epelpad

Segundo nacimiento de la Ciudad de México; adiós, DF

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión declaró ayer la constitucionalidad de la reforma política que vuelve al DF una entidad federativa. Su nuevo nombre es Ciudad de México; con esto, inician el camino para crear su propia Constitución política, la cual podrá empezar a trabajarse una vez que el presidente Peña promulgue la reforma.

Segundo nacimiento de la Ciudad de México; adiós, DF

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión declaró la validez constitucional de las reformas a la Carta Magna en relación con la reforma política del Distrito Federal, luego de que 23 congresos locales aprobaron los cambios realizados por las cámaras de Diputados y de Senadores.

Tras hacer de la declaratoria de constitucionalidad, referida en su calidad de presidente del Congreso mexicano, Jesús Zambrano Grijalva (PRD) afirmó que con el renacimiento de la Ciudad de México sus órganos Ejecutivo, Legislativo y Judicial se fortalecerán como poderes locales en su autonomía, y las demarcaciones pasarán de gobiernos unipersonales a alcaldías que trabajarán de forma colegiada.

“La LXIII Legislatura ha tomado una decisión histórica, que ubica a la Ciudad de México a la par de los estados de la República; que apunta a la renovación del pacto federal y que define las funciones de la ciudad capital sin limitar las prerrogativas de sus habitantes’’, precisó.

Los cambios realizados a 54 artículos de la Constitución consistieron fundamentalmente en cambiar la referencia que se hacía al Distrito Federal, por la de Ciudad de México, lo que no significa que dicha extensión territorial se convertirá en un estado de la República, sino en la “entidad federativa’’ número 32.

En cuanto entren en vigor la reforma constitucional en materia de la reforma política del Distrito Federal, cuyo decreto se envió al Ejecutivo federal para su publicación en el Diario Oficial de la Federación, lo que sucederá al día siguiente de su promulgación es que las actuales 16 delegaciones políticas del Distrito Federal tendrán el carácter jurídico de “demarcaciones territoriales de la Ciudad de México’’.

Aunque dichas demarcaciones tendrán el carácter de alcaldías y serán integradas por un alcalde y 10 concejales, no serán consideradas constitucionalmente como municipios.

“No más delegaciones políticas, ahora la noción de alcaldes y concejos elegibles, con toda la fuerza del cabildo, revolucionará la forma de gobernar las demarcaciones territoriales, con autonomía presupuestal, pero con límites de ordenamiento que a nadie razonablemente demócrata deberían disgustar’’, estableció desde la tribuna Alejandro González Murillo, coordinador de la diputación federal del PES.

La Ciudad de México tendrá su propia Constitución política, misma que deberá aprobarse a más tardar el 31 de enero del 2017, por la Asamblea Constituyente, que se integrará por 100 “diputados constituyentes’’, 60 electos de entre los ciudadanos capitalinos y 40 designados; de éstos últimos, 14 serán diputados federales y 14 senadores en funciones, seis representarán al presidente de la República y los seis restantes al jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Y seguirá siendo la sede de los poderes de la Unión y capital de los Estados Unidos Mexicanos; sólo en caso de que los poderes se trasladen a otro lugar, establece la enmienda constitucional, la Ciudad de México “se erigirá en un estado de la Unión’’.

A nombre del PRI, el senador Enrique Burgos García dijo que los cambios son un punto de partida, porque apenas habrán de generarse toda una serie de instituciones para impulsar las mejores condiciones de convivencia cotidiana.

La senadora panista Mariana Gómez del Campo afirmó que la reforma es un avance, pero que se quedó muy corta.

Los principales puntos que debes conocer de la nueva ciudad de México

El Distrito Federal se denominará Ciudad de México.
Se ordena expedir la Cons-
titución Política de la Ciudad de México a más tardar en el 2017.
Las actuales delegaciones políticas se denominarán demarcaciones territoriales y se integrarán por un alcalde y 10 concejales.
La Ciudad de México será entidad federativa pero no estado. La Federación se integrará por 31 estados y la Ciudad de México. Sólo si los poderes de la Unión, cuya sede seguirá siendo la Ciudad de México, cambian de lugar, ésta se convertirá en estado.
La figura jurídica de jefe de gobierno del Distrito Federal cambiará por el de Ejecutivo local, quien podrá nombrar libremente a los titulares de la Secretaría de Seguridad Pública y de la Procuraduría General de Justicia; a la fecha, dichos nombramientos requieren del visto bueno del presidente de la República.
La Asamblea Legislativa del Distrito Federal se convertirá en un Congreso local y tendrá la facultad de aprobar o rechazar reformas constitucionales como el resto de los congresos estatales, formando parte del constituyente.
El gobierno federal seguirá teniendo la responsabilidad de financiar la educación y los servicios de salud en la Ciudad de México.
Se elimina la facultad de la Cámara de Senadores para remover del cargo al Jefe de Gobierno.
La Asamblea Constituyente que aprobará, a más tardar el 31 de enero del 2017, la Constitución Política de la Ciudad de México, se elegirá el primer domingo de junio próximo y se instalará de manera formal el 15 de septiembre.
El Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal se denominará Poder Judicial de la Ciudad de México.
El Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Distrito Federal será Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México.

1 comentario - Segundo nacimiento de la Ciudad de México; adiós, DF