epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

150000 venezolanos emigran a Colombia. Maduro?

150000 venezolanos emigran a Colombia. Maduro?

Patricia Sulbarán ya había escuchado en vivo a Los Amigos Invisibles. Para ella era una tradición hacerlo en los Cañonazos Bailables que hacían cada navidad en el Centro Cultural Corp Banca, solo que esta ocasión fue diferente: era la primera vez que lo hacía desde que decidió llevar su talento fuera de Venezuela y se mudara hace un año a Colombia. Así que lo que anteriormente hubiera sido una gozadera al ritmo de canciones como "Cuchi Chuchi", esta vez se convirtió en un mar de lágrimas en el festival Estéreo Picnic al no poder evitar pensar que esa banda, que tiene décadas fuera del país, sigue representando al gentilicio que ella también ostenta: "De esos venezolanos chistosos, rápidos, elocuentes, talentosos y trabajadores. Representan a la Venezuela que a todos nos gusta", explica.

Que a todos nos gusta pero que ahora es un bosquejo de lo que fue, emborronada por la inseguridad, la escasez y la deprimente situación política, que ha obligado a más de 1.6 millones de personas a buscar nuevas fronteras donde llevar su talento –cerca de 90 % de ellos tienen estudios universitarios- desde el año 1999, según un estudio publicado el año pasado por el sociólogo de la Universidad Central de Venezuela (UCV) Tomás Páez sobre la diáspora venezolana.

Más hermanos que nunca

Después de Estados Unidos, España y Panamá, Colombia ha sido uno de los destinos más elegidos por los venezolanos para emigrar, hasta tal punto que se estima que son el mayor grupo de trabajadores temporales extranjeros al sumar 18 % de las visas concedidas, así como una población cercana a los 40 mil ciudadanos –aunque extraoficialmente se habla de 150 mil-, según diferentes informes realizados por Migración Colombia.

El lenguaje, la cercanía geográfica, la historia afín con la figura de "El Libertador", la economía boyante y las facilidades migratorias, especialmente con la conocida "visa Mercosur" que daba derecho a residencia durante dos años sin necesidad de tener permiso de trabajo o carta de aceptación en un centro educativo, son los principales atractivos que ofrece el país hermano.

Sulbarán se encuentra justamente en Bogotá con este estatus migratorio, lo que le ha permitido desempeñarse en diferentes trabajos en el área de la comunicación luego de haber venido primeramente en el año 2013 para participar en un curso de periodismo con Miguel Ángel Bastenier en la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) donde terminó de convencerse que su futuro estaba en tierras colombianas.

Lastimosamente, esta visa fue suspendida hasta nuevo aviso en noviembre del año pasado por parte del Gobierno colombiano al considerar que no encontraba reciprocidad por parte de su homólogo venezolano, dejando como única opciones legales los permisos por fines educativos, por fines laborales o por inversionista.

“Aunque puedo dar fe de que he encontrado oportunidades de trabajo, me dio mucho pesar que suspendieran la emisión de la Mercosur porque, sin duda, ahora será mucho más difícil venirse acá a trabajar buscando un contrato en tres meses que es lo que dura el permiso de corta estadía”, explica.

Del paro petrolero a la crisis social

La migración venezolana a tierras cafetaleras se ha dividido en dos etapas. La primera inició en el año 2002, después del despido masivo de más de 22 mil trabajadores de Petróleos de Venezuela (PDVSA) por parte del entonces presidente Hugo Chávez quien no perdonó el paro petrolero que buscaba su renuncia del poder.

Esto llevó a Luis Giusti (presidente de Pdvsa 1994-1999), Ronald Pantin (vicepresidente de la petrolera hasta el 2000) y Humberto Calderón Berti (presidente de la OEA) a crear, motivados por el cambio del modelo petrolero en Colombia cuando se creó la Agencia Nacional de Hidrocarburos, las exitosas firmas Pacific Rubiales, Alange y Vectra.

La segunda ola llegó a partir del año 2011 cuando las condiciones económicas, sociales y políticas en Venezuela estaban ya en franca decadencia. Esta marea ha sido más heterogénea, trayendo consigo estudiantes, profesionales como Patricia y pequeños empresarios como Graciela Flamerich.

Flamerich decidió migrar hace ocho meses y montar la compañía de bordados Publicítalo, la misma que tenía en Margarita desde el año 2010, cuando la falta de materia prima, proveedores y la ley de regulación de precios y ganancias instaurada por el gobierno de Nicolás Maduro a comienzos del año pasado, la obligó a cerrar su negocio.

Así que en busca de un mejor futuro tanto para ella como para sus dos hijos, decidió hacer las maletas e irse: "Pienso que Colombia, en particular Bogotá, es muy diferente a lo que nosotros estamos acostumbrados. No son tan consumistas como nosotros. No es fácil entrar en el mercado, por la cantidad de opciones que hay y la variedad de precios. Particularmente creo que por ahorrar, el colombiano es capaz de caminar y buscar el mejor precio", explica la comerciante.

El drama del exilio forzado

A pesar de estas dificultadas que han tenido que sobrellevar con este exilio que ambas definen como forzado, tanto Flamerich como Sulbarán aseguran que esta experiencia las ha ayudado a crecer, tanto personal como profesionalmente: “Sinceramente, esta salida de Venezuela no fue porque quise como cuando lo hice hace unos años cuando me fui a estudiar a Chicago. Esta vez fue porque tuve que hacerlo. Quiero un mejor futuro para mí y mis hijos y estoy dispuesta a adaptarme a cualquier situación con tal de cumplir mis objetivos”, agrega la empresaria.

Aunque ninguno de estos obstáculos se compara con el duelo emocional que implica abandonar y ver en tal situación a la tierra que te lo dio todo: “Migrar te hace fuerte, y también te vuelve muy sensible y nostálgico. Los golpes de nostalgia te pegan cuando menos te lo esperas. Lo importante es caminar hacia adelante, adaptar y no olvidar nunca de dónde viene uno”, concluye, por su parte, Sulbarán.

http://www.elvenezolano.com.pa/index.php/migracion/item/11980-siguiendo-los-ultimos-pasos-de-bolivar

‘Sueño colombiano’ de venezolanos preocupa a autoridades


Colombia

Miles trabajan como ilegales en La Guajira.

El sueño de Elena, que quiere convertir en una realidad en territorio colombiano, es tener su casa para vivir tranquila con su hijo de 8 años, a quien ha criado sola desde hace dos años y medio tras la muerte su esposo.

Con este objetivo la joven venezolana llegó a La Guajira hace cuatro meses para trabajar en el bar Tabatinga de Riohacha. La sugerencia se la hizo una amiga que la entusiasmó porque “aquí ganaría más plata”.

“Esa razón y el deseo de no seguir viviendo arrimada fueron suficientes para aceptar y me vine”, dice Elena, de 27 años. “La verdad es que acá gano más. En mi país la situación está mala”, precisa.

En Venezuela ella ganaba en una semana 4.000 mil bolívares, también como trabajadora sexual, es decir unos 31.200 pesos colombianos al cambio de hoy. “Acá gano casi 300 mil pesos semanales, que son 38 mil bolívares fuertes”, explica la mujer.

Con ese dinero ha comenzado a construir su casa, pero dice que aunque no le gusta lo que hace porque “no es fácil acostarse con una persona que uno no quiere”, responder por su familia, y sobre todo por su hijo, le dan fuerzas para seguir adelante.

La joven forma parte del alto número de venezolanos que en los últimos meses llegaron a La Guajira a trabajar por las dificultades laborales y económicas en su país. (Ver nota anexa)

EN OTROS NEGOCIOS

Junto a Elena, cuatro o cinco venezolanas más ejercen la prostitución. Las trabajadoras sexuales dicen que se las llevan bien con las colombianas, aunque aseguran que en ocasiones se sienten discriminadas.

“Hay clientes que preguntan específicamente por venezolanas y eso les da celos a las colombianas, pero no se ha presentado ningún conflicto”, comenta el dueño del lugar. Explica que el número de trabajadoras venezolanas varía porque estas van y vienen constantemente.

Además del caso de este grupo de mujeres, a La Guajira también han llegado venezolanos a trabajar como albañiles, vendedores ambulantes, estilistas, aseadores, entre otros oficios, acepta el secretario departamental de Gobierno, Wilson Rojas. “En algunas construcciones –asegura– les pagan la mitad de lo que a un colombiano”.

Rojas anuncia operativos en construcciones, salones de belleza, hoteles, bares y otros establecimientos. “Es ilegal tener a extranjeras trabajando sin que llenen los requisitos que exige la ley”, advierte.

TRABAJAN Y DELINQUEN

Lo que hoy sucede en territorio guajiro con la llegada de venezolanos fue analizado en el Concejo de Maicao. En un debate llamaron la atención de las autoridades para que tomen medidas, porque, según algunos cabildantes, “no todos los ciudadanos del vecino país vienen a trabajar honestamente”.

El concejal Joel Gutiérrez comenta que Maicao está absorbiendo los problemas sociales de los venezolanos que, según él, “vienen a vender mercancía, a trabajar ilegalmente y otros a delinquir”.

“En Paraguachón –asegura Gutiérrez– la situación es insostenible”. Las denuncias hacen mención a “hombres en motos que llegan del otro lado de la frontera a robarles a los cambistas”. En reportes también se ha indicado que desconocidos disparan indiscriminadamente en las noches. La población del corregimiento “vive asustada”.

Al concejal Javier Ripoll le preocupan las ventas libres de medicinas y leche para niños. “No sabemos qué registro sanitario tienen estos productos, lo que constituye un grave peligro para la salud”, enfatiza el dirigente.

Dice que los venezolanos se han tomado la calle 12 de Maicao. A pesar de los operativos de la administración municipal para desalojarlos, vuelven a poner las ventas de productos del vecino país.

ALARMA EN LA GUAJIRA

Bassem Yebara, otro cabildante, comenta que hay “mucha preocupación y alarma en la población, que tiene miedo de salir a las calles”.

Recuerda que las autoridades han capturado, tanto en Maicao como en Riohacha, a varios venezolanos acusados de diferentes delitos.

Hace poco, en Hatonuevo capturaron y deportaron a 35 de ellos porque estaban trabajando ilegalmente en esta población, expresa Yebara.

El pasado 13 de abril las autoridades deportaron a cuatro mujeres y un hombre venezolanos tras encontrarlos en un establecimiento nocturno de Maicao, donde permanecían sin la documentación reglamentaria para estar en territorio colombiano.

El operativo de la Policía Nacional tuvo lugar en la calle 15 con carrera 11, zona céntrica, en el negocio Casa Verde disco show.

Sobre actividades delictivas en las que participarían venezolanos, Wilson Rojas asegura que, según investigaciones llevadas a cabo, en el secuestro del secretario de Gobierno de Uribia, Rubén Almazo, “hay varios venezolanos involucrados”.

Es más, reafirma que el secuestrado fue llevado al vecino país. Por eso adelantan gestiones con la Cancillería colombiana para obtener colaboración del gobierno de Nicolás Maduro.

Comentarios Destacados

lemuriasirus +14
sabes q en esta pagina de mierda, ningun hijo de las mil putas lee mas de tren renglones, ponle fotos, venezolanas en tanga y una q otra trava

12 comentarios - 150000 venezolanos emigran a Colombia. Maduro?

GAYOCLAUDIO +4
Querido amigo esa cifra ya fue superada hace bastante, pero lo dijo el gobierno colombiano que se queden, que mas da.
Lince_Re_Loco +7
estaria bueno que unan los 2 paises, despues de todo a la bandera de venezuela le sacan unas cuentas estrellas y son iguales
gonza4 +2
De hecho, La Gran Colombia estaba conformada por Peru, Ecuador, Panama y Venezuela y no recuerdo que otros paises mas, luego vino Simon Boloncho e hizo que se diviera la nacion.
lonchezz
brayanhabid +2
@gonza4 Qué mal andas en historia. Simón Bolívar buscaba la unificación. Al morir, los venezolanos abandonaron la gran Colombia.
Emorevolucion +3
Mientras ha los colombianos en venezuela les están marcando las casas con dos colores y letras me pregunto que sigue marcarlos con la estrella de david ?
coconut2013 -6
Deberian deportar a los venezolanos de Colombia, ya tengo suficiente con costeños y paisas como pa que vengan estos
Jimenez58 +3
que problema hay con eso en Venezuela hay 5 millones de colombianos, en Ecuador hay 500.000 sin contar los 70.000 refugiados que tienen en ese pais.
en Argentina hay como 80.000 y en chile la cifra cada vez mas aumenta sin duda ese país algo malo tiene que tener para que se vaya tanta gente a otros países.
GiannMaGikO12 +6
cinco millones de colombianos. En donde sacas esas cifras?
Jimenez58 +1
@GiannMaGikO12 cuando digo 5 millones me refiero por las épocas de los 80 cuando Venezuela económicamente era buena mucha gente emigro a ese pais hasta el dia de hoy
radec23333
@Jimenez58 disculpa segun los datos migratorios de mi pais son poco menos de 5 millones ........................EN EL EXTERIOR en venezuela solo residen poco mas de 600.000 colombianos.
ALAKSANDUSH
Chibchombianos con cédula veneca.
darobed -7
FALSO,CALUMNIAS DE LA BURGUESÍA QUE ESTAN ARDIDOS POR BIEN POR LAS MEDIDAS TOMADAS Y LA OPOSICIÓN NO SABE QUE HACER POR QUE POR LOS MÉTODOS DEMOCRÁTICOS NO HAN PODIDO, RECURREN A LA CALUMNIA -COMO SIEMPRE- AYUDADOS PO LOS MEDIOS TRADICIONALES DE COMUNICACIÓN O APELAN AL TERRORISMO. -AMBAS COSAS-
frakenboy90
Que se salga de esa venezuela de mierda
uchihapipe +2
Mmm nos jodieron el negocio xD ir con 10mil pesos a venezuela era hacerse la vida en putas jaja
TrollacioFalcao +1
Lejos de tirar a defender cualquier posicion politica, es de saber que Maburro es un imbecil al poder, pero que bien podria tener razon pues a pesar de tener sumergido a su pais en la miseria, los colombianos siguen siendo una colonia muy muy grande alla en Venezuela.

Ademas sin contar que el contrabando es lo que ha generado esta situacion.
michel314a +1
1) el contrabando a existido desde que colombia se dividio de venezuela, entonces el contrabando es una escusa muy patetica.
2) maduro tiene totalmente prohibido que las empresas compren materia prima a otros, pero vende o regala la materia producida a otros paises. imposible sustentar a un pais.
3) el problema donde venezuela no llegue a mostrar mejorias por cerrar las fronteras con colombia, se le viene un gran golpe de estado.