epespad

¿Te molesta el ruido de la gente al comer? Tal vez tienes...

¿Te molesta el ruido de la gente al comer? Tal vez tienes misofonía



¿Te molesta el ruido de la gente al comer? Tal vez tienes...


Si toda la vida te has sentido irritado por el ruido que hace la gente al comer, que sepas que no se trata de una simple manía. Lo que muy probablemente tengas responde al nombre de misofonía, un trastorno reconocido oficialmente desde el año 2000 en base al cual un estudio acaba de poner en evidencia la existencia de alteraciones en la estructura del cerebro de las personas que sufren este problema.

La misofonía se catalogó en su día como una condición en la cual el sujeto experimenta una reacción negativa a un sonido muy concreto. En su momento nadie tenía ni la más remota idea de qué era lo que causaba que una persona tuviera o no esta peculiar reacción a los sonidos molestos tales como -por ejemplo- el de una persona comiendo un chicle, pero un reciente estudio llevado a cabo por la Universidad de Newcastle (Reino Unido) ha puesto en evidencia la existencia de verdaderas alteraciones físicas en el cerebro de las personas con misofonía.

El estudio ha utilizado a un total de 42 personas (20 de las cuales reconocían sufrir misofonía, es decir, se sentían muy irritables ante sonidos como el de una persona comiendo) para llegar a la conclusión final de que, en definitiva, lo que hace que una persona se irrite o no ante estos sonidos cotidianos es una conexión anormal entre la corteza insular y el resto del cerebro.

La corteza insular (también conocida simplemente como ínsula) es la responsable de procesar buena parte de las reacciones que experimentamos ante las emociones más básicas. En el caso de las 20 personas del estudio que aseguraban irritarse fácilmente con los sonidos más mundanos, un escáner de imagen por resonancia magnética (MRI) demostró que sus cerebros sufrían una alteración en la composición de la corteza prefrontal ventromedial (VMPFC).

Este escáner por resonancia magnética se llevó a cabo en los 42 participantes del estudio mientras escuchaban un amplio abanico de sonidos que incluían desde el ruido de la lluvia hasta la respiración de una persona o el ruido que esa misma persona hace al comer, pasando también por experiencias menos agradables todavía como la de escuchar el llanto de un bebé. Los sonidos estaban divididos en tres grupos: neutrales, molestos y muy irritantes.

Los sonidos más irritantes eran los que despertaban la reacción más notable en el cerebro de las personas con misofonía. De hecho, la exposición a estos sonidos ocasionaba que los pacientes con esta alteración sufrieran -entre otras cosas- un ritmo cardiaco acelerado. En el grupo de estos sonidos molestos entran precisamente los ruidos que hace una persona mientras está comiendo

Los sonidos que más te irritan vienen dados por la estructura de tu cerebro

"Para mucha gente que sufre de misofonía", ha señalado Sukhbinder Kumar, uno de los autores de la investigación, "[este descubrimiento] va a suponer una excelente noticia por el hecho de que es la primera vez que se demuestra que existe una diferencia en la estructura del cerebro [de las personas que sufen este problema]".

La investigación ha abierto las puertas a la posibilidad de acabar encontrando algún tipo de tratamiento que ya no solamente pueda poner fin a las reacciones negativas frente a los sonidos más cotidianos, sino incluso también a otras alteraciones relacionadas con las reacciones anormales a las emociones.

0 comentarios - ¿Te molesta el ruido de la gente al comer? Tal vez tienes...