epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Película argentina ovacionada en Italia

Ovación para "El ciudadano ilustre" en el Festival de Venecia

La película que protagoniza Oscar Martínez y que se estrena aquí el jueves fue celebrada con 10 minutos de aplausos. La emoción desde adentro.


Película argentina ovacionada en Italia

En italiano, mirar se dice “guardare”. Y ayer Oscar Martínez usó el mismo verbo con ambos significados: miró y guardó para siempre la postal de la Sala Grande del Palazzo del Cinema del Festival de Venecia. Cronómetro en mano: fueron diez minutos de aplausos de pie. Cómputos oficiales: aproximadamente 1.000 personas en la sala. El ciudadano ilustre, la película de Gastón Duprat y Mariano Cohn que protagoniza, hipnotizó en “la mostra” de cine más antigua del mundo.

Si el año pasado, en la ciudad de las góndolas y los canales, Pablo Trapero infló el pecho nacional con su León de Plata (por El clan), el tórax argento volvió a tener motivos para ensancharse. Una domenica con la agenda periodística italiana “manejada” por los argentinos. Tempranísimo había sido el Papa Francisco -que proclamó ayer santa a la Madre Teresa-, después, los “hombres de negro y la dama de blanco” (Andrea Frigerio) fueron los responsables de hipnotizar el micromundo Venecia.

El guionista Andrés Duprat, la actriz Belén Chavanne y el productor Fernando Sokolowicz completaron el equipo argentino, junto a la actriz española Nora Navas. Todos se prendieron a la ilusión de la posibilidad del León de Oro de la competencia oficial.

“Ya ganamos. Y, si no, no ganar no será lo mismo que perder”, dijo anoche a Clarín Martínez, con los labios temblorosos después del retumbe de tantas palmas.

La duda era si la argentinidad impresa en la película podía ser leída universalmente. Y, por lo visto, lo fue: el público se rió en lo que podían aparentar guiños locales. Las exclamaciones “extranjeras” se escucharon a la par de las argentinas. El ciudadano ilustre es la historia de un Premio Nobel de Literatura argentino, Daniel Mantovani, que, después de 40 años en Europa, regresa a su pueblo. La mirada sobre “la traición a la patria”, la necesidad de legitimación, la ignorancia, la reprobación al exitoso, el ser argentino... Algo de eso y más condensado en 118 minutos.Un hotel de Aldo Bonzi. Un yuyal de Ezeiza. Un paisaje de Uribelarrea y otro de Navarro... La dupla de cineastas rastreó por 80 pueblos para “armar” el pueblo definitivo, un rompecabezas de geografías.

Mirá también: Oscar Martínez: "Yo me animo a quedar expuesto"

La odisea de llegar al Lido sin tener que hacerlo a nado empezó temprano para los directores y para parte del equipo de El ciudadano... Es que ayer a Venecia “la partió” una regatta que bloqueó la navegación hacia el sitio donde se desarrolla la muestra. Hubo que madrugar para alcanzar un vaporetto (embarcación) hasta ese otro trocito de tierra.

Ovación para “El ciudadano ilustre” en el Festival de Venecia. La película que protagoniza Oscar Martínez y que se estrena aquí el jueves fue celebrada con 10 minutos de aplausos. (EFE)
Ovación para “El ciudadano ilustre” en el Festival de Venecia. La película que protagoniza Oscar Martínez y que se estrena aquí el jueves fue celebrada con 10 minutos de aplausos. (EFE)
En Lido todo es distinto. No está el grito desesperado de las otras islas. Es que “el síndrome Venecia” es “enfermedad seria”: por los 20 millones de turistas anuales que enriquecen, pero exasperan a la ciudad, los residentes maldicen el caos y amenazan con abandonar el lugar. Cuentan por estos pagos que se extraña al viajero que cerraba los ojos para apreciar el aura de las islas. Ahora los llaman turis- tas “take away”, desesperados por subir imágenes a Facebook, atolondrados que no piden permiso, ni por favor, ni gracias y dejan Venecia hecha una piltrafa. Los hijos de la cultura del “todo ya” y del “úselo y tírelo”. Los argentinos de El ciudadano ilustre, en cambio, fueron mejores “embajadores” de esta 73a edición. La educación de Oscar Martínez, el refinamiento de Andrea Frigerio y la potencia narrativa de Duprat/Cohn provocaron el elogio no sólo italiano.

El equipo de "El ciudadano ilustre". (EFE)
El equipo de "El ciudadano ilustre". (EFE)
En un día marcado esencialmente por la reaparición de Mel Gibson (presentó el drama fuera de competencia Hacksaw Ridge, su regreso a la dirección), el “acontecimiento” argentino tuvo lo suyo. Llanto de compatriotas. Como Victoria Marquardt, marplatense radicada en Pádova desde hace 28 años. Vittoria, como la llaman aquí, revisó la lista de las 20 películas en competencia oficial y se lanzó a la aventura de ir al abrazo.

Mirá también: "El ciudadano ilustre", el crédito argentino en el Festival de Venecia

Bajo la custodia de los carabinieri (policía militar), y la paranoia de algunos sobre algún posible ataque terrorista, el desfile argentino por el tapetto rosso (la red carpet, nuestra alfombra roja) no tuvo el marketing brutal de la llegada de Jude Law (presentó anteayer la serie The Young Pope) o de Emma Stone (La La Land) o Amy Adams (Arrival).

Mientras junta fuerzas y espera la definición “como si fuera un bolillero del destino”, hoy Martínez será el hombre duplicado en Venecia: se lo verá en Inseparables, película de Marcos Carnevale (fuera de competencia), que se exhibe en la sección Cinema en el Giardino. Pasado mañana “nuestro primer nobel” (de ficción) volará de nuevo a España para el rodaje de Toc Toc. El 10 “la mostra” levantará telón. Puede parecer demasiada ilusión (teniendo en cuenta a competidores de la talla de Win Wenders, Emir Kusturica, François Ozon), pero en el entorno de Oscar ya planean una logística “de emergencia” si es que tiene que pegar la vuelta.

“In bocca al lupo”, se escuchaba el alarido italianísimo para el “seleccionado” de El ciudadano ilustre. Una expresión que traducida significa “en boca del lobo” (como bajo la protección de la madre loba). Un deseo de buena fortuna.

0 comentarios - Película argentina ovacionada en Italia