epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El blue insinúa un divorcio con el "conta con liqui"

Finanzas


Miércoles 19 de Noviembre de 2014 18:30:00


El blue insinúa un divorcio con el "conta con liqui" y la brecha que los separa ya es del 16 por ciento


19-11-2014 Mientras el billete informal cerró en $13,55 para la venta, el dólar que se obtiene en la Bolsa de Comercio se ubicó en un piso inferior a los 12 pesos. Los controles y operativos del Gobierno en la city porteña más el lanzamiento de instrumentos dolarizados tranquilizaron al mercado


El blue insinúa un divorcio con el "conta con liqui"



El dólar blue operó estable el miércoles a $13,55 para la venta en las cuevas de la city porteña, luego de sumar 7 centavos en la rueda del martes y otros 10 el lunes.

Con esa suba de los últimos días, todo indica que se habría quebrado la línea bajista que se marcó desde la llegada a la presidencia del BCRA de Alejandro Vanoli, con un piso que llegó a tocar los $12,50.

Mientras tanto, el contado con liquidación continúa a la baja y volvió a perforar los $12 (alcanzó los $11,73), una sombra de lo que fue hasta antes de la llegada de Vanoli. Y el dólar MEP o bolsa también se mantuvo en retroceso, en los $12,04.


De esta forma, la brecha entre ambas referencias cambiarias insinúa un "divorcio", luego de converger durante varias semanas.

Es que ahora la distancia entre el marginal y el "conta con liqui" ya es de casi el 16%, cuando hace apenas 12 días llegó a ser de nada más que del 2,8 por ciento.

Por lo que marca a las claras que el Gobierno estaría controlando sin problemas el dólar que se puede conseguir legalmente por medio de la Bolsa de Comercio, pero le resulta más complicado regular lo que ocurre en las cuevas, debido a su informalidad y atomización.

Desde hace un tiempo el Ejecutivo mantiene un estrecho seguimiento a entidades financieras con allanamientos y sanciones por parte de agentes de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), la Comisión Nacional de Valores (CNV) y el Banco Central, entre otros organismos.

De hecho, en las últimas semanas varias firmas que han recibido una sanción o han sido puestas bajo la mira, como Arpenta, Banco Mariva, Balanz Capital, Cambios América, Banco Columbia, Transcambio, JR Bursátil, La Moneta, Forex, entre otras.

"Los temores a operativos se reflejan en el mercado con un constante achicamiento en el volumen", dijo un operador.

Agregó que "persistentes rumores sobre sanciones o intervenciones a entidades hace que nadie quiera quedar involucrado en alguna transacción sospechosa".

En tanto, el dólar oficial cotizó a $8,53, mientras que el dólar ahorro se colocó así en los $10,24 y el dólar turista o tarjeta en los $11,52.

Con estos precios, la distancia del billete que se vende en bancos y casos de cambio con el blue es de un 59%.

Otro antídoto: bonos atados al dólar
Otra de las herramientas a la que apela la administración K para calmar al mercado, y bajar la demanda de divisas por medio del "contado con liquidación", ha sido el lanzamiento de bonos que garanticen un "seguro de cambio" a particulares y empresas.

Es decir, apunta a ofrecerles títulos que paguen lo que sube el dólar oficial más un plus, de modo tal que quienes los compren puedan apoyar la cabeza en la almohada y descansar con la tranquilidad de saber que están cubiertos frente a una devaluación.

Estos títulos se los conoce como bonos "dólar linked". A menos de un mes de su asunción, Vanoli lanzó el Bonad 2016, por un total cercano a los u$s1.000 millones, y que paga lo que sube el billete verde más un plus del 1,75%.

La semana pasada se licitaron otros u$s500 millones del "Bonad 2018" y el Gobierno festejó que haya recibido ofertas por algo más de u$s800 millones.

Por cierto, estos activos dolarizados son un imán para los ahorristas en tiempos de alta incertidumbre.

El ministro Axel Kicillof parece haberse transformado en el más fervoroso partidario de estos verdaderos "seguros de cambio" como forma de mantener las aguas calmas en el plano financiero.

Según Jorge Vasconcelos, economista del IERAL, de la Fundación Mediterránea, "el Gobierno apunta a lograr varios objetivos a la vez con esta política de financiamiento".

El analista sustenta esta afirmación en que el Ejecutivo  "desalienta la ampliación de la brecha cambiaria y contribuye a reducir las presiones inflacionarias, por la menor demanda de pesos al Banco Central".

Temor a las consecuencias
Es de esperar que, ante la falta de crédito externo, este mecanismo de lanzar títulos atados a la suba del tipo de cambio se multiplique en los próximos meses.

"Se está aumentando la deuda pública con vencimientos de muy corto plazo. Además, al ser los bonos indexados al tipo de cambio oficial, estos compromisos pueden llegar a ser muy caros si el próximo Gobierno decide unificar el mercado de cambios", enfatiza Vasconcelos.

En esto coincide el economista Carlos Melconian, que advierte sobre los riesgos de avanzar en un festival de bonos como solución a los problemas de fondo de la economía.

"Para bajar el blue, a la administración kirchnerista se le dio ahora por regalar dólares a $8,50, a partir de la emisión de bonos atados a la suba del tipo de cambio", afirma.

"Esto es algo muy preocupante, porque la deuda la heredará el próximo Gobierno, ya que estos títulos deberán pagarse en dos años. La medicina de regalar papelitos a $8,50 es una anormalidad que recaerá en la próxima gestión", completa.

La estrategia va en línea con dos grandes objetivos que se fijó el ministro Kicillof: restar liquidez de pesos del mercado y, simultáneamente, mejorar la posición de reservas del Banco Central.

En una primera etapa, la administración había colocado este papel entre los bancos y compañías de seguros.

Estas compañías suelen ser reacias a dejar sus portafolios de inversión con demasiados activos en pesos, dado que eso las expone demasiado al riesgo de la desvalorización.

Es por este motivo que el Gobierno, para compensarlos por esa presión a tomar un título en moneda local, les otorgó este título con seguro de cambio.

¿Cuál es el piso para el blue?
Ante la estabilidad actual que muestra el blue, la pregunta casi obligada es cómo se espera que evolucione su cotización.

Hay analistas que creen que su presente valor es sólo temporal si no se resuelven los problemas de fondo de la economía, como la inflación, emisión y el rojo de las cuentas públicas.

Aldo Pignanelli, ex titular del Banco Central, sostiene que el precio actual es "más lógico y razonable, ya que los casi $16 que llegó a tocar era muy exagerado".

Francisco Gismondi, analista de Empiria, considera que "el blue puede mantenerse estable hasta diciembre ante la expectativa de un acuerdo con los holdouts".

Sin embargo, aclara: "Si se emite más y cae la demanda de pesos, ahí será mucho mayor la presión de los compradores para hacerse de blue, por lo que subirá su valor".

Este analista no cree que los controles de por sí sean la única herramienta válida para bajar definitivamente su precio. Y considera que esta relativa "pax cambiaria" debe ser aprovechada por el Gobierno para avanzar en resolver cuestiones de fondo.

Gismondi estima que hasta los primeros días de enero su cotización puede llegar a mantenerse en cifras similares a las actuales y que luego dependerá de lo que suceda con los holdouts.

"Puede subir a $15 o $16 si el frente externo se complica y crece la tensión en el plano cambiario", apunta.

Rodrigo Álvarez, director de Analytica, afirma que hacia diciembre habrá una inyección grande de pesos para "bancar" un déficit que ese mes tenderá a elevarse.

"Esto va a generar una mayor presión sobre el blue porque habrá más moneda local en circulación, mientras que el stock de dólares no va a subir", añade.

"Considero que el precio del blue ahora está cerca de su piso y que para fin de año se ubicará más cerca de los $16 que de los $14", concluye.

0 comentarios - El blue insinúa un divorcio con el "conta con liqui"