamiento del Estado y a fuertes premios a los acreedores. Para ‘forzar’ a las compañías de seguro a que vendan sus bonos en dólares, con la finalidad de bajar el tipo de cambio, les entregó un nuevo bono que se ajusta por el dólar oficial, lo cual ha representado un negociado monumental para aquellas, que vendieron a 14 pesos en el mercado de valores y recompraron a 8,50 pesos la nueva emisión. Lo mismo ha hecho con las cerealeras, con las cuales negoció un adelantamiento del pago de las exportaciones futuras. Asistimos a un hipotecamiento creciente, cuya única finalidad es pagar intereses de la deuda pública, mientras se acumula, en forma adicional, otra deuda -que algunos calculan en 10 mil millones de dólares- con los importadores que financian las compras en el exterior con dinero que les adelantan los bancos o casas matrices. Un arreglo con los fondos buitre, que el gobierno pretende que abarque a la totalidad de los que quedaron afuera de las reestructuraciones de deuda, implicaría una nueva emisión de deuda -entre 20 y 30 mil millones de dólares- dada la imposibilidad de pagar en efectivo. La caída del precio internacional del petróleo ha afectado la capacidad de endeudamiento de YPF.

Este es el marco de la crisis industrial, que ha provocado un derrumbe de más del 3% del PBI. La retracción de la demanda de China y de Brasil deberá acentuarse todavía más, debido a los planes de ajuste que encaran los respectivos gobiernos. Todo esto explica las diatribas contra el oficialismo en el coloquio de Idea -que siempre ha sido un registro de la política capitalista. El planteo más relevante en el simposio no ocupó espacio en la prensa: el vocero de Techint advirtió al gobierno que estaba "cometiendo el mismo error de la convertibilidad", en referencia al freno a la devaluación del peso -¡casi una amenaza! En efecto, el gobierno ‘aguanta’ la tregua con un dólar semifijo, cuando todo el mundo sabe que el levantamiento del cepo -la condición que impone el capital internacional para venir al rescate de los últimos días de los K- supone una gran devaluación de la moneda. En definitiva, el gobierno ha detenido la corrida contra el peso al costo de un agravamiento aún mayor de las condiciones que llevan a esa devaluación.


Crisis de conjunto

Las elecciones en Brasil y Uruguay (aunque también vale para Bolivia) han puesto de manifiesto que la oposición al llamado ‘populismo’ no reúne las condiciones para gobernar, precisamente como consecuencia del agravamiento de la crisis. En Argentina, este fenómeno es aún más manifiesto; de ahí la coincidencia de los ‘opositores’ en que deberán recurrir a un gobierno de coalición. Pasaríamos de un bonapartismo tardío que se desmorona a un gobierno cuasi parlamentario, de mercadeo y negociación permanente; del poder personal al gobierno indefinido. La burocracia de los sindicatos ha sido la primera en advertir los peligros de la sucesión, de ahí que haya comenzado a negociar una unificación para conseguir voz y voto en la sucesión. De acuerdo con lo que contó Clarín, Macri le pidió a la burocracia que se una detrás de su candidatura a cambio de la promesa de "parar a los troskos". El ‘pibe’ la tiene clara. Por su lado, la aspiración del ‘cristinismo', que es asegurar su continuidad en las listas de Scioli (y en el copamiento de la burocracia del Estado), daría lugar a un gobierno incluso más débil. Una fracción entera de los K se opone a una sucesión a cargo de Scioli, lo cual adelanta que un sector del electorado oficial desplazará su voto hacia la izquierda en caso de que se imponga la preferencia de CFK por el ex motonauta. Lo mismo debería ocurrir con la desintegración de Unen.


Preparar un nuevo ascenso de la izquierda

Todos los esfuerzos del gobierno para contener la crisis apuntan a evitar una lucha generalizada del movimiento obrero, que en un agravamiento pasaría por encima de los aparatos de la burocracia. La burocracia ha aislado la resistencia de los trabajadores a las suspensiones y despidos, apelando incluso a la acción de las patotas, y a una presión mafiosa hacia el propio gobierno. La cuestión de la burocracia sindical ha vuelto a ocupar el lugar de una "cuestión de Estado" para la burguesía, lo cual disipa todas las ilusiones que se han tejido sobre la proyección hacia los sindicatos del "retorno a la democracia". La Presidenta, como ocurrió cuando asesinaron a nuestro compañero Mariano Ferreyra, volvió a ocupar la tribuna política para condenar las luchas y a la izquierda.

Este cuadro potencialmente revolucionario (que une la bancarrota económica, la perspectiva de una lucha obrera generalizada como consecuencia de su agravamiento y la crisis de sucesión política) reclama un frente único de la izquierda y la vanguardia de la clase obrera, sobre la base de una estrategia política común. Es necesario aprender del fracaso de las ‘coordinaciones’ circunstanciales y superestructurales, y, por sobre todo, de querer valerse de ellas para diluir el ascenso político de la izquierda que se manifiesta en el Frente de Izquierda. Las derrotas parciales que han sufrido las luchas aisladas de los últimos meses no cambian la tendencia general caracterizada por el crecimiento del activismo combativo y el desarrollo político de la izquierda revolucionaria. Son las primeras escaramuzas que preparan una lucha de gran alcance en un período breve. En este marco se ha desarrollado una activa acción parlamentaria ligada a las luchas obreras y populares, así como la ofensiva contra nuestros parlamentarios en Salta, Mendoza, Córdoba y nuestros representantes nacionales. El acierto de llamar al conjunto de la izquierda y del activismo obrero y juvenil a convocar un Congreso del movimiento obrero y la izquierda consiste en haber traducido este desarrollo político. Es, de aquí en más, la vía más consecuente para la unión de la izquierda y el movimiento obrero.

Nuestra consigna es:
Por un 2015 de la IZQUIERDA y de los TRABAJADORES.



Vamos al Congreso del movimiento obrero y la izquierda


El próximo 8 de noviembre se realizará en el Luna Park el Congreso del movimiento obrero y la izquierda, con la presencia de compañeros y compañeras de todo el país.

Junto con el Partido Obrero el Congreso ha sido convocado por luchadores del movimiento obrero, de la juventud, de los derechos humanos. El Plenario de la Mujer Trabajadora acaba de movilizar a la provincia de Salta a miles de mujeres al Encuentro Nacional de la Mujer.

El propósito que persigue el Congreso es muy claro: desarrollar la unidad del movimiento obrero y la izquierda para pelearle la salida a la nueva crisis capitalista del país a los partidos tradicionales que representan a los explotadores nacionales y extranjeros.

El gobierno ‘nacional y popular’ concluye su aventura política de una década con una bancarrota económica completa. Vino a ‘reconstruir la burguesía nacional’ y acaba sus días pidiendo el rescate a los usureros como Soros o a los pulpos como Chevron y Exxon, o a Telefónica y a Vila Manzano, e incluso al Club de Paris – la asociación de los estados imperialistas.

Los K y todos los opositores coinciden en implorar el rescate del capital internacional, o sea más y más deuda externa, luego de haberles pagado centenares de miles de millones de dólares, que fueron sacados de la Anses y de los bancos públicos.

Como conclusión de este nuevo fracaso de la burguesía nacional, planteamos la unión de la izquierda y la clase obrera como alternativa de poder.

En oposición a los que persisten en operar como furgones de cola de la burguesía nacional, nos plantamos por la independencia política de los trabajadores.

La cuestión clave, ante la inflación, la bancarrota financiera, las suspensiones y los despidos, es: ¿quién paga la crisis, los trabajadores o los capitalistas? Necesitamos desarrollar la unión de la clase obrera y la izquierda para imponer que la crisis la paguen los capitalistas, con un programa de reorganización del país, en la perspectiva de un gobierno de trabajadores.

El crecimiento electoral del Partido Obrero y del Frente de Izquierda expresa, precisamente, la disposición de los trabajadores y de la juventud por una salida popular y anticapitalista.


Fuera la burocracia sindical

La unión del movimiento obrero y la izquierda es fundamental para poner fin a la usurpación de los sindicatos por parte de la burocracia sindical. La burocracia sindical es la responsable de las numerosas suspensiones y despidos, y de las derrotas de las luchas emprendidas para derrotar esas suspensiones y esos despidos.

La burocracia de los sindicatos es un pilar de la salida de los capitalistas para que los trabajadores volvamos a pagar la crisis, que hace avanzar cada vez más la precarización laboral y la pobreza entre millones de trabajadores.

La burocracia sindical tiene resueltas sus necesidades sociales; vive como los ricos. A los trabajadores les ocurre lo contrario. Por eso la burocracia manda patotas contra las luchas, como ocurriera hace cuatro años con Pedraza y los tercerizados del ferrocarril, y ocurre ahora con las patotas enviadas contra los obreros de Gestamp, de Lear, de la construcción, contra los docentes e incluso contra la juventud.

La burocracia ejerce el fraude y la violencia en los lugares de trabajo con el apoyo del ministerio de Trabajo, las patronales y la gendarmería.


La cuestión del poder

Convocamos a este congreso en el Luna Park con el objetivo también de señalar un camino de poder al conjunto de la izquierda que participa, en sus propios términos, en la lucha cotidiana de los trabajadores. En oposición a la fragmentación y el sectarismo planteamos la cuestión del poder, que emerge en forma inevitable de toda la bancarrota capitalista. Defendemos a muerte la lucha de ideas y las delimitaciones políticas, y por eso repudiamos los métodos de la intriga y el faccionalismo en el movimiento obrero.

Desde los ingenios de Salta y Jujuy, y los mineros de Altos Hornos Zapla y Catamarca, hasta los petroleros de la Patagonia, y de empresas como Fate, Pirelli y Firestone, o Acindar y Siderar, y los compañeros de la gran lucha de Lear; desde las grandes fábricas del Cordón Industrial de San Lorenzo, los luchadores que animan ATE y la CTA de Mendoza y el movimiento popular combativo de la provincia, hasta los perfumistas o compañeros de VW y Ford, del norte de Buenos Aires; desde los trabajadores del subte y ferroviarios, que siguen la misma pelea por la que fue asesinado Mariano Ferreyra, hasta los trabajadores de prensa y los gráficos de numerosas plantas y editoriales; desde los obreros de la Construcción de Sitraic hasta los docentes de Suteba, Neuquén, Santa Cruz o de las universidades, con los compañeras del clasismo que dirigen AGD-UBA y los que han protagonizado la gran huelga de Tucumán; desde todo este campo y mucho más, el Congreso del Luna Park viene a desarrollar la capacidad política de la clase obrera, para preparar las condiciones que la transformen en la clase dirigente del país.

Con la conciencia de este objetivo estarán presentes los movimientos de lucha contra el gatillo fácil, contra la impunidad y contra la trata de personas.


El 2015

En el Luna Park vamos a discutir la lucha electoral que tendrá lugar en 2015, para que una mayoría creciente de trabajadores vote por trabajadores y por la izquierda, y no lo haga por sus verdugos, los partidos patronales. Poner la tribuna parlamentaria al servicio de la lucha y la organización independiente y al servicio del desarrollo de una conciencia de clase en los explotados; hacer esto es fundamental.

Enfrentamos el desafío, como podría ocurrir por ejemplo en Salta, de emprender una lucha por intendencias y gobernaciones, con la reivindicación de convocar a Asambleas Constituyentes soberanas, que desmantelen el estado oligárquico y capitalista y organicen una transición política y social hacia un gobierno de trabajadores, mediante una organización de masa de la clase obrera.

No nos arrogamos mandatos que no nos hayan dado ni proclamamos una condición que solamente conquistaremos, como ya ocurre, con una lucha política firme. Sí queremos ofrecer un camino y un método. Por eso hemos organizado centenares de asambleas obreras y de la juventud en los principales centros del país, para preparar este Congreso y para dejar establecido un principio de organización política amplia de trabajadores.

partido obrero


Construyamos un ascenso político

La envergadura de la bancarrota económica no es un proceso natural, sino que expresa el derrumbe de las relaciones sociales capitalistas. Prueba la inviabilidad de continuar con el pago de una deuda usuraria, que ha consumido bajo la ´década ganada´ 190.000 millones de dólares. Planteamos la necesidad de poner fin al pago de la deuda usuraria. ¡Si sólo con el megacanje del 2001 armado por Cavallo la deuda se incrementó ficticiamente en 50.000 millones de dólares!

Rechazamos también la nueva entrega petrolera y llamamos a movilizarnos para que la ley escrita por Chevrón y Soros no sea aprobada. Planteamos la nacionalización de todos los recursos energéticos bajo control obrero.

El Congreso del 8 de noviembre, del movimiento obrero y la izquierda va a ser un éxito. Lo acaba de anunciar la enorme movilización del Partido Obrero al Encuentro Nacional de Mujeres en Salta. Es que esta convocatoria traduce una tendencia y una aspiración de fondo, y defiende una perspectiva de conjunto, en oposición al método auto referencial.

¡Construyamos el ascenso político del movimiento obrero y la radicación de las ideas socialistas y revolucionarias en lo más profundo de los trabajadores!

8 de noviembre, Luna Park.

Cierra: Jorge Altamira



Jorge Altamira


1 comentario - 08-11-14: Congreso del Movimiento Obrero- Luna Park